52.9 F
Denver
sábado, diciembre 3, 2022
InicioSin categorizar6 maneras de recibir la paz de Jesús en la vida cotidiana

6 maneras de recibir la paz de Jesús en la vida cotidiana

Por Christine Ponsard | Aleteia
Cuando Jesús resucitado aparece entre sus discípulos, les dice: “¡La paz esté con ustedes!” (Jn 20, 19). Les da su paz y nos la da también a nosotros. Pero con la paz pasa como con todos los dones de Dios: son propuestos, nunca impuestos. ¿Sabemos recibir la paz de Jesús?
1. DEJAR DE CORRER
Nuestras vidas están atropelladas, sobrecargadas, saturadas… La paz se adapta mal al ruido y la precipitación. Ciertamente, nuestro ritmo de vida no depende de nosotros, al menos no por completo, porque tenemos tendencia a inventarnos obligaciones. No sabemos parar. Olvidamos que el Señor no nos pide nunca más de lo que nuestros días pueden contener. Y olvidamos sobre todo que Él hizo del descanso un mandamiento: nos da seis días para trabajar y el domingo para descansar. El reposo dominical no es un lujo reservado a los jubilados. Es el mandamiento de un Padre que sabe mejor que nosotros lo que necesitamos.
2. VIVIR EL MOMENTO PRESENTE
Jesús nos dice: “A cada día le basta su aflicción” (Mt 6, 34). Entonces, ¿por qué envenenamos la vida con preocupaciones inútiles? “Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al dinero. Por eso les digo: No se inquieten por su vida, pensando qué van a comer, ni por su cuerpo, pensando con qué se van a vestir. (…) ¿Quién de ustedes, por mucho que se inquiete, puede añadir un solo instante al tiempo de su vida? (…) Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura” (Mt 6, 24-33). Vivir en el Resucitado es apostar todo por Dios. Es depositar toda nuestra confianza en Él, no en nuestra libreta de ahorros o nuestros contratos de seguros. Es vivir como hijos de Rey, que no se preocupan de nada porque su Padre, infinitamente bueno y todopoderoso, no deja de velar por ellos.
3. CONFIARSE A LA MISERICORDIA
El remordimiento y la desazón perturban la paz. Lo que Jesús espera de nosotros es el arrepentimiento: “el corazón contrito y humillado” (Sal 51, 19). El corazón del hijo pródigo que vuelve a su Padre. El remordimiento y la desazón son estériles, pero arrepentirnos nos pone en las manos de Dios, nos permite recibir su perdón y su paz. Hay que mirar nuestros pecados para pedir perdón por ellos y reparar, tanto como sea posible, el mal que hayamos cometido. Pero no tenemos que “rumiar” nuestro pecado indefinidamente: una vez que Dios nos ha perdonado, volver sobre ello sería dudar de Su misericordia.
4. APRENDER A PERDONAR
Lo sabemos bien: nadie puede recibir el perdón de Dios si no perdona a sus hermanos. Nada perturba más la paz que los perdones rechazados. Rechazados por mala voluntad (y no por impotencia: decidir perdonar es ya vivir el perdón mismo si no nos sentimos capaces de perdonar de inmediato) o rechazados por ignorancia, porque hemos olvidado o reprimido antiguas heridas. Para vivir en la paz, pidamos al Señor que nos ilumine sobre los perdones que debamos dar.
5. PARA RECIBIR LA PAZ, HAY QUE CONSTRUIRLA
En la paz sucede como con el perdón: nadie puede recibirla como consumidor. Para disfrutar la paz, hay que participar de ella, ser artesanos de la paz. La familia, la comunidad donde se construye siempre la paz, es una buena escuela para ello. Convertirnos en artesanos de la paz se aprende a diario a través de la escuela, del saber compartir, del perdón, de la paciencia, del respeto, etc. La paz se enseña en familia, pero también a partir de la familia: cuanto más armoniosa y apaciblemente pueda crecer el niño en su familia, más capaz será de acercarse a los demás y recibirlos tal y como son, con sus diferencias y sus riquezas propias.
6. LLENAR LA VIDA DE SILENCIO Y EL SILENCIO DE AMOR
Somos como pilas: si no nos recargamos diariamente, nos “descargamos” rápidamente. La oración nos permite reaprovisionarnos de paz. Cuanto más fieles seamos a la oración, más nos arraigaremos en la paz. “Solo damos aquello que rebosamos: si quieres ser un canal, antes debes ser un embalse”, decía san Bernardo. Para ser capaces de extender a nuestro alrededor la paz de Jesús resucitado, comencemos por recibirla sin reservas.

Artículos relacionados

Lo último