26.1 F
Denver
martes, enero 31, 2023
InicioConoce tu feSantosEl libro más recomendado por san Francisco de Sales podría cambiar tu...

El libro más recomendado por san Francisco de Sales podría cambiar tu vida

El 'Combate espiritual' es un clásico de espiritualidad relevante para nuestros tiempos

No cabe duda de que san Francisco de Sales fue un maestro de la fe y de la vida espiritual para miles de personas. No solo logró que unos 72 000 protestantes volvieran a la fe católica en tan solo cuatro años a través de folletos que escribía y repartía refutando el calvinismo, sino que sus escritos espirituales ayudarían a un sinnúmero de fieles después de su muerte en 1622.

Pero el autor del clásico espiritual Introducción a la vida devota —que todo católico debe leer— tenía un libro favorito que recomendaba repetidamente a aquellos que deseaban crecer en la vida espiritual, a los que deseaban obtener la perfecta unión con Dios: el Combate espiritual de Lorenzo Scupoli.

Además de recomendar este libro en su obra Introducción a la vida devota, tenemos cartas en las que el santo elogia vivamente el Combate espiritual y lo recomienda a sus hijos e hijas espirituales.[1]

En una carta dirigida a una viuda dice: “El Combate espiritual es un gran libro: yo hace quince años que lo llevo continuamente en el bolsillo, nunca lo he leído sin sacar algún provecho”.[2]

A otra viuda le escribe: “Amada hija mía, lee el capítulo (LIX) del Combate espiritual, que es mi libro favorecido y privilegiado: yo hace dieciocho años que lo llevo siempre conmigo, y no lo leo jamás sin fruto y provecho”.[3]

Su discípulo, Mons. Pedro Camús, obispo de Belley, afirmó que, aunque el clásico de espiritualidad la Imitación de Cristo era un libro “todo de oro” y que “excede toda alabanza”, san Francisco de Sales aún prefería aconsejar el Combate espiritual.[4]

Además, aseguró que el santo había llevado el libro por 17 año continuos leyendo todos los días un capítulo, “y siempre con nuevas luces del cielo”.

El obispo Pedro cuenta que un día le preguntó al santo quién era su director o maestro espiritual. San Francisco de Sales le contestó, sacando del bolsillo el libro del Combate espiritual: “Este libro es el que con la divina asistencia me ha gobernado desde mi juventud. Este es mi maestro en las cosas de espíritu y de la vida interior”.[5]

Guía de perfección

El Combate Espiritual es un libro que explica el camino de perfección con enorme simplicidad, y sin embargo es un libro difícil, porque pone de manifiesto que tal labor es imposible para el ser humano. Solo puede conseguirse a través del abandono de la propia voluntad, la verdadera humildad y la confianza plena en Dios. El mismo san Francisco decía: “Hija mía, para decir la verdad, esta doctrina es alta; pero Dios, que nos la dicta y enseña en este libro, es altísimo”.[6]

El lector debe estar preparado para salir de su zona de confort y aceptar humildemente la realidad de que quizá no es tan santo como creía serlo. Mas no debe dejar de leer tras los primeros dos capítulos, en los que el autor nos explica en qué consiste la verdadera perfección cristiana y nos llama a desconfiar de nosotros mismos.

El autor escribe: “Muchos, no atendiendo a la gravedad de la materia, creyeron que la perfección consiste en el rigor de la vida, en la mortificación de la carne, en los cilicios, disciplinas, ayunos, vigilias y en otras penitencia y obras exteriores.

Otros […] creen que han llegado al grado supremo de la perfección cuando rezan muchas oraciones, oyen muchas misas, asisten a todos los oficios divinos, y frecuentan a las iglesias y comuniones”.[7]

Aunque no niega que estas prácticas son “medios muy poderosos”, asegura que las almas imperfectas “ponen todo el fundamento de su devoción en las obras exteriores, las cuales muchas veces son causa de su perdición y ruina, y les ocasionan mayor daño que los pecados manifiestos: no poque semejantes obras no sean buenas y loables en sí mismas; sino porque se ocupan de tal suerte en ellas, que se olvidan enteramente de la reforma del corazón”.[8]

El libro pues es una guía en esta reforma del corazón para aquellos que deseen dejar de vivir una fe superficial y quieran que Cristo viva en ellas.

El autor define la perfección del cristianismo de la siguiente manera:

“Toda la perfección del cristianismo […] no consiste en otra cosa que en conocer la bondad y la grandeza infinita de Dios, y la bajeza y propensión de nuestra naturaleza al mal; en amar a Dios y aborrecernos a nosotros mismos; en sujetarnos no solamente a su divina majestad, sino también a todas las criaturas por su amor: en renunciar enteramente nuestra propia voluntad, a fin de seguir siempre la suya; y sobre todo en hacer todas estas cosas únicamente por la honra y gloria de Dios, sin otra intención o fin que agradarle, y porque su divina Majestad quiere y merece ser amado y servido de sus criaturas”.[9]

Estas palabras pueden parecernos extremas, pues ¿acaso no contradicen lo que escuchamos día tras: que tenemos que decidir por nosotros mismos sin que nadie nos diga qué hacer? ¿No es esa la verdadera libertad?

Si crees que esta creencia es coherente con el camino cristiano, piénsalo dos veces. Cristo nos llamó a morir a nosotros mismos y cargar nuestra cruz; a amar a los demás como a nosotros mismos, a hacer su voluntad, a negarnos a nosotros mismos.

Por eso no debe extrañarnos que el autor diga que “esta guerra es la más difícil de todas”, pues consiste en “combatir todas nuestras inclinaciones viciosas, sujetar los sentidos a la razón y desarraigar los vicios”.[10]

No es algo que podamos hacer por nuestras propias fuerzas, pero Cristo sí puede, y este libro nos explica cómo podemos dejarlo trabajar en nosotros.

Tómalo y deja que te guíe en esta vida como guio al gran san Francisco de Sales.

____________ 

[1] Las siguientes citas de las cartas de san Francisco de Sales han sido tomadas y adaptadas del capítulo introductorio “Elogios” del Combate espiritual, traducido por D. Damián González del Cueto, mayo 1830.

[2]Cartas de san Francisco de Sales, I, II, carta 55.

[3] Ibid., II, IV, carta 94.

[4] El espíritu de san Francisco de Sales, 7, VII.

[5] Ibid., 14, XV.

[6] Cartas, II, IV, carta 75.

[7] Combate spiritual, I, cap. 1, 16.

[8] Ibid., 19.

[9] Ibid., 23.

[10] Ibid., 24.

Vladimir Mauricio-Pérez
Vladimir Mauricio-Pérez es el editor de El Pueblo Católico y el gerente de comunicaciones y medios de habla hispana de la arquidiócesis de Denver.
Artículos relacionados

Lo último