Arzobispo Aquila en Saint William

archden

La Parroquia dedicada a San Guillermo de Varcelli, en Fort Lupton, como muchas de las parroquias esperaba la visita de nuestro Arzobispo por muchos años.

Este domingo, 15 de enero, Monseñor Samuel Aquila vino a una visita pastoral. Todo el mundo fue sorprendido e impresionado de ver la cabeza de la Iglesia Católica de Colorado celebrando aquí la Santa Misa.

Ha celebrado la Misa de Ingles, y después en Español a las 11:30 a.m. Después se quedó para un almuerzo en la rectoría con nuestros diáconos y sus esposas. Nosotros explicamos un poco las tradiciones y la historia de la parroquia que ya tiene más de 100 años. Muchos feligreses tuvieron la oportunidad de saludar, platicar y tomar fotos con el Arzobispo y le decían: “¡Bienvenido a nuestra iglesia!”, aunque todos somos una iglesia, fue un privilegio recibir su apoyo de manera especial.

Nos sentimos muy agradecidos de tener esta visita porque cada obispo representa el apóstol que nos trae la Buena Nueva del Reino de los Cielos. El arzobispo Samuel ha dicho durante la misa: “No me acordaba que Fort Lupton tuviera un templo nuevo, y está muy bonito… estoy muy contento de poder estar aquí con ustedes”.

El Arzobispo me dio la misión de ser el Párroco de Fort Lupton  y comencé el 17 de Juno 2015. Personalmente, la visita pastoral del Arzobispo, quien es mi padre espiritual, me trajo mucha paz y apoyo en la misión de guiar a su Iglesia.

Es como el maestro quien vine a ver si el estudiante ha hecho sus tareas – pero yo lo viví todo esto como que un hermano mayor que me visita. Mucho más que el sábado, 14 de Enero cumplí 37 años de vida y todo esto fue como mi regalito de cumpleaños. Estoy pero muy contento de ser sacerdote y de tener la oportunidad de trabajar con el rebaño del Señor, buscando a sus ovejas perdidas. Nuestra Parroquia también está muy agradecida de que el Arzobispo haya dedicado un día de compartir con todos nosotros. Con mucho amor y oraciones en su apostolado episcopal, esperamos que regrese pronto. Aquí está su casa.

 

  • Párroco de Saint William en Fort Lupton

Próximamente: Ge´la: Tras padecer de cáncer en la garganta, hoy le canta a Jesús

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Ge´la: Tras padecer de cáncer en la garganta, hoy le canta a Jesús

Ángela Sandoval, más conocida como Ge´la estuvo en de gira en Colorado

Carmen Elena Villa

La cantante Ge’la

La cantante Ge’la estuvo de visita en Colorado y visitó la Arquidiócesis de Denver. Aquí les presentamos esta entrevista.

Posted by El Pueblo Católico on Thursday, August 16, 2018

La cantante Ángela Sandoval, más conocida como “Ge’la” canta mariachis y baladas para Jesús. Y lo hace desde casi desde que empezó a hablar. Su madre le cuenta que se sentaba en una piedrita a entonar sus primeras melodías.

Su carrera como cantante comenzó a tomar forma cuando ella, a los 14 años, se integró en el coro de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe en Ontario, California donde vive desde hace 40 años. “Ahí empecé a descubrir que Dios me había dado un don para compartirlo”, dice en diálogo con El Pueblo Católico.

Y como buena mexicana, oriunda de Michoacán, el ritmo de Mariachi fue el que eligió. “Es otra forma de pescar a nuestro pueblo latino con la música de nuestra cultura”, dice.

Además de cantar, a Ge´la le gusta hacer breves prédicas introductorias. La primera vez que se lanzó a hacerlas, fue en un concierto en Oregón. “Le dije al Señor: ‘¡Ayúdame!’ y Él me invitó a contar el testimonio de mi niñez. Mi padre era un alcohólico y, no sé por qué, el Espíritu de Dios me iluminó para que diera ese testimonio entreverando el canto. Vi a mucha gente llorando, niños, jóvenes, varones, es raro ver a un varón llorar en nuestra cultura latina y ver cómo esos corazones fueron tocados a través del canto a través del testimonio”, recuerda.

Cantar para Dios, dice Ge´la, le ha traído frutos que quizás ella nunca se hubiera imaginado: Una mujer, quien acababa de ser abandonada por su esposo, le escribió un correo diciéndole que estaba decidida a quitarse la vida aventándose en su carro a un tráiler. Pero al escuchar la canción de alabanza “No estoy sola”, decidió voltear el timón y evitar el golpe que la hubiera matado instantáneamente.

 

Y Jesús probó su fe

La prueba más difícil de su vida la pasó en el año 2002 cuando, después de unas altas fiebres y una pérdida repentina de peso, le fue diagnosticado un carcinoma en la garganta. Al recibir el diagnóstico ella dijo: “No puedo tener cáncer en mi garganta si yo le canto a mi Señor y a mi Madre santa”. Antes de que fuera operada quiso ofrecer sus últimos conciertos en Wisconsin y Virginia. Era como la despedida de su vida musical. El padre Juan Díaz, sacerdote jesuita y amigo muy cercano de Ge´la, la acompañó a los que serían sus últimos conciertos: “No pude contener mis lágrimas al ver con qué amor Ge´la cantaba y alababa al Señor cuando estaba condenada, quizás a morir muda en unos meses”, recuerda el sacerdote.

El día antes de la operación se fue con su esposo y sus dos hijos a la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe donde había misa y exposición al Santísimo. Ella le dijo en la oración: “Señor, no te pregunto por qué a mí si yo te canto, no Señor, te doy gracias por esta enfermedad que me une un poquito a esta santa cruz de dolor. Lo único que te pido es que sigas iluminando a mis hijos por el buen camino como hasta ahora y haz de mi vida lo que quieras”. Y dijo que después de ese momento se sintió mucho mejor. Al día siguiente sería la cirugía. Pero el médico, el doctor Julio Torres, la sorprendió diciéndole: “Dice la radiografía que el cáncer no está en tu garganta”.

Cuenta Ge´la que al escuchar estas palabras “lloraba como una niña”. Para confirmar que el cáncer había desaparecido ingresaron dos veces con una aguja a la garganta y, comparte la cantante que lo único que salió fue “sangre molida”. “Jesus Sacramentado había hecho un milagro en mi garganta”, asegura. El médico le dijo: “Es como si alguien hubiera entrado y apachurrado el tumor” y Ge´la asegura que fue Jesús quien lo apachurró. “Como médico te digo que la curación ha sido un milagro”, le dijo el doctor Julio Torres.

Recientemente visitó varias parroquias del norte de Colorado cantando, predicando y transmitiendo esa fe en Jesús vivo que ni si quiera el cáncer le arrebataron.