Ahora es el momento para recordar tu historia

Arzobispo Samuel J. Aquila

Este artículo fue publicado en la edición de la revisa de El Pueblo Católico titulada “¿Por qué estoy aquí?”. Para suscribirte y recibir la revista en casa, HAZ CLIC AQUÍ.

 

Por el arzobispo Samuel J. Aquila

Cuando uno está cerca de los eventos de la historia, puede ser difícil tener una perspectiva objetiva de su sentido, pero sí parece ser que los sucesos recientes nos ponen en un punto de inflexión en nuestro país y en la Iglesia de Estados Unidos, lo que hace que este sea un momento importante para recordar nuestra propia historia.

Por esa razón, he decidido dedicar las próximas 3 ediciones del Denver Catholic y las próximas 2 ediciones de El Pueblo Católico a contar la historia de cómo llegamos hasta aquí, la historia de quiénes somos y qué estamos llamados a ser. Este recuerdo de nuestra historia es vital para poder navegar a través de las dificultades que nos encontraremos.

Para iniciar, consideremos cómo Dios nos creó y por qué el mundo está tan agitado y quebrantado. Estos últimos meses he tenido el privilegio de trabajar con el apostolado “Acts XXIX” y usar su terminología. Las primeras dos partes de la historia pueden titularse “Creados” y “Capturados”.

Todos conocemos la historia de la creación, en la que Dios, con su voz, crea la tierra, la luna, el sol, las plantas y los animales, y, al final, su obra maestra, que es la creación de Adán y Eva. Pero ¿recordamos que Dios nos creó por amor, y no por necesidad, o que fuimos hechos para estar en comunión unos con otros y con Dios mismo? Aún más asombroso, ¿recordamos que Dios nos creó con alma eterna y desea que seamos como él en la gloria celestial?

Estos hechos pueden parecer abstractos y distantes de nuestra vida diaria, que aún no participa de la gloria y la experiencia del amor que todo lo abarca. Gracias a Dios, solo hace falta mirar las maravillas que componen nuestro planeta para vislumbrar el poder, la creatividad y la bondad de Dios. Ver la belleza del atardecer, la complejidad de la criatura microscópica más pequeña, o estar de pie sobre una montaña de 14000 pies de altura y contemplar el panorama nos lleva a apreciar la belleza de Dios, la complejidad de su creación, y nos llena de asombro.

Y si miras hacia el cielo, puedes ver algunas de las estrellas que existen entre más de 70 sextillones que él creó en el universo. Para comprender la magnitud de este número, puedes pensar en que es más de 10 veces el número de granos de arena en todos los desiertos y playas de la tierra. Piénsalo; este número incluye solo las estrellas y no los planetas que las orbitan. En realidad, nuestro Dios es maravilloso y todopoderoso, y así como creó el universo, te creó a ti.

Esta realidad naturalmente plantea la cuestión “Si Dios es tan poderoso, ¿por qué está el mundo tan mal?”. La respuesta corta es que Dios nos dio a nosotros y a los ángeles libre albedrío para que nuestro amor por él y el resto de la creación fuera auténtico, algo que nosotros eligiéramos, reflejando el mismo amor de Dios. Amar forma parte de haber sido creados en su imagen y semejanza, comenzando con la recepción de su amor incondicional por nosotros. Sin embargo, el riesgo del amor verdadero y auténtico es que se puede corromper y poner en duda. Esto fue lo que sucedió con Satanás, cuando tentó a Adán y Eva a desconfiar de la bondad de Dios, algo que hemos heredado nosotros.

Los sucesos del 2020 deberían ser evidencia suficiente, para cualquier persona que cuestione los efectos de esta separación de Dios, de que el pecado y sus efectos son verdaderos. Al creer en la mentira de que podemos ser felices y vivir mejor apartados de Dios, nos permitimos convertirnos en esclavos de nuestro pecado. Nos convertimos en tiranos. Si uno lo piensa, cada apetito y deseo reclama más y más control sobre nuestra vida entre más nos complacemos en él. Si somos honestos, nos damos cuenta de que, al final, estamos en desventaja. Nadie puede escapar de la consecuencia última de la separación de Dios: la muerte. Esta es nuestra historia, pero no es su final.

Afortunadamente, el amor de Dios por nosotros no terminó con la caída de gracia o con nuestros fallos continuos de amar como él ama. Hace poco celebramos la Navidad; Jesús vino en forma de niño a rescatarnos. Vino, como dicen los antiguo Padres de la Iglesia, a luchar contra el pecado, la muerta y Satanás.

En la próxima edición de El Pueblo Católico y el Denver Catholic entraremos más de lleno en la misión de Jesús y recordaremos cómo nos rescató. Mientras tanto, si quieres explorar nuestra historia –tu historia– de manera profunda, cautivante y hermosa, te invito a ver y participar en La Búsqueda con el predicador Chris Stefanick. Puedes participar en un grupo pequeño, aunque también está disponible para todos en www.watch.formed.org/la-busqueda.*

*La suscripción es gratis para los feligreses de parroquias que tengan FORMED. Para buscar su parroquia y crear una cuenta, visite www.formed.org/signup

 

Lee todos los artículos de la edición ¿Por qué estoy aquí?” de la revista de El Pueblo Católico haciendo clic en la imagen.

Próximamente: “Dios restauró mi matrimonio y mi familia”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

“Dios restauró mi matrimonio y mi familia”

La obra de Dios en un mundo caído

Vladimir Mauricio-Perez

Este artículo fue publicado en la edición de la revisa de El Pueblo Católico titulada “¿Por qué estoy aquí?”. Para suscribirte y recibir la revista en casa, HAZ CLIC AQUÍ.

Todos experimentamos de manera muy personal el sufrimiento, causa de la envidia y el orgullo de Satanás. Sin embargo, hay historias como la de Chary que nos muestran la bondad de Dios y lo que él puede hacer en nuestra vida si nos abrimos a su inagotable misericordia.

Era madre soltera, uno de sus hijos la odiaba y no le hablaba en 5 años, dos hijos tenían problemas con las drogas y el alcohol y una hija había intentado suicidarse 5 veces. Estaba enfadada, desesperada y llena de resentimiento contra su exmarido. Fue entonces que finalmente decidió aceptar la invitación a asistir a aquel retiro para ver si eso de Dios era cierto.

Dios no solo terminaría por cambiar la vida de Chary por completo, sino también la de su familia. “Yo estaba muy lejos de conocer mi fe católica. No era ni católica de domingo”, dijo María del Rosario Pasillas, más conocida como Chary, madre de 6, proveniente del estado de Zacatecas y feligrés de la parroquia de la Ascensión en Denver. “Me divorcié de mi esposo por su problema con el alcohol y tenía muchos problemas con mis hijos”.

Chary creía que era suficiente proveer una estabilidad económica para sus hijos, por lo que pasaba la mayor parte del tiempo trabajando. Pero no necesariamente dedicaba mucho de su tiempo libre a sus hijos. Después de su divorcio, se había entregado al mundo “como una joven”, por lo que la relación con sus hijos había empeorado.

“Me decían (unas amigas): ‘¡Pídele a Dios!’, y yo no creía; estaba enojada con Dios porque había permitido que mi marido se hiciera alcohólico y mis hijos drogadictos”, recuerda Chary. “Después de un intento de suicidio de mi hija, la tuvieron encerrada en un hospital psiquiátrico. Fue entonces que decidí ir a ver si era cierto lo que me decían de ese Dios”.

En el 2017, Chary asistió a un congreso de El Sembrador Nueva Evangelización (ESNE) en Chicago, al que varias amigas la habían estado invitando durante 2 años. Su experiencia fue tan fuerte que en ese evento le entregó su vida a Dios.

“Fue algo tan maravilloso que yo viví. Decían: ‘Busca primero el reino de Dios y lo demás vendrá por añadidura’. Y cuando yo le dije que sí a Dios, mi vida empezó a cambiar”. A partir de ese momento, Chary comenzó a orar por sus hijos.

“No pasó ni siquiera un mes cuando yo empecé a ver resultados. Empecé a hacer oración por mi hijo que no veía desde hace 5 años. Cumplidos los 2 meses, mi hijo regresó e hicimos las pases”, afirmó.

También hizo a un lado el odio que le tenía a su esposo y lo invitó a ir a misa para pedir por sus hijos, después de haber estado divorciados por 13 años. Así se dio cuenta de que su esposo había cambiado por completo.

“Él nomás me estaba esperando. Hablamos, aclaramos todos nuestros problemas y nos pedimos perdón el uno al otro”, recordó Chary, agradecida. “Qué momentos tan fuertes tuvimos que pasar para tener la familia que tenemos ahora. Yo decía que no necesitaba de nadie, menos de ese hombre; le tenía tanto odio. Pero Dios me devolvió a otro hombre, no el mismo que yo había divorciado”.

Pero las bendiciones no terminaron allí. Chary invitó a su hija a asistir a un retiro de ESNE, ya que su hija no encontraba alivio en manos de los psicólogos y estaba tomando 13 medicamentos para su ansiedad y depresión.

“Los psicólogos me habían dicho que jamás iba a estar bien. No creían que mi hija iba a sanar. Pero mi Señor me la sanó. Haga de cuenta que Dios me la dio de alta en ese congreso de mujeres de El Sembrador. Gracias a Dios, mi hija es sana. En primer lugar, sin duda, fue Dios; ahí está Dios”, expresó Chary. “El Sembrador es un instrumento que Dios ha usado para sanar tantas vidas, matrimonios, drogadictos… Es maravilloso lo que Dios hace”.

El testimonio de Chary y su familia inspiraría a Noel Díaz, fundador de ESNE, a abrir una estación de radio católica en Denver. Foto provista.

Lo que Dios hizo en la vida de Chary y de su familia también llevó a que ESNE eventualmente abriera una estación de radio católica en Denver, la 1040 AM.

A pesar de que algunos de sus hijos siguen teniendo problemas con las drogas y el alcohol, Chary no ha perdido la confianza en que Dios puede cambiar su vida, y siempre ora por ellos.

“Yo creía que lo podía todo por mí misma, pero somos tan frágiles. Dios está ahí, y es tan bueno y misericordioso, que, hasta de esos matrimonios ya perdidos, puede hacer algo”, concluyó Chary. “Mientras Dios exista, yo no voy a perder la fe, porque él tiene el poder”.

Lee todos los artículos de la edición ¿Por qué estoy aquí?” de la revista de El Pueblo Católico haciendo clic en la imagen.