Conozca los siete nuevos santos de la Iglesia Católica

El Papa Francisco canonizará a siete nuevos santos el próximo 14 de octubre en el Sínodo de Obispos sobre los Jóvenes, la Fe y el Discernimiento Vocacional.

La lista incluye un papa, un arzobispo, un laico, dos mujeres fundadoras y dos presbíteros. Un tema consistente entre ellos es el cuidado por los pobres y una fuerte fe en Jesús a pesar de los tiempos difíciles.

Conoce las vidas de estos casi santos y el trabajo que hicieron para construir el Reino de los Cielos aquí en la tierra.

 

Papa Pablo VI

Conocido por sus sabias enseñanzas sobre el matrimonio, la familia y la apertura a la vida, especialmente con la encíclica Humanae Vitae publicada en 1968 y por la cual él soportó duras críticas también dentro de la misma Iglesia. En su encíclica Populorum Progressio habla del desarrollo de los pueblos, el cual no puede darse sin la solidaridad entre las naciones.

Su nombre de pila es Giovanni Battista Montini. Nació en 1897 en el norte de Italia. Pese a los quebrantos de salud que sufrió, fue ordenado sacerdote en 1920. En 1954 fue nombrado arzobispo de Milán. Participó en las sesiones del Concilio Vaticano II. En 1963 San Juan XXIII (quien falleció ese mismo año) lo hizo cardenal. En cónclave de ese año fue elegido pontífice y tomó el nombre de Pablo VI. Culminó las sesiones del Concilio Vaticano II el cual concluyó en 1965. Fue el primer papa en realizar viajes internacionales y visitó diversos países en los cinco continentes. En 1965 se encontró con el patriarca de Constantinopla Atenágoras I y se levantó así la condena entre católicos y ortodoxos. Falleció el 6 de agosto de 1978 y fue beatificado por el Papa Francisco en 2014.

Nunzio Sulprizio

El mes del Sínodo sobre los Jóvenes, la fe y la Discernimiento Vocacional parece ser el tiempo perfecto para la canonización del Nunzio Sulprizio.

Nunzio era un laico que murió a los 19 años, y aunque su vida fue corta, estuvo llena de un profundo sufrimiento acompañado de una profunda fe.

Los padres de Nunzio murieron cuando él era un niño, y él quedo al cuidado de su tío, quien lo abusó y lo explotó.

Nunzio encontró fuerza en Jesús, aun después de que contrajo gangrena en una de sus piernas, lo que le causó un mayor sufrimiento. Durante este tiempo, él vivía en un hospital en Nápoles donde asistía a otros pacientes y se aferraba a su fe.

El joven finalmente murió de cáncer de huesos.

Nunzio fue beatificado en 1963 por el Papa Pablo VI, quien dijo que la vida del joven dejo la enseñanza de que los jóvenes tienen una misión más importante y significativa de lo que ellos piensan.

“Nunzio Sulprizio te dirá que el periodo de la juventud no debe ser considerado como la edad de las pasiones libres, las inevitables caídas, las crisis invencibles, de pesimismo decadente, de egoísmo dañino”.

Más bien, el papa dijo, “Nunzio muestra que ser joven es una oportunidad maravillosa”.

“Es una gracia, es una bendición ser inocente, ser puro, ser feliz, ser fuerte, estar lleno de entusiasmo y vida – así como deben ser aquellos quienes reciben el don de una existencia nueva y fresca, regenerada y santificada en el bautismo”.

 

Maria Catherine Kasper

Maria Catherine Kasper vivió una vida simple en una pequeña comunidad alemana. Mientras crecía, iba a la escuela tan frecuentemente como podía, pero los problemas de salud a menudo la mantenían en casa. Le encantaba hacer sus tareas y leer.

Cuando niña, Catherine y sus amigos visitaban el santuario Mariano local, y a corta edad se sintió atraída a la vida religiosa.

Cuando murió su padre ella tenía solo 21 años. María y su madre vivían con otra familia, y Catherine trabajo en una granja para tener un sustento.

Desde muy corta edad, Catherine disfrutaba ayudar a los pobres y los enfermos de su comunidad. Su esfuerzo inspiró a otros a involucrarse, y su dedicación finalmente llevó a Catherine y a otras cuatro mujeres a formar una comunidad religiosa llamada Siervas Pobres de Jesucristo.

El profundo amor de Catherine por la Virgen la llevó a tomar el nombre de María Catherine.

Desde su fundación, el ministerio de las Siervas Pobres de Jesucristo se ha extendido por varios países, incluyendo India, Brasil y los Estados Unidos. Ahora la orden tiene cientos de hermanas que continúan la labor inspirada por Catherine.

Catherine fue beatificada el 16 de abril de 1978.

 

Oscar Romero

Conocido como el arzobispo de San Salvador que murió mártir el 24 de marzo de 1980 y quien mostró un gran y profundo amor por los pobres y marginados.

Nació en Ciudad Barrios, San Salvador el 15 de agosto de 1917. Creció en una familia humilde y vivió una vida sencilla sin recursos como agua o electricidad. Tanto él como sus hermanos dormían en el suelo. Asistió a la escuela hasta los 12 años y luego tuvo que trabajar para ayudar al sostenimiento de su familia. Sintió el llamado al sacerdocio e ingresó al seminario a los 14 años.

El futuro santo Mons. Óscar Romero

Entrevistamos al padre Jose Anibal Chicas, salvadoreño, quien nos habló sobre el futuro santo Mons. Óscar Romero. @Sacred Heart of Jesus Catholic Church

Posted by El Pueblo Católico on Wednesday, October 10, 2018

Viajó a roma en 1937 para completar su formación sacerdotal y fue ordenado allí en 1942. Al año siguiente regresó a su país para ejercer su ministerio. Fue nombrado obispo auxiliar de San Salvador en 1970 y arzobispo en 1977. Fue un gran crítico de la estructura del gobierno de su país por alimentar la violencia y el conflicto con la guerrilla. Tras la muerte de varios sacerdotes defensores de los derechos humanos, Romero dijo en su homilía dominical el 23 de marzo de 1980: “En nombre de Dios y de este pueblo sufrido les pido, les ruego, en nombre de Dios, ¡cese la represión!”. Muchos consideraron estas palabras como su sentencia de muerte. El Arzobispo fue asesinado al día siguiente mientras celebraba misa en la capilla del Hospital de la Divina Providencia. Fue beatificado el 23 de mayo de 2015 y será canonizado el próximo 14 de octubre en Roma.

 

Francesco Spinelli

Durante el primer año del sacerdocio de Francesco Spinelli en 1875, visitó la Basílica de Santa Maria de la Mayor en Roma y se arrodilló frente a la cuna de Jesús.

Fue allí donde tuvo la visión de una joven mujer adorando a Jesús en el Santísimo Sacramento. La imagen era tan poderosa que lo llevó a fundar las Hermanas Adoratrices del Santísimo Sacramento, una congregación religiosa dedicada a la adoración Eucarística.

Francesco nació en Milán y a muy corta edad se sintió atraído por la Eucaristía.

En una biografía que fue escrita por la orden que él fundó, dice que Francesco sufrió una lesión en la columna vertebral cuando tenía 14 años y usaba muletas para caminar después del accidente. Pero después de rezar en la iglesia frente a una estatua de María, Francesco se curó milagrosamente y salió de la iglesia sin la necesidad de usar sus las muletas.

Francesco sintió el llamado al sacerdocio y fue ordenado en 1875. Su amor por servir a los pobres durante su infancia y continuó a lo largo de su sacerdocio, tiempo en que se dedicaba a enseñar en un seminario durante el día y dirigía una escuela para feligreses desfavorecidos por la noche.

Su amor por los pobres y la devoción a la Eucaristía lo llevaron a su beatificación en 1992.

 

Vincenzo Romano

Vincenzo Romano pasó todo su sacerdocio sirviendo en Torre del Greco, una ciudad plagada por el volcán Vesubio, que hizo erupción en 1794 y causó destrucción en toda la ciudad italiana.

El daño inspiró a Vincezo a reconstruir la Santa Croce, su parroquia, con sus propias manos.

La dedicación de Vincezo de servir a sus feligreses se hizo evidente durante ese tiempo, pero también durante todo su sacerdocio en la comunidad de Torre del Greco.

Vincezo nació en 1751 y fue educado en Nápoles, donde estudió los escritos de San Alfonso María de Ligorio. Respondió al llamado al sacerdocio y fue ordenado en 1775 con solo 24 años.

El sacerdote no solo amó y guio a su comunidad, además se esforzaba por ayudar a los pobres y enfermos. Vincezo no se apartó de los problemas sociales que ocurrieron durante su vida.

Tenía un amor particular por los huérfanos, y por los candidatos al sacerdocio, y era recordado por llevar un estilo de vida simple y humilde.

La reputación de santidad de Vincezo lo ayudo a ser beatificado en 1963

Nazaria Ignazia March Mesa

Al recibir su Primera Comunión, Nazaria Ignazia March Mesa sintió un llamado a la vida religiosa.

A pesar de la indiferencia de su familia a la fe católica, y el desánimo que recibió de ellos de asistir a misa y desarrollar devociones, se unió a la Tercera Orden Franciscana después de ser confirmada.

Nazaria creció en España, pero se mudó con su familia a México, donde conoció a miembros de Hermanitas de los ancianos desamparados. Sintió el llamado a la vida religiosa e hizo sus votos perpetuos a la orden en 1915 y continuó sirviendo en Bolivia.

Durante su tiempo en la orden, trabajo como cocinera, ama de llaves y enfermera. Pero para 1920, se sintió llamada a crear una nueva congregación enfocada en trabajo misionero y evangelización. En 1925. Ella y otras seis hermanas fundaron la Cruzada Pontificia, que luego fue nombrada Congregación de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia.

El trabajo de la orden se centró en ofrecer educación religiosa a niños y adultos, así como a dirigir misiones. Aunque recibió mucha adversidad y oposición a su trabajo, Nazaria continúo sirviendo a la comunidad local y más allá.

Su trabajo la llevó a Buenos Aires, y ayudó a esparcir la orden por toda América del Sur, y partes de Europa.

Nazaria fue beatificada el 27 de septiembre de 1992.

Próximamente: “Todo es posible”: Tres madres hispanas obtienen licenciatura a través de Centro San Juan Diego

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

“¡Gracias por atreverse a soñar y a buscar un mundo mejor!” Con estas palabras Alfonso Lara, director de Centro San Juan Diego, dio la bienvenida a las tres graduadas de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), cuya graduación se llevó a cabo el viernes, 14 de junio, en CSJD en Denver.

Las tres licenciadas – Jovana López González, Leticia Morales Gonzáles y María Guadalupe Sánchez Casarrubias – obtuvieron sus respectivos títulos gracias a la alianza establecida entre CSJD y UPAEP en el 2012, la cual le ha permitido a CSJD ofrecer licenciaturas y maestrías en línea, en español, válidas en los Estados Unidos y a un precio asequible.

La graduación de estudiantes de la Universidad Popular del Estado de Puebla (UPAEP) que obtuvieron su licenciatura a través de Centro San Juan Diego, se llevó a cabo el 14 de junio en Denver. (Fotos de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

La ceremonia fue dirigida por el distinguido periodista Rodolfo Cárdenas, como maestro de ceremonias, y contó con la presencia de los cónsules de Guatemala, El Salvador y Perú en Denver; así como de tres representantes de UPAEP, quienes viajaron desde Puebla para la ocasión; el Vicario General de la Arquidiócesis, padre Randy Dollins; la hermana Alicia Cuarón, y otros estudiantes, amigos y familiares.

Aquí presentamos a las nuevas licenciadas.

(Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

Jovana López González

Lic. en Administración de Empresas

Originaria de la Ciudad de México, Jovana fue impulsada por su deseo de ser un buen ejemplo para su hijo y para la comunidad hispana a la hora de comenzar su carrera en Administración de Empresas en UPAEP Online por medio de CSJD.

“Me siento contenta, muy satisfecha y con un logro cumplido, más que nada, para mí y para mi familia”, dijo a El Pueblo Católico Jovana, quien llegó hace 19 años a este país. “Nunca pensé que esto se fuera a hacer realidad. Fueron más de 4 años y decía yo ya al final: ‘a lo mejor no puedo’, porque tomé más materias para poderla terminar más rápido, pero aquí estoy”.

Jovana López González obtuvo su licenciatura en Administración de Empresas. (Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

Aseguró que su camino no fue fácil, ya que uno de sus retos más grandes fue el comenzar con un nivel de computación muy básico, lo que la obligó a aprender computación y llevar sus materias a la vez.

Sin embargo, dirigiéndose a las personas que están indecisas sobre si deberían o no emprender el camino de una carrera universitaria, asegura “que nunca es tarde. No importa la nacionalidad, no importa la edad – que siempre hay oportunidad. El tiempo se lo da uno, y cuando uno quiere, se puede. Y que no dejen su sueño atrás, que lo hagan realidad, que todos los días se levanten con el sueño de seguir adelante”.

 

(Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

Leticia Morales Domínguez

Lic. en Gestión de Tecnologías de Información

Debido a diversos problemas, Leticia tuvo que dejar sus estudios universitarios en México, pero, tras mudarse a los Estados Unidos con su esposo, nunca olvidó su sueño: “Me prometí a mí misma que iba a estudiar algo, aunque fuera algo sencillo”.

La oriunda de Chalchihuites, Zacatecas, estuvo “tocando puertas” por más 20 años. Estudió inglés, obtuvo su GED, pero su sueño de estudiar una carrera parecía lejano – hasta que escuchó la oportunidad que CSJD ofrecía a través de UPAEP Online, “y no lo pensé dos veces”, aseguró.

Siendo madre de tres hijos, el más pequeño de 2 años, las dificultades no fueron pocas. “Fue difícil coordinar las actividades como alumna, madre y además como empleada… Tuve que estar estudiando en el turno de la noche para poder culminar mis estudios”, dijo Leticia a El Pueblo Católico.

Leticia Morales Domínguez obtuvo su licenciatura en Gestión de Tecnologías de la Información (Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

Pero ahora, para la catequista y feligrés de St. Michael the Archangel en Aurora, este logro la hace sentir como si estuviera sentada en la cima de una montaña “divisando el paisaje hermoso”.

“No hay obstáculos que no podemos vencer. Todos tenemos las capacidades, los dones que Dios nos dio para poder lograr nuestros sueños.

“Me gustaría (decirles a) todas las personas que tengan este sueño, que se acerquen a UPAEP, al CSJD, porque es posible, y hay un gran equipo detrás de nosotros para apoyarnos. No vamos solos en esta carrera”.

 

(Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

María Guadalupe Sánchez Casarrubias

Lic. en Innovación y Asesoramiento Educativo

“El amor: el amor a mí, el amor a los demás y el amor a mi familia” es lo que llevó a María, madre inmigrante de la Ciudad de México, a obtener su licenciatura en Innovación y Asesoramiento Educativo en CSJD. “No sabía identificar qué era lo que me había motivado, hasta que, empezando este proceso, me di cuenta de que era por amor, amor de entrega hacia los demás”.

María ve este hito en su vida como el comienzo de algo nuevo: “Esto es apenas el principio de lo que me gustaría hacer, que es apoyar a la comunidad hispana”, dijo la graduada en diálogo con El Pueblo Católico, expresando los muchos sueños que tiene por cumplir.

María Guadalupe Sánchez Cassarrubias obtuvo su licenciatura en Innovación y Asesoramiento Educativo. (Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

No obstante, su camino no ha sido todo color de rosa. “Lo más difícil fue empezar una licenciatura a ya más de los 40 años y las barreras de la tecnología: yo no sabía usar una computadora”. Aun así, no se rindió, y anima a otros a seguir luchando por sus sueños.

“Les diría a las personas indecisas que se animen. La educación es algo que nos va a permitir ser más grandes, y nos va a permitir ver el mundo de diferente manera y entregarnos de diferente manera al mundo… No hay límites si uno no los tiene en la mente”, aseguró María.

(Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

Para más información sobre cómo obtener una licenciatura a través de CSJD, visite:

centrosanjuandiego.org/upaep/ o llame al (303) 295-9470.