Aun sin misas públicas, nuestras iglesias siguen activas y ocupadas

Misas virtuales, confesiones en auto entre los servicios sosteniendo a los fieles durante la pandemia

No hay nada como un poco de humor y creatividad para hacer de una situación difícil algo más llevadero.

“Tomó generaciones, pero se tuvo éxito en algo que el resto de nosotros nunca pudimos hacer: al fin, niños de todas las edades en todo el mundo han dejado la escuela durante la Cuaresma”, publicó la parroquia St. John the Baptist en Longmont en su página de Facebook el 1 de abril. Algo que produjo bastantes reacciones de risa.

La publicación, por supuesto, se refiere al hecho de que debido a la pandemia del coronavirus (COVID-19), las clases escolares se han cancelado, además de casi todo lo demás, incluyendo las misas publicas. Las parroquias de la Arquidiócesis de Denver han tenido que adaptarse a una realidad temporal en la que las misas están vacías.

Afortunadamente, la creatividad, las comunidades fuertes y un poco de ayuda del Internet están haciendo posible que las parroquias sigan sirviendo a los fieles de muchas maneras. Para muchas parroquias, esto significa algo tan simple como transmitir misas en vivo para que los fieles participen desde su hogar.

Si bien es imposible reemplazar estar físicamente en la misa, muchos parecen agradecidos por la oportunidad de seguir participando en la Sagrada Liturgia a distancia.

“Gracias, padre Warli, por abrirse a una nueva manera para llegar a nuestros hogares y corazones con la palabra de Dios”, escribió Nayeli Ruiz de Solís en la página de Facebook de la parroquia de Holy Cross de Thornton.

Feligreses hacen línea en sus autos en el estacionamiento de la parroquia Queen of Peace en Aurora para confesarse. (Foto provista por Queen of Peace)

Otras parroquias también están encontrando formas de continuar brindando otros sacramentos a los fieles. Por ejemplo, la parroquia Queen of Peace en Aurora, comenzó a realizar confesiones los sábados desde los automóviles de los fieles para asegurarse de que siguieran teniendo la oportunidad de recibir el sacramento de la reconciliación, y no son la única parroquia en hacerlo. Es solo una de las formas en que pueden mantenerse conectados con sus feligreses.

“Como ahora no pueden congregarse aquí, hemos intentado nosotros ir a ellos”, dijo el padre Félix Medina, párroco de Queen of Peace. “Nos mantenemos bastante ocupados. Todos los días hacemos por lo menos la trasmisión en vivo de tres liturgias: adoración eucarística y la oración de la mañana, misa en inglés al mediodía y misa en español por la tarde”.

“Creo que es importante que todo el mundo sepa que la Iglesia está abierta y está presente más que nunca, que no pueden silenciarnos, que no podemos ahora dejar de hablar con las personas.”, dijo el padre Félix.

Y el padre Félix no lo dice en sentido figurado. Queen of Peace y otras parroquias, como St. John the Baptist en Longmont, han estado llamando a sus feligreses para revisar que estén bien y que no les haga falta nada.

“Básicamente estamos haciendo tres preguntas; uno: ‘¿Cómo estás?’, dos: ‘¿Necesitas algo?’ y tres: ‘¿Podemos orar contigo?’”, dijo el padre Daniel Ciucci de St. John the Baptist en una entrevista a Fox 31.

Parroquianos de St. John the Baptist en Longmont se reunieron en el salón parroquial -manteniendo al menos seis pies de distancia- para llamar a otros feligreses. (Foto provista por St. John the Baptist).

“Como sacerdotes mantenemos una vida de oración, pero también intentamos llamar a todos nuestros parroquianos”, aseguró el padre Félix. “Intentamos dividirnos y cada día llamar a 50 ó 100, y vemos que están muy contentos de escucharnos, de que les preguntemos cómo están, cómo está su familia, qué necesitan, y sobre todo porque sabemos que hay algunos que están solos, que están pasándolo de lo peor”.

Sin duda, hay muchas cosas más que las parroquias hacen aparte de ofrecer misa, y también están encontrando maneras de mantener esas cosas en funcionamiento. Algunos otros ejemplos incluyen Holy Rosary en Denver, Ascension en Montbello, Our Lady Mother of the Church en Commerce City y Our Lady of Guadalupe en Denver, que también han estado transmitiendo horas santas, rosarios y devociones a través de las redes sociales.

La parroquia Nativity of Our Lord en Broomfield está ofreciendo asistencia a los feligreses que la necesitan, ya sea entregando víveres o viendo a un sacerdote. Risen Christ en Denver continúa su asociación con el banco de alimentos “Food Bank of the Rockies”, distribuyendo alimentos a través de autoservicio; la Pastoral Juvenil Hispana y otros jóvenes de la arquidiócesis realizan eventos y noches virtuales de grupos juveniles a través de Zoom. Y estos son solo pocos ejemplos.

Las parroquias de la Arquidiócesis de Denver continuarán encontrando formas innovadoras y creativas para servir a los fieles durante este tiempo. Sin embargo, necesitan el apoyo vital de sus comunidades para hacerlo. Muchas parroquias tienen portales de donaciones en línea establecidos a través de su propio sitio web, pero también puedes visitar pasalacanasta.org para donar a cualquier parroquia de la Arquidiócesis de Denver.

Próximamente: El Consulado General del Perú en Denver ha salido al encuentro de los necesitados durante el COVID-19

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!