56.6 F
Denver
domingo, septiembre 25, 2022
InicioRevista El Pueblo Católico¿Algunos anticonceptivos causan el aborto?

¿Algunos anticonceptivos causan el aborto?

Por el equipo de El Pueblo Católico y el diácono Pedro Reyes.

En el pasado hemos hablado sobre la diferencia entre un aborto espontáneo y un aborto provocado. El primero suele suceder por motivos ajenos o no deseados por la mujer, mientras que el segundo conlleva un acto intencional para terminar con el embarazo. Pero ¿sabías que algunos métodos artificiales de planificación familiar también son abortivos?

Así es, algunos anticonceptivos no siempre previenen el embarazo o la fertilización (es decir, la unión entre un espermatozoide y un óvulo), sino que a veces se deshacen del embrión o el ser recién concebido.

Existen los anticonceptivos que de manera artificial evitan que el espermatozoide fecunde el óvulo de la mujer. Dentro de este grupo de métodos se encuentran los preservativos para hombres y mujeres. En el caso de los preservativos, se crea una barrera que impide el embarazo.

Pero existen también anticonceptivos hormonales –entre ellos la píldora, las inyecciones, los dispositivos intrauterinos (conocidos como IUDs), los parches y los anillos– que no solo impiden el embarazo, sino que en ocasiones pueden acabar con la vida de un ser recién concebido. Estos funcionan de la siguiente manera:

  1. Evitan que la mujer ovule, o sea, que libere un óvulo, a través de la manipulación de las hormonas.
  2. Dificultan la movilidad del espermatozoide, de modo que, si la mujer llegara a ovular, se evitaría que el esperma llegara al óvulo.
  3. Impiden la implantación de un óvulo fertilizado.

Las primeras dos funciones de estos anticonceptivos no causan el aborto, pues hasta ese punto se ha impedido que ocurra la fertilización, o sea, la concepción o la unión de un óvulo y un espermatozoide.

Sin embargo, la tercera función sí causa el aborto. Esto sucede cuando las dos primeras barreras fallan y se da la fertilización. La nueva personita que se genera en la fertilización –conocida como “cigoto” y después “embrión” en esta etapa de desarrollo– debe implantarse en el útero de la madre para sobrevivir. Mas no podrá hacerlo debido a que el anticonceptivo hormonal ya ha causado que la capa interna del útero se adelgace. Al no poder implantarse en el útero, el nuevo ser muere.

Este resultado se considera un aborto provocado porque es la consecuencia de un acto intencional, es decir, del uso de algún anticonceptivo hormonal.

Aunque no tenemos aquí el espacio para explicar por qué la Iglesia enseña que el uso de anticonceptivos en general es contrario a la vocación del amor en el matrimonio, al menos esperamos mostrar la seriedad del asunto con relación al aborto. Por eso, es muy importante que los católicos sepan que el uso de métodos anticonceptivos, sobre todo los hormonales, se considera un pecado grave que debe confesarse antes de recibir la comunión.

Fuente: “Can Contraception Cause Abortions?”, Stacy Trascanos, Catholic Answers

 

Este artículo se publicó en la edición de la revista de El Pueblo Católico titulada “Aprende a ver como un discípulo”. Lee todos los artículos o la edición digital de la revista AQUÍ. Para suscribirte a la revista, haz clic AQUÍ.

Artículos relacionados

Lo último