51 F
Denver
viernes, febrero 23, 2024
InicioLocalesDetalles de Dios: En el mismo día, misma hora y mismo lugar

Detalles de Dios: En el mismo día, misma hora y mismo lugar

“Fue exactamente hace 40 años, en este mismo día, en esta misma catedral y a esta misma hora, que gracias al amor providente de Dios Padre fui ordenado sacerdote”. Estas fueron las primeras palabras de la homilía del Arzobispo Samuel Aquila, que arrancaron fuertes aplausos de la congregación reunida el domingo 5 de junio para celebrar las cuatro décadas de ordenación sacerdotal del Arzobispo de Denver.

DENVER, CO JUNE 5, 2016: Mass for Archbishop Aquilaís 40th Anniversary of Priestly Ordination, was celebrated Sunday at the Cathedral Basilica of the Immaculate Conception. Ritter family celebrates with Archbishop Samuel J. Aquila at the Knights of Columbus Hall after Mass. Left to right: Vince Zagarella, Karen Zagarella, Megan Ritter, Dini Zagarella, Archbishop Samuel J. Aquila, Sue Ritter, Tom Ritter. Photo by Bernard Grant/Denver Catholic
La familia Ritter, que estuvo presente en la misa de acción de gracias, en el salón de los Caballeros de Colón donde se realizó la recepción. De izquierda a derecha Vince Zagarella, Karen Zagarella, Megan Ritter, Dini Zagarella, Archbishop Samuel J. Aquila, Sue Ritter, Tom Ritter.

“Dios Padre y sólo Él podría arreglar un momento como éste”, dijo el Arzobispo, emocionado por los detalles de Dios que le permitieron celebrar su 40 aniversario en el décimo domingo del tiempo ordinario, en una soleada mañana en la Cathedral Basilica of the Immaculate Conception. La ceremonia fue concelebrada por el padre Ron Cattany, párroco de la Catedral y por el padre Mason Fraley, quien fuera ordenado por el Arzobispo Aquila, sólo tres semanas atrás.

Citando la segunda lectura de dicho domingo, tomada de la Carta de San Pablo a los Gálatas, el Arzobispo expresó su profunda gratitud porque “en su gran amor y su gracia, Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre y me llamó por su gracia, tuvo a bien revelar a su Hijo en mí”.

“Uno no sabe lo que Dios tiene planeado para uno”, dijo el Arzobispo. “Es por su amor y por ningún mérito propio, sin duda ningún mérito mío, que el Señor ha mantenido su mirada providente en mí a lo largo de estos 40 años”, afirmó.

Entre la asamblea hubo amistades del Arzobispo Aquila, parroquianos, así como religiosas y fieles en general, quienes acompañaron al prelado en esta fecha tan importante en su ministerio.

“Hace 40 años no tenía ni la menor idea de a dónde me llevaría Dios; a las diferentes parroquias, diferentes estudios en Roma y a todos los demás trabajos y servicios que realicé en la arquidiócesis de Denver”, afirmó Mons. Aquila, señalando que en todos tuvo que confiar en Dios. “Pero cuando fui elegido obispo fue cuando aprendí a confiar mucho más”.

Y si bien confiar, a veces puede ser difícil, dijo el prelado, “sabemos que Dios, en su amor misericordioso, nos enseña a buscarlo y a decirle «Señor, en Ti confío». Es una oración constante que debo hacer para confiar en Dios en todo con la certeza de que Él está ahí. Esto es verdad tanto en el matrimonio, como en la vida consagrada, así como para todo discípulo que encuentra al Señor. Debe haber una gran confianza”, agregó.

De ahí que durante la Eucaristía, el Arzobispo invitó a todos a confiar en el Señor dando testimonio de que Dios nunca nos falla. “Algo que he aprendido en todos estos años es que Dios es fiel a sus promesas; donde sea que vayas, Él siempre es fiel.”

Finalmente, pidió a todos oraciones por los sacerdotes: “Recen por nuestros sacerdotes y por más vocaciones al sacerdocio para que más jóvenes respondan al llamado y vayan donde Dios quiera enviarlos”.

Durante los primeros 25 años de su ministerio sacerdotal, el hoy Arzobispo Aquila sirvió como sacerdote en Colorado, hasta que en el 2001 fue elegido Obispo Coadjutor de Fargo. Después de 11 años de servicio en dicha diócesis, Aquila fue nombrado Arzobispo de Denver por el Papa Benedicto XVI, y con ello regresó a casa. Quienes lo conocen  dan testimonio que durante sus 40 años de ministerio sacerdotal, él ha hecho honor al que hoy es su lema episcopal “Haced lo que Él os diga” (Jn. 2,5)

 

Artículos relacionados

Lo último