Conoce a los nuevos sacerdotes de Denver

El próximo 25 de mayo serán ordenados cinco nuevos sacerdotes para la Arquidiócesis de Denver, uno de ellos de origen hispano. 

Julio Cesar Amezcua: Originario de Madrid, España, asistió a una escuela católica. A los 21 años se mudó a Denver donde estudió psicología en la Metropolitan State University. Allí conoció al padre Ángel Pérez-López, quien le ayudó a crecer en la fe. En 2009 Comenzó a asistir a una de las comunidades del Camino Neocatecumenal. Después sintió que Dios lo llamaba a ingresar al seminario Redemptoris Mater. Sirvió como misionero en Boston por un año donde se enfrentó con una intensa secularización. “Esto me abrió los ojos a las dificultades que enfrentamos si es que no evangelizamos”, dijo.

Adam Bradshaw: Nació en Austin y creció en Houston, Texas. En el año 2005 su familia se mudó a Golden, Colorado. Estuvo en un programa de RCIA (iniciación a la fe católica) cuando sintió por primera vez el llamado al sacerdocio. Cultivo su fe en la paroquia San Joseph en Golden. Después de entrar en comunión plena con la Iglesia, decidió ingresar al seminario. Asegura que lo que más le alegra de su próxima ordenación es “traer a Cristo a las vidas de todos estos hijos (de Dios) y administrarles los sacramentos”.

Witold Kaczmarzyk: Original de Polonia, estudió física en Varsovia, donde comenzó a profundizar más en su fe y a preguntarse sobre su vocación. Después de trabajar como tutor de ciencias, de ser empleado de ventas y de estar enamorado de una chica, Kaczmarzyk sintió que Dios lo llamaba a ingresar al seminario. Primero estuvo en su diócesis (Kalisz, Polonia) y luego fue transferido al seminario Sts. Cyril and Methodius en Detroit, el cual busca formar a seminaristas polacos para servir en los Estados Unidos. Lo que más le entusiasma de ser sacerdote es “amar, servir y caminar” con las personas de la Arquidiócesis de Denver.

Mateusz Ratajczak: Nació en Pila, Polonia y es el mayor de seis hijos. Se sintió atraído por el sacerdocio cuando tenía ocho años y comenzó sirviendo como acólito, pero cuando era adolescente se reveló contra su familia y contra la fe. Sin embargo, a los 18 años el Señor lo llamó de regreso a la Iglesia a través del Camino Neocatecumenal e ingresó al seminario Redemptoris Mater de Denver. Estuvo tres años como misionero en las islas del Océano Pacífico, donde dice “experimenté la providencia de Dios diariamente”. Asegura que como sacerdote quisiera “compartir con otros la inmensa misericordia de Dios que he experimentado en mi vida”.

Thomas Scherer: Original de Denver, comenzó a considerar el llamado al sacerdocio cuando estaba en la universidad. Y fue en una ordenación sacerdotal en el año 2011 a la que asistió que, mientras que aquellos hombres estaban postrados en el suelo y pidiendo la intercesión de los santos, él sintió que Dios le decía “eso es lo que quiero para ti”. Realizó sus estudios en el Norteamerican College en Roma y dice que lo más hermoso de vivir en la Ciudad Eterna ha sido “estar cerca de los santos, rezar en sus tumbas, ser formado por su testimonio de fe y caridad” así como “aprender más de la universalidad de la Iglesia con compañeros provenientes de todas partes del mundo”.

Próximamente: Descubriendo a Dios en todas las cosas

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por, obispo Robert Barrón.

Sin duda alguna, existe un énfasis dentro de la tradición bíblica de que Dios es radicalmente otro:

“Cierto, tú eres un Dios oculto, el Dios de Israel, salvador” (Isaías 45:15) y “Pero mi rostro no podrás verlo, porque nadie puede verme y segur con vida (Éxodo 33:20)”.  Esto habla sobre el hecho de que el que creó el universo entero de la nada, no puede ser él mismo, un elemento dentro del universo, uno junto a los demás.

Pero al mismo tiempo, las Escrituras también atestiguan la omnipresencia de Dios: “Se propaga decidida de uno al otro confín y gobierna todo con acierto (Sabiduría 8:1) y “¿A dónde iré lejos de tu espíritu, a donde podré huir de tu presencia? Si subo hasta el cielo, allí estas tú, si me acuesto en el Seol, allí estas.  Si me remonto con las alas de la aurora, si me instalo en los confines del mar, también allí tu mano me conduce, también allí me alcanza tu diestra (Salmo 139: 7-12).

Esto habla del hecho de que Dios sostiene el universo en existencia de un momento a otro, de la misma manera que un cantante sostiene una canción.

Quizás lo que es la característica definitoria de la espiritualidad asociada con San Ignacio de Loyola- “encontrar a Dios en todas las cosas”- fluye de este segundo gran énfasis bíblico.  A pesar de su trascendencia, Dios no debe considerarse distante en ningún sentido convención de termino, ciertamente no en la forma deísta.  Más bien, como lo enseñó Tomás de Aquino, Dios está en todas las cosas “por esencia, presencia y poder”. Y ten en cuneta que, dado que Dios está dotado de intelecto, voluntad y libertad, nunca esta tontamente presente, sino siempre personal e intencionalmente presente ofreciéndonos algo de si mismo.  Por lo tanto, la búsqueda de Dios puede comenzar aquí, ahora mismo, con lo que este a la mano.

Una de las preguntas en el antiguo Catecismo de Baltimore era “¿Dónde está Dios?”.  La respuesta correcta fue “en todas partes”.  Una vez que la verdad se hunde, nuestras vidas cambian irrevocablemente cada persona, cada evento, cada pena, cada encuentro se convierte en una oportunidad de comunión con Dios.

El maestro espiritual jesuita del sigo XVII, Jean-Pierr de Caussade, expresó la misma idea cuando dijo que todo lo que sucede es directa o indirectamente, la voluntad de Dios. Una vez más, es imposible aceptar la verdad de esta declaración y seguir siendo la misma persona que eras antes.  Este tipo de bendiciones de “todas las cosas” funciona como punto de partida para la espiritualidad de Ignacio.

He tenido a Ignacio mucho en mi mente, ya que estoy en Europa filmando un documental sobre su vida y sus enseñanzas para mi serie, “Pivotal Players”.  En el largo vuelo de Los Ángeles a Roma, tuve la oportunidad de promulgar el principio que acabo de describir.  Desde que era niño, me han encantado los mapas, por lo tanto, cuando me encuentro en un largo viaje en avión paso mucho tiempo en el mapa del vuelo que rastrea la ubicación del avión frente a los puntos de referencia de la tierra.

Había leído y visto algunos videos durante la primera parte del vuelo, y luego me dormí la mayor parte del tiempo que estábamos sobre el Atlántico, pero cuando desperté, comencé a estudiar el mapa con gran interés. Estábamos pasando justo al norte de Irlanda, y pude ver claramente las indicaciones para Dublín, donde nació el padre de mi madre, y para Waterford, donde nació el abuelo de mi padre. Comencé a pensar en estos hombres, ninguno a los cuales conocí, que tenían una fe católica, la cual llegó a mi madre y a mi padre y finalmente a mí, como pura gracia.

A medida que el avión continuaba su viaje a través de la pantalla, Francia apareció en el mapa y vi el gran nombre de “Paris”. De repente, un montón de recuerdos inundaron mi mente: mi habitación simple en la Casa de Redentorista en el boulevard Montparnasse, Notre Dame, donde solía dar recorridos a los visitantes de habla inglesa, el Institut Catholique donde hice mis estudios de doctorado, mis amigos, maestros y colegas parisinos que me acompañaron durante esos tres años, la belleza de Paris en un día lluvioso. Y todo eso, lo sabía, era gracia de Dios, un regalo puro.

Luego vi que nos estábamos acercando a los Alpes, así que abrí la pantalla de la ventana y miré hacia las montanas nevadas que brillaban al sol.

¿Cómo podría no apreciar esta vista que incontables generaciones de seres humanos ni siquiera hubieran imaginado posible como un regalo esplendido?

En pocas palabras, el simple estudio de un mapa de vuelo hacia el final de un tedioso viaje se convirtió en una maravillosa ocasión de gracia.  Me pregunto si encontraríamos ese tipo de experiencias menos insólitas, reflexionaríamos sobre el hecho de que Dios quiere compartir positivamente su vida con nosotros, quiere comunicarse con nosotros. Quizás el problema es que pensamos en Dios de una manera deísta y lo olvidamos en un lugar de trascendencia irrelevante.  Entonces la carga espiritual recae sobre nosotros, encontrar alguna forma de escalar la montaña sagrada o lo suficiente como para impresionar a un exigente señor moral.

¿Qué pasa si aceptamos la noción profundamente bíblica de que Dios siempre nos esta buscando ocupada y apasionadamente, siempre tratando de encontrar formas de honrarnos con su amor? ¿Qué pasa si aceptamos alegremente la verdad de que Dios puede ser encontrado como lo enseñó Ignacio, en todas las cosas?

 

Traducido y adaptado del original en inglés por Rocio Madera.