Acabar con el acoso requiere más que leyes

Arzobispo Aquila

La actual ola de revelaciones de acoso sexual a lo largo del país evidencia que mientras las políticas y leyes pueden ser de gran ayuda, estas no resuelven la cuestión de fondo.  El problema que tenemos que enfrentar es que la cultura americana no reconoce la dignidad de la persona humana, la cual valora la sexualidad como un don, y no la trata como una mercancía.

La historia nos enseña que, aunque el acoso sexual no es nuevo, su alcance directo y su desvergonzada agresividad sí lo son. El comportamiento de depredación sexual se extiende desde políticos hasta estrellas de Hollywood:  periodistas, artistas y – como la Iglesia ha efnrentado de una manera muy difícil – también clérigos.

En julio próximo se celebrará el 50 aniversario de la encíclica del beato Pablo VI Humanae Vitae, sobre la sexualidad y la anticoncepción. A pesar de las presiones que recibió el Pontífice para cambiar las enseñanzas de la Iglesia sobre contracepción, el Papa, en espíritu de oración y sabiduría, nos enseñó que los aspectos unitivo y procreativo del sexo no pueden separarse sin que esto cause un daño significativo. Él predijo que haciendo esto solo iba a bajar nuestra moralidad y a aumentar la infidelidad matrimonial, crearía una pérdida de respeto del hombre a la mujer y permitiría a los gobiernos coaccionar a los ciudadanos al uso de métodos anticonceptivos.

Lamentablemente las ideas proféticas del beato Pablo VI se han cumplido con el uso generalizado de la anticoncepción. Su predicción acerca de la pérdida de respeto a la mujer es muy relevante en la discusión sobre el acoso sexual. El escribió: “El hombre, habituándose al uso de las prácticas anticonceptivas, acabase por perder el respeto a la mujer y, sin preocuparse más de su equilibrio físico y psicológico, llegase a considerarla como simple instrumento de goce egoísta y no como a compañera, respetada y amada” (Humanae Vitae 17).

Puede resultar ligero decir que el aumento del acoso sexual está enteramente ligado al uso extendido de la anticoncepción, pero es innegable el papel que han desempeñado en convertir el sexo en una mercancía y en la cosificación de la mujer.

El sicólogo Mark Regnerus analizó esta situación en su nuevo libro Cheap sex The Transformation of Men, Marriage and Monogamy (Sexo báratro la transformación de los hombres, el matrimonio y la monogamia””  n.d.t). Él afirma “El sexo es barato. La actividad sexual se ha visto más disponible que nunca. El sexo barato se ha hecho posible gracias a dos tecnologías que tienen poco que ver entre sí: las pastillas anticonceptivas y la pornografía y su distribución se ha hecho más eficiente con la tercera innovación tecnológica, las citas en línea. Juntas han reducido el costo del sexo real y a la vez entorpecen el desarrollo del amor, hacen que la fidelidad sea un desafío más grande, que la maleabilidad sexual sea más común y e incluso han afectado la habilidad de los hombres para casarse.

Una investigación realizada por Jennings Bryant y Dolf Zillman en la Universidad de Alabama respalda esta conexión entre la pornografía y la pérdida de valoración de la mujer. Ellos con el tiempo han descubierto que muchos hombres consumidores de pornografía se vuelven más insensibles hacia las mujeres y menos propensos para valorar la monogamia y el matrimonio.

Cuando un hombre y una mujer están involucrados en un acoso sexual, ellos no pueden ver la dignidad inherente de otra persona y el verdadero significado de la sexualidad humana como un don de Dios. Más bien se enfocan en su propia satisfacción, la cual muchas veces los lleva a usar a la otra persona para satisfacer sus deseos. Y cuando se arraiga esta forma de pensar, las personas cambian su patrón como quien cambia de ropa. La fidelidad, los compromisos a largo plazo, la espera de la intimidad sexual hasta el matrimonio, son vistos como algo tonto. Esto es lo que ocurre cuando se deja de lado a Dios y su plan en la creación y cuando nosotros decidimos qué es bueno y qué es malo.

Sabemos por las Sagradas Escrituras y las enseñanzas de la Iglesia que las relaciones amorosas, especialmente el matrimonio, están destinados a ser más que un medio de realización personal que dura solo mientras agrada a ambas partes. Parafraseando al Papa Francisco digo que el amor no es una mercancía que puede ser usada y luego desechada.

La solución a la trágica cosificación de la persona no se da solo con introducir más leyes y políticas, sino con el cambio de nuestros corazones, para que nuestros deseos puedan seguir el Plan que Dios tiene para nuestra sexualidad. Como católicos hemos sido bendecidos con la riqueza de las enseñanzas del Beato Pablo VI y de la teología del cuerpo de San Juan Pablo II. Podemos aprender de Jesús en los evangelios, quien trató a las mujeres con dignidad y respeto, bien sea a la mujer sorprendida en adulterio, a la mujer samaritana, o a Marta y María.

Dios nos hizo a su imagen y semejanza, dando a cada ser humano una dignidad inherente. Él moldeó nuestros corazones y relaciones para que reflejáramos el amor que se vive al interior de la trinidad, para que sean una comunión de generosidad desinteresada, para el bien del otro y para que del amor venga el don de la apertura a la vida.

La lucha contra el flagelo del acoso sexual comienza cuando se recupera el sentido de la dignidad sagrada de cada persona. Esto requiere conversión y la gracia de Jesucristo a través de los sacramentos. Se pueden hacer oraciones sencillas como “Jesús concédeme la gracia de amar y respetar a las personas como tú los amas y los respetas” o “Padre concédeme la gracia para ver la sexualidad humana como tú la creaste” o  “Jesús, líbrame de cosificar al ser humano y ayúdame a tratarlo con tu respeto”.

Finalmente, aliento a cada uno a luchar contra las tentaciones contra una recta sexualidad y también con las distorsiones que son muy comunes hoy en día, acudiendo al sacramento de la Confesión. No importa cuántas veces caigas si la misericordia del Padre está ahí para ti. Tú puedes buscar apoyo a través de páginas como www.foryourmarriage.org  y www.reclaimsexualhealth.com. Que cada uno de nosotros en esta época de adviento encuentre a Jesús de manera muy profunda y que podamos recibirlo más íntimamente en nuestros corazones.

Próximamente: ¿Por qué soy católico?: Por la Biblia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo es parte de una serie de artículos publicado en la última edición de la nueva revisa de “El Pueblo Católico”. Para suscribirte y recibir la revista GRATIS, HAZ CLIC AQUÍ.

La Biblia es más católica de lo que creemos. Muchas personas no saben que no fue la Iglesia la que nació de la Biblia, sino la Biblia la que nació de la Iglesia, nuestra Iglesia Católica.

¿Por qué soy católico?: Por Jesús

En las primeras décadas del cristianismo, el Nuevo Testamento no existía. Los discípulos predicaban por palabra lo que habían aprendido de Jesús. No fue hasta décadas después de la resurrección que lo escribieron.

En ese tiempo había muchos evangelios y cartas que aseguraban tener inspiración divina.

¿Por qué soy católico?: Porque es la Iglesia que Cristo quiso fundar

¿Cómo es que unos sí llegaron a considerarse “divinamente inspirados” y se incluyeron en el Nuevo Testamento y otros no? ¿Quién decidió cuáles eran verdaderos y cuáles no?

Fue la Iglesia Católica, con la inspiración del Espíritu Santo y la autoridad que Jesús le dio, la que decidió la lista de 27 libros que eran divinamente inspirados del Nuevo Testamento en el año 382 d. C., bajo el Papa Dámaso.

¿Por qué soy católico?: Por el perdón de los pecados

¿Cómo lo hicieron? Los obispos y teólogos de ese tiempo investigaron cuáles evangelios y cartas tenían origen apostólico y compararon su contendido con la Tradición que habían recibido de los discípulos por medio de la palabra. Asimismo, construyeron la lista de 46 libros divinamente inspirados del Antiguo Testamento.

Esta colección de 73 libros, que llamamos “Biblia”, no es solo una colección histórica, sino que contiene el mensaje que todo humano debe saber.

Si no lees la Biblia regularmente, te invitamos a que lo hagas. En ella encontrarás la historia de amor más bella de todos los tiempos. Es como una carta de amor que está dirigida a ti personalmente. Léela si quieres conocer a Jesús y podrás decir con san Pablo: “(Cristo) me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gal 2,20).

¿Por qué soy católico?: Porque Jesús está verdaderamente presente en la Eucaristía

Sabías que…

Esta lista de 73 libros se consideró divinamente inspirada por todo cristiano por más de 1,100 años, hasta que Martín Lutero y sus seguidores se deshicieron de siete libros del Antiguo Testamento en la Reforma Protestante en el siglo XVI. Los católicos aún conservan los 73 libros.