El hombre invidente de Denver que fabrica su cerveza como los antiguos monjes europeos

“¡Está ciego!” exclaman sorprendidos los clientes de Blind Faith Brewing al ver a Tom Martínez, de 44 años, tomar su bastón blanco tras verter varios vasos de una cerveza tradicional al estilo trapense. Martínez, el hombre amigable con gafas de sol que no se cohíbe al tocar temas sobre la fe con sus clientes, no da seña alguna de estar ciego. De hecho, se ha memorizado los 16 dispensadores de cerveza al derecho y al revés.

Lo que muchos no saben es que Martínez aún no estaba ciego cuando él y su amigo Ken Klispie, de 52 años, decidieron fundar su propia fábrica de cerveza hace poco más de un año – una idea que surgió de su amistad, y de la pasión por la fe católica y la tradición monástica que compartían.

“Bromeamos que queremos ser monjes e intentamos crear una experiencia que lo refleje”, dice Martínez. “Queremos que los clientes se sientan bienvenidos y cómodos cuando entren a nuestra taberna.

“De esa manera podrán comprender el concepto de cerveza que les queremos transmitir: como una bebida que puede traer paz y te hace sentir como si estuvieras en casa, como te sentirías en un monasterio”.

La historia de los monjes y la cerveza se remonta al siglo VI, cuando San Benito escribió su Regla. En ella decía que el monasterio tenía que proveer por sí mismo, dar de comer a los pobres y acoger a los peregrinos. Así, a través de los siglos, los monasterios comenzaron a producir bienes como queso, pan y cerveza.

Se les ofrecían estos alimentos a los peregrinos, incluyendo la cerveza, que era más segura de tomar que el agua en la Edad Media. Además, veían la cerveza como una especie de alimento que les ayudaba a sostenerse en tiempos de ayuno como en la Cuaresma – tomada, claro, con medida.

Hoy, la cerveza monástica, y en especial la Trapense, se ha considerado la mejor cerveza del mundo.

Fotos de publication

El deseo de traer esta vieja tradición a Denver comenzó cuando Klispie y Martínez se conocieron por medio de los Caballeros de Colón en la parroquia Our Lady of Fatima en Lakewood, hace unos 12 años. Su pasión por la cerveza artesanal Trapense los llevó a experimentar por su cuenta.

Comenzaron organizando cenas con cerveza por medio de los Caballeros de Colón para recaudar fondos para escuelas, parroquias y proyectos humanitarios en el Estados Unidos y África. Así se ganaron el apodo de “los chicos de la cerveza” en su parroquia y entres sus compañeros.

Todo esto acrecentó su deseo de fabricar su propia cerveza a mayor escala y comenzaron a buscar un lugar para establecerse. En octubre de 2017, casi al año de que Martínez perdiera la vista, compraron una taberna ya establecida llamada De Steeg Brewing y le añadieron su propia marca Blind Faith Brewing (Cervecería Fe Ciega).

Evangelizando como monjes

A pesar de ser una bodega pequeña localizada en un callejón entre la calle Tennyson y la avenida 44 en Denver, es uno de los pocos lugares en la ciudad que ofrece lo que solo se puede conseguir en un monasterio. Además de obtener sus recetas de los mismos monjes, Klispie y Martínez incorporan la tradición litúrgica monástica en su forma de trabajo.

“Vemos nuestro trabajo como una forma de evangelizar. Lo hacemos en la manera en que dirigimos nuestro negocio, en que nombramos nuestra cerveza y a través de las conversaciones que tenemos con nuestros clientes,” dice Martínez. “Todos los días podemos hablar con una persona sobre nuestra fe. Las amistades llevan a diálogos sobre Dios y la Iglesia.”

Siendo la fe un factor importante de su trabajo, ambos decidieron agregarle “Blind” (“Ciega”) al nombre por varias razones.

Cuando Martínez perdió la vista de la a la noche a la mañana en diciembre de 2016 sin saber la razón, sus esperanzas de fundar una cervecería comenzaron a menguar. Sin embargo, en las dificultades que tuvo que afrontar con su esposa y cinco hijos, las palabras de San Pablo fueron fundamentales para aceptar su nueva condición: “Caminamos por la fe, no por la vista” (2 Cor 5, 7).

“Ha sido difícil pero no estoy molesto con Dios,” dice Martínez. “Uno se siente solo pero luego dice: ‘No. Este es el tiempo para creer en Dios y saber que todos los santos me están ayudando.’ Uno puede decidir quedarse solo o ver que Dios está ahí.”

Para Klispie, ese mismo versículo reflejó el salto de fe que tuvo que dar al comenzar una fábrica con su amigo, ya que con un trabajo de tiempo completo y una familia de ocho requeriría mucho sacrificio.

Este paso de fe por parte de ambos solo fortaleció la visón que tenían para su negocio, una que seguía la tradición monástica en la calidad de cerveza y en la evangelización por medio de la hospitalidad.

“Siempre valoro esas oportunidades en las que podemos mostrarle a la comunidad lo que somos verdaderamente y ser evangelizadores de manera sutil,” dice Martínez. “De esa manera cuando las personas salgan de nuestra taberna, por alguna razón que quizá no entiendan, puedan decir: ‘Esa fue una buena experiencia. Me hicieron sentir bien. Quiero más de lo que tienen.’

“Así se abre una puerta para hablar sobre la fe. Las personas se interesan por saber lo que somos por lo que han experimentado”, concluye Martínez.

Próximamente: ¿Por qué soy católico?: Por la Biblia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo es parte de una serie de artículos publicado en la última edición de la nueva revisa de “El Pueblo Católico”. Para suscribirte y recibir la revista GRATIS, HAZ CLIC AQUÍ.

La Biblia es más católica de lo que creemos. Muchas personas no saben que no fue la Iglesia la que nació de la Biblia, sino la Biblia la que nació de la Iglesia, nuestra Iglesia Católica.

¿Por qué soy católico?: Por Jesús

En las primeras décadas del cristianismo, el Nuevo Testamento no existía. Los discípulos predicaban por palabra lo que habían aprendido de Jesús. No fue hasta décadas después de la resurrección que lo escribieron.

En ese tiempo había muchos evangelios y cartas que aseguraban tener inspiración divina.

¿Por qué soy católico?: Porque es la Iglesia que Cristo quiso fundar

¿Cómo es que unos sí llegaron a considerarse “divinamente inspirados” y se incluyeron en el Nuevo Testamento y otros no? ¿Quién decidió cuáles eran verdaderos y cuáles no?

Fue la Iglesia Católica, con la inspiración del Espíritu Santo y la autoridad que Jesús le dio, la que decidió la lista de 27 libros que eran divinamente inspirados del Nuevo Testamento en el año 382 d. C., bajo el Papa Dámaso.

¿Por qué soy católico?: Por el perdón de los pecados

¿Cómo lo hicieron? Los obispos y teólogos de ese tiempo investigaron cuáles evangelios y cartas tenían origen apostólico y compararon su contendido con la Tradición que habían recibido de los discípulos por medio de la palabra. Asimismo, construyeron la lista de 46 libros divinamente inspirados del Antiguo Testamento.

Esta colección de 73 libros, que llamamos “Biblia”, no es solo una colección histórica, sino que contiene el mensaje que todo humano debe saber.

Si no lees la Biblia regularmente, te invitamos a que lo hagas. En ella encontrarás la historia de amor más bella de todos los tiempos. Es como una carta de amor que está dirigida a ti personalmente. Léela si quieres conocer a Jesús y podrás decir con san Pablo: “(Cristo) me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gal 2,20).

¿Por qué soy católico?: Porque Jesús está verdaderamente presente en la Eucaristía

Sabías que…

Esta lista de 73 libros se consideró divinamente inspirada por todo cristiano por más de 1,100 años, hasta que Martín Lutero y sus seguidores se deshicieron de siete libros del Antiguo Testamento en la Reforma Protestante en el siglo XVI. Los católicos aún conservan los 73 libros.