56.6 F
Denver
domingo, septiembre 25, 2022
InicioTiempos litúrgicosNavidadEl origen de la fecha de Navidad

El origen de la fecha de Navidad

Este artículo fue publicado en la edición de la revisa de El Pueblo Católico titulada El asombro de la Navidad”. Para suscribirte y recibir la revista en casa, HAZ CLIC AQUÍ.

 

Muchas personas se han preguntado por qué la Navidad se celebra el 25 de diciembre si la Biblia no especifica la fecha del nacimiento de Jesús. Existen varias teorías al respecto. De cualquier manera, ninguna de estas implica que sea malo celebrar el nacimiento de Cristo, ya sea en su fecha real o en una simbólica. El hecho de que una práctica no se especifique en la Biblia no la hace mala o antibíblica.

TEORÍA SEGÚN LA FECHA DE LA ENCARNACIÓN

Una teoría es que la fecha está basada en la celebración más antigua de Anno Mundi, la fiesta de la creación del mundo calculada desde el Antiguo Testamento y celebrada el 25 de marzo. Había una tradición en la Iglesia antigua y entre varios Padres de la Iglesia de que tanto la encarnación como la crucifixión de Cristo habían ocurrido en la misma fecha que la creación del mundo, el 25 de marzo.

Una vez establecida esta fecha de la Anunciación, en que el ángel anunció a María el mensaje de Dios y Cristo se encarnó, se habría establecido el 25 de diciembre como el nacimiento de Jesús: 9 meses después, para simbolizar la duración de un embarazo. El 25 de marzo coincidía con el equinoccio de primavera (día en que el día y la noche tienen la misma duración) y el 25 de diciembre con el solsticio de invierno (fecha a partir de la cual los días se vuelven más largos y las noches más cortas).

TEORÍA DE INCULTURACIÓN

Otra teoría es que la fecha tiene que ver con la celebración pagana del dios «Sol Invicto» que se hizo popular en el imperio romano a finales del segundo siglo.

Según esta teoría, la Iglesia habría optado por designar el 25 de diciembre como la fecha de Navidad para cristianizar la celebración pagana del “Sol Invicto” y así guiar tanto a cristianos como no cristianos a adorar a Cristo, que es el verdadero “sol de justicia” (Mal 3,20). Desde tiempos antiguos se simbolizaba a Jesús con el sol. Los primeros cristianos miraban hacia el este al ser bautizados, pues del este sale el sol, figura de Cristo y su resurrección.

Si esto es, en efecto, lo que sucedió, no sería necesariamente malo, pues simplemente sería un ejemplo de “inculturación”, la purificación de prácticas no cristianas para reflejar la verdad del Evangelio en vez de las creencias paganas. Es una acción de evangelización en la que ciertas prácticas no cristianas son vaciadas de su sentido pagano y son dirigidas al mensaje del Evangelio y a la adoración del Dios verdadero, sin comprometer la fe.

TEORÍA DEL SIGNIFICADO CÓSMICO

Una tercera teoría dice que, aunque la fecha del 25 de diciembre coincidía con la celebración pagana de «Sol Invicto», esta se fijó independientemente de la festividad pagana. Más bien fue por el simbolismo que presentaba el solsticio de invierno que caía el 25 de diciembre, el día en que los días se empezaban a hacer más largos: una realidad que va de acuerdo con el título de Jesús, “la luz del mundo” (Jn 8,12).

Por ser un día de importancia cósmica, el solsticio de invierno era un día de gran importancia religiosa para muchas culturas en todo el mundo. Esto no implica que, al haber elegido el 25 de diciembre para la Navidad, la Iglesia haya querido necesariamente inculturar una tradición pagana. Algunos expertos han dicho que en realidad no hay evidencia suficiente para llegar a esa conclusión. Una de las razones es que la primera referencia a esta fecha de Navidad viene de Hipólito de Roma en torno al año 204 d.C., que es anterior a cualquier mención de una celebración en honor al dios pagano «Sol Invicto».

CONCLUSIÓN

No hay forma de comprobar la fecha exacta en que Jesús realmente nació. Varios expertos han llegado a una aproximación usando la fecha en que Zacarías, padre de Juan Bautista, estuvo en el templo, según el evangelio de Lucas (Lc 1,5-56). Siguiendo el relato y evidencia histórica sobre el rey Herodes y otras costumbres, concluyeron que Jesús habría nacido en invierno del año 2 o 3 d.C. Esto va de acuerdo con la tradición de los Padres de la Iglesia.

Desde hace tiempo se cree que hubo un error de cálculo en la Edad Media que puso el año 1 varios años antes del nacimiento de Jesús. Por eso es razonable decir que Jesús en verdad nació en el año 2 o 3 d.C.

Sin embargo, lo más importante no es necesariamente la fecha, sino el hecho de que Dios se hizo hombre y habitó entre nosotros. No tiene nada de malo celebrar la Navidad en un determinado día, sea simbólico o real. Lo importante es que la Iglesia nos ha dado un día y una temporada dedicada a festejar y reflexionar sobre el misterio de la venida de Cristo hace dos mil años y su segunda venida al final de los tiempos.

 

Lee todos los artículos de la edición “El asombro de la Navidad”de la revista de El Pueblo Católico haciendo clic en la imagen.

Artículos relacionados

Lo último