Cómo explicar a tus hijos los tiroteos en las escuelas

Los niños se enteran de todo. Por medio de las redes sociales y la tecnología, se dan cuenta hasta de las peores tragedias que ocurren en este país – incluyendo los tiroteos en las escuelas. Lo difícil es cuando el niño te pregunta sobre estos eventos, y pensamos: “¿Qué le digo y qué no le digo? No quiero que viva preocupado”.

Por eso, El Pueblo Católico contactó al Dr. Jim Langley, psicólogo y director ejecutivo de la clínica St. Raphael Counseling en Denver, y a Frank DeAngelis, quien fue el director de Columbine High School, la preparatoria que sufrió el tiroteo fatal en abril de 1999, el cual dejó 15 muertos y 24 heridos.

Con su ayuda explicamos qué debes tener en cuenta al hablar con tu hijo sobre el tema.

  1. Conoce a tu hijo

Cada niño es diferente. Por lo tanto, se recomienda que los padres tomen en cuenta su edad y madurez, que sepan qué tanto el niño puede entender y cómo decir las cosas de una manera que no le cause ansiedad y preocupación. Los siguientes pasos ayudarán a llevar esto a cabo.

  1. Hazlo sentir seguro

Es muy importante para el bienestar de los hijos confiar en que su ambiente es seguro. Ir a la escuela con miedo puede causar problemas de aprendizaje. Por eso no es recomendable que los padres mantengan a los niños pequeños al tanto de estos acontecimientos. Pero si llegan a oír sobre ellos, es importante tranquilizarlos y asegurarles que su escuela es segura, que, si un “hombre malo” llegara a entrar a su escuela, sus maestros los protegerán.

  1. Usa las palabras correctas

Se recomienda que los papás usen palabras sencillas que no asusten a los niños pequeños y que estos puedan comprender.  Por ejemplo, es mejor usar “hombre malo” o “persona mala” en vez de “asesino”.

También se deberían usar palabras sencillas para describir qué pueden hacer si un “hombre malo” llegara a entrar en su escuela: “cerrar la puerta con seguro”, “esconderse” o “hacer lo que el maestro les diga”.

  1. Comparte solo lo que necesite saber

El nivel de entendimiento, curiosidad e interés del niño debe guiar cuánto se le explica y comparte. Con sus preguntas, ellos dejan saber al adulto cuánta información están preparados para escuchar.

Por ejemplo, si se le dice al niño: “Estas prácticas en la escuela son para mantenerte seguro”, y el niño responde: “¿Seguro de qué o quién?”; entonces los papás pueden basar sus respuestas en las preguntas que se las hagan. Aun así, toda conversación debería hacerlos sentirse seguros en su escuela.

  1. Con adolescentes, sé más directo

Los adolescentes se enteran más fácilmente sobre los tiroteos en las escuelas por medio de la tecnología o de sus compañeros. Así que se tiene que ser más directos con ellos y hablar de qué cosas deberían hacer si algo así sucediera en su escuela, como asegurarse que sepan los protocolos de esta.

Sin embrago, aún es importante reafirmarles que su escuela es un lugar seguro, pero que, si llegara a pasar, deberían estar preparados.

  1. Enséñale a apoyar a sus amigos

Es importante que los papás aprendan más sobre la salud mental para que puedan enseñar a sus hijos a apoyar a sus amigos que estén pasando por momentos difíciles. Muchos de los causantes de estos tiroteos han sido personas que han estado emocional y mentalmente inestables.

  1. Enséñale a identificar señales de peligro

Esto incluye también aprender y enseñar a los hijos a identificar señales de peligro en los amigos. Por ejemplo, deberían saber que, si un amigo hace un comentario suicida o de herir a otras personas, le deberían avisar a un adulto – no por ser chismosos, sino por la seguridad de esa persona y los demás.

  1. Dedícale tiempo y aprende a escuchar

Los hijos no van a contar lo que les preocupa o inquieta a sus padres si estos no los escuchan. La queja más común de los adolescentes a los padres es: “Nunca me escuchas”. Si los papás no se toman el tiempo para escuchar a sus hijos en las cosas simples, los hijos no tendrán la confianza para contarles lo que verdaderamente quisieran decirles.

Es cierto que muchos niños tienden a cerrarse cuando llegan a la adolescencia, pero para eso se recomienda que los papás inviertan tiempo y así poco a poco demuestren al hijo que están allí para las cosas pequeñas y grandes.

 

Próximamente: Obispos de Estados Unidos: Cierre del programa de refugiados es “preocupante”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: ACI Prensa

El presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), Mons. Joe S. Vásquez, calificó de “preocupante” si son ciertos los recientes informes sobre grandes recortes a los programas de reubicación y asilo de refugiados en el país.

El medio Politico.com informó que el Gobierno de turno estaba considerando recortar el límite anual de refugiados para el 2020 a “cero” o a números muy reducidos, es decir, entre 10 mil y 3 mil personas. Esto representa el número total de refugiados que podrían ingresar a los Estados Unidos en el próximo año fiscal.

“Este informe reciente, si es cierto, es preocupante y está en contra de los principios que tenemos como nación y como pueblo, y tiene el potencial de terminar por completo el programa de reubicación de refugiados”, dijo el 19 de julio Mons. Vásquez.

Los informes fueron filtrados a Politico.com por tres individuos cercanos a las recientes reuniones de los funcionarios de seguridad.

Estas cifras representarían una disminución dramática con respecto al límite del 2019: de 30 mil refugiados. En 2018, el límite fue de 45 mil y en 2017 fue de 50, mil. De acuerdo con los datos del Instituto de Políticas de Migración, reportados por el Washington Post, antes de la presidencia de Donald Trump, el límite de inmigración generalmente se estableció, desde la década de 1990, entre 70, mil y 80 mil.

Mons. Vásquez dijo que estaba preocupado por los informes de recortes cuando “el mundo está en medio de la mayor crisis de desplazamiento humanitario en casi un siglo”.

“Me opongo firmemente a cualquier otra reducción del programa de reubicación de refugiados. Ofrecer refugio a aquellos que huyen de la persecución religiosa y de otro tipo ha sido la piedra angular de lo que hizo a este país un lugar fantástico y de bienvenida. La eliminación del programa de reubicación de refugiados los deja en peligro y mantiene a sus familias separadas en los continentes”, sostuvo el Prelado.

El también Arzobispo de Austin señaló que los refugiados ya se someten a un intenso proceso de investigación que a menudo dura entre un año y medio a dos años, e incluye entrevistas extensas y verificación de antecedentes.

“Muchos de estos refugiados tienen vínculos familiares aquí y rápidamente comienzan a trabajar para reconstruir sus vidas y enriquecer sus comunidades”, agregó.

“Como dijo el Papa Francisco, debemos trabajar por la ‘globalización de la solidaridad’ con los refugiados, no por una globalización de la indiferencia. En lugar de cerrar el programa, deberíamos trabajar para restaurar el programa a sus normas históricas de una meta anual de reubicación de 95 mil”, concluyó Vásquez.

A principios de este mes, el Gobierno publicó un nuevo reglamento para los solicitantes de asilo, que establece estos deben probar que también buscaron protección en al menos otro país antes de llegar a Estados Unidos.

La medida, filtrada a Politico.com, parece estar dirigida a la ola de migrantes de los países de América Central, que pasan por México para llegar a la frontera de Estados Unidos.

Trump ha convertido el aumento de las restricciones y regulaciones de inmigración en la piedra angular de su campaña de reelección presidencial de 2020.

El tope final para el número refugiados del año fiscal 2020 se anunciará en septiembre.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA

Foto de David Ramos | CNA