El Pueblo Católico y el Denver Catholic reciben 15 reconocimientos a nivel nacional

Por: Mark Haas

La cobertura de la conferencia More Than You Realize y de otros temas de justicia social estuvieron entre los 15 galardones que la Asociación de la Prensa Católica (Catholic Press Association) otorgó a El Pueblo Católico y el Denver Catholic en la conferencia anual para medios católicos que se llevó a cabo en Florida del 18 al 21 de junio.

El obispo Jorge Rodríguez recibió el primer lugar en la categoría de columna regular escrita por un obispo o arzobispo en una publicación en español.

El Pueblo Católico recibió ocho reconocimientos, incluyendo la mejor cobertura de un tema de justicia social con un artículo sobre cómo prevenir el suicidio, y un segundo lugar por un análisis a fondo acerca de los debates sobre la caravana de inmigrantes.

El Denver Catholic recibió siete galardones, incluyendo la mejor cobertura de un evento local con el artículo sobre la conferencia More Than You Realice que se llevó a cabo el 11 de junio de 2018.

El escritor Vladimir Mauricio-Pérez, quien recientemente fue nombrado editor de El Pueblo Católico, se llevó cinco reconocimientos, tres para el Denver Catholic y dos para El Pueblo Católico.

Igualmente, ambas publicaciones de la Arquidiócesis de Denver fueron reconocidas con galardones en las categorías de diseño, formato, entrevistas e informes.

“Quiero felicitar al equipo de Denver Catholic y El Pueblo Católico por los logros de este último año y por los reconocimientos que recibieron merecidamente por sus increíbles talentos”, dijo Aaron Lambert, el editor ejecutivo. “Sobre todo, estoy muy agradecido por su testimonio de Jesucristo, sin él no hubiera sido posible realizar esta misión que se nos ha encomendado. Y, por último, quiero agradecer a los fieles de la Arquidiócesis de Denver por su apoyo, motivación, comentarios y sobre todo por permitirnos contar sus historias”.

El Pueblo Católico

1er Lugar – Mejor cobertura de un tema de justicia social – “El suicidio es prevenible, pongamos manos a la obra” (Mavi Barraza)

1er Lugar – Mejor columna regular de un obispo o arzobispo – “Joven, Cristo te necesita” (Obispo Jorge Rodriguez)

2o Lugar – Mejor análisis de fondo – “Mas allá del debate político la ‘caravana’ son nuestros hermanos” (Vladimir Mauricio-Pérez)

2o Lugar – Mejor cobertura – “‘Bautiza a tu hijo’ Insistió su amiga. Hoy él es sacerdote.” (Carmen Elena Villa)

3er Lugar – Mejor reportaje – “Propuesta de matrimonio en una obra de teatro” (Carmen Elena Villa)

Mención honorífica – Mejor entrevista – “Monseñor Romero me enseñó que vale la pena sacrificarse por el Señor” (Caren Elena Villa)

Mención honorífica – Mejor perfil personal – “Maria Antonia: madre que siempre supo decir sí a Dios” (Vladimir Mauricio-Pérez)

Mención honorífica – Mejor portada de periódico o revista – El Pueblo Catolico (Simona Fava)

Denver Catholic

1er Lugar – Mejor cobertura de un evento local o regional – “Be Not Afraid

2o Lugar – Mejor artículo sobre un tema nacional o internacional – “Facebook privacy scandal a wake-up call for Catholics” (Vladimir Mauricio-Pérez)

2o Lugar – Mejor informe anual

2o Lugar – Mejor uso de espacio disponible – Bethlehem Handicrafts (Simona Fava, Kim Grace)

3er Lugar – Mejor campaña de promoción para la difusión de un medio impreso – Julia Greeley Anniversary Mass (Simona Fava)

Mención honorífica – Mejor artículo principal – “Blind Faith Brewing: the new Catholic taproom in town” (Vladimir Mauricio-Pérez)

Mención honorífica – Mejor formato para un artículo o columna – “From the Passover Seder to the Eucharist” (Vladimir Mauricio-Pérez, Simona Fava)

Próximamente: Hoy la Iglesia celebra la memoria de “María, Madre de la Iglesia”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este 1 de junio la Iglesia celebra la memoria de la Santísima Virgen María Madre de la Iglesia, cuya fecha fue establecida el lunes siguiente a Pentecostés.

El Vaticano estableció la memoria a través de un Decreto de la Congregación para el Culto Divino firmado el 11 de febrero de 2018.

El documento sostiene que el Papa Francisco “consideró atentamente que la promoción de esta devoción puede incrementar el sentido materno de la Iglesia en los Pastores, en los religiosos y en los fieles, así como la genuina piedad mariana”.

En el decreto, la misma Congregación señala que “esta celebración nos ayudará a recordar que el crecimiento de la vida cristiana, debe fundamentarse en el misterio de la Cruz, en la ofrenda de Cristo en el banquete eucarístico, y en la Virgen oferente, Madre del Redentor y de los redimidos”.

“La gozosa veneración otorgada a la Madre de Dios por la Iglesia en los tiempos actuales, a la luz de la reflexión sobre el misterio de Cristo y su naturaleza propia, no podía olvidar la figura de aquella Mujer, la Virgen María, que es Madre de Cristo y, a la vez, Madre de la Iglesia”, precisa el texto.

En una de sus columnas semanales, el Arzobispo de Los Ángeles, Mons. José Gomez, indicó que los primeros cristianos “tenían una conciencia profunda de que la Iglesia era su ‘madre’ espiritual, que los daba a luz en el bautismo, constituyéndolos en hijos de Dios a través de los sacramentos”.

También en el Nuevo Testamento “los apóstoles a menudo se referían a los fieles como a sus hijos espirituales, reflejando así nuevamente su comprensión de que la Iglesia es nuestra madre y nuestra familia”.

“Y en esto, los primeros cristianos entendieron que María era el símbolo perfecto de la maternidad espiritual de la Iglesia”, afirmó Mons. Gomez.

Por ello, señaló que la nueva memoria que los católicos celebrarán el 21 de mayo es “un profético redescubrimiento de una antigua devoción”.

En el siglo XX, el Papa Pablo VI, dirigiéndose a los padres conciliares del Vaticano II, declaró que María Santísima era Madre de la Iglesia.

La memoria “Virgen María, Madre de la Iglesia” recuerda que ella es Madre de todos los hombres y especialmente de los miembros del Cuerpo Místico de Cristo, desde que es Madre de Jesús por la Encarnación.

Así lo confirmó Jesús desde la Cruz, antes de morir, al apóstol San Juan, y el discípulo la acogió como Madre.

La piedad de la Iglesia hacia la Santísima Virgen es un elemento intrínseco del culto cristiano, cumpliendo así la profecía de la Virgen, que dijo: “Me llamarán Bienaventurada todas las generaciones” (Lc 1,48).

 

Artículo publicado originalmente en Aciprensa.

Image by mostafa meraji from Pixabay