Amor y misericordia: una respuesta cristiana al suicidio

Escritor Invitado

Por: Mary Beth Bonacci

A raíz de las muertes de Kate Spade y Anthony Bourdain, mi Facebook se ha llenado de varias meditaciones y lecciones sobre el suicidio: qué lo causa, cómo entenderlo, cómo prevenirlo.

Y debido a que mis amigos de Facebook se inclinan por el lado altamente religioso, lo que veo es una gran cantidad de publicaciones que dicen más o menos lo mismo: que, si estas personas hubieran conocido a Jesús, no se hubieran suicidado.

Si sólo fuera así de sencillo…

Soy la primera en aceptar que, si tenemos más a Jesús en nuestra vida, tendríamos muchos menos suicidios. La religión genuina actúa para disuadir el suicidio de múltiples maneras. Primero que nada, la fe religiosa da sentido. No estamos aquí solo para amasar una fortuna, o para viajar por el mundo, o para alcanzar un estado terrenal. Muchos, estoy seguro, alcanzan la cima del éxito solo para pensar “¿Esto es todo?” Y cuando vemos las muertes auto infligidas de dos personas tan exitosas en el lapso de cuatro días, es fácil suponer que esta fue la razón de su desesperación, y que “si solo hubieran conocido a Cristo, habrían tenido un verdadero significado y no habrían acabado con sus vidas”.

Pero no podemos saber eso.

En segundo lugar, la fe religiosa le da sentido al sufrimiento. Sabiendo que Cristo murió por nuestros pecados, y creyendo que podemos unir nuestros sufrimientos a los suyos, podemos soportar mucho más que alguien que no ve ningún punto o propósito en su sufrimiento.

Pero no podemos juzgar el estado mental de ningún individuo, ni saber cuánto ese “soportar mucho más” es para una persona en particular.

Y tercero, nuestras creencias sobre el pecado pueden afectar las decisiones sobre el suicidio. ¿Cuántas personas desesperadas han luchado con la tentación de acabar con sus propias vidas, pero finalmente ganaron la batalla porque fueron lo suficientemente racionales como para saber que la Iglesia considera el suicidio como un pecado mortal, y que arriesgarían su salvación eterna si llevaran a cabo sus planes?

Así que, sí, creo que está claro que conocer a Cristo es un impedimento significativo para el suicidio. Y debemos compartir el amor de Cristo con todos, especialmente con aquellos que pueden estar en riesgo de terminar con sus propias vidas

Pero todas las religiones del mundo no terminarán, en sí mismas, con el azote del suicidio en nuestra cultura.

Aquí está el problema: muchos de los que he conocido y amado y que se suicidaron fueron fieles seguidores de Jesucristo. Lo amaron. Pasaron la vida tratando de hacer lo mejor para obedecerle. Y, en sus mejores y más claros momentos, nunca hubieran pensado poner fin a sus propias vidas, ofenderlo e infligir una vida de dolor a sus familias y a quienes más amaban.

 

Pero, en el momento de su muerte, estaban muy, muy lejos esos mejores y más claros momentos. Estaban desesperados. Tal vez más allá de la desesperación. Y muy probablemente más allá del pensamiento completamente racional.

El suicidio es complicado. Sucede por muchas razones: enfermedad mental, dolor extremo, tormento emocional. Incluso algunos medicamentos pueden causar pensamientos suicidas. No puedo conocer la mente de ninguna persona que recurra a ello. Pero sigo pensando que el instinto de autopreservación es tan fuerte, y que el dolor necesario para superarlo es tan grande, que el porcentaje de personas que tienen control suficiente de sus mentes racionales mientras terminan sus propias vidas debe ser pequeña.

Y nuestro Dios todo misericordioso lo sabe.

El problema es que cuando damos lecciones en las redes sociales, especialmente en temas delicados como este, tenemos múltiples audiencias. Estamos hablando con aquellos que pueden estar profundamente adoloridos y contemplando la posibilidad de terminar con sus propias vidas, y también con aquellos que han perdido a alguien de esta manera, y que están afligidos e intentando dar sentido al suicidio de sus propios seres queridos. Tal vez incluso preguntándose sobre su destino final.

Y lo que uno necesita escuchar puede ser exactamente lo que el otro no necesita escuchar.

Sí, tenemos que llegar a los suicidas con el amor de Cristo. Para algunos, podría ser la diferencia entre la vida y la muerte. Necesitan saber que Dios los ama y que pueden unir sus sufrimientos a los suyos. Y, sí, Dios quiere que ellos perseveren, y que usurpar Su autoridad y decidir unilateralmente terminar con sus propias vidas definitivamente no es Su voluntad.

Pero para los sobrevivientes de aquellos que se han suicidado, especialmente cuando esos seres queridos eran cristianos de conciencia, rociar agua bendita sobre el problema simplemente disminuye esa fe, y supone que todo podría haber estado bien si el difunto hubiera creído más fervientemente.

Necesitan escuchar que el amor de Dios es más grande y más fuerte que la desesperación de sus seres queridos. Y necesitan escuchar que hay razones para esperar y orar por su salvación, que nuestro Dios misericordioso sabe lo que el dolor extremo -físico o emocional- hace al libre albedrío, y que él ve el corazón y la persona en su totalidad, no solo la decisión final que puede haber llegado en un momento irracional de extrema debilidad.

Entonces, sí, llevemos -por todos los medios-  el amor de Cristo a aquellos que están desesperados.

Pero no te olvides de llevar la misericordia de Cristo a los que han perdido a un ser querido por causa del suicidio.

Próximamente: El contexto para cubrir la crisis de la Iglesia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Mark Haas

La Iglesia católica ha reducido el número de supuestas acusaciones de abuso sexual de menores en un 95 por ciento.

Si solo algo se te queda de este artículo, que sea que desde la peor década de la Iglesia en 1970, los datos reportados muestran un descenso en las acusaciones de un 95 por ciento en la década del 2000, y 98 por ciento en la del 2010 (fuente: : CARA/Georgetown).

Ahora, obviamente, incluso una nueva instancia ya es demasiado, pero en base a mi experiencia como director de relaciones públicas de la Arquidiócesis de Denver, he visto cómo la cobertura en los medios pueden llevar a la gente a creer que las condiciones actuales de la Iglesia católica no han cambiado. Como periodista, se cómo a los medios de comunicación les gusta enfatizar “nuevos detalles”, o “nuevo reporte”, o “nuevas acusaciones”, que pueden ser verdad, pero los últimos meses ha sido mayormente “nueva información “sobre casos de hace 25 o 50 años.

Entonces, ¿cómo separamos el pasado del presente? No deseamos cerrar la puerta al pasado, pero también queremos que la gente sepa que pueden tener confianza en la Arquidiócesis de Denver en el 2018.

Uno de los desafíos al que nos enfrentamos al asegurarnos que nuestra historia sea entendida correctamente es que muchas personas ven las noticias de una manera muy superficial.

Una encuesta reciente realizada por Colorado Media Project encontró que el 59 por ciento de las personas solo lee los titulares o los resúmenes de la cobertura de noticias. (Por eso por lo que me aseguré de poner la información más importante en la primera línea de este articulo).

Lo que he visto es que cuando los medios de comunicación aquí en Denver sacan una historia: “Ex – sacerdote de Colorado implicado en el reporte de abuso a menores de Pennsylvania”, muchas de las personas que ven el titular en las redes sociales no se dan cuenta que el sacerdote estuvo aquí solo por siete meses en 1983 y que la Arquidiócesis de Denver no ha tenido reportes de mala conducta antes, durante o después de su corta visita. Todo lo que ven es un informe negativa de la Iglesia católica.

Hablando del reporte del Gran Jurado de Pennsylvania, creo que la mayoría de las personas han visto o escuchado que contiene “300 sacerdotes y 1.000 víctimas”, pero ¿cuántas de las cadenas noticiosas se tomaron el tiempo para mencionar que solo el 3 por ciento de esos supuestos incidentes ocurrieron desde el 2002? Si estás preocupado por saber si la Iglesia católica es un lugar seguro para tus hijos en el 2018, sería interesante para ti saber que más maestros de las escuelas de Pennsylvania perdieron sus licencias en el 2017 por conductas sexuales indebidas (42), que el total de las acusaciones en la Iglesia católica de los Estados Unidos entre el 2015 y el 2017 (22). Son 42 maestros en un estado en un año, en comparación a 22 acusaciones en todo el país en tres años. Voy a detenerme aquí y reconocer que no todo es perfecto en la Iglesia católica. Aún hay casos de abuso sexual a menores que desconocemos, y aún tenemos esas pocas acusaciones nuevas. Si bien hemos hecho grandes mejoras, debemos continuar buscando formas de ser mejores, más responsables y más transparentes, para que los mismos problemas no se repitan.

También debemos mostrar la mayor compasión por los sobrevivientes y continuar ofreciendo nuestra ayuda en su recuperación continua.

Sabiendo que estos eventos han sido experiencias devastadoras para las personas, es difícil tener una discusión que analice el tema en términos de estadísticas, patrones y análisis de datos. Tampoco es correcto argumentar que esto es solo un problema de la sociedad, y que otros son mucho peores que nosotros. Admito que he hecho ambas cosas en esta columna, porque en última instancia creo que el contexto es importante.

Debemos mostrar como Iglesia a cualquier víctima y a sus familias nuestro compromiso continuo en abordar el problema. Y creo que se lo debo a muchos sacerdotes maravillosos de nuestra arquidiócesis, para defenderlos, para que no sean presentados como parte de los problemas del pasado.

Piénselo de esta manera: si tomáramos otra crisis que está plagando a Estados Unidos (violencia con armas de fuego, adicción a los opioides, obesidad) y alguien encontró la manera de reducir uno de estos problemas en un 95 por ciento, ¿no valdría la pena hablar de eso?

De hecho, ¿no sería ese el titular que vería el 59 por ciento de los lectores de titulares?

 Traducido del original en ingles por Mavi Barraza