Amor y misericordia: una respuesta cristiana al suicidio

Escritor Invitado

Por: Mary Beth Bonacci

A raíz de las muertes de Kate Spade y Anthony Bourdain, mi Facebook se ha llenado de varias meditaciones y lecciones sobre el suicidio: qué lo causa, cómo entenderlo, cómo prevenirlo.

Y debido a que mis amigos de Facebook se inclinan por el lado altamente religioso, lo que veo es una gran cantidad de publicaciones que dicen más o menos lo mismo: que, si estas personas hubieran conocido a Jesús, no se hubieran suicidado.

Si sólo fuera así de sencillo…

Soy la primera en aceptar que, si tenemos más a Jesús en nuestra vida, tendríamos muchos menos suicidios. La religión genuina actúa para disuadir el suicidio de múltiples maneras. Primero que nada, la fe religiosa da sentido. No estamos aquí solo para amasar una fortuna, o para viajar por el mundo, o para alcanzar un estado terrenal. Muchos, estoy seguro, alcanzan la cima del éxito solo para pensar “¿Esto es todo?” Y cuando vemos las muertes auto infligidas de dos personas tan exitosas en el lapso de cuatro días, es fácil suponer que esta fue la razón de su desesperación, y que “si solo hubieran conocido a Cristo, habrían tenido un verdadero significado y no habrían acabado con sus vidas”.

Pero no podemos saber eso.

En segundo lugar, la fe religiosa le da sentido al sufrimiento. Sabiendo que Cristo murió por nuestros pecados, y creyendo que podemos unir nuestros sufrimientos a los suyos, podemos soportar mucho más que alguien que no ve ningún punto o propósito en su sufrimiento.

Pero no podemos juzgar el estado mental de ningún individuo, ni saber cuánto ese “soportar mucho más” es para una persona en particular.

Y tercero, nuestras creencias sobre el pecado pueden afectar las decisiones sobre el suicidio. ¿Cuántas personas desesperadas han luchado con la tentación de acabar con sus propias vidas, pero finalmente ganaron la batalla porque fueron lo suficientemente racionales como para saber que la Iglesia considera el suicidio como un pecado mortal, y que arriesgarían su salvación eterna si llevaran a cabo sus planes?

Así que, sí, creo que está claro que conocer a Cristo es un impedimento significativo para el suicidio. Y debemos compartir el amor de Cristo con todos, especialmente con aquellos que pueden estar en riesgo de terminar con sus propias vidas

Pero todas las religiones del mundo no terminarán, en sí mismas, con el azote del suicidio en nuestra cultura.

Aquí está el problema: muchos de los que he conocido y amado y que se suicidaron fueron fieles seguidores de Jesucristo. Lo amaron. Pasaron la vida tratando de hacer lo mejor para obedecerle. Y, en sus mejores y más claros momentos, nunca hubieran pensado poner fin a sus propias vidas, ofenderlo e infligir una vida de dolor a sus familias y a quienes más amaban.

 

Pero, en el momento de su muerte, estaban muy, muy lejos esos mejores y más claros momentos. Estaban desesperados. Tal vez más allá de la desesperación. Y muy probablemente más allá del pensamiento completamente racional.

El suicidio es complicado. Sucede por muchas razones: enfermedad mental, dolor extremo, tormento emocional. Incluso algunos medicamentos pueden causar pensamientos suicidas. No puedo conocer la mente de ninguna persona que recurra a ello. Pero sigo pensando que el instinto de autopreservación es tan fuerte, y que el dolor necesario para superarlo es tan grande, que el porcentaje de personas que tienen control suficiente de sus mentes racionales mientras terminan sus propias vidas debe ser pequeña.

Y nuestro Dios todo misericordioso lo sabe.

El problema es que cuando damos lecciones en las redes sociales, especialmente en temas delicados como este, tenemos múltiples audiencias. Estamos hablando con aquellos que pueden estar profundamente adoloridos y contemplando la posibilidad de terminar con sus propias vidas, y también con aquellos que han perdido a alguien de esta manera, y que están afligidos e intentando dar sentido al suicidio de sus propios seres queridos. Tal vez incluso preguntándose sobre su destino final.

Y lo que uno necesita escuchar puede ser exactamente lo que el otro no necesita escuchar.

Sí, tenemos que llegar a los suicidas con el amor de Cristo. Para algunos, podría ser la diferencia entre la vida y la muerte. Necesitan saber que Dios los ama y que pueden unir sus sufrimientos a los suyos. Y, sí, Dios quiere que ellos perseveren, y que usurpar Su autoridad y decidir unilateralmente terminar con sus propias vidas definitivamente no es Su voluntad.

Pero para los sobrevivientes de aquellos que se han suicidado, especialmente cuando esos seres queridos eran cristianos de conciencia, rociar agua bendita sobre el problema simplemente disminuye esa fe, y supone que todo podría haber estado bien si el difunto hubiera creído más fervientemente.

Necesitan escuchar que el amor de Dios es más grande y más fuerte que la desesperación de sus seres queridos. Y necesitan escuchar que hay razones para esperar y orar por su salvación, que nuestro Dios misericordioso sabe lo que el dolor extremo -físico o emocional- hace al libre albedrío, y que él ve el corazón y la persona en su totalidad, no solo la decisión final que puede haber llegado en un momento irracional de extrema debilidad.

Entonces, sí, llevemos -por todos los medios-  el amor de Cristo a aquellos que están desesperados.

Pero no te olvides de llevar la misericordia de Cristo a los que han perdido a un ser querido por causa del suicidio.

Próximamente: ‘¡Ay de mí, si no predico el Evangelio!’

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

‘¡Ay de mí, si no predico el Evangelio!’

En su décimo aniversario, escuela de evangelización sigue formando discípulos misioneros en Denver

Vladimir Mauricio-Perez

Durante más de diez años, la Escuela de Evangelización San Pablo de Denver no solo ha buscado que las personas tengan una experiencia bonita de Dios, sino que lo sigan con radicalidad en su vida diaria y que compartan con otros el gran don que han recibido: que se conviertan en auténticos discípulos y predicadores.

Bajo la inspiración y el patronazgo de San Pablo, la escuela ha tomado como lema su frase: “¡Ay de mí, si no predico el Evangelio!” (1 Cor 9,16), expresando el celo por llevar a Dios a los demás que nace tras un encuentro con él.

“El objetivo principal de la escuela de evangelización es formar evangelizadores y formadores de evangelizadores: enseñar a enseñar,” dice Abram León, coordinador de movimientos eclesiales laicales de la Arquidiócesis de Denver y director de la Escuela de Evangelización San Pablo por los últimos diez años. “Todos los miembros han tenido un encuentro personal con Cristo que los hace tener un celo admirable para llevar a Jesús a los demás”.

La misión de la escuela ha consistido en formar escuelas de evangelización en cada parroquia para que estas impartan los propios cursos de seguimiento. Ahora hay 13 Escuelas de Evangelización San Pablo en 13 parroquias distintas, con alrededor de 17 miembros en cada una.

“Los buenos testimonios de sacerdotes al ver el impacto en las personas de su parroquia y los grandes frutos: esta es la alegría más grande de los discípulos evangelizadores que salimos de nuestra zona de confort para predicar,” dice Abram.

“El fruto mayor que yo he visto ha sido cómo las personas a las que hemos llevado la Palabra han hecho comunidad,” dice Rigo Escamilla, feligrés de la parroquia St. Anthony of Padua y de la escuela de evangelización desde hace diez años. “He visto en el transcurso de este tiempo la transformación de muchísimas personas, el encuentro con Dios de tantos que no sabían de Él. Y después he visto cómo se han ido entregando en el servicio dentro del templo, en la alabanza o en la catequesis”.

Los orígenes de este método de llevar el Evangelio se encuentran en la llamada del Papa San Juan Pablo II en los años 80 a una nueva evangelización, “Nueva en su ardor, en sus métodos y en su expresión”.

La unión de tres líderes católicos abriría el camino para un método de enseñanza kerigmático, carismático y comunitario: el padre Emiliano Tardif, el padre Ricardo Argañaraz y el laico José “Pepe” Prado. En otras palabras, se buscaba trasmitir el auténtico mensaje del Evangelio de una manera dinámica que llegara lo más profundo del corazón.

La primera escuela de evangelización llamada “San Andrés” comenzó en Guadalajara, Méx. y después se esparció a diferentes lugares de los Estados Unidos, incluyendo Denver, donde ha dado grandes frutos y radica bajo el Movimiento de Renovación Carismática con el nombre “San Pablo”.

Un fuego ardiente

“La entrega de los miembros es admirable porque lo hacen sin esperar recompensa, sino por amor a Cristo y a la Iglesia”, dice Abram.

Pero ¿de dónde nace tal entrega y ardor que los lleva a predicar a “tiempo y a destiempo”? Nace precisamente del encuentro que han tenido con Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y de la transformación que han experimentado en sus propias vidas al formar parte de la escuela de evangelización.

“Una de las cosas que me ha ayudado de haber ingresado a la escuela fue un cambio grande y radical en mi vida espiritual. Yo no tenía nada de conocimiento de la vida espiritual”, comparte Rigo. “Me he enamorado de la relación con Dios. He encontrado el verdadero sentido de mi vida. Para mí la escuela de evangelización ha sido una maestra que me ha formado y dado la capacidad para enfrentar mi vida diaria.”

Abram igualmente dice tenerle mucho que agradecer a la escuela: “Me ayudó a encontrarme más profundamente con Dios, a ver el magisterio de la Iglesia y los sacramentos como una fuente de vida y santificación”, comparte el líder. “En sus cursos me enamoré de la palabra, de la comunidad, conocí a Jesús como Maestro y me dio la pasión y el celo por salir a anunciar a otros que Jesús está vivo”.

“Si algo le tengo que agradecer es que me ha ayudado a ser discípulo de Cristo, a ser misionero y no tener miedo a salir de mi casa, de mi iglesia, de mi diócesis a llevar a Cristo a otros,” dice Abram.

El obispo auxiliar de Denver monseñor Jorge Rodríguez celebró el pasado 29 de junio una misa por el X aniversario de la escuela en la que reconoció su gran esfuerzo por llevar la palabra de Dios a otras parroquias y los alentó a llevar ese mensaje en todas las áreas de su vida y a discernir el futuro de esta misión.

“Ahora les toca discernir con oración para ver por dónde los está llevando el Señor, poner todo en la misión y que crezca esta escuela de evangelización, que haya más escuelas de evangelización y que lleven su mensaje a más gente para la gloria de nuestro Señor”, concluyó el prelado.