98.9 F
Denver
viernes, julio 12, 2024
InicioLocalesArquidiócesis de DenverConoce a las "Tres Margaritas", voluntarias dedicadas en la parroquia All Saints

Conoce a las «Tres Margaritas», voluntarias dedicadas en la parroquia All Saints

En la parroquia All Saints («Todos los Santos») en Denver, hay un trío familiar conocido cariñosamente como las «Tres Margaritas». Laura Salazar, Gerri Lopez y Denise Salazar son los corazones vibrantes detrás de muchas de las iniciativas prósperas de la iglesia.

Fiel a su nombre, estas tres parientes encarnan las cualidades de la flor de la margarita: son brillantes, alegres y resilientes.

Ellas recibieron su nombre del monseñor Peter Quang Nguyen, párroco de All Saints.

«Cuando llegué por primera vez a esta parroquia, necesitábamos reconstruir la comunidad», dijo.

Fue el apoyo de estas mujeres que le ha ayudado a servir a la parroquia, compartió Mons. Quang. «Ellas dicen que lo que necesites, lo podemos hacer».

«Cuando llegué a la parroquia, conducía por el área tratando de conocerla mejor, y pasé por un restaurante llamado ‘3 Margaritas’. Así que, les puse ese apodo porque son tres, pero se vuelven una en todo lo que hacen. Son una bendición para mí», explicó.

Durante 20 años, Laura, Gerri y Denise se han dedicado a hacer de All Saints una comunidad acogedora y nutritiva. Desde mantener los terrenos de la iglesia hasta expandir el ministerio a aquellos que no pueden asistir a la Misa dominical por causa de enfermedad, estas mujeres se han convertido en pilares indispensables de la parroquia. Sus esfuerzos resuenan en toda la congregación, con muchos reconociendo que hacen «todo lo que se necesita» para asegurar el éxito de los proyectos de la iglesia.

En resumen, superan todas las expectativas.

Ellas sirven a la parroquia como ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión, sacristanas y líderes de grupos de oración. Cada semana, visitan a más de 20 personas en casa, llevando la Eucaristía, la fe y consuelo a aquellos que no pueden asistir a Misa en persona.

Para Laura, el viaje con All Saints comenzó durante un momento de lucha personal.

«Estaba tratando de encontrar una iglesia porque estaba pasando por algunos cambios importantes en mi vida, y venía a Misa a las 6:30 de la mañana. Me quedaba hasta la Misa a las 7:30 de la mañana y no quería irme a casa, así que empecé a involucrarme», explicó.

«Observaba a la gente limpiar y pensaba, ‘Bueno, yo puedo ayudar’. Luego me involucré más en todo lo que necesitaban», agregó.

Desde entonces, y a medida que las tres mujeres se han involucrado más en la parroquia, han visto cómo su comunidad se ha expandido más allá de lo imaginable, compartió Gerri.

«Nosotros los llamamos nuestra familia parroquial. Los sacerdotes en especial son increíbles e inspiradores, así que te hace querer venir a la iglesia y ayudar a otros de estas maneras», dijo.

Recientemente, han comenzado a celebrar la oración vespertina en la parroquia como un momento para que la comunidad se reúna y rece antes de dirigirse a sus hogares por la noche.

All Saints se ha convertido en un refugio acogedor para Denise, su hogar lejos de casa.

«De hecho, me confirmé aquí», compartió. «Iba a la preparatoria Lincoln, muy cerca, y quería confirmarme. No teníamos una iglesia a la que asistiéramos regularmente, así que simplemente caminé hasta aquí».

Además de crecer en comunidad, las «tres margaritas» han sentido que su fe se fortalece a través de su trabajo en All Saints.

Gerri compartió que se conectó por primera vez con All Saints cuando su sobrina, Denise, la inscribió para trabajar en Gabriel House, ahora Marisol Family, un ministerio que apoya a madres necesitadas.

«Un día recibí una llamada de mi sobrina porque estaba en el comité [de Gabriel House]», recordó. «Así que comencé a ayudar consistentemente todos los sábados, y luego dije, ‘Sabes, si voy a estar involucrada, necesito empezar a venir a la iglesia porque había estado alejada durante 40 años».

«Me di cuenta de que si hubiera estado viniendo a la iglesia todos esos años cuando estaba trabajando, mi vida laboral probablemente habría sido mucho más fácil porque habría tenido al Señor para guiarme», continuó.

En reconocimiento a su dedicado servicio a su comunidad, Laura, Gerri y Denise han sido reconocidas como los Discípulos del Mes de la Colecta Anual del Arzobispo. A través de su dedicación inquebrantable, las «tres margaritas» han crecido en su fe y han fortalecido la comunidad en All Saints. Su historia es un testimonio del poder del servicio y del profundo impacto de una comunidad de fe solidaria.

¡Felicidades, Laura, Gerri y Denise, por ser los Discípulos del Mes de la Colecta Anual del Arzobispo!

Artículos relacionados

Lo último