El 7 de junio marca el centenario de la muerte de Julia Greeley

El Arzobispo celebrará una Misa especial en honor a la vida del “Ángel de la Caridad” de Denver

Aaron Lambert

¿Es ella una santa?

Si leemos el titular en la portada del número del 15 de abril de 1998 del Denver Catholic Register, que contiene una foto de Julia Greeley nos daríamos cuenta de que poco sabía el personal del periódico en ese momento que 20 años después, ella estaría en camino a convertirse en una santa.

La causa de canonización de Julia Greeley se abrió el 18 de diciembre de 2016 y ahora se le llama “Sierva de Dios”. Si bien una causa puede tardar años en completarse, existen muchas razones para reflexionar sobre la vida de esta inspiradora mujer y el ejemplo de santidad que ella estableció durante su tiempo en la tierra.

El 7 de junio será un día para hacer precisamente eso, ya que marca el centenario de la muerte de Julia Greeley. El arzobispo Samuel J. Aquila celebrará una Misa en la Catedral Basílica de la Inmaculada Concepción para honrar la vida del “Ángel de la Caridad” de Denver, como llegó a ser conocida, y todos están invitados a participar en la celebración. Además, la oficina del gobernador emitirá una proclamación oficial declarando que la semana del 3 al 9 de junio será reconocida como la “Semana de Julia Greeley”.

Como parte de las festividades, los bomberos de Denver proporcionarán una guardia de honor en reconocimiento a la propia devoción de Greeley al Sagrado Corazón y su firme dedicación a entregar panfletos del Sagrado Corazón a las estaciones de bomberos de Denver.

Poco se sabe sobre Julia Greeley y su vida, pero a lo largo de los años, las piezas del rompecabezas han comenzado a unirse. El fraile capuchino, el padre Blaine Burkey, se fascinó con Greeley hace algunos años y recopiló el volumen más completo sobre su vida hasta la fecha, titulado Secret Service of the Sacred Heart: The Life and Virtues of Julia Greeley (Servicio secreto del Sagrado Corazón: La vida  virtudes de Julia Greeley n.d.t.).

Greeley se ganó la reputación de ser una mujer de caridad mientras caminaba por las calles de Denver por la noche, llevando consigo comida, ropa y otros bienes de caridad en una pequeña carreta roja para repartir entre los necesitados. Como parte del proceso de canonización, sus huesos fueron exhumados en noviembre del año pasado y demostraron que sufría de artritis severa, lo que significa que esta tarea probablemente era dolorosa para ella. No obstante, persistió en el dolor y aun así encontró una inmensa alegría en servir a los demás.

El Julia Greeley Guild está trabajando arduamente para recaudar fondos para financiar los gastos de la causa de Julia. Los detalles sobre cómo ayudar a contribuir a la causa se ofrecerán en la misa del 7 de junio, y el gremio tiene varios eventos para recaudar fondos, incluido uno el 10 de junio. El gremio también pide que todos los que hayan tenido devoción a Julia Greeley antes de su formación en 2011 envíe un testimonio que describa su devoción, de larga data, por ella. Estos testimonios podrían ayudar a agilizar su causa.

Monseñor Matthew Smith, editor fundador del Denver Catholic Register, escribió sobre Greeley en su obituario de 1918, “Su vida se parece a la de un santo canonizado”. Con oración, gracia y un compromiso de los fieles de mantener viva la memoria de Greeley, Mons. Smith no estaba tan equivocado. ¡Julia Greeley, ruega por nosotros!

 

Misa del centenario de Julia Greeley
Jueves 7 de junio a las 5:30 p.m.
Catedral Basílica Immaculate Conception

Evento de recaudación de fondos de Julia Greeley

Domingo 10 de junio
Trattoria Stella, 3201 E. Colfax Ave.
de 5 p.m. a 9 p.m.

10% de los fondos recaudados del restaurant irán a la causa de Julia Greeley.

Próximamente: La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

El joven fue asesinado el pasado 7 de mayo

Aaron Lambert

Amaba el aire libre. Amaba la tecnología. Amaba a sus amigos. Simplemente, amaba.

Kendrick Castillo era un joven fiel, amable y bondadoso, cuya vida fue acortada trágicamente el 7 de mayo, cuando se lanzó contra el atacante que abrió fuego en STEM School Highlands Ranch, dando su vida para proteger a sus amigos. Tenía 18 años y estaba a tres días de graduarse de high school.

El joven estudió en Notre Dame Catholic School, donde su padre, John, asegura que su hijo se había integrado muy bien. Unos días después de su funeral, John contó al El Pueblo Católico que mientras él y su esposa reflexionaban sobre la vida de su hijo y repasaban sus tareas escolares, encontraron una tarea de varios años atrás que les pedía a los estudiantes elegir a un santo. Kendrick eligió a san Juan Bosco.

“Empecé a leer más y a familiarizarme con san Juan Bosco, y me pareció muy significativo que Kendrick lo hubiera elegido porque esa fue la manera en que él vivió su vida”, dijo John. “Modeló su vida según la vida de los santos”.

Tras graduarse de Notre Dame, Kendrick ingresó a STEM School Highlands Ranch. John recuerda estar un poco preocupado por la transición de su hijo de una escuela católica a una no católica. Sin embargo, Kendrick permaneció fiel a quién era y a lo que aprendió en Notre Dame.

“Se esforzó por buscar a personas en su escuela que compartían su fe”, aseguró John sobre el tiempo que su hijo pasó en STEM. “Pero incluso era amigo de aquellos que no practicaban ninguna religión y se juntaba con ellos”.

“Creo que vivía su fe y estoy muy orgulloso de eso”.

Además de siempre bendecir sus alimentos y ser el primero en ofrecerse para ser monaguillo en misas de funerales, Kendrick servía con alegría con los Caballeros de Colón de Notre Dame junto con su padre. Le gustaba, sobre todo, ayudar con los desayunos de pancakes que servían.

Era hijo único y muy cercano a sus padres. “Era más una amistad que una típica relación entre padre e hijo. Teníamos una relación especial”, dijo el padre de Kendrick.

John cree que esa relación de Kendrick con él y con su madre, María, es la razón por la que el joven amaba a otros como lo hacía – y la razón por la cual no dudó en dar su vida por salvar a sus compañeros durante el tiroteo.

“Cuando uno es tan afortunado de tener una relación como la que nosotros tres teníamos, no se da cuenta de que está haciendo las cosas bien”, continuó el padre. “No es que uno haya planeado criar a un hijo de una cierta manera. Si hay amor en la familia, esto es lo que uno hace (…) Él nunca vacilaba a la hora de hacer el bien”.

Cuando se publicó la noticia sobre el acto de Kendrick, muchos noticieros usaron la palabra “héroe” para describirlo. Y aunque John se siente muy orgulloso del acto heroico de su hijo, dijo que su orgullo más grande era la manera en la que su hijo había vivido su vida.

“Creo que Dios lo usó para lo que lo necesitaba. Fue un instrumento, un seguidor fiel… salvó a sus amigos. El hecho de que hizo lo que estaba en su corazón por sus amigos es para mí más poderoso que la palabra ‘héroe’. Esto representa quién era verdaderamente”.

El dolor que John y María tienen que soportar nunca desaparecerá. “Es algo muy difícil”, confesó John con lágrimas. “Kendrick es la persona más devota y santa que he conocido en mi vida. Tenía un bello espíritu. Era mi fortaleza”.

A pesar del dolor, John y María encuentran descanso en la confianza de que Kendrick está disfrutando de la vida eterna en el cielo y de que ahí se reunirán de nuevo con él.

“En verdad creo que Kendrick nos fue prestado a mí y a mi esposa”, concluyó John. “Creo que ahora está con su verdadero Padre”.

Traducido del inglés y adaptado por Vladimir Maurcio-Pérez.