56.4 F
Denver
domingo, mayo 19, 2024
InicioLocalesArquidiócesis de DenverArzobispo de Denver restituye a sacerdote absuelto tras investigación

Arzobispo de Denver restituye a sacerdote absuelto tras investigación

La arquidiócesis de Denver publicó el siguiente comunicado de prensa con respecto al caso del padre Michael O’Brien el 5 de junio del 2023. La carta de Mons. Samuel Aquila, arzobispo de Denver, a las parroquias donde el padre O’Brien será restituido también se ha publicado abajo.

ARZOBISPO AQUILA RESTITUYE AL MINISTERIO A SACERDOTE ABSUELTO DE ACUSACIÓN 
Investigación interna de la arquidiócesis de Denver no encontró pruebas de transgresión

DENVER – La investigación interna de la arquidiócesis de Denver que se realizó con respecto a las acusaciones en contra del padre Michael O’Brien no encontró evidencia de transgresión. En consecuencia, el arzobispo Samuel J. Aquila, después de recibir la recomendación del comité de revisión arquidiocesano, ha decidido restituir al padre O’Brien al ministerio de forma inmediata.

El Departamento de Policía de Aspen y la Oficina del Fiscal del Noveno Distrito Judicial absolvieron al padre O’Brien el mes de abril de este año. La policía de Aspen trabajó por más de 500 horas en este caso para encontrar la verdad; tiempo en que se conversó con 80 testigos y 26 organismo de seguridad. Los investigadores determinaron que las acusaciones de abuso sexual en contra del padre O’Brien durante su servicio en la parroquia católica de St. Mary en Aspen no tenían fundamento, por lo que no presentaron cargos criminales en su contra. El proceso interno de revisión de la arquidiócesis también ha concluido, y el asunto ha quedado cerrado.

Aunque el padre O’Brien aún enfrenta una demanda en una corte civil basada en las mismas acusaciones, el comité de revisión y nuestros abogados me han informado que la demanda es insustancial y que las alegaciones son ilegítimas. Mons. Samuel Aquila ha dicho: “No permitiré que demandas civiles irresponsables e infundadas aparten a un buen sacerdote de su ministerio”. El padre O’Brien regresará a las parroquias de San Antonio de Padua en Julesburg y San Pedro en Crook para servir como párroco a partir del 1 de julio de este año.

El padre O’Brien ha mostrado gran paciencia y fidelidad durante este periodo difícil. El arzobispo Aquila ha dicho: “Su fortaleza ante una acusación falsa ha sido una inspiración para mí y para los demás sacerdotes de la arquidiócesis, que, por desgracia, tienen que vivir con el temor de que una acusación falsa como esta afecte, o incluso destruya, su vocación y su buena reputación”.

La arquidiócesis de Denver se compromete a seguir tomando con seriedad cualquier acusación de mala conducta y asegurar que la protección de los niños y las familias siga siendo una prioridad para nuestra Iglesia. Seguiremos cooperando con las autoridades civiles y cumpliremos el protocolo establecido en nuestro código de conducta.

Carta del arzobispo de Denver a las parroquias de San Antonio de Padua en Julesburg y San Pedro en Crook:

1 de junio del 2023

A los fieles de las parroquias de San Antonio de Padua y San Pedro:

En abril de este año, el padre Dollins les escribió para comunicarles la importante noticia de que su párroco, el padre Michael O’Brien, había sido absuelto por el Departamento de Policía de Aspen y la Oficina del Fiscal del Noveno Distrito Judicial. La policía determinó que las acusaciones en contra del padre O’Brien no tenían fundamento, y el fiscal del distrito cerró el caso.

El padre Dollins también explicó que el padre Michael tendría que esperar la conclusión del proceso interno de revisión de la arquidiócesis antes de poder volver al ministerio. Les escribo para informarles que la investigación del asunto por parte de la arquidiócesis ha concluido, y se ha determinado que no hay evidencia de transgresión alguna por parte del padre O’Brien. El consejo de revisión de la arquidiócesis de Denver me aconsejó restablecer plenamente las facultades sacerdotales del padre Michael, lo que hice de forma inmediata. Por lo tanto, el padre Michael ahora puede resumir sus responsabilidades como párroco suyo.

Es posible que hayan oído que el padre Michael aún enfrenta una demanda ante un tribunal civil por las mismas acusaciones que la policía y el fiscal del distrito consideraron infundadas. El comité de revisión y nuestros abogados me han informado que la demanda es insustancial y que las declaraciones son ilegítimas. Aquellos en la parroquia y el público en general que han seguido los detalles de este asunto saben que el acusador es un hombre con una sentencia de 14 años de cárcel por haber cometido crímenes terribles contra mujeres jóvenes. No permitiré que demandas civiles irresponsables e infundadas aparten a un buen sacerdote de su ministerio. Por lo tanto, me complace informarles a todos que el padre Michael regresará a las parroquias de San Antonio y San Pedro como párroco a partir del 1 de julio de este año.

La arquidiócesis de Denver se compromete a seguir tomando con seriedad cualquier acusación de mala conducta y asegurar que la protección de los niños y las familias siga siendo una prioridad para nuestra Iglesia. Seguiremos cooperando con las autoridades civiles y cumpliremos el protocolo establecido en nuestro código de conducta, que, les puedo asegurar, se siguió con diligencia en este caso.

Quiero expresar mi gratitud al padre O’Brien por su paciencia y fidelidad durante este difícil periodo de espera de 20 meses hasta la resolución del asunto. Su fortaleza ante una acusación falsa ha sido una inspiración para mí y para los demás sacerdotes de la arquidiócesis, que, por desgracia, tienen que vivir con el temor de que una acusación falsa como esta afecte o incluso destruya su vocación y buena reputación. Los exhorto a dar la bienvenida al padre O’Brien en su regreso al ministerio y a que compartan todo nuestro respeto hacia él por la manera en que ha sobrellevado esta larga y terrible adversidad.

Quiero agradecer a todos los que oraron por el padre O’Brien y pidieron que brillara la luz de la verdad. Pidamos por la paz y sanación de todas las personas involucradas y para que la gracia de Dios nos bendiga a cada uno de nosotros.

Sinceramente suyo en Cristo,

Mons. Samuel J. Aquila, S.T.L.
Arzobispo de Denver

Artículos relacionados

Lo último