El 5 de octubre se celebrará el primer Día de la Madre Cabrini en Colorado

Aaron Lambert

Era una inmigrante italiana, una sierva amorosa de los necesitados y la primera santa canonizada por su trabajo en Estados Unidos. Esta santa mujer caminó por las calles de Colorado haciendo la diferencia. Y para reconocer su legado incomparable, el Estado de Colorado ha decidido designar un día en su honor.

El primer lunes de octubre ­(el 5 de octubre este año) de ahora en adelante se conocerá como el Día de la Madre Cabrini (“Cabrini Day”), en honor a Santa Francisca Cabrini.

La Madre Cabrini fue una mujer italiana simple que dejó un legado impresionante en Estados Unidos. Fundó 67 diferentes instituciones, incluyendo escuelas, hospitales y orfanatos.

“Ahora que se acerca el primer Día de la Madre Cabrini apreciamos este reconocimiento como una gran oportunidad para que todo Colorado aprenda más sobre la vida, el legado y los muchos logros que la Madre Cabrini hizo a nuestro estado”, dijeron las Hermanas Misioneras del Sagrado Corazón a El Pueblo Católico.

“Ella cuidó de los más necesitados, incluyendo los niños huérfanos y los inmigrantes que trabajaban en las minas. Su historia está llena de determinación, valor, confianza en el Señor, confianza en sí misma y confianza en el potencial de los demás. Para nosotras en el Santuario de la Madre Cabrini, esta designación se trata de su historia, y estamos entusiasmadas por que las personas aprendan y sean inspiradas por esta gran mujer”.

Una vida de servicio

Francisca Cabrini nació el 15 de julio de 1850 en un pequeño pueblo de Italia, a las afueras de Milán. Era la más pequeña de 13 hermanos. Como nació prematura, era una niña frágil y delicada de salud. Pero esto no impidió que se integrara a una orden religiosa cuando llegó a su juventud.

En 1880 la madre Cabrini fundó las Hermanas Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús. Su sueño y el de sus hermanas era el de ir en misión a China. Se le otorgó una audiencia con el papa León XIII para pedirle permiso, pero este le pidió que, en vez de ir al este, fuera al oeste, a Estados Unidos. Muchos inmigrantes italianos habían llegado al país en ese tiempo, y él creía que los talentos de la Madre serían mejor utilizados allí. Tuvo la razón.

Llegó a la ciudad de Nueva York en 1889, donde fundó un orfanato tras varias dificultades. Finalmente llegó a Colorado en 1902, lugar que visitaría en varias ocasiones hasta su muerte. En Colorado sirvió a los inmigrantes que trabajaban en las minas y a sus familias al oeste de Denver.

Después de fundar el orfanato para niñas “Queen of Heaven” en Denver, la Madre Cabrini necesitaba de un campamento de verano para llevarlas. Así descubrió una propiedad al lado este de Lookout Mountain que pertenecía a la ciudad de Golden. Negoció un precio y la compró en 1910, después de haberse hecho ciudadana estadounidense. Tres hermanas comenzaron a vivir en ese lugar y lo mantenían, pues también lo utilizaban para la agricultura.

El único problema era que el terreno no tenía acceso a agua potable. Como cuenta la historia, el mes de septiembre de 1912 la Madre Cabrini les dijo a algunas de las hermanas que se quejaban por estar sedientas que levantaran cierta roca y que comenzaran a escarbar. Las hermanas lo hicieron y encontraron un manantial, el cual no se ha secado hasta el día de hoy. Muchos peregrinos que visitan el Santuario de la Madre Cabrini en Golden dicen que el agua les ha dado sanación y paz en sus vidas.

La ciudad de Denver es muy afortunada de tener el Santuario de la Madre Cabrini tan cerca como un lugar donde uno puede ir a visitar con la familia, orar y aprender más sobre esta gran santa.

La Madre Cabrini murió el 22 de diciembre de 1917 en Chicago y fue canonizada por el papa Pío XII el 7 de julio de 1946. La santa fundó, en promedio, una institución (escuela, hospital u orfanato) por cada año de su vida, 67 en total.

El legado de la Madre Cabrini sigue estando vivo en el Estado de Colorado, y este día especial servirá como un recordatorio perpetuo del amor de Cristo que esta simple mujer derramó en nuestro estado, un amor que la hizo santa.

Próximamente: Propuesta 115: La verdad detrás del aborto tardío

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Esta vez, quiero centrarme específicamente en una parte del tema: el aborto tardío. Hago esto porque Colorado votará sobre medidas electorales para limitar estos abortos tardíos. Actualmente, somos uno de los siete estados sin límites en cuanto a la edad gestacional en la que se puede realizar un aborto. La Propuesta 115 prohíbe los abortos en Colorado después de 22 semanas, a menos que la vida de la madre esté en peligro inmediato. La medida prevé sanciones para los médicos que realicen tales abortos, pero especifica que no se podrán presentar cargos contra las mujeres que se sometan a ellos.

Creo que quizás se ha llegado el momento de echar un breve vistazo al tema.

En primer lugar, entendamos de qué estamos hablando. Un aborto después de las 22 semanas se realiza mediante un método llamado dilatación y extracción, lo que básicamente significa que el cuello uterino está dilatado y que el bebé, que pesa entre una libra y el peso completo al nacer, es “extraído” del útero y destruido. La forma en que se realiza es inquietante, por decir lo menos. (Considere esto como mi “advertencia desencadenante” para lo más delicado). El médico comienza inyectando el corazón del bebé para matarlo. Esto, según Wikipedia, se hace para “ablandar los huesos”. En una “extracción no intacta”, el médico utiliza unas pinzas para agarrar, torcer, aplastar y separar las distintas partes del bebé, hasta que el útero está vacío. Luego, el bebé se vuelve a montar en una mesa para asegurarse de que no se hayan dejado partes. En una “extracción intacta”, el bebé nace, con los pies primero, hasta que solo queda la cabeza dentro del cuerpo de su madre. Y luego el médico aplasta la cabeza del bebé o le clava unas tijeras en la parte posterior del cráneo y succiona el cerebro.

Es espantoso. Y me enferma físicamente pensar que no podemos encontrar una forma más humana de resolver los problemas de las mujeres, sean los que sean.

Entonces, ¿por qué alguien piensa que este terrible procedimiento debería ser, o seguir siendo, legal? Veamos los argumentos en contra de la Propuesta 115, extraídos directamente de BallotPedia:

“La medida no incluye excepciones por riesgos para la salud de la mujer o para una mujer que ha sido víctima de violación o incesto”.

La salud de la madre es obviamente el argumento más poderoso. Pero pensemos en esto. Este no es un embrión diminuto. Es un feto entre las 22 y las 36 semanas de desarrollo. El primer bebé prematuro que sobrevivió nació a las 21 semanas. Dejando de lado por el momento la opción de St. Gianna Molla de una madre que sacrifica su vida por su hijo, ¿no sería más compasivo dar a luz al niño y hacer todo lo posible para tratar de salvar ambas vidas? En cuanto a la violación o el incesto, me opongo a esos abortos en cualquier etapa. ¿Pero incluso un partidario del aborto encontraría la necesidad de permitirlos después de que una mujer ya haya estado embarazada de cinco a nueve meses?

“La decisión de interrumpir un embarazo es a menudo una decisión seria y difícil, y debe dejarse únicamente en manos de la mujer, en consulta con su médico y de acuerdo con sus creencias”.

¿En qué otra área de la ley o de la vida permitimos que una persona tome la vida de otra “de acuerdo con sus creencias”?

“Además, no ofrece excepciones para la detección de una anomalía fetal grave después de las 22 semanas, lo que puede obligar a las mujeres a llevar a término un embarazo no viable”.

Este es un bebé actualmente vivo, pero se espera que muera más tarde. Así que, no. No cortamos a los bebés ni les chupamos el cerebro porque tienen una esperanza de vida corta. Entiendo que es un sacrificio tremendo para una mujer tener un bebé que no se espera que sobreviva mucho después del nacimiento. Pero se sabe que esos bebés sorprenden incluso a los profesionales. Y, ya sea que vivan horas, días, semanas o meses, son creados a imagen y semejanza de Dios, amados por Él y destinados a la vida eterna en su tiempo (de Dios), no en el nuestro. Cuando terminamos prematuramente con sus vidas, nos hacemos dioses y anulamos el plan de Dios para el desarrollo de la vida de ese niño, por breve que sea.

“Después de 21 semanas, solo se inician 1.2% de los procedimientos de aborto”.

Y eso equivale a más de 8,000 incidentes por año en los EE. UU. Decir que esta brutalidad “solo” ocurre 8,000 veces al año no es un respaldo rotundo.

Particularmente triste para mí, es la cantidad obscena de dinero que se ha invertido para mantener legales estos procedimientos obscenos. Según BallotPedia, “La campaña que apoya [la Prop. 115] había recaudado $257,398 en contribuciones. Los opositores a la iniciativa habían recaudado 5.3 millones de dólares. “La gran mayoría de ese dinero proviene de varias organizaciones de Planned Parenthood.

Somos David, luchando contra Goliat.

Quiero dejar en claro que me uno a la Iglesia para oponerme al aborto en cualquier etapa, de cualquier forma que se realice. Para citar al Dr. Seuss, “una persona es una persona, no importa cuán pequeña sea”. Cada aborto detiene el latido de un corazón humano. Muchas mujeres que conozco y amo han tenido abortos. Algunas me consta, otras solo supongo. En los casos que conozco, han sufrido mucho como consecuencia. Simplemente no creo que podamos resolver los problemas de las mujeres tomando su dinero, invadiendo sus cuerpos, matando a sus bebés y enviándolas a casa.

Podemos hacer mucho más por las mujeres y sus hijos.

Sé que esta es una elección complicada, desordenada y difícil en muchos niveles. Pero les estoy pidiendo, implorándoles, que tengan en cuenta a los no nacidos al emitir sus votos.

Y vote sí en la Propuesta 115.