71.8 F
Denver
domingo, mayo 26, 2024
InicioOpiniónEl don de un padre: Cómo el amor conduce a las vocaciones

El don de un padre: Cómo el amor conduce a las vocaciones

Por Jared Staudt

En el principio está el Padre. Él es la fuente y la meta de toda vida. De él brota la comunión mediante su entrega de toda su vida al Hijo, su imagen perfecta, y de ellos procede el amor del Espíritu. Asimismo, dentro de la creación, la vida misma es don, y por tanto es amor. Éste es el secreto de la vida, sin el cual no podemos ser felices. Dios nos hizo no sólo para recibir su vida sino también para devolverle la nuestra a él y a los demás.

Esto es lo que los padres deben modelar a sus hijos. El padre brinda seguridad en cuerpo y mente al estar “allí para ellos”, para cuidarlos y protegerlos, ayudándolos a alcanzar la madurez necesaria para crecer hasta la “medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:13). Ambos padres cumplen roles esenciales y complementarios. Las madres, entre muchas otras cosas, brindan el cuidado que los niños más pequeños necesitan, mientras que la influencia de los padres aumenta en la adolescencia a medida que los niños se aventuran en el mundo. Proporciona confianza a través de su presencia estable que guía a sus hijos a descubrir su propia vocación. Su presencia debe hacer más que modelar lo correcto. Debe ofrecer amor paternal, afirmando la bondad de sus hijos e invirtiendo tiempo en ellos.

Vale la pena repetir que los padres son, con diferencia, la principal influencia en la fe de sus hijos. Sin la presencia estable de un padre, casi todos los indicadores de calidad de vida disminuyen, incluida la fe que perdura hasta la edad adulta. Otro estudio reciente, esta vez de la organización sin fines de lucro Communio, lo confirma: “El declive de la paternidad conyugal provocó una conmoción en nuestra cultura que se tradujo en un aumento del número de malos resultados para los niños, y ha causado el rápido declive del cristianismo en los últimos 40 años. Las tasas de matrimonio han descendido un 31% desde 2000 y un 61% desde 1970. Este estudio concluye que es probable que el número de personas sin afiliación religiosa sigan creciendo durante dos o tres décadas después de que se estabilice el número de padres residentes casados. Por lo tanto, las iglesias deben adoptar inmediatamente nuevas estrategias y enfoques para restaurar el matrimonio y mejorar la paternidad”.

Encontramos la crisis de la paternidad en la base de una crisis vocacional, tanto para las vocaciones religiosas como para el matrimonio. Con demasiada frecuencia, los jóvenes no imaginan la vida como un regalo que se les ha confiado y que, a su vez, debe darse a los demás. No están experimentando la realidad de este regalo de un padre. La autosuficiencia afecta a los huérfanos, creando una ilusión de autonomía que enmascara necesidades más profundas de comunión y dependencia. Los jóvenes desatados intentan encontrar la felicidad concentrándose en sí mismos, lo que sólo los lleva a la miseria. La falta de padre constituye esencialmente un suicidio social, que surge de una crisis de identidad y falta de propósito. El amor de un padre nos fundamenta y nos ayuda a saber que nuestras vidas son buenas y que pertenecemos a una comunidad más grande que nosotros mismos.

Gil Bailie establece la conexión entre los padres y la cultura en su nuevo libro, The Apocalypse of the Sovereign Self (Angelico, 2023): “Es responsabilidad del padre… proporcionar al niño un patrimonio cultural, moral e histórico: una herencia: una apreciación del drama transgeneracional en el que se sitúa la vida del niño. El padre prepara al niño para desempeñar cualquiera que sea su papel único como puente que conecta a sus antepasados y descendientes. Su mensaje es: “Tú perteneces, y este don de pertenencia requerirá algo de ti, y estoy aquí para ayudarte a aprender cómo cumplir con tus responsabilidades” (249). Sin un padre, uno está aislado del pasado y, por lo tanto, no puede trazar un futuro claro. La pertenencia brinda seguridad espiritual y psicológica, lo que a su vez inspira la libertad y la alegría necesarias para transmitir esta bendición.

Nuestra cultura se enfurece contra el patriarcado, el gobierno del padre, aunque estamos descubriendo que sin él también estamos perdiendo la jerarquía, el santo gobierno de Cristo en su Iglesia. Al final, la jerarquía existe para el patriarcado porque el Padre nos ha regalado la vida y quiere que la usemos para expresar su amor. Esto es lo que significa patriarcado: no dominación sino un orden que fluye desde la fuente de la vida y guía hacia la meta. No le damos al Padre celestial el nombre de los padres terrenales. Más bien, toman su nombre de él porque están destinados a dar una idea de su amor al dar vida y guiar a sus hijos a la felicidad.

La relación de los padres con sus hijos está en el centro de la vocación. El Padre nos llama a él imitando el don de sí mismo al Hijo y al Espíritu Santo. Cualquiera que sea nuestra vocación (matrimonio, sacerdocio, vida religiosa), implica un don de nosotros mismos a los demás. Una vocación no implica el autodescubrimiento a través de un enfoque en uno mismo y en la propia realización. No existimos para nosotros mismos. Una verdadera vocación reconoce un llamado a ser para los demás, algo que ambos padres deben modelar y que los padres deben inspirar a medida que los hijos maduran. Al mirar a un padre, reconocemos la dependencia de otro, recibimos amor y disciplina y aprendemos lo que significa dar.

Como católicos, también llamamos “padre” a los sacerdotes, una antigua tradición de la Iglesia primitiva, porque son ungidos para ser representantes de Dios y testigos de su amor por nosotros en la tierra. Especialmente a través de los sacramentos, el sacerdote actúa como canal de la gracia de Dios. Un buen sacerdote también asume una paternidad espiritual con su pueblo, dándoles guía espiritual y ofreciendo su tiempo, talentos y recursos para su pueblo, como un padre biológico que también da a sus hijos su amor y sabiduría, y se sacrifica por su bien.

Es posible que muchos de nosotros no hayamos experimentado el amor de nuestros padres biológicos y languidezcamos por la herida de un padre. Aunque el papel de un padre biológico fuerte nunca podrá ser reemplazado, el amor del Padre celestial aún puede llegar a nosotros a través de la tutoría y la amistad de figuras paternas. A menudo, Dios obra a través de un padre espiritual o un pastor para llevarnos a una mayor fe, amor y madurez. La paternidad implica relación, dependencia, confianza y amor, todos los cuales son cruciales para el desarrollo psicológico y espiritual necesario para abrazar una vocación. Si la paternidad desempeña un papel central en la fe, la familia y nuestra cultura, manifestando el amor del Padre celestial, entonces debemos suscitar nuevas generaciones de padres en la Iglesia.

Artículos relacionados

Lo último