62.9 F
Denver
martes, agosto 16, 2022
InicioSin categorizarEl desafío de las misas bilingües

El desafío de las misas bilingües

El libro del Génesis narra la historia de la Torre de Babel en el país de Senaar en el que el ser humano, por su orgullo quiso construir una torre alta con el fin de hacerse famoso «por si nos desperdigamos por toda la haz de la tierra». Yahveh, enfadado por esta actitud soberbia en la que el hombre quería superar a su creador, optó por confundir su lenguaje “de modo que no entienda cada cual el de su prójimo”. (Gen. 11, 7)

La diferencia de culturas afecta no pocas veces el querer compartir una sola fe. Esto ocurre en países como Estados Unidos, que recibe cada año a miles de inmigrantes entre ellos, muchos cristianos de diferentes denominaciones que quieren seguir celebrando los cultos en su respectivo idioma y con las costumbres propias de su país de origen. La Iglesia Católica no es ajena a este fenómeno.

¿Es posible entonces unir en una sola eucaristía a comunidades que hablan un idioma diferente?

Sobre este tema se refirió el doctor Richard López, director de liturgia de la arquidiócesis de Galveston-Houston y también director de música de la parroquia Holy Ghost de esta ciudad texana. El doctor López ofreció una plática denominada “Celebraciones bilingüe plurilingüe”, en la conferencia litúrgica “¡Despierta la voz!” que se realizó en Cheyenne, Wyoming del 17 al 19 de enero.

El desafío

López citó una reflexión de Martin Luther King quien dijo en una entrevista realizada en 1960 cómo el domingo a las 11 am es “una de las horas más segregadas en la América cristiana. Yo pensaría que, definitivamente la iglesia cristiana debería estar integrada”. Luther King lo decía refiriéndose al hecho de que a la misma hora, la Iglesia Bautista tenía un culto para blancos y en la calle del frente otro para los afroamericanos.

El conferencista se lamentó de que este fenómeno en muchas iglesias “no ha cambiado” y dijo en diálogo con Denver Catholic en español que tanto él como muchos de sus colegas se preguntan: “¿Es esto consistente con el Evangelio” y señaló que como católicos estamos invitados “a trabajar para encontrar diferentes respuestas y soluciones”.

“Estamos celebrando en el mismo edificio, pero separados. La noche en la que aceptamos los nuevos cristianos (la Pascua) los estamos aceptando en diferentes horas”, dijo. Por ello recalcó que es necesario buscar formas de integrar comunidades que en la vida cotidiana “no se juntan para nada”.

López indicó que si la vida nos ha puesto cargas pesadas como la tendencia a celebrar una sola fe en comunidades diferentes “Dios puede liberarnos si tenemos fe y espíritu de sacrificio”.

Una manera de hacer frente a esta tendencia a separar las culturas que comarten una sola fe es por medio de las misas bilingües o plurilingües. Al menos durante las principales celebraciones del año como son la Pascua y la Navidad.

“Es importante entender y conocer que nuestras parroquias en muchos casos hay más de un grupo cultural”, dice López. Grupos provenientes de diversos países que quieren seguir orando en su idioma y conservando sus tradiciones. Y puso así el ejemplo de su parroquia en Houston que reúne comunidades como la americana, hispana, vietnamita y africana.

El doctor Richard Lopez aseguró que las misas bilingües o plurilingües responden a la vocación de la Iglesia de ser universal. No obstante, estas representan un desafío para quien habla un solo idioma y pueden incluso ser una tentación para que el feligrés se distraiga al no entender las lecturas, oraciones o prédicas del ministro ordenado. “Posiblemente no vamos a entender una lectura como la entenderíamos en nuestro idioma nativo, pero vale la pena sacrificarnos porque los fieles de la otra comunidad también lo están haciendo”, puntualiza López, quien dice que ese sacrificio “puede dar frutos para la unidad de la Iglesia”

También señala que la aproximación a las misas bilingües y plurilingües deben ser “de reciprocidad mutua” y se deben expandir “más allá de las celebraciones que subrayan nuestra diferencia multicultural, a liturgias que reflejen relaciones interculturales de la asamblea”.

 

Foto de CNA

Consejos prácticos

Ante estos desafíos el experto propone la elaboración de folletos o cancioneros para todos los fieles. “Si la primera lectura se proclama en español, que aparezca ahí la traducción en inglés y viceversa”, recomienda. “El salmo se puede intercalar una estrofa en español y otra en inglés. También sugiero usar cantos conocidos en inglés y español para que se puedan intercalar las estrofas. Un ejemplo es el canto Pan de vida, o Pescador de hombres”. De esta manera “ninguno está excluido de una participación consciente en la liturgia, independientemente de su idioma”. Para ello propone que las dos comunidades ensayen juntas como una ocasión para vivir la unidad de una sola Iglesia en la diversidad.

Así, con una buena disposición y un espíritu de apertura los fieles pueden compartir una misma fe en una misma Iglesia, más allá de las barreras del idioma y ser como los apóstoles el día de Pentecostés que, como describe el libro de los Hechos de los Apóstoles, pudieron superar las barreras del idioma porque “quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse» (Hch. 2, 4).

Artículos relacionados

Lo último