El “ser” vale más que el “hacer”

Escritor Invitado

Por: Mary Beth Bonacci

Regresé hace poco de la Catholic Leadership Conference (Conferencia de liderazgo católico n.d.t) o, como me gusta llamarle “los mejores días del año”.

En medio de la actual crisis de la Iglesia, fue inspirador pasar varios días con líderes laicos santos y comprometidos, quienes están dispuestos a hacer lo necesario para sanar este fragmentado cuerpo de Cristo.

¡Y sí que me inspiro! Hablamos acerca de lo que vamos a hacer. Juntos y también separados. Hablamos acerca de dar lo mejor de nosotros para ganar almas para Cristo. Regresé muy emocionada y con muchas ganas de hacer algo.

Sospechaba que no estaba sola en esto. Aquellos que amamos a Dios o que al menos lo profesamos, siempre estamos pensando en las cosas grandes que vamos a hacer por Él. Llevaremos con nosotros una lista de cosas que hemos hecho y se la presentaremos el día del Juicio Final. Hemos predicado, hemos servido, nos hemos convertido. Por supuesto ¡hemos hecho muchas cosas!

Y entonces, una vocecita dentro de mí me preguntó: Pero, ¿qué vas a ser? Cada vez me resulta más evidente que esta crisis se produjo en gran parte por hombres que pudieron haber tenido de muchos modos y en muchos niveles, buenas intenciones.

Quizás hubo un tiempo en el que muchos de ellos querían hacer un bien a la Iglesia y al mundo. Quizás no. Pero, de cualquier modo, es claro que ellos al final no fueron hombres santos. Algunos de ellos hicieron cosas indescriptiblemente horribles. Otros tomaron pobres decisiones a raíz de estas cosas indescriptibles. Muchos, de innumerables maneras, pusieron el poder y el prestigio encima del bien de los fieles. No en las acciones de los hombres verdaderamente santos.

Entonces, si la falta de santidad fue la que causó todo este problema, ¿cuál crees que sería la solución?

Yo creo que, antes que nada, la solución es que todos nosotros seamos más santos.

Recuerda por qué vino Cristo. Por supuesto, Él nos dijo que hiciéramos cosas. Y que evitáramos hacer otras cosas. Pero todo eso es solo para dar paso a en quién nos convertiríamos. En Él nos convertimos en una nueva creación. Tenemos que disminuir para que Él aumente en nosotros.

En esta “nueva creación” nos quiere en las calles haciendo cosas. Nos quiere santos, hombres y mujeres que escuchen su voz, atiendan su llamada y traigan su amor al mundo. No sé tú, pero yo sola soy incapaz de alcanzar muy poco. Y menos discernir lo que debería estar haciendo. Lo que podría ser más efectivo. Dónde mis talentos pueden hacer el mayor bien. Cuando se trata de este reino, Él sabe qué es lo mejor, mucho más que yo.

Él no puede obrar en nosotros si nuestros egos continúan atravesándose en nuestro camino. Él nos necesita comprometidos, profundamente cambiados, listos para ser dirigidos por Aquel que es la fuente de la verdadera sanación.

Afortunadamente, para mí y para el mundo, los líderes católicos con los que estuve en aquella conferencia son esas personas. Son humildes. Son Santos. Están completamente “vendidos” para Cristo. Son los hombres y las mujeres que “se la juegan toda” actuando en ese propósito, poniendo de su parte para restaurar su Iglesia.

¿Cómo hacemos esto? A través de la oración, de los sacramentos – especialmente la confesión y la Eucaristía. A través de la misa, de la lectura sobre la vida de otros hombres y mujeres que ardían por Él – es decir, los santos. A través del estudio de la Palabra y del conocimiento al que más nos ama, cuyo Espíritu nos trae una nueva vida. Y a través de rendirnos a Él.

Entonces, si has estado sentado preguntándote qué hacer por la Iglesia en medio de esta crisis – o si no lo has hecho aún – ¿Qué tal si empiezas por ahí? Y luego, agárrate fuerte.

Próximamente: Obispos de Estados Unidos: Cierre del programa de refugiados es “preocupante”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por: ACI Prensa

El presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), Mons. Joe S. Vásquez, calificó de “preocupante” si son ciertos los recientes informes sobre grandes recortes a los programas de reubicación y asilo de refugiados en el país.

El medio Politico.com informó que el Gobierno de turno estaba considerando recortar el límite anual de refugiados para el 2020 a “cero” o a números muy reducidos, es decir, entre 10 mil y 3 mil personas. Esto representa el número total de refugiados que podrían ingresar a los Estados Unidos en el próximo año fiscal.

“Este informe reciente, si es cierto, es preocupante y está en contra de los principios que tenemos como nación y como pueblo, y tiene el potencial de terminar por completo el programa de reubicación de refugiados”, dijo el 19 de julio Mons. Vásquez.

Los informes fueron filtrados a Politico.com por tres individuos cercanos a las recientes reuniones de los funcionarios de seguridad.

Estas cifras representarían una disminución dramática con respecto al límite del 2019: de 30 mil refugiados. En 2018, el límite fue de 45 mil y en 2017 fue de 50, mil. De acuerdo con los datos del Instituto de Políticas de Migración, reportados por el Washington Post, antes de la presidencia de Donald Trump, el límite de inmigración generalmente se estableció, desde la década de 1990, entre 70, mil y 80 mil.

Mons. Vásquez dijo que estaba preocupado por los informes de recortes cuando “el mundo está en medio de la mayor crisis de desplazamiento humanitario en casi un siglo”.

“Me opongo firmemente a cualquier otra reducción del programa de reubicación de refugiados. Ofrecer refugio a aquellos que huyen de la persecución religiosa y de otro tipo ha sido la piedra angular de lo que hizo a este país un lugar fantástico y de bienvenida. La eliminación del programa de reubicación de refugiados los deja en peligro y mantiene a sus familias separadas en los continentes”, sostuvo el Prelado.

El también Arzobispo de Austin señaló que los refugiados ya se someten a un intenso proceso de investigación que a menudo dura entre un año y medio a dos años, e incluye entrevistas extensas y verificación de antecedentes.

“Muchos de estos refugiados tienen vínculos familiares aquí y rápidamente comienzan a trabajar para reconstruir sus vidas y enriquecer sus comunidades”, agregó.

“Como dijo el Papa Francisco, debemos trabajar por la ‘globalización de la solidaridad’ con los refugiados, no por una globalización de la indiferencia. En lugar de cerrar el programa, deberíamos trabajar para restaurar el programa a sus normas históricas de una meta anual de reubicación de 95 mil”, concluyó Vásquez.

A principios de este mes, el Gobierno publicó un nuevo reglamento para los solicitantes de asilo, que establece estos deben probar que también buscaron protección en al menos otro país antes de llegar a Estados Unidos.

La medida, filtrada a Politico.com, parece estar dirigida a la ola de migrantes de los países de América Central, que pasan por México para llegar a la frontera de Estados Unidos.

Trump ha convertido el aumento de las restricciones y regulaciones de inmigración en la piedra angular de su campaña de reelección presidencial de 2020.

El tope final para el número refugiados del año fiscal 2020 se anunciará en septiembre.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA

Foto de David Ramos | CNA