Colorado rezará novena para terminar con el aborto

Así lo pidió el Arzobispo Aquila, confiando en la intercesión de la Virgen desatadora de nudos

Mayé Agama

Este domingo 28 de setiembre comenzará en todo Colorado, una novena de oración a la Virgen desatadora de nudos con el fin de pedir que interceda para que termine el aborto en el estado. Esta iniciativa ha sido lanzada por el Arzobispo Samuel J. Aquila, quien considera que “es necesario que católicos, cristianos y gente de buena voluntad hagamos todo lo que podamos para presionar por una solución legislativa a esta tragedia. Pero también tenemos queUndoer_forTopStory comprometemos con la dimensión espiritual de esta lucha por la vida”.

Así lo dijo en su columna semanal en el periódico Denver Catholic Register: “Pido a todos los fieles de la Arquidiócesis de Denver y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, que desde el 28 de septiembre al 6 de octubre se unan a mí en el rezo de la novena a Nuestra Señora Desatadora de Nudos, pidiéndole que interceda para terminar con el nudo del aborto en nuestro estado”.

Para aquellos interesados en rezar la novena, lo pueden hacer en las parroquias de la Arquidiócesis pero también la pueden encontrar en la web de la Arquidiócesis de Denver, www.archen.org

Reproducimos aquí la columna completa del Arzobispo Samuel J. Aquila

Muchos de ustedes se sorprenderán al saber que Colorado es uno de los 4 únicos estados sin un código de salud estándar para las clínicas de aborto, o sin ningún tipo de límite para cuando un no nacido puede ser abortado. En respuesta a esta espantosa situación, estoy invitando a católicos y a todas las personas de buena voluntad a que se unan a una campaña de oración, enfocada a terminar con las garras del aborto en nuestro estado y en nuestro país.

La semana pasada me enteré que la Secretaría de Estado de Colorado tiene una persona cuyo trabajo es monitorear que los salones de manicure estén en conformidad con una sección del código de salud del estado, escrita únicamente para ellos. Cuando hice un google de las regulaciones, eran largas y numerosas, incluyendo requisitos para los sistemas de ventilación, el tamaño de cada área de trabajo, tipos de equipos que deben o no usar, y la lista continúa.

Sin embargo, cuando se trata de las instalaciones en que mujeres tienen procedimientos altamente invasivos -y que además, es necesario decir, incluyen la eliminación de una vida indefensa e inocente– encontramos cero regulaciones que aseguren que al menos la salud de la madre esté protegida.

En Colorado vive también uno de los únicos cuatro abortistas del país que todavía realiza abortos tardíos. Esto se debe a que nuestro estado no tiene ningún límite legal que indique hasta cuándo se puede realizar un aborto, a pesar de que la comunidad médica considera que un niño no nacido es viable a las 24 semanas de gestación.

Es necesario que católicos, cristianos y gente de buena voluntad hagamos todo lo que podamos para presionar por una solución legislativa a esta tragedia. Pero también tenemos que comprometemos con la dimensión espiritual de esta lucha por la vida.

Recientemente me enteré, a través de una feligresa de la Parroquia Holy Ghost, sobre una novena (nueve días de oración) a Nuestra Señora Desata Nudos, que ella organizó el pasado junio, junto a un grupo pro-vida. La intención de esta novena fue pedir que se cerrara una mega-clínica de Planned Parenthood ubicada en Stapleton. Desde que la novena terminó, esta parroquiana me contó que uno de los trabajadores de la clínica había renunciado y que se ha presentado un juicio en contra de la clínica por presuntamente haber encubierto un abuso sexual.

Estos esfuerzos piadosos y pacíficos para terminar con el aborto, son un elemento esencial para la lucha  en defensa de los indefensos. Por eso pido a todos los fieles de la Arquidiócesis de Denver y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, que desde el 28 de septiembre al 6 de octubre se unan a mí en el rezo de la novena a Nuestra Señora Desata Nudos, pidiéndole que interceda para terminar con el nudo del aborto en nuestro estado. Seminaristas del Seminario Teológico San Juan María Vianney, se unirán  a este esfuerzo escribiendo reflexiones para la novena, que serán publicadas en nuestra página web: www.archden.org y estarán disponibles en las parroquias.

La razón por la que pedimos a María que interceda ante su hijo, bajo el título de Nuestra Señora Desata Nudos, tiene una interesante historia y está conectada con el Papa Francisco, quien trajo esta devoción a Argentina, desde Alemania, en 1980 cuando era el Arzobispo de Buenos Aires.

Esta devoción partió de la vida de un noble alemán del siglo XVII, Wolfgang Langenmantel, quien vio su matrimonio a punto de colapsar. Luego de una serie de reuniones con el sacerdote jesuita Jakob Rem, quién le aconsejaba cómo restaurar su matrimonio, el noble llevó su lazo de matrimonio a una Capilla de Nuestra Señora de las Nieves, cerca de Augsburg, Alemania. El p. Rem, que lo estaba esperando, tomó el lazo –usado para simbolizar en vínculo indestructible del matrimonio- lo elevó hacia la imagen de María, mientras desataba sus nudos de manera simbólica. Al desenredarlo, el lazo tomó el color de un blanco brillante, un signo de la intercesión de María por la solución de aquellos problemas que plagaban el matrimonio del noble, y que parecían imposibles de resolver.

El rol de nuestra Santa Madre, de ayudar a las personas a superar sus problemas, está enraizado en su ser la “nueva Eva”, la mujer que vencería a Satanás, según lo anunció Dios inmediatamente después de la caída. En palabras de San Ireneo, “el nudo de la desobediencia de Eva fue desatado por la obediencia de María”.

Acudimos a Nuestra Señora Desata Nudos porque el “nudo” del aborto en Colorado, requiere de la intervención Divina, así como del esfuerzo humano.

Durante este mismo  periodo de tiempo, tenemos la bendición de tener una segunda herramienta espiritual a nuestra disposición: se trata de una copia del ícono de Nuestra Señora de Czestochowa visitando la Arquidiócesis. Esta imagen está viajando alrededor del mundo como parte de la iniciativa “de océano a océano” y estará acá durante el mes del Respeto a la Vida.

Esta iniciativa es un acto de confiar la civilización del amor y de la vida en manos de la Madre de Dios, en un momento en el que el matrimonio y la vida, en todas sus etapas, están bajo ataque.

El ícono visitará varios lugares en la Arquidiócesis entre el 27 de septiembre y el 5 de octubre, incluyendo el centro para la mujer Lighthouse, que está ubicado frente a la clínica abortista Planned Parenthood.

Esta imagen particular de Nuestra Señora es conocida como “la Virgen Negra”, porque su rostro fue ennegrecido por los anti-católicos asaltantes husitas, que en 1430 cortaron e intentaron quemar el ícono. La imagen, como todos aquellos que experimentan las consecuencias del aborto, tiene una cicatriz, pero Nuestra Señora desea traer sanación a todos aquellos que la buscan.

Madre María, tú que protegiste la vida de Jesús en tu vientre, y la protegiste de los soldados de Herodes, venimos a ti para pedir que nos ayudes a desatar el nudo del aborto en nuestro estado y para que traigas sanación a todos aquellos que han sido heridos por este mal.

Próximamente: El contexto para cubrir la crisis de la Iglesia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: Mark Haas

La Iglesia católica ha reducido el número de supuestas acusaciones de abuso sexual de menores en un 95 por ciento.

Si solo algo se te queda de este artículo, que sea que desde la peor década de la Iglesia en 1970, los datos reportados muestran un descenso en las acusaciones de un 95 por ciento en la década del 2000, y 98 por ciento en la del 2010 (fuente: : CARA/Georgetown).

Ahora, obviamente, incluso una nueva instancia ya es demasiado, pero en base a mi experiencia como director de relaciones públicas de la Arquidiócesis de Denver, he visto cómo la cobertura en los medios pueden llevar a la gente a creer que las condiciones actuales de la Iglesia católica no han cambiado. Como periodista, se cómo a los medios de comunicación les gusta enfatizar “nuevos detalles”, o “nuevo reporte”, o “nuevas acusaciones”, que pueden ser verdad, pero los últimos meses ha sido mayormente “nueva información “sobre casos de hace 25 o 50 años.

Entonces, ¿cómo separamos el pasado del presente? No deseamos cerrar la puerta al pasado, pero también queremos que la gente sepa que pueden tener confianza en la Arquidiócesis de Denver en el 2018.

Uno de los desafíos al que nos enfrentamos al asegurarnos que nuestra historia sea entendida correctamente es que muchas personas ven las noticias de una manera muy superficial.

Una encuesta reciente realizada por Colorado Media Project encontró que el 59 por ciento de las personas solo lee los titulares o los resúmenes de la cobertura de noticias. (Por eso por lo que me aseguré de poner la información más importante en la primera línea de este articulo).

Lo que he visto es que cuando los medios de comunicación aquí en Denver sacan una historia: “Ex – sacerdote de Colorado implicado en el reporte de abuso a menores de Pennsylvania”, muchas de las personas que ven el titular en las redes sociales no se dan cuenta que el sacerdote estuvo aquí solo por siete meses en 1983 y que la Arquidiócesis de Denver no ha tenido reportes de mala conducta antes, durante o después de su corta visita. Todo lo que ven es un informe negativa de la Iglesia católica.

Hablando del reporte del Gran Jurado de Pennsylvania, creo que la mayoría de las personas han visto o escuchado que contiene “300 sacerdotes y 1.000 víctimas”, pero ¿cuántas de las cadenas noticiosas se tomaron el tiempo para mencionar que solo el 3 por ciento de esos supuestos incidentes ocurrieron desde el 2002? Si estás preocupado por saber si la Iglesia católica es un lugar seguro para tus hijos en el 2018, sería interesante para ti saber que más maestros de las escuelas de Pennsylvania perdieron sus licencias en el 2017 por conductas sexuales indebidas (42), que el total de las acusaciones en la Iglesia católica de los Estados Unidos entre el 2015 y el 2017 (22). Son 42 maestros en un estado en un año, en comparación a 22 acusaciones en todo el país en tres años. Voy a detenerme aquí y reconocer que no todo es perfecto en la Iglesia católica. Aún hay casos de abuso sexual a menores que desconocemos, y aún tenemos esas pocas acusaciones nuevas. Si bien hemos hecho grandes mejoras, debemos continuar buscando formas de ser mejores, más responsables y más transparentes, para que los mismos problemas no se repitan.

También debemos mostrar la mayor compasión por los sobrevivientes y continuar ofreciendo nuestra ayuda en su recuperación continua.

Sabiendo que estos eventos han sido experiencias devastadoras para las personas, es difícil tener una discusión que analice el tema en términos de estadísticas, patrones y análisis de datos. Tampoco es correcto argumentar que esto es solo un problema de la sociedad, y que otros son mucho peores que nosotros. Admito que he hecho ambas cosas en esta columna, porque en última instancia creo que el contexto es importante.

Debemos mostrar como Iglesia a cualquier víctima y a sus familias nuestro compromiso continuo en abordar el problema. Y creo que se lo debo a muchos sacerdotes maravillosos de nuestra arquidiócesis, para defenderlos, para que no sean presentados como parte de los problemas del pasado.

Piénselo de esta manera: si tomáramos otra crisis que está plagando a Estados Unidos (violencia con armas de fuego, adicción a los opioides, obesidad) y alguien encontró la manera de reducir uno de estos problemas en un 95 por ciento, ¿no valdría la pena hablar de eso?

De hecho, ¿no sería ese el titular que vería el 59 por ciento de los lectores de titulares?

 Traducido del original en ingles por Mavi Barraza