Diferentes culturas católicas unidas durante la celebración de migrantes y refugiados

Rocio Madera

Un sombrero, unos zapatos, y una botella de agua son algunos de los objetos simbólicos que fueron ofrecidos al comenzar la celebración eucarística de la Jornada Mundial de Migrantes y Refugiados 2019, representando la realidad de los pueblos forzados a emigrar, que dejan atrás sus tierras y sus origines.

La misa especial se llevó a cabo en la parroquia Queen of Vietnamese Martyrs de Wheat Ridge, y fue celebrada por el obispo Jorge Rodriguez de la Arquidiócesis de Denver, con el apoyo líderes y representantes de otras parroquias de Colorado, el 29 de septiembre.

Durante su homilía, el obispo enfatizó la gratitud y pidió a los presentes orar por los Estados Unidos que han abierto las puertas a tantos inmigrantes que ahora residen en este país.

“Como inmigrantes y refugiados le debemos gratitud a los Estados Unidos de América, porque en un modo o en otro, nos ha permitido prosperar y ofrecer un futuro a nuestras familias y a nuestros hijos, a nosotros nos toca corresponder con lealtad y aprecio por el pueblo americano, por sus leyes y sus valores. 

También reconoció que Estados Unidos es un país de inmigrantes, y como tal, tenemos el deber de compartir nuestra cultura con esta nación que nos ha abierto las puertas.

“Nuestro agradecimiento se manifiesta aportando lo mejor de nuestras culturas de origen, nuestras tradiciones y nuestros valores.  Este ha sido el proceso original de este país, y lo lleva en su sangre como una nación de inmigrantes, fundada por inmigrantes, alimentada por inmigrantes a lo largo de su historia”.

La celebración incorporó elementos de varias culturas católicas alrededor del mundo y cientos de feligreses se hicieron presentes, incluyendo la comunidad hispana, la pakistaní, la comunidad vietnamita, la africana, y la comunidad americana, representando la diversidad en la Iglesia Católica.

Hoy pedimos por nuestros hermanos africanos, del oriente medio, de México y de Centroamérica, de Haití y del mundo, que movidos por la desesperación dejan padres, hogares, cultura, lengua e historia para poder proveer para sus hijos, y buscan un país que puedan llamar hogar”, pidió el obispo durante la homilía.

Cabe recalcar que el obispo Rodríguez no olvidó a la comunidad inmigrante que actualmente se encuentra en el país enfrentado una cruda realidad, con una posible deportación o una separación de familias. Para esto pidió a Dios por una reforma migratoria integral y justa, que muestre el verdadero sentido de la humanidad.

“Una reforma migratoria que provee un camino de ciudadanía a nuestros dreamers, a nuestros hermanos con TPS, que respete el programa DACA, que mantenga alto el numero anual de refugiados y que haga posible el acceso a la ciudadanía a quienes han hecho de los Estados Unidos, el país de sus familias”.

Uno de los momentos mas emotivos de la celebración, se vivió durante la misa cuando el obispo pidió a los asistentes rezar la oración del “Padre Nuestro” en cada una de sus lenguas nativas, mostrando una vez más que la Iglesia Católica es universal y que todos adoramos al mismo Dios.

Al evento también se dieron cita algunos representantes y líderes de diferentes países. Entre ellos la cónsul de México en Denver, el cónsul de Guatemala, de El Salvador y Perú, a quien el obispo agradeció su presencia al final de la misa.

Después de la celebración Eucarística, los asistentes se dirigieron al salón de la iglesia donde personas de diferentes partes del mundo compartieron sus tradiciones, música, danzas y una variedad de platillos típicos de cada país.

“Los migrantes y refugiados son un mensaje de Dios para el mundo, y un regalo de Dios para los Estados Unidos de América”, finalizó el obispo Rodriguez.

Próximamente: Asignaciones oficiales de diáconos permanentes 2020

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

A continuación, una lista de todas las nuevas asignaciones permanentes de diáconos para la Arquidiócesis de Denver.

Nuevas asignaciones

Diácono Louis Arambula, relevado de sus deberes en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, y nombrado diácono en la parroquia St. Augustine de Brighton, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Robert Cropp, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Gordon Hudec, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Charles Lamar, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono John Pontillo, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono William Senger, dado de alta de licencia médica y nombrado diácono en la parroquia St. Mary en Breckenridge, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Patrick Whaley, dado de alta de licencia médica y nombrado diácono de la parroquia St. Francis de Sales en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Reasignaciones

Diácono Matthew Archer, reasignado diácono en la parroquia St. Joan of Arc en Arvada, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono David Arling, reasignado diácono en la parroquia Nativity of Our Lord en Broomfield, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Ronald Beck, reasignado diácono en la parroquia del Santuario de Santa Ana en Arvada, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Geoff Bennett, reasignado diácono en la parroquia Holy Trinity en Westminster, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Michael Bunch, reasignado diácono en la parroquia St. Jude en Lakewood, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Christopher Byrne, reasignado diácono en la parroquia Sacred Heart of Jesus en Boulder, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Edward Clements, reasignado diácono en la parroquia St. Joseph en Golden, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Colin Coleman, reasignado diácono en la parroquia St. Catherine of Siena en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Roberto Cuevas, reasignado diácono en St. Mary Magdalene en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono James Doyle, reasignado diácono en la parroquia Our Lady of Peace en Silverthorne, y la parroquia St. Mary en Breckenridge, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Jerome Durnford, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Taylor Elder, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono George Fortunato, reasignado diácono en la parroquia St. Ignatius of Antioch en Rangely, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Michael Grafner, reasignado diácono en la parroquia Christ the King en Evergreen, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Charles Hahn, reasignado diácono en la parroquia Spirit of Christ en Arvada, a partir del 1 de junio de 2020.

Diácono Kevin Heckman, reasignado diácono en la parroquia Blessed Sacrament en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Tim Kelly, reasignado diácono en la parroquia St. Vincent de Paul en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Timothy Kilbarger, reasignado diácono en St. Mary en Littleton, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Jerome Kraft, reasignado diácono en la parroquia St. Joseph en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Robert Lanciotti, reasignado diácono en la parroquia St. Elizabeth Ann Seton en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Paul Louderman, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono James Mackin, reasignado diácono en la parroquia Sacred Heart of Mary en Boulder, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Ernest Martínez, reasignado diácono en la parroquia de Notre Dame en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Ronald Michieli, reasignado diácono en la parroquia St. Anthony en Sterling, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Gary Miller, reasignado diácono en la parroquia Guardian Angels en Denver, a partir del 1 de julio de 2020.

Diácono Jim Moat, reasignado diácono en la parroquia de Our Lady of the Snow en Granby y apoyando a la parroquia de St. Anne en Grand Lake, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono George Morin, reasignado diácono en la parroquia St. Thomas More en Centennial, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Darell Nepil, reasignado diácono en la parroquia de Our Lady of Lourdes en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Gregory Perzinski, reasignado diácono en la Parroquia de St. Michael the Archangel en Aurora, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono David Peverley, reasignado diácono en la parroquia St. John XXIII en Ft. Collins, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Chris Pomrening, reasignado diácono en la parroquia de St. Michael the Archangel en Aurora, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Alan Rastrelli, reasignado diácono en la parroquia St. Thomas More en Centennial, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono John Riviera, reasignado diácono en Our Lady of the Valley en Windsor, y St. Mary Parish en Ault, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Ronald Roderick, reasignado diácono en la parroquia St. Paul en Idaho Springs, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Frederick Torrez, reasignado diácono en la parroquia St. Mary en Greeley, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Donald Tracy, reasignado diácono en la parroquia St. Rose of Lima en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Patrick Travis, reasignado diácono en la parroquia de St. John the Evangelist en Loveland, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Timothy Unger, reasignado diácono en la parroquia Risen Christ en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Don Weiss, reasignado diácono en la parroquia St. Elizabeth Ann Seton en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Mark Wolbach, reasignado diácono en Light of the World Parish en Littleton, a partir del 1 de julio del 2020.