Clínica Bella busca la salud de la mujer

Escritor Invitado

Por: Roxanne King

Hace cuatro años la enfermera Dede Chism y su hija Abbey Sinnet abrieron la clínica Bella Natural Women’s Care ofreciendo a la mujer un cuidado natural, científico y holístico. Cuando la abrieron, el 8 de diciembre de 2014, no tenía pacientes, pero ellas tenían sus corazones llenos de fe y esperanza. Ahora se llama Bella Natural Women’s Care and Family Wellness (Bella, cuidado natural para la mujer y el bienestar de la familia n.d.t)

Cuenta con 7.000 pacientes y registros, unos 200 nuevos cada mes y sus oficinas están localizadas en 180 E Hampden Ave en Englewood. Debido a la alta demanda, Bella agregó el servicio de medicina familiar en 2016. Esta práctica ha crecido tanto que Bella ahora está expandiendo su clínica, originalmente con 4.000 pies cuadrados a 1.200 pies cuadrados, principalmente para la medicina familiar. Bella ahora dirige dos clínicas satélites en asociación con las oficinas de Marisol Health y de Caridades Católicas. Y el modelo de Bella está siendo replicado en diferentes lugares del país.

“El éxito de nuestra oficina es porque Jesús está en la casa”, dijo Chism a El Pueblo Católico, durante un recorrido que nos hizo por Bella y que inició en la capilla, la cual es esencial para que los iniciadores de este proyecto siempre recuerden la inspiración en el Espíritu Santo.

“Mi hija y yo justo vinimos hace poco de una misión médica en los Andes del Perú donde encontramos que había muchas rupturas en las personas”, dijo Dede. “Y le dije a ella: ´Creo que nuestro Señor nos está pidiendo traer esto a casa´. Abbey me contestó: ´Yo creo exactamente lo mismo´”. Al regresar a Colorado, ellas encontraron apoyo en el arzobispo Samuel Aquila, quien estuvo en la bendición de Bella, dos años después, cuando finalmente este dúo de madre – hija lograron abrir este centro de salud.

Desde el año 2014, Bella ha crecido de un equipo de seis personas a 34. El equipo médico incluye tres doctoras, una enfermera obstetra y cinco enfermeras más. Recientemente contrataron a la doctora Dr. Kathleen McGlynn un discípulo de Dr. Thomas Hilgers, fundador del instituto y pionero del método de Planificación Natural Familiar y de la regulación de la fertilidad, aprobado por la Iglesia Católica.

Armado con un fondo en ciencia de vanguardia que aborda la infertilidad y los problemas ginecológicos y obstétricos, McGlynn ingresó a Bella en marzo. “Encontramos nuestros métodos para restaurar el cuerpo y las hormonas como ellas lo necesitan. Esto es tan efectivo – sino más efectivo (que la fertilización in vitro), dijo Dede.

Bella se siente orgullosa de sí misma de acoger la dignidad de la persona humana usando los más altos estándares de prácticas ginecológicas, obstetras, de fertilidad, nutrición y salud de la familia. Siguiendo las políticas de defensa de la vida, ellos también ofrecen revertir el aborto.

Bella acepta seguro de salud, o pago individual. Los pacientes no son rechazados y cerca de la tercera parte de ellos no pueden pagar la tarifa completa de las citas, según afirma Dede. Por ello Bella recibe también donaciones.

“Estamos entusiasmados de lo que pasa y de cómo el Señor puede hacer cosas que serían imposibles para el hombre”, dice. “Pensamos que la gente del norte de Colorado puede sentir esperanza de lo que el Señor ha hecho con el sí pronunciado por este dúo de chicas”.

 

 

Próximamente: Obispos de Estados Unidos: Cierre del programa de refugiados es “preocupante”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: ACI Prensa

El presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), Mons. Joe S. Vásquez, calificó de “preocupante” si son ciertos los recientes informes sobre grandes recortes a los programas de reubicación y asilo de refugiados en el país.

El medio Politico.com informó que el Gobierno de turno estaba considerando recortar el límite anual de refugiados para el 2020 a “cero” o a números muy reducidos, es decir, entre 10 mil y 3 mil personas. Esto representa el número total de refugiados que podrían ingresar a los Estados Unidos en el próximo año fiscal.

“Este informe reciente, si es cierto, es preocupante y está en contra de los principios que tenemos como nación y como pueblo, y tiene el potencial de terminar por completo el programa de reubicación de refugiados”, dijo el 19 de julio Mons. Vásquez.

Los informes fueron filtrados a Politico.com por tres individuos cercanos a las recientes reuniones de los funcionarios de seguridad.

Estas cifras representarían una disminución dramática con respecto al límite del 2019: de 30 mil refugiados. En 2018, el límite fue de 45 mil y en 2017 fue de 50, mil. De acuerdo con los datos del Instituto de Políticas de Migración, reportados por el Washington Post, antes de la presidencia de Donald Trump, el límite de inmigración generalmente se estableció, desde la década de 1990, entre 70, mil y 80 mil.

Mons. Vásquez dijo que estaba preocupado por los informes de recortes cuando “el mundo está en medio de la mayor crisis de desplazamiento humanitario en casi un siglo”.

“Me opongo firmemente a cualquier otra reducción del programa de reubicación de refugiados. Ofrecer refugio a aquellos que huyen de la persecución religiosa y de otro tipo ha sido la piedra angular de lo que hizo a este país un lugar fantástico y de bienvenida. La eliminación del programa de reubicación de refugiados los deja en peligro y mantiene a sus familias separadas en los continentes”, sostuvo el Prelado.

El también Arzobispo de Austin señaló que los refugiados ya se someten a un intenso proceso de investigación que a menudo dura entre un año y medio a dos años, e incluye entrevistas extensas y verificación de antecedentes.

“Muchos de estos refugiados tienen vínculos familiares aquí y rápidamente comienzan a trabajar para reconstruir sus vidas y enriquecer sus comunidades”, agregó.

“Como dijo el Papa Francisco, debemos trabajar por la ‘globalización de la solidaridad’ con los refugiados, no por una globalización de la indiferencia. En lugar de cerrar el programa, deberíamos trabajar para restaurar el programa a sus normas históricas de una meta anual de reubicación de 95 mil”, concluyó Vásquez.

A principios de este mes, el Gobierno publicó un nuevo reglamento para los solicitantes de asilo, que establece estos deben probar que también buscaron protección en al menos otro país antes de llegar a Estados Unidos.

La medida, filtrada a Politico.com, parece estar dirigida a la ola de migrantes de los países de América Central, que pasan por México para llegar a la frontera de Estados Unidos.

Trump ha convertido el aumento de las restricciones y regulaciones de inmigración en la piedra angular de su campaña de reelección presidencial de 2020.

El tope final para el número refugiados del año fiscal 2020 se anunciará en septiembre.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA

Foto de David Ramos | CNA