El apóstol san Andrés y su martirio en la cruz diagonal

Por Maria Paola Daud | Aleteia

Según varios escritos antiguos, así fue su pasión.

San Andrés apóstol fue el primer discípulo en ser llamado por Jesús. Por eso se dice que es el protocletos (el primer llamado).

Nació en Betsaida, Galilea. Era hermano de san Pedro, y los dos tenían como oficio el de pescadores. Se dice que predicó el Evangelio en la región de Acaya en Grecia y sufrió la crucifixión en Patras.

La historia del martirio del apóstol fue relatada por Santiago de la Vorágine en La leyenda dorada, una colección de narraciones, fundamentalmente sobre la vida de los santos, escritas en el siglo XIII.

También encontramos la historia del martirio en una carta, escrita originalmente en latín, por los sacerdotes de las iglesias de Acaya.

Esta cuenta que:

El procónsul del Egeo, habiendo entrado en la ciudad de Patras, se dispuso a obligar a los que creían en Cristo a sacrificar a los ídolos.

Andrés, que ya había logrados que muchos abrazaran la verdad del Evangelio, no dudó en evangelizar también al procónsul del Egeo. Le reprochaba por querer juzgar a los hombres, mientras era engañado por los demonios hasta hazle despreciar a Cristo Dios, el verdadero Juez de todos los hombres.

Una cruz especial

Egeo, exasperado, ordenó que lo pusieran en la cruz, para hacerle imitar la muerte de Cristo. Ordenó a los verdugos que le ataran las manos y los pies de manera que se los tendieran como si fuera un caballete, para que no muriera pronto, sino que soportara los sufrimientos de una tortura prolongada.

Según la tradición, esta crucifixión tuvo lugar en una cruz con vigas diagonales, la llamada cruz de San Andrés .

La gente se opuso a tal crueldad, pero Andrés rogó a la gente que no se opusiera a la tortura, y se fue lleno de alegría y exaltación sin dejar de exhortarles.

Cuando llegó al lugar donde había sido preparada la cruz, y viéndola desde lejos, gritó:

“Salud, oh Cruz, consagrada por el cuerpo de Cristo y adornada con sus miembros como con perlas. Antes que el Señor fuera levantado sobre ti, tú inspirabas temor humano, pero ahora, la fuente de amor celestial, te has vuelto infinitamente deseable. Los creyentes conocen las alegrías que hay en ti y las recompensas que preparas. Vengo a ti seguro y alegre, para que recibas en mi regocijo, discípulo de aquel que se ha fijado en ti, porque siempre te he amado y deseado abrazarte, oh buena Cruz a la que los miembros del Señor han dado esplendor y belleza, Cruz largamente deseada, amada fielmente, buscada asiduamente, preparada para mis ardientes deseos, recíbeme de entre los hombres y devuélveme a mi Maestro, para que el que me redimió por ti me reciba también por ti.”

Tres días muriendo y predicando

En la cruz durante tres días, no dejó de predicar la verdad, y muchos se convirtieron al oírle.

Todos continuaban clamando por la libertad de este hombre santo y piadoso.

Egeo, por temor a la gente, prometió que lo sacaría de la cruz. Al verlo, san Andrés nuevamente le exhortó a seguir los pasos de Cristo.

El procónsul de nuevo enfurecido, mandó a los verdugos a desatarlo de la cruz. Pero ninguno pudo hacerlo, porque perdían las fuerzas en sus brazos cada vez que lo intentaban.

Entonces san Andrés dijo en voz alta:

“Señor Jesucristo, buen maestro, no permitas que me bajen de esta cruz antes de que hayas recibido mi alma.”

Y mientras hablaba así, una luz deslumbrante, como un rayo del cielo, lo rodeó a la vista de todos y persistió alrededor de media hora. Al desvanecerse la luz, él también se había ido con ella hacia el Señor.

Andrés murió el 30 de noviembre de 64 d.C. Ese día, el gobernador murió antes de regresar a su casa y su esposa, que se había convertido al cristianismo enterró honorablemente a Andrés.

Próximamente: Participa en la Marcha por la Vida desde tu hogar y defendamos la dignidad de la vida

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este año, al igual que la mayoría de eventos y festejos, la Marcha Anual por la Vida será un poco diferente, lo que seguirá igual, es el entusiasmo de la comunidad pro-vida que una vez más está lista para demostrar y defender la belleza de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural.

Debido a las restricciones por el COVID-19 y para mantener a todos seguros, la Marcha por la Vida no se llevará a cabo en Denver este año. No obstante, los defensores de la vida aún podrán ser partícipes de esta celebración de manera segura y desde sus hogares o parroquias locales.

“Necesitamos agradecer a Dios por el regalo de la vida y compadecernos por la pérdida de los millones de niños inocentes”, dijo Lynn Grandon, directora de programas de la Oficina Respect Life de Caridades Católicas de Denver. “Participa en nuestra campaña en las redes sociales con mensajes ingeniosos y conmovedores, y ora antes de publicarlos para que Dios pueda usarlos para tocar corazones y cambiar vidas”.

Campaña en redes sociales

La oficina de Respect Life, ha lanzado una campaña en redes sociales durante todo el mes de enero para que las personas muestren su apoyo de maneras creativas. Para participar, las personas solo tienen que crear imágenes, canciones o pancartas y colocarlas en aceras públicas de intersecciones de su ciudad, apoyando el movimiento provida. También pueden participar creando publicaciones, mensajes, videos, memes, o mensajes inspiradores provida y compartirlas en redes sociales usando la etiqueta #CelebralaVida2021.

Formas locales de participar

En Colorado y en todo el país, las parroquias locales celebrarán la vida a su manera con misas especiales, Horas Santas de Adoración y Procesiones Eucarísticas siguiendo las pautas COVID-19 del Departamento de Salud para mantener a todos seguros.

Para parroquias de Colorado que participarán en la celebración de por vida visita, respectlifedenver.org.

Para encontrar la parroquia más cercana a través de un mapa interactivo, HAZ CLIC AQUÍ.

Además, el arzobispo Samuel J. Aquila celebrará una misa especial de “Respeto a la vida” que será  transmitida en vivo el 23 de enero a las 10 a.m. Para sintonizar esta celebración visita: archden.org/livestream/

“Es sumamente importante que nuestra familia/comunidad continúe defendiendo la vida ya que a diario vemos la falta de amor, respeto y valor a la vida humana y la falta a la dignidad de la vida. Porque nuestra sociedad carece en valorar la vida humana. Vemos que nuestra sociedad tiende a defender más la vida de un animal que la de un ser humano, y viendo que en nuestro estado el aborto sigue siendo legal durante los 9 meses del embarazo, sería fatal que esto avanzara a ser como en NY que es legal el aborto en las primeras 24 horas del nacimiento”, dijo María Elisa Olivas, Coordinadora Comunitaria de Caridades Católicas de Denver.

Día Nacional de Oración, el 22 de enero

Otra forma de participar en la celebración por la vida es uniéndose al “Día de oración por la protección legal de los niños no nacidos”, el 22 de enero. En este día en el año 1973, la Corte Suprema de los Estados Unidos legalizó el aborto en todo el país. Como católicos y defensores de la vida, estamos llamados a observar este día a través de la oración y el ayuno. Para más información haz clic AQUÍ. 

Marcha Nacional por la Vida

Por otro lado, tal como ha sucedido desde 1974, la Marcha Nacional por la Vida se llevará a cabo el 29 de enero en Washington DC.  El evento contará con el orador principal e invitado de honor Tim Tebow, ex jugador de la NFL, autor de bestsellers del New York Times y ganador del Trofeo Heisman. Entre otros invitados especiales, Carl Anderson, Caballero Supremo de los Caballero de Colón, será honrado con el Premio Legado Pro-Vida 2021, un premio que reconoce su trabajo excepcional en defensa de la dignidad del ser humano no nacido. Para ver los eventos virtualmente el 29 de enero y más información visita: marchforlife.org.

Horas Santas transmitidas en vivo por EWTN

Además, como resultado de las restricciones de asistencia locales vigentes, la Vigilia Nacional de Oración por la Vida de este año en Washington, D.C., no estará abierta al público. En respuesta, por primera vez, los obispos de todo el país se turnarán para dirigir las horas santas transmitidas en vivo durante toda la noche, con una celebración de la misa de apertura que será televisada a través de EWTN. Para ver el calendario completo de programación, haz clic AQUÍ.

“Unirnos a estos eventos nos recuerda que no estamos solos en el desafío de defender nuestra fe en público”, concluyó Grandon. “Además, nuestro Señor y la gran nube de testigos que nos han precedido se unen a nosotros en la Santa Misa para hablar a nuestros corazones y darnos gracia y el valor para hacer lo correcto mientras nos esforzamos por promover el Evangelio de la vida”.