El papa Francisco y el posible cisma alemán

Arzobispo Aquila

Estando cerca de su muerte, Jesús oró para que la Iglesia fuera una, para que se unificara. Al recordar la historia y los tiempos presentes de tumulto en nuestra sociedad e Iglesia, es de vital importancia recordar que nuestra unión proviene de la relación sobreabundante del Padre, Jesús y el Espíritu Santo, y no de adoptar los valores del mundo.

Jesús dijo en Juan 17, dirigiéndose a Dios Padre: “No ruego solo por estos, sino también por aquellos que creerán en mí por medio de su palabra, para que todos sean uno”. Nosotros somos aquellos que creen en Jesús por medio de la palabra de los Apóstoles, como lo han hecho las generaciones de cristianos que nacieron antes que nosotros. La unidad de la Iglesia no es solo para nuestro propio bien, es también para el bien del mundo, para que este crea que el Padre envió a Jesús.

Los que se mantienen al tanto de noticias relacionadas a la Iglesia Católica sabrán que el papa Francisco habló sobre el peligro de un cisma en la Iglesia. Le dijo a un reportero que él reza para que un cisma no suceda, pero también reconoció que era posible. “Es una decisión que el Señor deja a la libertad humana”, dijo el Papa, añadiendo: “Oro para que no sucedan, ya que la salud espiritual de muchos estaría en riesgo”. La libertad humana ha sido la causa de cismas a través de la historia de la Iglesia, y antes de la Iglesia, entre el pueblo de Israel. Sin embargo, como sabemos por las palabras de Jesús mismo, es esencial que los creyentes se mantengan unidos.

Desafortunadamente, los desarrollos recientes en la Iglesia alemana, dirigidos por el Cardenal Marx y la mayoría de los obispos alemanes, corren el riesgo de dañar la unidad de la Iglesia universal. Estos obispos y un grupo considerable de laicos planean tener un sínodo que realice votaciones de carácter obligatorio sobre el cambio a cuestiones de doctrina, como la ordenación de mujeres, bendiciones a uniones del mismo sexo y otros temas relacionados a la sexualidad. En su carta del mes de junio dirigida a los católicos alemanes, el papa Francisco advirtió: “Cada vez que la comunidad intentó resolver sus problemas a solas, confiando y enfocándose exclusivamente en sus propias fuerzas o en sus métodos, inteligencia, voluntad o prestigio, acabó por aumentar y perpetuar los males que intentaba resolver”. Esto es debido a que, en los cismas, se encuentra la falta de no escuchar la voz de Dios y la voz auténtica del Espíritu Santo, que siempre mantienen nuestros ojos fijos en Jesucristo.

Es decepcionante que los obispos alemanes se hayan empeñado en los últimos días en avanzar con sus planes, pese a la intervención del papa Francisco y la carta del cardenal Marc Ouellet, quien aseguró que la propuesta no era “eclesiológicamente válida”.

El antídoto para esta posible herida al Cuerpo de Cristo es la búsqueda de la unión con las tres Personas de la Santísima Trinidad, que son la fuente de la unidad de la Iglesia. Aquellos que continúan amando a cada persona de la Trinidad no buscan su propio camino. Por esta razón, el Catecismo enseña:

“La Iglesia es una debido a su origen: ‘El modelo y principio supremo de este misterio es la unidad de un solo Dios Padre e Hijo en el Espíritu Santo, en la Trinidad de personas’. La Iglesia es una debido a su Fundador: ‘Pues el mismo Hijo encarnado […] por su cruz reconcilió a todos los hombres con Dios […] restituyendo la unidad de todos en un solo pueblo y en un solo cuerpo’. La Iglesia es una debido a su ‘alma’: ‘El Espíritu Santo que habita en los creyentes y llena y gobierna a toda la Iglesia, realiza esa admirable comunión de fieles y une a todos en Cristo tan íntimamente que es el Principio de la unidad de la Iglesia’” (CIC #813).

Basta con considerar la historia de las comunidades protestantes, que constantemente se dividen entre ellas por cuestiones de doctrina, para ver las consecuencias de reemplazar la fe con creencias socialmente aceptables.

Jesús nos enseña: “Yo soy la vid; ustedes los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él dará mucho fruto; porque separados de mí nada pueden hacer. Si alguno no permanece en mí, es cortado y se seca…” (Jn 15, 5-6). Uno puede observar fácilmente en la historia que cambiar la enseñanza para mantenerse al día con la moralidad moderna no llena iglesias. Lo único que da fruto y llena iglesias es el encuentro con Jesucristo, el permanecer fiel a él cueste lo que cueste, y el mantenerse unido a la vid.

Una demostración perfecta de cómo el amor a la Santísima Trinidad cosecha unidad se puede encontrar en la vida de san Maximiliano Kolbe. Cuando experimentó la fría existencia del campo de concentración de Auschwitz, que desechaba todo tipo de amor, el credo Nazi mantenía que los judíos, algunos protestantes y la Iglesia debían ser eliminados para dar paso a los valores del Reich. Pero en vez de marchitarse en estas condiciones, san Maximiliano fue un cauce de amor, una rama que se mantuvo unida a la vid de Jesús. Ardía de amor por Cristo y su Iglesia, y les recordaba a otros que esto “no tiene nada que ver con lágrimas dulces y sentimientos, sino que es una cuestión de una voluntad libre que se sujeta al amor a pesar de nuestra aversión y vacilación”.

Para que la Iglesia se mantenga unida, todos nosotros debemos esforzarnos por amar y mantenernos unidos a Jesucristo y sus enseñanzas, y no a aquellas del mundo. Debemos poner nuestra fe en Jesucristo y confiar en que es fiel a sus promesas. Miremos cuántas veces Jesús elogia la fe de la persona que es sanada en los Evangelios. Comparemos esto con la vez que los apóstoles mostraron poca fe mientras una fuerte tormenta azotaba la barca. Jesús no los exhortó a tener menos fe, sino a dejar de acobardarse y preocuparse. Una fe fuerte, confiada en Jesús y en su poder y autoridad, proporciona la fuerza para vivir el Evangelio. Esto es verdaderamente la obra de Dios, como Jesús nos recuerda: “Para los hombres eso es imposible, mas para Dios todo es posible” (Mt 19, 26).

Foto: © L’Osservatore Romano

Próximamente: Asignaciones oficiales de diáconos permanentes 2020

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

A continuación, una lista de todas las nuevas asignaciones permanentes de diáconos para la Arquidiócesis de Denver.

Nuevas asignaciones

Diácono Louis Arambula, relevado de sus deberes en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, y nombrado diácono en la parroquia St. Augustine de Brighton, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Robert Cropp, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Gordon Hudec, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Charles Lamar, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono John Pontillo, se le otorga estatus de jubilación con facultades activas, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono William Senger, dado de alta de licencia médica y nombrado diácono en la parroquia St. Mary en Breckenridge, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Patrick Whaley, dado de alta de licencia médica y nombrado diácono de la parroquia St. Francis de Sales en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Reasignaciones

Diácono Matthew Archer, reasignado diácono en la parroquia St. Joan of Arc en Arvada, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono David Arling, reasignado diácono en la parroquia Nativity of Our Lord en Broomfield, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Ronald Beck, reasignado diácono en la parroquia del Santuario de Santa Ana en Arvada, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Geoff Bennett, reasignado diácono en la parroquia Holy Trinity en Westminster, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Michael Bunch, reasignado diácono en la parroquia St. Jude en Lakewood, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Christopher Byrne, reasignado diácono en la parroquia Sacred Heart of Jesus en Boulder, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Edward Clements, reasignado diácono en la parroquia St. Joseph en Golden, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Colin Coleman, reasignado diácono en la parroquia St. Catherine of Siena en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Roberto Cuevas, reasignado diácono en St. Mary Magdalene en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono James Doyle, reasignado diácono en la parroquia Our Lady of Peace en Silverthorne, y la parroquia St. Mary en Breckenridge, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Jerome Durnford, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Taylor Elder, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono George Fortunato, reasignado diácono en la parroquia St. Ignatius of Antioch en Rangely, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Michael Grafner, reasignado diácono en la parroquia Christ the King en Evergreen, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Charles Hahn, reasignado diácono en la parroquia Spirit of Christ en Arvada, a partir del 1 de junio de 2020.

Diácono Kevin Heckman, reasignado diácono en la parroquia Blessed Sacrament en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Tim Kelly, reasignado diácono en la parroquia St. Vincent de Paul en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Timothy Kilbarger, reasignado diácono en St. Mary en Littleton, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Jerome Kraft, reasignado diácono en la parroquia St. Joseph en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Robert Lanciotti, reasignado diácono en la parroquia St. Elizabeth Ann Seton en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Paul Louderman, reasignado diácono en la parroquia Immaculate Heart of Mary en Northglenn, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono James Mackin, reasignado diácono en la parroquia Sacred Heart of Mary en Boulder, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Ernest Martínez, reasignado diácono en la parroquia de Notre Dame en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Ronald Michieli, reasignado diácono en la parroquia St. Anthony en Sterling, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Gary Miller, reasignado diácono en la parroquia Guardian Angels en Denver, a partir del 1 de julio de 2020.

Diácono Jim Moat, reasignado diácono en la parroquia de Our Lady of the Snow en Granby y apoyando a la parroquia de St. Anne en Grand Lake, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono George Morin, reasignado diácono en la parroquia St. Thomas More en Centennial, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Darell Nepil, reasignado diácono en la parroquia de Our Lady of Lourdes en Denver, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Gregory Perzinski, reasignado diácono en la Parroquia de St. Michael the Archangel en Aurora, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono David Peverley, reasignado diácono en la parroquia St. John XXIII en Ft. Collins, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Chris Pomrening, reasignado diácono en la parroquia de St. Michael the Archangel en Aurora, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Alan Rastrelli, reasignado diácono en la parroquia St. Thomas More en Centennial, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono John Riviera, reasignado diácono en Our Lady of the Valley en Windsor, y St. Mary Parish en Ault, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Ronald Roderick, reasignado diácono en la parroquia St. Paul en Idaho Springs, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Frederick Torrez, reasignado diácono en la parroquia St. Mary en Greeley, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Donald Tracy, reasignado diácono en la parroquia St. Rose of Lima en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Patrick Travis, reasignado diácono en la parroquia de St. John the Evangelist en Loveland, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Timothy Unger, reasignado diácono en la parroquia Risen Christ en Denver, a partir del 1 de julio del 2020.

Diácono Don Weiss, reasignado diácono en la parroquia St. Elizabeth Ann Seton en Ft. Collins, a partir del 1 de junio del 2020.

Diácono Mark Wolbach, reasignado diácono en Light of the World Parish en Littleton, a partir del 1 de julio del 2020.