Charlie, Alfie y el totalitarismo ingles

Carmen Elena Villa

Muchas personas alrededor del mundo estuvimos pendientes de la noticia del pequeño Alfie Evans. El niño británico de tan solo 23 meses de edad quien nació sano, pero con el tiempo fue desarrollando una extraña enfermedad neurológica degenerativa.

Tan pronto supe de este caso recordé al pequeño Charlie Gard, quien sufría de síndrome de agotamiento mitocondiral y falleció hace menos de un año (28 de julio de 2017) debido a que la Alta Corte Británica decidiera desconectarlo del soporte alimenticio y de ventilación y le negó a sus padres que lo trasladasen a Estados Unidos para someterlo a un tratamiento experimental.

La historia se repitió. Con matices diferentes pero básicamente el mismo drama. Un bebé a quien le es diagnosticada una rara enfermedad. Unos padres que toman la natural decisión de hacer lo que esté a su alcance para tratarlo. Un estado que le quita el derecho a los padres buscar un tratamiento y – por qué no – la posibilidad de una cura.

Los médicos del hospital Alder Hey de Liverpool decidieron desconectar a Alfie del soporte medico y de ventilación. Consideraban que no valía la pena seguir tratando a un niño con una enfermedad desconocida. Los padres Kate James y Thomas Evans, querían, en cambio, que los médicos siguieran buscando un tratamiento que pudiera traer esperanza de vida al pequeño.

Acudieron a los tribunales de Reino Unido y al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo buscando que Alfie no fuse desconectado. Algunos centros médicos como el Hospital Pediátrico Bambino Gesú de Roma y el Instituto Neurológico Carlo Besta de Milán le ofrecieron acogerlo y hacer por el pequeño lo que estuviese a su alcance. Incluso Alfie logró obtener la ciudadanía italiana. Pero los jueces rechazaron todas las peticiones y apelaciones. El niño fue desconectado el pasado 23 de abril y según el pronóstico, debió haber fallecido en las siguientes seis horas pero vivió, en cambio, cinco días más. Pero esto tampoco convenció ni a los médicos ni a los tribunales. Sus padres pidieron llevárselo a casa para estar con él en los últimos momentos. También les fue negada esta petición.

Duele ver que el sistema pase por encima de la voluntad de los padres y sea el estado quien decida si un niño de estas condiciones debe o no seguir viviendo. Duele también ver que el hospital, un lugar destinado al “diagnóstico y tratamiento de enfermos”, según la definición del mismo en la Real Academia de la Lengua, sea más bien el lugar donde se les propicia la muerte anticipada cuando los médicos deciden que no vale la pena tartar más al paciente y prefieren matarlo de hambre y asfixia que seguirle suministrando la ventilación y alimentación necesaria para que viva. Este caso salió a la luz pero ¿cuántos más morirán por culpa del totalitarismo de los médicos o las cortes inglesas? Ojalá esta historia, junto con la de Charlie no caigan en el olvido y nos haga cuestionarnos sobre hasta dónde llega la mentalidad eugenésica que ahora te obliga a prescindir del más débil, de quien resulta más costoso sostener y que busca en la muerte la mejor solución para un desafío como lo es la enfermedad tanto de Charlie como de Alfie.

Próximamente: ¡Estamos en el V Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana!

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Con la presencia de 3 mil delegados de todas las diócesis de los Estados Unidos se realiza en Dallas el V Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana con el objetivo de traer a la reflexión las estrategias pastorales que pueden contribuir a una evangelización más eficaz a los hispanos de los Estados Unidos. El Papa Francisco envió el jueves 19 de septiembre un saludo especial a todos los participantes.

Por su parte el cardenal Joseph Tobin, arzobispo de Newark, en su intervención bilingüe exhortó esta mañana a los hispanos a hacer parte de esa “Iglesia en salida” de la que continuamente habla el Papa Francisco y de tener siempre en cuenta la dimensión misionera de la Iglesia.

40 delegados de la Arquidiócesis de Denver vinieron para contribuir con sus aportes a este proceso de consulta y celebrar la fe junto con hispanos de diferentes lugares de los Estados Unidos.

El cardenal Di Nardo, presidente de la conferencia de obispos católicos de EEUU, nos dio la bienvenida al V Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana

Posted by El Pueblo Católico on Thursday, September 20, 2018

Hermosa homilia del arzobispo de San Antonio TX Mons. Gustavo García-Siller. Nos invita a tener valor en tiempos difíciles que vive la Iglesia. Desde el V Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana ENAVE

Posted by El Pueblo Católico on Thursday, September 20, 2018