Cómo explicar a tus hijos los tiroteos en las escuelas

Los niños se enteran de todo. Por medio de las redes sociales y la tecnología, se dan cuenta hasta de las peores tragedias que ocurren en este país – incluyendo los tiroteos en las escuelas. Lo difícil es cuando el niño te pregunta sobre estos eventos, y pensamos: “¿Qué le digo y qué no le digo? No quiero que viva preocupado”.

Por eso, El Pueblo Católico contactó al Dr. Jim Langley, psicólogo y director ejecutivo de la clínica St. Raphael Counseling en Denver, y a Frank DeAngelis, quien fue el director de Columbine High School, la preparatoria que sufrió el tiroteo fatal en abril de 1999, el cual dejó 15 muertos y 24 heridos.

Con su ayuda explicamos qué debes tener en cuenta al hablar con tu hijo sobre el tema.

  1. Conoce a tu hijo

Cada niño es diferente. Por lo tanto, se recomienda que los padres tomen en cuenta su edad y madurez, que sepan qué tanto el niño puede entender y cómo decir las cosas de una manera que no le cause ansiedad y preocupación. Los siguientes pasos ayudarán a llevar esto a cabo.

  1. Hazlo sentir seguro

Es muy importante para el bienestar de los hijos confiar en que su ambiente es seguro. Ir a la escuela con miedo puede causar problemas de aprendizaje. Por eso no es recomendable que los padres mantengan a los niños pequeños al tanto de estos acontecimientos. Pero si llegan a oír sobre ellos, es importante tranquilizarlos y asegurarles que su escuela es segura, que, si un “hombre malo” llegara a entrar a su escuela, sus maestros los protegerán.

  1. Usa las palabras correctas

Se recomienda que los papás usen palabras sencillas que no asusten a los niños pequeños y que estos puedan comprender.  Por ejemplo, es mejor usar “hombre malo” o “persona mala” en vez de “asesino”.

También se deberían usar palabras sencillas para describir qué pueden hacer si un “hombre malo” llegara a entrar en su escuela: “cerrar la puerta con seguro”, “esconderse” o “hacer lo que el maestro les diga”.

  1. Comparte solo lo que necesite saber

El nivel de entendimiento, curiosidad e interés del niño debe guiar cuánto se le explica y comparte. Con sus preguntas, ellos dejan saber al adulto cuánta información están preparados para escuchar.

Por ejemplo, si se le dice al niño: “Estas prácticas en la escuela son para mantenerte seguro”, y el niño responde: “¿Seguro de qué o quién?”; entonces los papás pueden basar sus respuestas en las preguntas que se las hagan. Aun así, toda conversación debería hacerlos sentirse seguros en su escuela.

  1. Con adolescentes, sé más directo

Los adolescentes se enteran más fácilmente sobre los tiroteos en las escuelas por medio de la tecnología o de sus compañeros. Así que se tiene que ser más directos con ellos y hablar de qué cosas deberían hacer si algo así sucediera en su escuela, como asegurarse que sepan los protocolos de esta.

Sin embrago, aún es importante reafirmarles que su escuela es un lugar seguro, pero que, si llegara a pasar, deberían estar preparados.

  1. Enséñale a apoyar a sus amigos

Es importante que los papás aprendan más sobre la salud mental para que puedan enseñar a sus hijos a apoyar a sus amigos que estén pasando por momentos difíciles. Muchos de los causantes de estos tiroteos han sido personas que han estado emocional y mentalmente inestables.

  1. Enséñale a identificar señales de peligro

Esto incluye también aprender y enseñar a los hijos a identificar señales de peligro en los amigos. Por ejemplo, deberían saber que, si un amigo hace un comentario suicida o de herir a otras personas, le deberían avisar a un adulto – no por ser chismosos, sino por la seguridad de esa persona y los demás.

  1. Dedícale tiempo y aprende a escuchar

Los hijos no van a contar lo que les preocupa o inquieta a sus padres si estos no los escuchan. La queja más común de los adolescentes a los padres es: “Nunca me escuchas”. Si los papás no se toman el tiempo para escuchar a sus hijos en las cosas simples, los hijos no tendrán la confianza para contarles lo que verdaderamente quisieran decirles.

Es cierto que muchos niños tienden a cerrarse cuando llegan a la adolescencia, pero para eso se recomienda que los papás inviertan tiempo y así poco a poco demuestren al hijo que están allí para las cosas pequeñas y grandes.

 

Próximamente: La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

El joven fue asesinado el pasado 7 de mayo

Aaron Lambert

Amaba el aire libre. Amaba la tecnología. Amaba a sus amigos. Simplemente, amaba.

Kendrick Castillo era un joven fiel, amable y bondadoso, cuya vida fue acortada trágicamente el 7 de mayo, cuando se lanzó contra el atacante que abrió fuego en STEM School Highlands Ranch, dando su vida para proteger a sus amigos. Tenía 18 años y estaba a tres días de graduarse de high school.

El joven estudió en Notre Dame Catholic School, donde su padre, John, asegura que su hijo se había integrado muy bien. Unos días después de su funeral, John contó al El Pueblo Católico que mientras él y su esposa reflexionaban sobre la vida de su hijo y repasaban sus tareas escolares, encontraron una tarea de varios años atrás que les pedía a los estudiantes elegir a un santo. Kendrick eligió a san Juan Bosco.

“Empecé a leer más y a familiarizarme con san Juan Bosco, y me pareció muy significativo que Kendrick lo hubiera elegido porque esa fue la manera en que él vivió su vida”, dijo John. “Modeló su vida según la vida de los santos”.

Tras graduarse de Notre Dame, Kendrick ingresó a STEM School Highlands Ranch. John recuerda estar un poco preocupado por la transición de su hijo de una escuela católica a una no católica. Sin embargo, Kendrick permaneció fiel a quién era y a lo que aprendió en Notre Dame.

“Se esforzó por buscar a personas en su escuela que compartían su fe”, aseguró John sobre el tiempo que su hijo pasó en STEM. “Pero incluso era amigo de aquellos que no practicaban ninguna religión y se juntaba con ellos”.

“Creo que vivía su fe y estoy muy orgulloso de eso”.

Además de siempre bendecir sus alimentos y ser el primero en ofrecerse para ser monaguillo en misas de funerales, Kendrick servía con alegría con los Caballeros de Colón de Notre Dame junto con su padre. Le gustaba, sobre todo, ayudar con los desayunos de pancakes que servían.

Era hijo único y muy cercano a sus padres. “Era más una amistad que una típica relación entre padre e hijo. Teníamos una relación especial”, dijo el padre de Kendrick.

John cree que esa relación de Kendrick con él y con su madre, María, es la razón por la que el joven amaba a otros como lo hacía – y la razón por la cual no dudó en dar su vida por salvar a sus compañeros durante el tiroteo.

“Cuando uno es tan afortunado de tener una relación como la que nosotros tres teníamos, no se da cuenta de que está haciendo las cosas bien”, continuó el padre. “No es que uno haya planeado criar a un hijo de una cierta manera. Si hay amor en la familia, esto es lo que uno hace (…) Él nunca vacilaba a la hora de hacer el bien”.

Cuando se publicó la noticia sobre el acto de Kendrick, muchos noticieros usaron la palabra “héroe” para describirlo. Y aunque John se siente muy orgulloso del acto heroico de su hijo, dijo que su orgullo más grande era la manera en la que su hijo había vivido su vida.

“Creo que Dios lo usó para lo que lo necesitaba. Fue un instrumento, un seguidor fiel… salvó a sus amigos. El hecho de que hizo lo que estaba en su corazón por sus amigos es para mí más poderoso que la palabra ‘héroe’. Esto representa quién era verdaderamente”.

El dolor que John y María tienen que soportar nunca desaparecerá. “Es algo muy difícil”, confesó John con lágrimas. “Kendrick es la persona más devota y santa que he conocido en mi vida. Tenía un bello espíritu. Era mi fortaleza”.

A pesar del dolor, John y María encuentran descanso en la confianza de que Kendrick está disfrutando de la vida eterna en el cielo y de que ahí se reunirán de nuevo con él.

“En verdad creo que Kendrick nos fue prestado a mí y a mi esposa”, concluyó John. “Creo que ahora está con su verdadero Padre”.

Traducido del inglés y adaptado por Vladimir Maurcio-Pérez.