Centro San Juan Diego y la Universidad Anáhuac tendrán sus primeros licenciados

Mavi Barraza

(Foto referencial de la licenciatura en Ciencias Religiosas)

Desde su fundación, Centro San Juan Diego se ha distinguido por su preocupación en apoyar el desarrollo y superación de la comunidad hispana en diferentes ámbitos, pero sobre todo en la formación religiosa. Por lo tanto, en el 2009, CSJD inició un convenio con la Universidad Anáhuac de la Ciudad de México, para ofrecer una Licenciatura en Ciencias Religiosas. Dicho programa se ofrece a católicos de cualquier nacionalidad que hayan terminado los estudios de preparatoria y deseen especializarse en el área de las ciencias religiosas. Hasta ahora han terminado sus estudios dos promociones de 9 y 11 personas, los cuales recibirán el título de licenciados, tras varios meses y trámites en Estados Unidos y México. Así el 9 de diciembre se graduará la primera promoción.

La carrera está enfocada en el aprendizaje de los estudios de filosofía, teología, historia y ciencias humanas afines. Aunque esta concentración de estudios suene un tanto difícil, lo más importante para concluirla es el deseo y el compromiso por parte del estudiante interesado.

Según Alfonso Lara, director hispano de evangelización de la Arquidiócesis de Denver y coordinador del programa de estudios, “el modelo que seguimos es ‘a distancia’ y planeado para un tipo concreto de estudiantes adultos, con empleo de tiempo completo, con vida familiar y un ministerio apostólico a nivel parroquial o diocesano”.

Ya que las clases son presentadas a través de video conferencias en vivo, se requiere que los estudiantes asistan a Centro durante algunos fines de semana. “Esto se hace con el fin de formar una comunidad de estudiantes que se conozcan y puedan establecer una relación a futuro y que se conviertan en colaboradores en la evangelización de nuestra Arquidiócesis”, dijo Lara.

Según el coordinador del programa, una Licenciatura en Ciencias Religiosas puede tomarse para incrementar el crecimiento personal en el entendimiento de la fe, la Doctrina y Magisterio de la Iglesia, prepararse y poder ser empleado en un rol de liderazgo a nivel parroquial o diocesano, o para emplearse en la pastoral juvenil o pastoral catequética, e incluso como maestro de religión.

En relación con los requisitos para matricularse, Alfonso comentó que lo primero es tener el deseo y capacidad para comprometerse a un proyecto de formación a nivel superior, ya que la carrera toma aproximadamente 5 años. Además, se debe contar con una carta de recomendación de su párroco, el acta original de nacimiento y un certificado original de secundaria y preparatoria, o su equivalente, dependiendo del lugar donde se estudió; el GED puede ser aceptado bajo algunas circunstancias.

Claudia Escobedo, egresada de la carrera, comenzó sus estudios en el 2010, luego de escuchar en su parroquia que la Licenciatura en Ciencias Religiosas se estaría ofreciendo en Centro. En ese entonces, ella era catequista en la parroquia San pio X y forma parte de la Renovación Carismática. Su compromiso fue tal que durante seis años asistió a clases los sábados (cada quince días). Durante este tiempo, nacieron dos de sus cinco hijos, y en ningún momento dejó de asistir a clases. ¿De dónde sacaba el tiempo? “¡Dios provee!”, dijo entre risas esta tapatía. “Lo disfruté mucho, intensificó mi fe, me enamoré, y me siento muy contenta por el llamado de Dios, porque yo creo que esto es una misión”, añadió.

La licenciatura es válida en México y en cualquier otro país, siguiendo los estándares regulares para personas profesionales. El costo de la carrera en total, que incluye libros y costos de titulación, no alcanza los 10 mil dólares. Los cursos inician cada cuatrimestre en enero, en mayo y en septiembre. En abril del año entrante se estará graduando un grupo más que cuenta con 15 alumnos.

Para terminar la entrevista, Alfonso Lara envió un mensaje de invitación a los interesados: “Generalmente las personas son invitadas a inscribirse por nosotros o por sus párrocos porque se les nota el deseo y capacidades de servir en la Iglesia, pero quiero indicar a quien esté interesado, nada pierden con acercarse a pedir información sobre esta licenciatura, aunque nadie les haya invitado”.

En este momento se abre la invitación a los interesados que quieran inscribirse para iniciar clases en mayo del 2019.

 

¡Centro San Juan Diego necesita tu ayuda para poder continuar sirviendo a la comunidad! 

En CSJD se ofrecen clases de GED y de computación en español, y son posibles gracias a voluntarios que dan de su tiempo para enseñar. La clase de Preparación para el GED en español consiste en cuatro materias: Ciencias sociales, ciencias naturales, matemáticas y lenguaje.
El GED es equivalente al certificado de High School en los Estados Unidos y muchas personas lo toman para poder conseguir un mejor empleo o para seguir estudiando. Actualmente cuentan con 45 estudiantes.

También ofrecen clases de computación, tanto un curso básico como uno avanzado. El curso básico está diseñado para estudiantes que no saben cómo usar una computadora, desde cómo prenderla hasta cómo usar el internet y crear una cuenta de correo electrónico. Para el curso avanzado, se enseña el uso de internet para otras actividades y los programas de Microsoft: Word, Excel y PowerPoint. Estos cursos se ofrecen por lo menos 8 veces al año.

Las clases de GED y computación comienzan en enero. Si te sientes llamado a compartir tus talentos de esta forma, ¡nos gustaría conocerte!

Comunícate con Laura Becerra al (303) 282-3370. ¡Te esperamos!”

Próximamente: La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

El joven fue asesinado el pasado 7 de mayo

Aaron Lambert

Amaba el aire libre. Amaba la tecnología. Amaba a sus amigos. Simplemente, amaba.

Kendrick Castillo era un joven fiel, amable y bondadoso, cuya vida fue acortada trágicamente el 7 de mayo, cuando se lanzó contra el atacante que abrió fuego en STEM School Highlands Ranch, dando su vida para proteger a sus amigos. Tenía 18 años y estaba a tres días de graduarse de high school.

El joven estudió en Notre Dame Catholic School, donde su padre, John, asegura que su hijo se había integrado muy bien. Unos días después de su funeral, John contó al El Pueblo Católico que mientras él y su esposa reflexionaban sobre la vida de su hijo y repasaban sus tareas escolares, encontraron una tarea de varios años atrás que les pedía a los estudiantes elegir a un santo. Kendrick eligió a san Juan Bosco.

“Empecé a leer más y a familiarizarme con san Juan Bosco, y me pareció muy significativo que Kendrick lo hubiera elegido porque esa fue la manera en que él vivió su vida”, dijo John. “Modeló su vida según la vida de los santos”.

Tras graduarse de Notre Dame, Kendrick ingresó a STEM School Highlands Ranch. John recuerda estar un poco preocupado por la transición de su hijo de una escuela católica a una no católica. Sin embargo, Kendrick permaneció fiel a quién era y a lo que aprendió en Notre Dame.

“Se esforzó por buscar a personas en su escuela que compartían su fe”, aseguró John sobre el tiempo que su hijo pasó en STEM. “Pero incluso era amigo de aquellos que no practicaban ninguna religión y se juntaba con ellos”.

“Creo que vivía su fe y estoy muy orgulloso de eso”.

Además de siempre bendecir sus alimentos y ser el primero en ofrecerse para ser monaguillo en misas de funerales, Kendrick servía con alegría con los Caballeros de Colón de Notre Dame junto con su padre. Le gustaba, sobre todo, ayudar con los desayunos de pancakes que servían.

Era hijo único y muy cercano a sus padres. “Era más una amistad que una típica relación entre padre e hijo. Teníamos una relación especial”, dijo el padre de Kendrick.

John cree que esa relación de Kendrick con él y con su madre, María, es la razón por la que el joven amaba a otros como lo hacía – y la razón por la cual no dudó en dar su vida por salvar a sus compañeros durante el tiroteo.

“Cuando uno es tan afortunado de tener una relación como la que nosotros tres teníamos, no se da cuenta de que está haciendo las cosas bien”, continuó el padre. “No es que uno haya planeado criar a un hijo de una cierta manera. Si hay amor en la familia, esto es lo que uno hace (…) Él nunca vacilaba a la hora de hacer el bien”.

Cuando se publicó la noticia sobre el acto de Kendrick, muchos noticieros usaron la palabra “héroe” para describirlo. Y aunque John se siente muy orgulloso del acto heroico de su hijo, dijo que su orgullo más grande era la manera en la que su hijo había vivido su vida.

“Creo que Dios lo usó para lo que lo necesitaba. Fue un instrumento, un seguidor fiel… salvó a sus amigos. El hecho de que hizo lo que estaba en su corazón por sus amigos es para mí más poderoso que la palabra ‘héroe’. Esto representa quién era verdaderamente”.

El dolor que John y María tienen que soportar nunca desaparecerá. “Es algo muy difícil”, confesó John con lágrimas. “Kendrick es la persona más devota y santa que he conocido en mi vida. Tenía un bello espíritu. Era mi fortaleza”.

A pesar del dolor, John y María encuentran descanso en la confianza de que Kendrick está disfrutando de la vida eterna en el cielo y de que ahí se reunirán de nuevo con él.

“En verdad creo que Kendrick nos fue prestado a mí y a mi esposa”, concluyó John. “Creo que ahora está con su verdadero Padre”.

Traducido del inglés y adaptado por Vladimir Maurcio-Pérez.