El 7 de junio marca el centenario de la muerte de Julia Greeley

El Arzobispo celebrará una Misa especial en honor a la vida del “Ángel de la Caridad” de Denver

Aaron Lambert

¿Es ella una santa?

Si leemos el titular en la portada del número del 15 de abril de 1998 del Denver Catholic Register, que contiene una foto de Julia Greeley nos daríamos cuenta de que poco sabía el personal del periódico en ese momento que 20 años después, ella estaría en camino a convertirse en una santa.

La causa de canonización de Julia Greeley se abrió el 18 de diciembre de 2016 y ahora se le llama “Sierva de Dios”. Si bien una causa puede tardar años en completarse, existen muchas razones para reflexionar sobre la vida de esta inspiradora mujer y el ejemplo de santidad que ella estableció durante su tiempo en la tierra.

El 7 de junio será un día para hacer precisamente eso, ya que marca el centenario de la muerte de Julia Greeley. El arzobispo Samuel J. Aquila celebrará una Misa en la Catedral Basílica de la Inmaculada Concepción para honrar la vida del “Ángel de la Caridad” de Denver, como llegó a ser conocida, y todos están invitados a participar en la celebración. Además, la oficina del gobernador emitirá una proclamación oficial declarando que la semana del 3 al 9 de junio será reconocida como la “Semana de Julia Greeley”.

Como parte de las festividades, los bomberos de Denver proporcionarán una guardia de honor en reconocimiento a la propia devoción de Greeley al Sagrado Corazón y su firme dedicación a entregar panfletos del Sagrado Corazón a las estaciones de bomberos de Denver.

Poco se sabe sobre Julia Greeley y su vida, pero a lo largo de los años, las piezas del rompecabezas han comenzado a unirse. El fraile capuchino, el padre Blaine Burkey, se fascinó con Greeley hace algunos años y recopiló el volumen más completo sobre su vida hasta la fecha, titulado Secret Service of the Sacred Heart: The Life and Virtues of Julia Greeley (Servicio secreto del Sagrado Corazón: La vida  virtudes de Julia Greeley n.d.t.).

Greeley se ganó la reputación de ser una mujer de caridad mientras caminaba por las calles de Denver por la noche, llevando consigo comida, ropa y otros bienes de caridad en una pequeña carreta roja para repartir entre los necesitados. Como parte del proceso de canonización, sus huesos fueron exhumados en noviembre del año pasado y demostraron que sufría de artritis severa, lo que significa que esta tarea probablemente era dolorosa para ella. No obstante, persistió en el dolor y aun así encontró una inmensa alegría en servir a los demás.

El Julia Greeley Guild está trabajando arduamente para recaudar fondos para financiar los gastos de la causa de Julia. Los detalles sobre cómo ayudar a contribuir a la causa se ofrecerán en la misa del 7 de junio, y el gremio tiene varios eventos para recaudar fondos, incluido uno el 10 de junio. El gremio también pide que todos los que hayan tenido devoción a Julia Greeley antes de su formación en 2011 envíe un testimonio que describa su devoción, de larga data, por ella. Estos testimonios podrían ayudar a agilizar su causa.

Monseñor Matthew Smith, editor fundador del Denver Catholic Register, escribió sobre Greeley en su obituario de 1918, “Su vida se parece a la de un santo canonizado”. Con oración, gracia y un compromiso de los fieles de mantener viva la memoria de Greeley, Mons. Smith no estaba tan equivocado. ¡Julia Greeley, ruega por nosotros!

 

Misa del centenario de Julia Greeley
Jueves 7 de junio a las 5:30 p.m.
Catedral Basílica Immaculate Conception

Evento de recaudación de fondos de Julia Greeley

Domingo 10 de junio
Trattoria Stella, 3201 E. Colfax Ave.
de 5 p.m. a 9 p.m.

10% de los fondos recaudados del restaurant irán a la causa de Julia Greeley.

Próximamente: ¿Por qué soy católico?: Por la Biblia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo es parte de una serie de artículos publicado en la última edición de la nueva revisa de “El Pueblo Católico”. Para suscribirte y recibir la revista GRATIS, HAZ CLIC AQUÍ.

La Biblia es más católica de lo que creemos. Muchas personas no saben que no fue la Iglesia la que nació de la Biblia, sino la Biblia la que nació de la Iglesia, nuestra Iglesia Católica.

¿Por qué soy católico?: Por Jesús

En las primeras décadas del cristianismo, el Nuevo Testamento no existía. Los discípulos predicaban por palabra lo que habían aprendido de Jesús. No fue hasta décadas después de la resurrección que lo escribieron.

En ese tiempo había muchos evangelios y cartas que aseguraban tener inspiración divina.

¿Por qué soy católico?: Porque es la Iglesia que Cristo quiso fundar

¿Cómo es que unos sí llegaron a considerarse “divinamente inspirados” y se incluyeron en el Nuevo Testamento y otros no? ¿Quién decidió cuáles eran verdaderos y cuáles no?

Fue la Iglesia Católica, con la inspiración del Espíritu Santo y la autoridad que Jesús le dio, la que decidió la lista de 27 libros que eran divinamente inspirados del Nuevo Testamento en el año 382 d. C., bajo el Papa Dámaso.

¿Por qué soy católico?: Por el perdón de los pecados

¿Cómo lo hicieron? Los obispos y teólogos de ese tiempo investigaron cuáles evangelios y cartas tenían origen apostólico y compararon su contendido con la Tradición que habían recibido de los discípulos por medio de la palabra. Asimismo, construyeron la lista de 46 libros divinamente inspirados del Antiguo Testamento.

Esta colección de 73 libros, que llamamos “Biblia”, no es solo una colección histórica, sino que contiene el mensaje que todo humano debe saber.

Si no lees la Biblia regularmente, te invitamos a que lo hagas. En ella encontrarás la historia de amor más bella de todos los tiempos. Es como una carta de amor que está dirigida a ti personalmente. Léela si quieres conocer a Jesús y podrás decir con san Pablo: “(Cristo) me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gal 2,20).

¿Por qué soy católico?: Porque Jesús está verdaderamente presente en la Eucaristía

Sabías que…

Esta lista de 73 libros se consideró divinamente inspirada por todo cristiano por más de 1,100 años, hasta que Martín Lutero y sus seguidores se deshicieron de siete libros del Antiguo Testamento en la Reforma Protestante en el siglo XVI. Los católicos aún conservan los 73 libros.