Acabar con el acoso requiere más que leyes

Arzobispo Aquila

La actual ola de revelaciones de acoso sexual a lo largo del país evidencia que mientras las políticas y leyes pueden ser de gran ayuda, estas no resuelven la cuestión de fondo.  El problema que tenemos que enfrentar es que la cultura americana no reconoce la dignidad de la persona humana, la cual valora la sexualidad como un don, y no la trata como una mercancía.

La historia nos enseña que, aunque el acoso sexual no es nuevo, su alcance directo y su desvergonzada agresividad sí lo son. El comportamiento de depredación sexual se extiende desde políticos hasta estrellas de Hollywood:  periodistas, artistas y – como la Iglesia ha efnrentado de una manera muy difícil – también clérigos.

En julio próximo se celebrará el 50 aniversario de la encíclica del beato Pablo VI Humanae Vitae, sobre la sexualidad y la anticoncepción. A pesar de las presiones que recibió el Pontífice para cambiar las enseñanzas de la Iglesia sobre contracepción, el Papa, en espíritu de oración y sabiduría, nos enseñó que los aspectos unitivo y procreativo del sexo no pueden separarse sin que esto cause un daño significativo. Él predijo que haciendo esto solo iba a bajar nuestra moralidad y a aumentar la infidelidad matrimonial, crearía una pérdida de respeto del hombre a la mujer y permitiría a los gobiernos coaccionar a los ciudadanos al uso de métodos anticonceptivos.

Lamentablemente las ideas proféticas del beato Pablo VI se han cumplido con el uso generalizado de la anticoncepción. Su predicción acerca de la pérdida de respeto a la mujer es muy relevante en la discusión sobre el acoso sexual. El escribió: “El hombre, habituándose al uso de las prácticas anticonceptivas, acabase por perder el respeto a la mujer y, sin preocuparse más de su equilibrio físico y psicológico, llegase a considerarla como simple instrumento de goce egoísta y no como a compañera, respetada y amada” (Humanae Vitae 17).

Puede resultar ligero decir que el aumento del acoso sexual está enteramente ligado al uso extendido de la anticoncepción, pero es innegable el papel que han desempeñado en convertir el sexo en una mercancía y en la cosificación de la mujer.

El sicólogo Mark Regnerus analizó esta situación en su nuevo libro Cheap sex The Transformation of Men, Marriage and Monogamy (Sexo báratro la transformación de los hombres, el matrimonio y la monogamia””  n.d.t). Él afirma “El sexo es barato. La actividad sexual se ha visto más disponible que nunca. El sexo barato se ha hecho posible gracias a dos tecnologías que tienen poco que ver entre sí: las pastillas anticonceptivas y la pornografía y su distribución se ha hecho más eficiente con la tercera innovación tecnológica, las citas en línea. Juntas han reducido el costo del sexo real y a la vez entorpecen el desarrollo del amor, hacen que la fidelidad sea un desafío más grande, que la maleabilidad sexual sea más común y e incluso han afectado la habilidad de los hombres para casarse.

Una investigación realizada por Jennings Bryant y Dolf Zillman en la Universidad de Alabama respalda esta conexión entre la pornografía y la pérdida de valoración de la mujer. Ellos con el tiempo han descubierto que muchos hombres consumidores de pornografía se vuelven más insensibles hacia las mujeres y menos propensos para valorar la monogamia y el matrimonio.

Cuando un hombre y una mujer están involucrados en un acoso sexual, ellos no pueden ver la dignidad inherente de otra persona y el verdadero significado de la sexualidad humana como un don de Dios. Más bien se enfocan en su propia satisfacción, la cual muchas veces los lleva a usar a la otra persona para satisfacer sus deseos. Y cuando se arraiga esta forma de pensar, las personas cambian su patrón como quien cambia de ropa. La fidelidad, los compromisos a largo plazo, la espera de la intimidad sexual hasta el matrimonio, son vistos como algo tonto. Esto es lo que ocurre cuando se deja de lado a Dios y su plan en la creación y cuando nosotros decidimos qué es bueno y qué es malo.

Sabemos por las Sagradas Escrituras y las enseñanzas de la Iglesia que las relaciones amorosas, especialmente el matrimonio, están destinados a ser más que un medio de realización personal que dura solo mientras agrada a ambas partes. Parafraseando al Papa Francisco digo que el amor no es una mercancía que puede ser usada y luego desechada.

La solución a la trágica cosificación de la persona no se da solo con introducir más leyes y políticas, sino con el cambio de nuestros corazones, para que nuestros deseos puedan seguir el Plan que Dios tiene para nuestra sexualidad. Como católicos hemos sido bendecidos con la riqueza de las enseñanzas del Beato Pablo VI y de la teología del cuerpo de San Juan Pablo II. Podemos aprender de Jesús en los evangelios, quien trató a las mujeres con dignidad y respeto, bien sea a la mujer sorprendida en adulterio, a la mujer samaritana, o a Marta y María.

Dios nos hizo a su imagen y semejanza, dando a cada ser humano una dignidad inherente. Él moldeó nuestros corazones y relaciones para que reflejáramos el amor que se vive al interior de la trinidad, para que sean una comunión de generosidad desinteresada, para el bien del otro y para que del amor venga el don de la apertura a la vida.

La lucha contra el flagelo del acoso sexual comienza cuando se recupera el sentido de la dignidad sagrada de cada persona. Esto requiere conversión y la gracia de Jesucristo a través de los sacramentos. Se pueden hacer oraciones sencillas como “Jesús concédeme la gracia de amar y respetar a las personas como tú los amas y los respetas” o “Padre concédeme la gracia para ver la sexualidad humana como tú la creaste” o  “Jesús, líbrame de cosificar al ser humano y ayúdame a tratarlo con tu respeto”.

Finalmente, aliento a cada uno a luchar contra las tentaciones contra una recta sexualidad y también con las distorsiones que son muy comunes hoy en día, acudiendo al sacramento de la Confesión. No importa cuántas veces caigas si la misericordia del Padre está ahí para ti. Tú puedes buscar apoyo a través de páginas como www.foryourmarriage.org  y www.reclaimsexualhealth.com. Que cada uno de nosotros en esta época de adviento encuentre a Jesús de manera muy profunda y que podamos recibirlo más íntimamente en nuestros corazones.

Próximamente: Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

Una educación religiosa se relaciona directamente con un desarrollo positivo en los años de juventud adulta.

Escritor Invitado

Por: Cerith Gardiner | Aleteia

Criar a nuestros hijos con fe les da, obviamente, muchos beneficios espirituales, pero un estudio reciente de Harvard ha mostrado que los niños con una educación religiosa reciben también beneficios físicos y mentales, en especial en su juventud adulta.

Llevan un estilo de vida más saludable

El estudio, publicado en 2018 por la Escuela de Salud Pública de Harvard, encontró que los niños que asistían a misa semanalmente o que tenían una activa vida de oración eran más positivos y tenían una mayor satisfacción vital cuando llegaban a la veintena. Estos jóvenes adultos tenían tendencia a escoger un estilo de vida más saludable, evitando las bebidas, el tabaco, el consumo de drogas y la promiscuidad sexual.

Utilizando una muestra de 5.000 niños durante un periodo de 8 a 14 años, el estudio reveló unos descubrimientos sorprendentes: al menos el 18 % de los que asistían a misa con regularidad informaron de niveles más altos de felicidad a partir de los 20 años que sus pares no religiosos. Y lo que es más importante, de esa misma muestra, el 29 % tendía a unirse a causas en beneficio de la comunidad y el 33 % se mantuvo alejado de drogas ilegales.

Una de las autoras del estudio, Ying Chen, se refirió a los descubrimientos en una rueda de prensa diciendo: “Muchos niños reciben una educación religiosa y nuestro estudio muestra que esto puede tener consecuencias significativas sobre sus comportamientos relacionados con la salud, su salud mental y su felicidad y bienestar generales”.

Les aporta fortalezas

No se trata del primer estudio que demuestra las ventajas de una educación religiosa. Emilie Kao, directora del Centro DeVos para la Religión y la Sociedad Civil de la Fundación Heritage, comparte en la web Stream.org que “las creencias religiosas dan a las personas fortalezas espirituales que conducen a hábitos saludables y construyen sus redes sociales y les dan la capacidad de superar obstáculos en la vida”.

Estos resultados son especialmente alentadores en un tiempo en que el número de asistentes regulares a misa parece estar en declive. El estudio podría servir como motivador para los padres que tienen dificultades para que sus hijos reticentes vayan a la iglesia, sobre todo durante los años de adolescencia.