El legado desconocido de la Madre Cabrini, tras cien años de su muerte

El papel de la santa en la fundación de la primera comunidad católica italiana inmigrante de Denver

Vladimir Mauricio-Perez

El estado de Colorado ha declarado oficialmente el 22 de diciembre como el “Día de Santa Francis Cabrini”, conmemorando el centenario de su muerte. Aunque la mayoría de los residentes de Colorado piensan en el santuario de la madre Cabrini en Golden cuando consideran la influencia de la santa, la parroquia, Our Lady of Mount Carmel de Denver es también una joya histórica de sus obras.

Fue en Denver donde ella se convirtió en una compañera cercana del padre Mariano Felice Lepore, un joven sacerdote que determinó construir una iglesia para los inmigrantes italianos.

La madre Cabrini consideró que el trabajo más pesado en Denver y en el oeste “se reservaba para los trabajadores italianos”. Ella llegó a Colorado para traer “las santas alegrías” a los pobres inmigrantes.

La comunidad italiana y la Iglesia que la madre Cabrini ayudó a unir ha mantenido su vivaz identidad italiana desde que fue fundada en 1891 como la sociedad del Monte Carmelo.

“Somos una parroquia nacional dentro de la arquidiócesis para todos los italianos, sin importar dónde viven”, dijo el padre Hugh Guentner, párroco de Our Lady Mount of Carmel en Denver. “Recibimos alrededor de 200 feligreses en nuestras misas mensuales en italiano y muchos de los nuevos parroquianos quieren regresar a sus raíces italianas”.

El padre Lepore construyó la primera iglesia Our Lady of Mount Carmel con la ayuda de los italianos inmigrantes que vinieron del norte de Denver en el siglo XIX, en un vecindario que luego fue conocido como la “pequeña Italia” donde una modesta iglesia fue dedicada en 1894. Después de que la iglesia fue destruida por un incendio en 1898, la comunidad trabajó duramente para construir una iglesia más sólida de yeso y a prueba de fuego, la cual fue dedicada en 1904 y que todavía se mantiene.

La madre Cabrini, junto con su nuevo párroco el padre Thomas Moreschini, y Frank Damascio, un parroquiano y contratista de Denver, lideraron el Proyecto para hacer una nueva iglesia y una hermosa casa para Dios. En ella pintaron frescos italianos, trajeron esculturas de mármol desde Italia y el exterior fue transformado en el estilo de iglesias del Antiguo Continente.

La iglesia de ladrillo, con cúpulas gemelas de cobre y con una campana de mil libras llamada “Maria del Carmelina”, es un “buen ejemplo del estilo renacentista romántico” y exhibe un significado cultural de larga duración y en curso en la comunidad italo – americana de los Estados Unidos”, dice el historiador Astrid Liverman.

Pero la influencia de la santa no acaba aquí. Ella también fundó una escuela parroquial en 1902 junto con cuatro religiosas. Le enseñaron a la segunda generación de inmigrantes a leer y a escribir correctamente en inglés.

Como las familias de los estudiantes y el colegio no tenían dinero para comprar materiales escolares , las hermanas hacían que los niños practicaran con los dedos en las ventanas heladas durante el invierno. Y como no podían pagarles, les llevaban comida a las hermanas mensualmente para que no pasaran hambre.

Para este día, muchas de las actividades parroquiales continuaron a estar fuertemente influenciadas por la herencia italiana de la Iglesia, desde el bazar anual en honor a la fiesta de Nuestra Señora del Carmen en julio hasta la procesión con su imagen que recorre el vecindario.

Los colodareños ahora pueden reconocer lo que los parroquianos han sabido por generaciones. A saber que Our Lady of Mount Carmel tiene una de las “historias más importantes de inmigración, fe y de una resiliente comunidad que acogió simultáneamente las tradiciones del viejo país y las oportunidades de la nueva tierra”:

Y Santa Francisca Cabrini estuvo allí para hacer esto realidad, dejando un legado de fe, esperanza y caridad.

 

Próximamente: ¡Estamos en el V Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana!

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Con la presencia de 3 mil delegados de todas las diócesis de los Estados Unidos se realiza en Dallas el V Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana con el objetivo de traer a la reflexión las estrategias pastorales que pueden contribuir a una evangelización más eficaz a los hispanos de los Estados Unidos. El Papa Francisco envió el jueves 19 de septiembre un saludo especial a todos los participantes.

Por su parte el cardenal Joseph Tobin, arzobispo de Newark, en su intervención bilingüe exhortó esta mañana a los hispanos a hacer parte de esa “Iglesia en salida” de la que continuamente habla el Papa Francisco y de tener siempre en cuenta la dimensión misionera de la Iglesia.

40 delegados de la Arquidiócesis de Denver vinieron para contribuir con sus aportes a este proceso de consulta y celebrar la fe junto con hispanos de diferentes lugares de los Estados Unidos.

El cardenal Di Nardo, presidente de la conferencia de obispos católicos de EEUU, nos dio la bienvenida al V Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana

Posted by El Pueblo Católico on Thursday, September 20, 2018

Hermosa homilia del arzobispo de San Antonio TX Mons. Gustavo García-Siller. Nos invita a tener valor en tiempos difíciles que vive la Iglesia. Desde el V Encuentro Nacional de la Pastoral Hispana ENAVE

Posted by El Pueblo Católico on Thursday, September 20, 2018