36 F
Denver
jueves, febrero 29, 2024
InicioLocalesArquidiócesis de DenverEl poder del testimonio: Cómo construir una cultura de vocaciones

El poder del testimonio: Cómo construir una cultura de vocaciones

En un mundo donde el consumismo está a la orden del día y la carrera profesional se ha convertido en la ambición más preciada, muchos jóvenes todavía encuentran el éxito celestial al escuchar la “voz calmada y delicada” del Padre. La que han elegido aceptar es acercarse a Dios Padre e imitar a Dios Hijo mediante el poder del Espíritu Santo para el bien de su amada Iglesia.

En los últimos dos años, esta misión ha crecido en la arquidiócesis gracias a los ocho hombres que fueron ordenados al sacerdocio hace dos veranos, los seis hombres ordenados al diaconado transitorio el verano pasado y los doce hombres recibidos en el año propedéutico (o de espiritualidad) este otoño.

¿Qué está haciendo la diferencia? El poder del testimonio, según el padre Jason Wallace, director de vocaciones de la arquidiócesis de Denver.

“Lo que me atrajo a ser sacerdote es lo que atrae a muchos hombres en nuestra arquidiócesis a ser sacerdotes”, dijo el padre Jason. Comenzando con el ejemplo de sus padres y su participación en la comunidad de la iglesia, el padre Jason terminó sirviendo en Misa y pasando tiempo con sus párrocos.

“Ellos se convirtieron en mis mayores modelos a seguir. Dije que mi sacerdote nos amaba más de lo que nos amábamos a nosotros mismos; y cuando experimentas ese tipo de amor, te hace darte cuenta de cómo es el amor de Dios”.

La paternidad espiritual de los sacerdotes que el padre Jason conoció fue fundamental en su vida, lo que lo llevó a involucrarse aún más en la parroquia, desarrollar su vida de oración y llegar a conocer al Buen Pastor que lo llamó al servicio de las ovejas.

Uno de esos padres espirituales fue el padre Robert Dabrowski, un sacerdote polaco liberado del campo de concentración de Dachau por el equipo de los Thunderbirds de Oklahoma al finalizar la Segunda Guerra Mundial. Buscando una manera de honrar y agradecer a esos valientes soldados, el padre Robert se convirtió en misionero y sirvió en una pequeña parroquia de Oklahoma donde la familia Wallace lo conoció por primera vez.

Aunque había experimentado profundas atrocidades y sufrimiento, el testimonio de santidad, cuidado pastoral y servicio dedicado del padre Robert impactó a los jóvenes de la parroquia.

“Debido a que un hombre fue fiel a su llamado, seis de nosotros de mi parroquia fuimos al seminario aproximadamente al mismo tiempo. Fue un hermoso testimonio de lo que puede hacer un buen sacerdote”, compartió el padre Jason sobre el padre Robert y los sacerdotes que le siguieron.

En su trabajo como director de vocaciones, el padre Jason dijo que ve que su experiencia de paternidad espiritual no es algo raro.

“Muchos hombres aquí se sienten inspirados a ser sacerdotes gracias a los sacerdotes de la arquidiócesis de Denver”, agregó. “Yo lo llamo un círculo virtuoso. Ven a un buen sacerdote, se identifican con él y dicen: ‘Yo puedo hacer eso’”.

“Uno de mis principales objetivos es construir una cultura de vocaciones en nuestra arquidiócesis”, añadió el padre. “Que los sacerdotes, diáconos y laicos promuevan el sacerdocio. Todavía nos queda camino por recorrer, pero aquí hay un amor natural por el sacerdocio”.

El padre Jason expresó que, aunque él es el director de vocaciones, en realidad son los sacerdotes fieles de toda la arquidiócesis de Denver quienes fomentan una cultura de vocaciones.

“Muchos jóvenes de nuestra arquidiócesis se sienten inspirados por tantos buenos sacerdotes. Quiero decir, tenemos muchos grandes sacerdotes por todos lados, en parroquias, universidades, escuelas secundarias… Entonces los jóvenes ven eso”, compartió.

«Ellos están haciendo el trabajo pesado», añadió. “Están escuchando sus confesiones; ellos están dando la dirección espiritual. Caminan con ellos, sonríen con ellos, lloran con ellos, celebran con ellos”.

A través de sus numerosas conversaciones con jóvenes que disciernen vocaciones sacerdotales, una cosa queda clara: el ejemplo diario de los párrocos de toda la arquidiócesis que viven su vocación con fidelidad, alegría y generosidad es un testimonio radical y contracultural que los inspira.

Ese testimonio comienza con la oración y la adoración, pero se extiende más allá, aseguró el padre.

“Dios llamó a sus sacerdotes en su humanidad para elevar [su humanidad], para ser sacerdotes. Por eso no dejan atrás todas las cosas que aman”, dijo, refiriéndose a los diferentes pasatiempos de los sacerdotes, desde caminar y andar en bicicleta, hasta pescar y la música. “Lo toman y casi lo mejoran de cierta manera. Lo aprecian más”.

Para mostrar esa misma verdad a los hombres que están discerniendo el sacerdocio, el padre Jason y otros sacerdotes mentores los invitan a estos pasatiempos: caminatas, juegos deportivos y viajes de esquí. El objetivo de estas invitaciones es simple, dice: “mostrarles que uno se hace sacerdote y no renuncia a todo esto, sino que lo ve y lo aprecia de otra manera”.

Si bien el presbiterio desempeña un papel crucial en la construcción y el fomento de una cultura de vocaciones a través de su testimonio y presencia, la responsabilidad no recae únicamente en ellos, añade el padre. Cada laico es responsable de participar en el santo esfuerzo.

Entonces, ¿cómo podemos nosotros, los laicos, ayudar?

Primer paso: oración

El padre Jason compartió: “La oración es obviamente una cosa [que podemos hacer]; hacer de la oración lo que se supone que debe ser, una relación real con Jesús, y no solo decir diez avemarías. Es un encuentro personal con Cristo en el que te conviertes en su discípulo”.

Al hablar con Jesús y llegar a conocerlo y amarlo, querrás seguirlo, dijo.

Segundo paso: servicio

“Jesús dice: Sé que me amas si haces lo que te mando. Entonces, si hay una relación, Dios nos ordenará que hagamos algo. Él nos inspirará a salir y servir a su iglesia”, dice el padre Jason, reconociendo las muchas opciones de servicio en el norte de Colorado, desde Annunciation Heights y Cristo en la Ciudad (Christ in the City), hasta FOCUS y Totus Tuus, entre otros.

A medida que las familias y las personas conozcan más íntimamente al Señor Jesús, servirán a la Iglesia de manera más intencional y conocerán a sus sacerdotes.

Tercer paso: encuentro con los sacerdotes

“Invita a seminaristas y sacerdotes a tu casa, tenlos cerca de tu familia”, dijo el padre Jason, reflexionando sobre el regalo que implica ser invitado a la vida de otros como sacerdote y el regalo que supuso en su propia vida tener sacerdotes como mentores y modelos. «De lo contrario, cada uno crea en su mente lo que es un sacerdote. Los jóvenes que quieren entrar al seminario crean en su mente lo que es el seminario. Jesús dice: ‘Vengan y lo verán’. Así que ven y mira lo que tiene reservado para ti”.

Si bien es indudable que hay una “escasez de vocaciones” en todo el país, hay señales de esperanza. Los hombres están respondiendo heroicamente al llamado del Padre a servirle a él y a su Iglesia a pesar de innumerables razones para no hacerlo. Los sacerdotes dan santo testimonio a sus rebaños mediante su servicio gozoso y dedicado. A medida que ese rebaño se acerca al Buen Pastor, contribuye a una cultura de vocaciones.

De hecho, en la arquidiócesis de Denver se está gestando una cultura de vocaciones. Nuestra misión como laicos, si decidimos aceptarla, es fomentarla a través de la oración, el testimonio y el servicio.

André Escaleira, Jr.
André Escaleira, Jr.
André Escaleira es especialista en medios digitales para la arquidiócesis de Denver. Nacido en Connecticut, André se mudó a Denver en 2018 para servir como misionero con Christ in the City, donde servió por dos años.
Artículos relacionados

Lo último