45.8 F
Denver
viernes, febrero 23, 2024
InicioTiempos litúrgicosNavidadAsí se vive la Navidad en distintas culturas del mundo

Así se vive la Navidad en distintas culturas del mundo

La alegría de la Navidad en la Iglesia Católica es verdaderamente “católica”, es decir, universal. Esta realidad se manifiesta en las distintas maneras en que personas de diferentes países celebran la misma fiesta. Tal riqueza se hace palpable en Denver y en gran parte de este país, recordándonos de la hermosura de ser verdaderamente universal. Presentamos algunas de las tradiciones que los católicos entre nosotros observan en la navidad.

El modo polaco

La familia Grondalski (Henryk, Margaret y sus hijos: Peter, Anna y Julia) no solo celebran la Navidad al estilo polaco, sino que también lo hace hablando en este idioma. Son miembros de la parroquia St. Joseph the Polish en Denver y Margaret es directora de la escuela polaca dominical  que funciona al costado de la iglesia.

La familia comienza la cena sólo después de que la primera estrella aparece en el cielo, simbolizando la estrella que guió a los Reyes Magos. Su tradición consiste en tener un banquete con 12 platillos diferentes sin carne – una práctica europea antigua de abstinencia en preparación para una gran fiesta. Algunos de sus platillos incluyen el “kaza”, servido esmeradamente con salmón, repollo estofado y champiñones, todo precedido por una sopa de remolacha con “pierogis” rellenos de queso.

En el centro de la mesa la familia coloca una pila de paja debajo de unas obleas y una tela blanca. Este símbolo identifica a la Eucaristía con el Niño Jesús en el pesebre. Solo hasta el 25 la familia tiene una comida suculenta con carne.

La tradición ucraniana

Los Wynar celebran una Navidad auténtica con toda la familia: vivos o muertos. Conservan la tradición de dejar un plato con postre para aquellos familiares que han fallecido. Es una manera de honrar su presencia y participación de esta gran fiesta.

Misio, Mariana y sus hijos, Melania y Bohdan, son parroquianos en Our Lord Ukrainian Catholic Church en Denver. Además de hablar en ucraniano en su hogar y enseñárselo a sus hijos como primer idioma, Misio y mariana siguen la tradición de sus padres de tener una cena con 12 platillos distinto en noche buena.  La cena, que no contiene carne o productos lácteos, comienza al aparecer de la primera estrella. Asimismo, colocan tres aros de “kolach”, un tradicional pan trenzado, con una vela en el centro de la mesa, simbolizando la Santísima Trinidad.

Otras costumbres ucranianas incluyen dar regalos en la fiesta de San Nicolás el 6 de diciembre en vez de navidad y colocar paja debajo de la mesa, una tradición antigua que fue cristianizada para representar el pesebre.

Foto de Andrew Wright.

Costumbres mexicanas

José Ángel y Claudia Amador tienen varias tradiciones para preparar a su familia (José Ángel Jr., Emanuel, Andrea, David y Daniel) para la navidad. La familia asiste a las posadas de St. Pius X en Aurora, Colorado, tradición de más de 400 años que recuerda el tiempo en que María y José buscaban hospedarse en Belén. Consisten en reuniones por nueve días consecutivos antes de Navidad para rezar el Rosario, una novena y disfrutar de obras de teatro, cantos y comida.

En Noche Buena, la familia pide posada y reza el Rosario antes de la cena. Después de cada misterio, el Niño Jesús se va desvistiendo hasta quedar en pañales. Al terminar, se acuesta al Niño en el pesebre del nacimiento y se venera. Ahí permanecerá hasta el 6 de enero, la Epifanía del Señor, (o el 2 de febrero en otras regiones cuando se celebra la Presentación del Niño Jesús) en la que volverá a vestirse, será sentado en una silla y se colocará en un lugar de devoción por todo el año. Los Amador obsequian regalos a sus hijos el día de navidad, diciéndoles que provienen del niño Jesús.

El espíritu ghanés

La familia Bonsu – Seth, Mónica, Blessing, Linga y Elvin – sigue celebrando la alegría de la navidad que es común en la república de Ghana, África. Aunque extrañan los momentos en que las calles de su país se llenaban de cantos, bailes y tambores durante la noche buena, aún conservan la costumbre de vestirse todos de blanco para la Misa el día 25, en la parroquia Queen of Peace. Los colores son importantes en su cultura. En Viernes Santo la gente sólo viste de rojo o negro en señal de luto y en Navidad y Pascua, de blanco en señal de alegría.

Tienen su comida principal el día 25. La Noche Buena está más que nada dedicada a poner el nacimiento y disfrutar de una obra de teatro hecha por los niños. El día de Navidad marca la comida más especial del año. Es el momento adecuado para hacer los más exquisitos platillos, como su tradicional “fufu”, servido con sopa de maní y pollo.

Durante el 25 y 26 de diciembre es también común llevar a los niños a las casas de familiares o amigos para pedir pequeños regalos y dulces.

Un festín italiano

Joél y Giovanna Contreras mantienen vivas las costumbres italianas navideñas con sus hijos: Rachel, Grace y Zawadi, originarias del Congo, y Francesco y Lorenzo. Además de prepararse por medio del servicio en su parroquia Cure d’Ars en Denver, también anticipan la navidad haciendo artesanías. De hecho, la mayoría de los arreglos en su árbol de navidad son hechos a mano.

La familia Contreras prepara un elaborado nacimiento que hicieron de yeso, ropa y madera. Muchas de las figuritas en el conjunto vienen directamente de San Gregorio Armeno en Nápoles, ciudad conocida por dicha artesanía, y además llevan ropa verdadera y están pintadas a mano.

En Noche Buena, la familia disfruta de una larga cena de siete a 10 platillos diferentes sin carne. Comienza con aperitivos como un coctel de camarón para después degustar la pasta “scoglio” y el salmón, acompañados de variadas guarniciones. Para acabar, la cena se corona con la “pastiera” o algún otro postre italiano. La familia Contreras valora el día de navidad como un día principalmente familiar. Lo pasan haciendo actividades juntos, ya sea juagando juegos o viendo una película.

Vladimir Mauricio-Pérez
Vladimir Mauricio-Pérez
Vladimir Mauricio-Pérez es el editor de El Pueblo Católico y el gerente de comunicaciones y medios de habla hispana de la arquidiócesis de Denver.
Artículos relacionados

Lo último