32.1 F
Denver
sábado, mayo 21, 2022
InicioSin categorizar¿Cómo mantenernos cerca de Dios y unos de los otros en estos...

¿Cómo mantenernos cerca de Dios y unos de los otros en estos momentos?

Me siento agobiado por la pandemia del COVID-19. Todos los días las cosas parecen empeorar, y siento impotencia para hacer algo al respecto. Incluso ir a la iglesia no es una opción en este momento.

Con negocios y restaurantes cerrados y las misas dominicales canceladas, podemos sentirnos rápidamente aislados. Pero el distanciamiento social no significa que no podamos encontrar maneras de estar cerca de Dios y de los demás. Desde el interior de nuestros hogares, podemos conectarnos con quienes nos rodean a través de pequeños actos de bondad que pueden tener un efecto dominó en los demás.

Sé generoso. Compra una tarjeta de regalo de tu restaurante favorito o solicita comida para llevar (¡y deje una propina!) cuando sea posible. Paga o dale propina a tu peluquero o persona de limpieza, incluso si tuviste que cancelar, ellos son vulnerables durante una recesión como esta.

Lee. Monta una biblioteca compartida en tu vecindario y/o un grupo literario virtual. También puedes apoyar a tu librería local comprando libros en línea.

Acércate. Llama a tu abuela o amigos con quienes has perdido contacto, anima a tus hijos a escribir notas o hacer dibujos para enviar a quienes estén solos.

Socializa. Conéctate en línea para participar en un estudio bíblico de la parroquia o reúnete para un almuerzo virtual de Pascua. Mira una película con tus seres queridos a través de Netflix Party (se vale «charlar» durante la película).

Ayuda a tus vecinos. Ofrece recoger alimentos o compartir artículos difíciles de encontrar con tus vecinos.

Santifica el sábado. Reúnete con los que se encuentren a tu alrededor  y vean una misa televisada o transmitida en vivo. Recen un rosario juntos.

Estos gestos cotidianos pueden ser poderosos antídotos para la sensación de impotencia y aislamiento que muchos de nosotros sentimos en estos momentos.

Recuerda Filipenses 4, 6-7: “No os inquietéis por cosa alguna; antes bien, en toda ocasión, presentad a Dios vuestras peticiones, mediante la oración y la súplica, acompañadas de la acción de gracias. Y la paz de Dios, que supera toda inteligencia, custodiara vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús”.

 

Artículo originalmente publicado en Faith Magazine. Reimpreso con permiso.

Artículos relacionados

Artículos populares