Corte Suprema falla a favor de panadero que rechazó hacer torta para pareja gay en Colorado

Escritor Invitado

Foto:  Alliance Defending Freedom.

Por: Aciprensa

La Corte Suprema de Estados Unidos falló este lunes a favor de un panadero de Colorado que se negó a hacer un pastel de bodas a una pareja homosexual por contravenir sus creencias religiosas sobre el matrimonio.

El litigio enfrentó a la pareja homosexual Dave Mullins y Charlie Craig con el panadero Jack Phillips y su negocio “Masterpiece Cakeshop” desde el 19 de julio del 2012.

La decisión, con siete votos a favor de Masterpiece Cakeshop y dos para la estatal Comisión de Derechos Civiles de Colorado, podría ser un fallo histórico para los casos de libertad de religión y conciencia.

El juez Anthony Kennedy aseguró que “la hostilidad de la comisión fue inconsistente con la garantía de la Primera Enmienda, de que nuestras leyes se apliquen de una manera que sea neutral respecto de la religión”.

“La comisión en el caso de Phillips (…) mostró elementos de una hostilidad clara e inadmisible hacia las creencias religiosas sinceras que motivan su objeción (…), algunos de los comisionados en las audiencias públicas respaldaron la opinión de que las creencias religiosas no pueden ser legítimamente llevadas a la esfera pública o comercial, menospreciaron la fe de Phillips” y “la caracterizaron como meramente retórica”, continúa.

En ese contexto, la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) dijo en un comunicado emitido el 4 de junio que la decisión de la Corte Suprema “confirma que las personas de fe no deben sufrir discriminación por sus creencias religiosas profundamente arraigadas, sino que deben ser respetadas por los funcionarios del gobierno”.

“Esto se extiende a los profesionales creativos, como Jack Phillips, que buscan servir al Señor en todos los aspectos de sus vidas diarias. En una sociedad pluralista como la nuestra, la verdadera tolerancia permite a las personas con diferentes puntos de vista ser libres de vivir sus creencias, incluso si esas creencias son impopulares con el gobierno”, añadió.

El caso de Jack Phillips

En 2012 Phillips explicó a la pareja que no podía prestar servicios para bodas entre personas del mismo sexo, porque eso hubiera significado una violación de sus creencias cristianas.

Dijo que también se niega a preparar pasteles que promuevan ideas racistas, ateas, y que incluso menosprecien a la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales).

También rechaza crear pasteles personalizados para otros eventos como Halloween y despedidas de soltero.

Ante la negativa, la pareja gay presentó una queja por discriminación ante la Comisión de Derechos Civiles de Colorado. Esto a pesar de que pudo obtener un pastel con forma de arcoiris en una panadería cercana a la de Phillips.

En 2013 un juez de Colorado favoreció a los demandantes y ordenó a Phillips que recibiera “capacitación antidiscriminatoria”, que sirviera a bodas entre personas del mismo sexo o dejara de ofrecer su servicio por completo.

Alliance Defending Freedom asumió la defensa de Phillips. Sin embargo, perdió las apelaciones a nivel estatal y la Corte Suprema de Colorado se negó a tomar el caso. En junio de 2017 la Corte Suprema de los Estados Unidos acordó escucharlo.

Phillips comenzó su negocio en Lakewood, Colorado, en 1993, como una forma de integrar su amor por la panadería y el arte. Llamó a su tienda “Masterpiece” por el enfoque artístico de su obra, pero también por sus creencias cristianas. Tomó del Sermón de la Montaña que “ningún hombre puede servir a dos amos”, que “no se puede servir a Dios y el dinero”.

Desde que comenzó el litigio, Phillips aseguró que perdió más del 40% de su negocio debido a que no puede trabajar para bodas. Como resultado, tiene ahora solo la mitad de sus empleados y se esfuerza por cubrir las “cuentas y mantener la tienda a flote”.

Además, el panadero informó que ha recibido “amenazas de muerte”.

Los abogados de Alliance Defending Freedom (ADF) argumentaron que la Primera Enmienda protege el derecho de Phillips a la libertad de expresión como artista.

“La comisión no puede forzar el arte de Phillips, ni el Gobierno puede reprimirlo”, dijo ADF. Indicó que el conflicto entre la libertad del panadero como artista y los deseos de sus clientes deberían ser resueltos por los propios ciudadanos y no por el Gobierno.

Se espera que el fallo tenga resultados de largo alcance, particularmente para determinar hasta dónde llegan las protecciones de libertad religiosa luego de la decisión de la Corte Suprema en 2013 de redefinir el matrimonio para incluir a las parejas del mismo sexo.

Floristas, fotógrafos y otros que prestan servicios en bodas también se han enfrentado a demandas de discriminación por no haber accedido a servir en ceremonias entre personas del mismo sexo.

“Hay mucho más en juego en este caso que simplemente que Jack Phillips hornee o no un pastel. Se trata de la libertad de vivir de acuerdo a las creencias religiosas de uno en la vida diaria”, declaró la USCCB y otros grupos católicos en un informe de 2017.

Por su parte, el congresista republicano Mike Johnson, aseguró en septiembre pasado que este “podría ser uno de los casos más importantes de la Primera Enmienda en términos de libertad de expresión y libre ejercicio de la religión en un siglo o más”.

“Podría ser un tipo de caso ‘sísmico’ de la jurisprudencia de la Primera Enmienda”, concluyó el político, en conferencia de prensa en el Capitolio de los Estados Unidos.

 

Próximamente: Ge´la: Tras padecer de cáncer en la garganta, hoy le canta a Jesús

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Ge´la: Tras padecer de cáncer en la garganta, hoy le canta a Jesús

Ángela Sandoval, más conocida como Ge´la estuvo en de gira en Colorado

Carmen Elena Villa

La cantante Ge’la

La cantante Ge’la estuvo de visita en Colorado y visitó la Arquidiócesis de Denver. Aquí les presentamos esta entrevista.

Posted by El Pueblo Católico on Thursday, August 16, 2018

La cantante Ángela Sandoval, más conocida como “Ge’la” canta mariachis y baladas para Jesús. Y lo hace desde casi desde que empezó a hablar. Su madre le cuenta que se sentaba en una piedrita a entonar sus primeras melodías.

Su carrera como cantante comenzó a tomar forma cuando ella, a los 14 años, se integró en el coro de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe en Ontario, California donde vive desde hace 40 años. “Ahí empecé a descubrir que Dios me había dado un don para compartirlo”, dice en diálogo con El Pueblo Católico.

Y como buena mexicana, oriunda de Michoacán, el ritmo de Mariachi fue el que eligió. “Es otra forma de pescar a nuestro pueblo latino con la música de nuestra cultura”, dice.

Además de cantar, a Ge´la le gusta hacer breves prédicas introductorias. La primera vez que se lanzó a hacerlas, fue en un concierto en Oregón. “Le dije al Señor: ‘¡Ayúdame!’ y Él me invitó a contar el testimonio de mi niñez. Mi padre era un alcohólico y, no sé por qué, el Espíritu de Dios me iluminó para que diera ese testimonio entreverando el canto. Vi a mucha gente llorando, niños, jóvenes, varones, es raro ver a un varón llorar en nuestra cultura latina y ver cómo esos corazones fueron tocados a través del canto a través del testimonio”, recuerda.

Cantar para Dios, dice Ge´la, le ha traído frutos que quizás ella nunca se hubiera imaginado: Una mujer, quien acababa de ser abandonada por su esposo, le escribió un correo diciéndole que estaba decidida a quitarse la vida aventándose en su carro a un tráiler. Pero al escuchar la canción de alabanza “No estoy sola”, decidió voltear el timón y evitar el golpe que la hubiera matado instantáneamente.

 

Y Jesús probó su fe

La prueba más difícil de su vida la pasó en el año 2002 cuando, después de unas altas fiebres y una pérdida repentina de peso, le fue diagnosticado un carcinoma en la garganta. Al recibir el diagnóstico ella dijo: “No puedo tener cáncer en mi garganta si yo le canto a mi Señor y a mi Madre santa”. Antes de que fuera operada quiso ofrecer sus últimos conciertos en Wisconsin y Virginia. Era como la despedida de su vida musical. El padre Juan Díaz, sacerdote jesuita y amigo muy cercano de Ge´la, la acompañó a los que serían sus últimos conciertos: “No pude contener mis lágrimas al ver con qué amor Ge´la cantaba y alababa al Señor cuando estaba condenada, quizás a morir muda en unos meses”, recuerda el sacerdote.

El día antes de la operación se fue con su esposo y sus dos hijos a la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe donde había misa y exposición al Santísimo. Ella le dijo en la oración: “Señor, no te pregunto por qué a mí si yo te canto, no Señor, te doy gracias por esta enfermedad que me une un poquito a esta santa cruz de dolor. Lo único que te pido es que sigas iluminando a mis hijos por el buen camino como hasta ahora y haz de mi vida lo que quieras”. Y dijo que después de ese momento se sintió mucho mejor. Al día siguiente sería la cirugía. Pero el médico, el doctor Julio Torres, la sorprendió diciéndole: “Dice la radiografía que el cáncer no está en tu garganta”.

Cuenta Ge´la que al escuchar estas palabras “lloraba como una niña”. Para confirmar que el cáncer había desaparecido ingresaron dos veces con una aguja a la garganta y, comparte la cantante que lo único que salió fue “sangre molida”. “Jesus Sacramentado había hecho un milagro en mi garganta”, asegura. El médico le dijo: “Es como si alguien hubiera entrado y apachurrado el tumor” y Ge´la asegura que fue Jesús quien lo apachurró. “Como médico te digo que la curación ha sido un milagro”, le dijo el doctor Julio Torres.

Recientemente visitó varias parroquias del norte de Colorado cantando, predicando y transmitiendo esa fe en Jesús vivo que ni si quiera el cáncer le arrebataron.