¿Cómo sé si mi ser querido necesita ayuda de un psicólogo?

“Solo los locos necesitan un psicólogo”. ¿Quién no ha pensado o escuchado esto antes?

Sin embargo, los problemas de salud mental son mucho más comunes de lo que parecen. De hecho, más de 8.9 millones de hispanos en los Estados Unidos fueron diagnosticados con algún tipo de trastorno de salud mental en el 2018.  Eso es 1.5 de cada 10 hispanos – ¡solo en el 2018!

El Pueblo Católico consultó con Diana Pineda, directora y fundadora de VUELA for Health, una organización que ayuda a promover la salud en la comunidad hispana. Diana ha impartido talleres sobre la salud mental en la arquidiócesis en convenio con Centro San Juan Diego. Estos talleres buscan quitar el miedo de detectar y tratar problemas de la salud mental y educar sobre cómo identificar qué es y qué no es normal en uno mismo y en los hijos.

“Debemos aceptar que… [puede ser] que nuestro cerebro no [esté] funcionando de la manera que debe en cuestiones emocionales”, dijo Diana al explicar la salud mental. “Y así como se enferma nuestro corazón, nariz o pierna, así se enferma el cerebro”.

Diana explicó que los problemas de salud mental se pueden manifestar de muchas maneras, tanto en adultos como en adolescentes y niños.

Señales en uno mismo y en los hijos

Una de estas señales es la lucha constante interna que se manifiesta.

“Eso es lo difícil porque una parte de ti dice: ‘¡Estoy bien, estoy bien!’ y la otra parte de ti dice: ‘No me quiero levantar de la cama’, pero te tienes que levantar de la cama”, explicó Diana. “[Es importante] darnos cuenta de que en muchas ocasiones traemos más de lo que podemos, y necesitamos ayuda”.

La prevalencia de problemas de salud mental entre jóvenes es también alarmante, pues, como un estudio ha encontrado, el 25.6 porciento de jóvenes mujeres de origen latino en high school experimentan pensamientos suicidas.

Pero ¿qué es normal en los comportamientos de los hijos y qué se debe simplemente a la adolescencia?

Primero, Diana subrayó que es importante saber que la etapa de juventud y los cambios de desarrollo en el cuerpo y cerebro, empiezan incluso a los 10 años de edad.

En esta etapa “es normal que el niño se aísle de la familia, pero no es normal que el niño se aísle del mundo”.

“Cuando ya no quiere estar conmigo, es normal… quieren estar más con las amistades, pero no es normal que el niño solamente quiera estar encerrado”, dijo.

“Incluso es normal que el niño ya no quiera jugar un deporte que antes jugaba y que quiera hacer otra cosa. Sin embargo, no es normal que el niño quiera dejarlo y no hacer nada”, explicó Diana.

Igualmente, otros síntomas pueden incluir el enojo constante, cambios de alimentación o hasta la hiperactividad.

Comentarios suicidas

Aun más claros son los comentarios de muerte o suicidio.

“A veces los padres dicen: ‘Mi hijo escribió una nota diciendo que no quiere vivir… o que sería mejor que no existiera. ¿Es chantaje?’”

“Aquí lo importante es saber que si una persona… tiene la necesidad de decir: ‘Me quiero morir… No valgo o no sé para qué estoy aquí’, es una persona que está viviendo un problema de salud mental y hay que hacerle caso. No quiere decir que sí se va a quitar la vida mañana, no lo sé, pero sí quiere decir que está tratando de llamar la atención… está clamando: ‘¡Necesito ayuda!’”, aclaró Diana.

La directora de VUELA for Health anima a los padres a “aprender a escuchar a nuestros hijos sin juzgar… para poder saber de qué manera ayudarlos”, virtud que los cursos ofrecidos por esta organización ayudan a adquirir.

También recomienda que cuando los padres sospechen que su hijo puede tener un problema de salud mental acudan a un especialista quien los pueda ayudar de la manera adecuada.

Igualmente, urge a los padres no sentirse avergonzados si uno de sus hijos sufre de un problema de salud mental, pues no se trata de buscar culpables – muchas cosas pueden influir en estos casos.

Sobre todo, Diana busca dar esperanza a las personas que viven esta realidad en sus familias.

“Si hay una persona que hoy tiene depresión, no significa que toda su vida va a tener depresión”, concluyó. “Con el tratamiento indicado yo puedo logar sanar mi mente, quitar, olvidar y perdonar… tantas cosas que afectan a nuestro cerebro, [ya] que realmente en muchas ocasiones es muy difícil salir adelante”.

Para más información o si busca ayuda psicológica llame a 1.888.SISALUD (747.2583) ó Saint Rafael Counseling  (720) 377-1359

Próximamente: La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

El joven fue asesinado el pasado 7 de mayo

Aaron Lambert

Amaba el aire libre. Amaba la tecnología. Amaba a sus amigos. Simplemente, amaba.

Kendrick Castillo era un joven fiel, amable y bondadoso, cuya vida fue acortada trágicamente el 7 de mayo, cuando se lanzó contra el atacante que abrió fuego en STEM School Highlands Ranch, dando su vida para proteger a sus amigos. Tenía 18 años y estaba a tres días de graduarse de high school.

El joven estudió en Notre Dame Catholic School, donde su padre, John, asegura que su hijo se había integrado muy bien. Unos días después de su funeral, John contó al El Pueblo Católico que mientras él y su esposa reflexionaban sobre la vida de su hijo y repasaban sus tareas escolares, encontraron una tarea de varios años atrás que les pedía a los estudiantes elegir a un santo. Kendrick eligió a san Juan Bosco.

“Empecé a leer más y a familiarizarme con san Juan Bosco, y me pareció muy significativo que Kendrick lo hubiera elegido porque esa fue la manera en que él vivió su vida”, dijo John. “Modeló su vida según la vida de los santos”.

Tras graduarse de Notre Dame, Kendrick ingresó a STEM School Highlands Ranch. John recuerda estar un poco preocupado por la transición de su hijo de una escuela católica a una no católica. Sin embargo, Kendrick permaneció fiel a quién era y a lo que aprendió en Notre Dame.

“Se esforzó por buscar a personas en su escuela que compartían su fe”, aseguró John sobre el tiempo que su hijo pasó en STEM. “Pero incluso era amigo de aquellos que no practicaban ninguna religión y se juntaba con ellos”.

“Creo que vivía su fe y estoy muy orgulloso de eso”.

Además de siempre bendecir sus alimentos y ser el primero en ofrecerse para ser monaguillo en misas de funerales, Kendrick servía con alegría con los Caballeros de Colón de Notre Dame junto con su padre. Le gustaba, sobre todo, ayudar con los desayunos de pancakes que servían.

Era hijo único y muy cercano a sus padres. “Era más una amistad que una típica relación entre padre e hijo. Teníamos una relación especial”, dijo el padre de Kendrick.

John cree que esa relación de Kendrick con él y con su madre, María, es la razón por la que el joven amaba a otros como lo hacía – y la razón por la cual no dudó en dar su vida por salvar a sus compañeros durante el tiroteo.

“Cuando uno es tan afortunado de tener una relación como la que nosotros tres teníamos, no se da cuenta de que está haciendo las cosas bien”, continuó el padre. “No es que uno haya planeado criar a un hijo de una cierta manera. Si hay amor en la familia, esto es lo que uno hace (…) Él nunca vacilaba a la hora de hacer el bien”.

Cuando se publicó la noticia sobre el acto de Kendrick, muchos noticieros usaron la palabra “héroe” para describirlo. Y aunque John se siente muy orgulloso del acto heroico de su hijo, dijo que su orgullo más grande era la manera en la que su hijo había vivido su vida.

“Creo que Dios lo usó para lo que lo necesitaba. Fue un instrumento, un seguidor fiel… salvó a sus amigos. El hecho de que hizo lo que estaba en su corazón por sus amigos es para mí más poderoso que la palabra ‘héroe’. Esto representa quién era verdaderamente”.

El dolor que John y María tienen que soportar nunca desaparecerá. “Es algo muy difícil”, confesó John con lágrimas. “Kendrick es la persona más devota y santa que he conocido en mi vida. Tenía un bello espíritu. Era mi fortaleza”.

A pesar del dolor, John y María encuentran descanso en la confianza de que Kendrick está disfrutando de la vida eterna en el cielo y de que ahí se reunirán de nuevo con él.

“En verdad creo que Kendrick nos fue prestado a mí y a mi esposa”, concluyó John. “Creo que ahora está con su verdadero Padre”.

Traducido del inglés y adaptado por Vladimir Maurcio-Pérez.