21.4 F
Denver
martes, enero 31, 2023
InicioLocalesEl gozo de la Navidad es para todos

El gozo de la Navidad es para todos

En un mensaje enviado a creyentes y no creyentes, el Arzobispo Samuel J. Aquila de Denver, urge a todas las personas de buena voluntad a mirar la celebración de la Navidad con “nuevos ojos”.

Citando al Papa Francisco, el Arzobispo señala que la Navidad es sencillamente “el encuentro con Jesús… Dios saliendo al encuentro de su Pueblo”

“La atracción del mensaje de la Navidad, incluso para los no creyentes, se hace evidente en las cosas que nos rodean”, señala Mons. Aquila. “El encuentro de Cristo con su pueblo despierta una increíble efusión de alegría, de generosidad y de esperanza. Esto puede ser muy contagioso”, puntualizó.

El prelado explicó que hay algunos que intentan definir la Navidad como un tiempo de celebraciones, regalos y reuniones con amigos y familia, pero el hecho es que nada de esto existiría sin «la alegría que habita en nuestros corazones”.

“Estos maravillosos aspectos de la Navidad no definen este día santo, sino que son una parte de la Navidad, porque sabemos que Dios está con nosotros; hay una razón para regocijarse”, agregó el Arzobispo.

“Miren la Navidad de una manera diferente”, exhortó Mons. Aquila. “Mírenla de nuevo con ojos frescos. Miren lo que celebramos: que los ojos de nuestras almas vayan más allá de los regalos, los árboles, de un Papá Noel gordito y de la nariz roja de Rudolph, y que se detengan en el centro del pesebre. Escuchen  el mensaje eterno de amor, y paz y sabrán de lo que en realidad se trata la Navidad”.

Mons. Samuel Aquila, Arzobispo de Denver,celebrará dos Misas de Navidad en la Basílica Catedral de la Inmaculada Concepción, 1530 Logan St, Denver, CO 80203.  La Misa de medianoche empezará a las 12 a.m. (Será transmitida en vivo aquí: http://e2.ma/click/652ie/yjo6qe/qx1vnb); la segunda Misa será el 25 de diciembre, Fiesta de Navidad, a las 10:30 a.m.

Aquí la columna del Arzobispo completa:

¿Quién necesita a Jesucristo en Navidad? Todos lo necesitamos

Un grupo de ateos compró un anuncio publicitario en Times Square  escribiendo una pregunta provocativa: ¿Who needs Christ in Christmas? (¿Quién necesita a Cristo en Navidad?) A la que ellos respondieron con una sola palabra: nadie.

Llama la atención ver este enfoque respecto a esta fiesta, que en inglés se llama “Christmas”,  siendo que la raíz de este nombre es precisamente Cristo (Christ).

De acuerdo con el anuncio, la Navidad ahora puede ser acerca de cualquier cosa que quieras que sea. Por ejemplo, ellos sugirieron que puede ser simplemente acerca de la familia, los amigos, los regalos, las fiestas y el chocolate caliente.

Los ateos traen al debate público un punto importante. Cada año, la Navidad parece traer “una guerra en Navidad «, lo cual es bastante extraño. ¿Qué tiene el mundo que temer sobre la creencia de que Dios tanto amó a la humanidad que Él mismo se convirtió en un niño y habitó entre nosotros?

Justo este fin de semana pasado , en una entrevista exclusiva con el diario italiano La Stampa , el Papa Francisco habló con precisión acerca de la esencia de la Navidad: «Es el encuentro con Jesús».

“Dios siempre ha buscado a su pueblo, los ha guiado, los ha cuidado y prometió estar siempre cerca de ellos», continuó el Papa. «Esto es algo bellísimo. La Navidad es un encuentro de Dios con su pueblo».

La atracción del mensaje de la Navidad, incluso para los no creyentes, se hace evidente en las cosas que nos rodean. El encuentro de Cristo con su pueblo despierta una increíble efusión de alegría, de consuelo y de esperanza. Esto puede ser muy contagioso.

Las fiestas, los regalos, las reuniones con amigos y familiares, y claro, incluso el chocolate caliente, son maravillosas manifestaciones de esta alegría que habita en nuestros corazones. Nadie hace una fiesta cuando están temerosos del futuro. Nosotros no damos regalos si no hay un movimiento de alegría en nuestros corazones.

Estos maravillosos aspectos de la Navidad no definen este día santo, sino que son una parte de la Navidad, porque sabemos que Dios está con nosotros; hay una razón para regocijarse.

Nosotros los cristianos tenemos una gran responsabilidad de hacer saber a todos que la Navidad se trata de la infinita misericordia de Dios y para aquellos que no comparten la creencia cristiana, cada persona en el mundo debería sentirse en paz celebrando incluso la idea de que hay esperanza en el amor.

A los cristianos, los animo a recordar, así como el Papa Francisco nos recordó en la entrevista mencionada líneas arriba, que «la Navidad es una gran alegría, una alegría religiosa, una alegría de Dios, una alegría interior de luz y de paz». Tenemos que ser testigos de esta alegría y debemos contemplar el gran misterio de Dios quien vino a habitar entre nosotros.

«Con Cristo», escribe el Papa en la «Evangelii Gaudium» (la alegría del Evangelio),  «la alegría está constantemente naciendo de nuevo».

El Papa usó la palabra alegría en aquella carta más de 50 veces, realzando el enfoque absoluto de la alegría en la vida de un cristiano. Él invita a los cristianos a renovar «su encuentro personal con Jesús». Él nos exhorta a escuchar con atención la voz de Dios en nuestros corazones y a sentir «la alegría tranquila de su amor».

A los no cristianos, los exhorto a mirar la Navidad de una manera diferente. Mírenla de nuevo con ojos frescos. Miren lo que celebramos: que los ojos de nuestras almas vayan más allá de los regalos, los árboles, de un Papá Noel gordito y de la nariz roja de Rudolph, y que se detengan en el centro del pesebre. Escuchen  el mensaje eterno de amor y paz y sabrán de lo que en realidad se trata la Navidad. Es un mensaje que nos beneficia a todos.

 

Artículos relacionados

Lo último