El origen de la fecha de Navidad

Equipo de El Pueblo Católico

Este artículo fue publicado en la edición de la revisa de El Pueblo Católico titulada El asombro de la Navidad”. Para suscribirte y recibir la revista en casa, HAZ CLIC AQUÍ.

 

Muchas personas se han preguntado por qué la Navidad se celebra el 25 de diciembre si la Biblia no especifica la fecha del nacimiento de Jesús. Existen varias teorías al respecto. De cualquier manera, ninguna de estas implica que sea malo celebrar el nacimiento de Cristo, ya sea en su fecha real o en una simbólica. El hecho de que una práctica no se especifique en la Biblia no la hace mala o antibíblica.

TEORÍA SEGÚN LA FECHA DE LA ENCARNACIÓN

Una teoría es que la fecha está basada en la celebración más antigua de Anno Mundi, la fiesta de la creación del mundo calculada desde el Antiguo Testamento y celebrada el 25 de marzo. Había una tradición en la Iglesia antigua y entre varios Padres de la Iglesia de que tanto la encarnación como la crucifixión de Cristo habían ocurrido en la misma fecha que la creación del mundo, el 25 de marzo.

Una vez establecida esta fecha de la Anunciación, en que el ángel anunció a María el mensaje de Dios y Cristo se encarnó, se habría establecido el 25 de diciembre como el nacimiento de Jesús: 9 meses después, para simbolizar la duración de un embarazo. El 25 de marzo coincidía con el equinoccio de primavera (día en que el día y la noche tienen la misma duración) y el 25 de diciembre con el solsticio de invierno (fecha a partir de la cual los días se vuelven más largos y las noches más cortas).

TEORÍA DE INCULTURACIÓN

Otra teoría es que la fecha tiene que ver con la celebración pagana del dios “Sol Invicto” que se hizo popular en el imperio romano a finales del segundo siglo.

Según esta teoría, la Iglesia habría optado por designar el 25 de diciembre como la fecha de Navidad para cristianizar la celebración pagana del “Sol Invicto” y así guiar tanto a cristianos como no cristianos a adorar a Cristo, que es el verdadero “sol de justicia” (Mal 3,20). Desde tiempos antiguos se simbolizaba a Jesús con el sol. Los primeros cristianos miraban hacia el este al ser bautizados, pues del este sale el sol, figura de Cristo y su resurrección.

Si esto es, en efecto, lo que sucedió, no sería necesariamente malo, pues simplemente sería un ejemplo de “inculturación”, la purificación de prácticas no cristianas para reflejar la verdad del Evangelio en vez de las creencias paganas. Es una acción de evangelización en la que ciertas prácticas no cristianas son vaciadas de su sentido pagano y son dirigidas al mensaje del Evangelio y a la adoración del Dios verdadero, sin comprometer la fe.

TEORÍA DEL SIGNIFICADO CÓSMICO

Una tercera teoría dice que, aunque la fecha del 25 de diciembre coincidía con la celebración pagana de “Sol Invicto”, esta se fijó independientemente de la festividad pagana. Más bien fue por el simbolismo que presentaba el solsticio de invierno que caía el 25 de diciembre, el día en que los días se empezaban a hacer más largos: una realidad que va de acuerdo con el título de Jesús, “la luz del mundo” (Jn 8,12).

Por ser un día de importancia cósmica, el solsticio de invierno era un día de gran importancia religiosa para muchas culturas en todo el mundo. Esto no implica que, al haber elegido el 25 de diciembre para la Navidad, la Iglesia haya querido necesariamente inculturar una tradición pagana. Algunos expertos han dicho que en realidad no hay evidencia suficiente para llegar a esa conclusión. Una de las razones es que la primera referencia a esta fecha de Navidad viene de Hipólito de Roma en torno al año 204 d.C., que es anterior a cualquier mención de una celebración en honor al dios pagano “Sol Invicto”.

CONCLUSIÓN

No hay forma de comprobar la fecha exacta en que Jesús realmente nació. Varios expertos han llegado a una aproximación usando la fecha en que Zacarías, padre de Juan Bautista, estuvo en el templo, según el evangelio de Lucas (Lc 1,5-56). Siguiendo el relato y evidencia histórica sobre el rey Herodes y otras costumbres, concluyeron que Jesús habría nacido en invierno del año 2 o 3 d.C. Esto va de acuerdo con la tradición de los Padres de la Iglesia.

Desde hace tiempo se cree que hubo un error de cálculo en la Edad Media que puso el año 1 varios años antes del nacimiento de Jesús. Por eso es razonable decir que Jesús en verdad nació en el año 2 o 3 d.C.

Sin embargo, lo más importante no es necesariamente la fecha, sino el hecho de que Dios se hizo hombre y habitó entre nosotros. No tiene nada de malo celebrar la Navidad en un determinado día, sea simbólico o real. Lo importante es que la Iglesia nos ha dado un día y una temporada dedicada a festejar y reflexionar sobre el misterio de la venida de Cristo hace dos mil años y su segunda venida al final de los tiempos.

 

Lee todos los artículos de la edición “El asombro de la Navidad”de la revista de El Pueblo Católico haciendo clic en la imagen.

Próximamente: Participa en la Marcha por la Vida desde tu hogar y defendamos la dignidad de la vida

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este año, al igual que la mayoría de eventos y festejos, la Marcha Anual por la Vida será un poco diferente, lo que seguirá igual, es el entusiasmo de la comunidad pro-vida que una vez más está lista para demostrar y defender la belleza de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural.

Debido a las restricciones por el COVID-19 y para mantener a todos seguros, la Marcha por la Vida no se llevará a cabo en Denver este año. No obstante, los defensores de la vida aún podrán ser partícipes de esta celebración de manera segura y desde sus hogares o parroquias locales.

“Necesitamos agradecer a Dios por el regalo de la vida y compadecernos por la pérdida de los millones de niños inocentes”, dijo Lynn Grandon, directora de programas de la Oficina Respect Life de Caridades Católicas de Denver. “Participa en nuestra campaña en las redes sociales con mensajes ingeniosos y conmovedores, y ora antes de publicarlos para que Dios pueda usarlos para tocar corazones y cambiar vidas”.

Campaña en redes sociales

La oficina de Respect Life, ha lanzado una campaña en redes sociales durante todo el mes de enero para que las personas muestren su apoyo de maneras creativas. Para participar, las personas solo tienen que crear imágenes, canciones o pancartas y colocarlas en aceras públicas de intersecciones de su ciudad, apoyando el movimiento provida. También pueden participar creando publicaciones, mensajes, videos, memes, o mensajes inspiradores provida y compartirlas en redes sociales usando la etiqueta #CelebralaVida2021.

Formas locales de participar

En Colorado y en todo el país, las parroquias locales celebrarán la vida a su manera con misas especiales, Horas Santas de Adoración y Procesiones Eucarísticas siguiendo las pautas COVID-19 del Departamento de Salud para mantener a todos seguros.

Para parroquias de Colorado que participarán en la celebración de por vida visita, respectlifedenver.org.

Para encontrar la parroquia más cercana a través de un mapa interactivo, HAZ CLIC AQUÍ.

Además, el arzobispo Samuel J. Aquila celebrará una misa especial de “Respeto a la vida” que será  transmitida en vivo el 23 de enero a las 10 a.m. Para sintonizar esta celebración visita: archden.org/livestream/

“Es sumamente importante que nuestra familia/comunidad continúe defendiendo la vida ya que a diario vemos la falta de amor, respeto y valor a la vida humana y la falta a la dignidad de la vida. Porque nuestra sociedad carece en valorar la vida humana. Vemos que nuestra sociedad tiende a defender más la vida de un animal que la de un ser humano, y viendo que en nuestro estado el aborto sigue siendo legal durante los 9 meses del embarazo, sería fatal que esto avanzara a ser como en NY que es legal el aborto en las primeras 24 horas del nacimiento”, dijo María Elisa Olivas, Coordinadora Comunitaria de Caridades Católicas de Denver.

Día Nacional de Oración, el 22 de enero

Otra forma de participar en la celebración por la vida es uniéndose al “Día de oración por la protección legal de los niños no nacidos”, el 22 de enero. En este día en el año 1973, la Corte Suprema de los Estados Unidos legalizó el aborto en todo el país. Como católicos y defensores de la vida, estamos llamados a observar este día a través de la oración y el ayuno. Para más información haz clic AQUÍ. 

Marcha Nacional por la Vida

Por otro lado, tal como ha sucedido desde 1974, la Marcha Nacional por la Vida se llevará a cabo el 29 de enero en Washington DC.  El evento contará con el orador principal e invitado de honor Tim Tebow, ex jugador de la NFL, autor de bestsellers del New York Times y ganador del Trofeo Heisman. Entre otros invitados especiales, Carl Anderson, Caballero Supremo de los Caballero de Colón, será honrado con el Premio Legado Pro-Vida 2021, un premio que reconoce su trabajo excepcional en defensa de la dignidad del ser humano no nacido. Para ver los eventos virtualmente el 29 de enero y más información visita: marchforlife.org.

Horas Santas transmitidas en vivo por EWTN

Además, como resultado de las restricciones de asistencia locales vigentes, la Vigilia Nacional de Oración por la Vida de este año en Washington, D.C., no estará abierta al público. En respuesta, por primera vez, los obispos de todo el país se turnarán para dirigir las horas santas transmitidas en vivo durante toda la noche, con una celebración de la misa de apertura que será televisada a través de EWTN. Para ver el calendario completo de programación, haz clic AQUÍ.

“Unirnos a estos eventos nos recuerda que no estamos solos en el desafío de defender nuestra fe en público”, concluyó Grandon. “Además, nuestro Señor y la gran nube de testigos que nos han precedido se unen a nosotros en la Santa Misa para hablar a nuestros corazones y darnos gracia y el valor para hacer lo correcto mientras nos esforzamos por promover el Evangelio de la vida”.