El disfrute de las estaciones de la vida

(Foto de Gilberto Parada)

Por: Brianna Heldt

Cuando las prácticas de natación llegan a su término y los niños guardan sus trajes de baño significa que el verano ha terminado.

Y es que cuando estás sentada cerca de la alberca, o relajándote en un parque es fácil creer que los cálidos días de verano durarán para siempre. Últimamente he estado reflexionando el concepto de las estaciones. También tenemos los tiempos litúrgicos (o estaciones, como se diría en inglés) de la Iglesia, que son esenciales para el florecimiento del alma. Y hay estaciones de crianza, de matrimonio, y de la vida en general. Invierno y primavera, verano y otoño, una estación que da paso a la próxima.

Estoy embarazada de nuestro décimo hijo (mi sexto hijo biológico, ya que también tenemos cuatro adoptivos) y tengo tres adolescentes. Esta etapa deliciosamente extraña de la maternidad me ha hecho reflexionar sobre la estación en la que me encuentro: bebés y teteros junto al drama de los adolescentes y el comienzo de la escuela preparatoria. El tiempo de irse a la cama temprano ha quedado muy lejos (¿por qué los adolescentes quieren irse a dormir tan tarde?). También ha quedado atrás el tiempo en que la pregunta más difícil que tenía que contestar era si un niño podía comer más galletas de animalitos con su vaso de leche. Aún me hacen esas adorables preguntas, pero ahora las valoro más porque también estoy lidiando con cosas más complicadas.

La cultura nos dice que se supone que la maternidad es una “estación” relativamente corta. La gente se sorprende al descubrir, por ejemplo, que mi hija, que está en preparatoria, tiene una hermana menor de dos años, o que mis hijos gemelos de 13 años están muy contentos de recibir a su hermano bebé a finales de noviembre. La noción de que un matrimonio pueda pasar por diferentes “estaciones” mientras continúan recibiendo niños -ya sea biológicos, adoptados, o de crianza- es bastante extraña en estos días.

Pero hay dones y alegrías que se encuentran al pasar por cada “estación” como familia. Hasta en las estaciones más difíciles -independientemente de cómo sea para cada individuo- sabemos que Jesús quiere nuestro “sí” todos los días. Ese “sí” parecía diferente cuando yo a los 22 años estaba dando a luz a nuestra hija mayor o cuando tenía 24 y volaba de regreso a casa con nuestros gemelos recién adoptados, y en los años en que sufrimos nuestros tres abortos espontáneos. Y se ve diferente ahora, a mi “avanzada edad materna” de 37 años.

No hay garantías de que cada nueva estación será como se espera. Cada etapa tiene sus propios desafíos y tristezas. Y Dios será fiel al usarlas para nuestra santificación, si así lo permitimos.

En lugar de ver una “estación” y preocuparse o afligirse por un nuevo año escolar, un trabajo, o una nueva etapa de crianza debemos avanzar con esperanza y con fe. Dios nos da “estaciones” para nuestro propio bien, para que aprendamos, cambiemos, y crezcamos. Algunas serán más difíciles que otras, y algunas parecerán más un desierto, pero así es en algunas estaciones. Nos estiran. Nos exigen cambio. Y nos traen una nueva vida.

Ha llegado el otoño. Hoy tengo a mis hijos en tres diferentes escuelas – cuatro, si cuentas a los que reciben educación en casa. También están los deportes, las actividades de la parroquia, y ¡el nuevo bebé que llegará en noviembre! Estamos en una estación de rápido movimiento, que no tardará en desacelerarse. Es una estación marcada por todo, desde un plan de nacimiento, hasta el trabajar como escritora independiente, y ayudar a mi hija el comienzo de la escuela preparatoria.

Mi oración como madre es, sobre todo, permanecer arraigada en mi fe, con ojos lo suficientemente abiertos para ver la belleza, los dones, y las oportunidades de crecimiento que Dios me dará -en esta estación mixta, llena de amor y rápidamente fugaz.

Próximamente: Asignaciones oficiales de diáconos permanentes 2020

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

A continuación, una lista de todas las nuevas asignaciones permanentes de diáconos para la Arquidiócesis de Denver.

Nuevas asignaciones

Diácono Louis Arambula, relevado de sus deberes en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, y nombrado diácono en la parroquia St. Augustine de Brighton, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Robert Cropp, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Gordon Hudec, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Charles Lamar, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono John Pontillo, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono William Senger, dado de alta de licencia médica y nombrado diácono en la parroquia St. Mary en Breckenridge, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Patrick Whaley, dado de alta de licencia médica y nombrado diácono de la parroquia St. Francis de Sales en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Reasignaciones

Diácono Matthew Archer, reasignado diácono en la parroquia St. Joan of Arc en Arvada, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono David Arling, reasignado diácono en la parroquia Nativity of Our Lord en Broomfield, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Ronald Beck, reasignado diácono en la parroquia del Santuario de Santa Ana en Arvada, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Geoff Bennett, reasignado diácono en la parroquia Holy Trinity en Westminster, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Michael Bunch, reasignado diácono en la parroquia St. Jude en Lakewood, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Christopher Byrne, reasignado diácono en la parroquia Sacred Heart of Jesus en Boulder, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Edward Clements, reasignado diácono en la parroquia St. Joseph en Golden, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Colin Coleman, reasignado diácono en la parroquia St. Catherine of Siena en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Roberto Cuevas, reasignado diácono en St. Mary Magdalene en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono James Doyle, reasignado diácono en la parroquia Our Lady of Peace en Silverthorne, y la parroquia St. Mary en Breckenridge, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Jerome Durnford, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Taylor Elder, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono George Fortunato, reasignado diácono en la parroquia St. Ignatius of Antioch en Rangely, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Michael Grafner, reasignado diácono en la parroquia Christ the King en Evergreen, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Charles Hahn, reasignado diácono en la parroquia Spirit of Christ en Arvada, a partir del 1 de junio de 2020.

Diácono Kevin Heckman, reasignado diácono en la parroquia Blessed Sacrament en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Tim Kelly, reasignado diácono en la parroquia St. Vincent de Paul en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Timothy Kilbarger, reasignado diácono en St. Mary en Littleton, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Jerome Kraft, reasignado diácono en la parroquia St. Joseph en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Robert Lanciotti, reasignado diácono en la parroquia St. Elizabeth Ann Seton en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Paul Louderman, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono James Mackin, reasignado diácono en la parroquia Sacred Heart of Mary en Boulder, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Ernest Martínez, reasignado diácono en la parroquia de Notre Dame en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Ronald Michieli, reasignado diácono en la parroquia St. Anthony en Sterling, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Gary Miller, reasignado diácono en la parroquia Guardian Angels en Denver, a partir del 1 de julio de 2020.

Diácono Jim Moat, reasignado diácono en la parroquia de Our Lady of the Snow en Granby y apoyando a la parroquia de St. Anne en Grand Lake, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono George Morin, reasignado diácono en la parroquia St. Thomas More en Centennial, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Darell Nepil, reasignado diácono en la parroquia de Our Lady of Lourdes en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Gregory Perzinski, reasignado diácono en la Parroquia de St. Michael the Archangel en Aurora, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono David Peverley, reasignado diácono en la parroquia St. John XXIII en Ft. Collins, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Chris Pomrening, reasignado diácono en la parroquia de St. Michael the Archangel en Aurora, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Alan Rastrelli, reasignado diácono en la parroquia St. Thomas More en Centennial, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono John Riviera, reasignado diácono en Our Lady of the Valley en Windsor, y St. Mary Parish en Ault, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Ronald Roderick, reasignado diácono en la parroquia St. Paul en Idaho Springs, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Frederick Torrez, reasignado diácono en la parroquia St. Mary en Greeley, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Donald Tracy, reasignado diácono en la parroquia St. Rose of Lima en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Patrick Travis, reasignado diácono en la parroquia de St. John the Evangelist en Loveland, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Timothy Unger, reasignado diácono en la parroquia Risen Christ en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Don Weiss, reasignado diácono en la parroquia St. Elizabeth Ann Seton en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Mark Wolbach, reasignado diácono en Light of the World Parish en Littleton, a partir del 1 de julio del 2020.