En el trabajo y en la vida ordinaria, allí está Dios: San Josemaría Escrivá

Frases sobre el trabajo y la santidad

Vladimir Mauricio-Perez

San Josemaría Escrivá (1902-1975) fue un sacerdote español y fundador del Opus Dei [Obra de Dios], una asociación para ayudar a las personas a alcanzar la santidad en su profesión y oficio. Se le conoce como “el santo de la vida ordinaria”, ya que se dedicó a predicar que todos están llamados a la santidad en su trabajo y responsabilidades cotidianas.

Aquí algunas frases de san Josemaría sobre el trabajo y la santidad tomadas de sus visitas catequéticas a diferentes países.

Dios está en tu trabajo

– “En la línea del horizonte, hijos, parecen unirse el cielo y la tierra, pero no: donde en verdad se juntan es en vuestros corazones, cuando vivís santamente la vida ordinaria.”

-“¿Cuál trabajo es mejor: el intelectual o el manual? Aquel que se haga con más amor de Dios”.

-“En un laboratorio, en el quirófano de un hospital, en el cuartel, en la cátedra universitaria, en la fábrica, en el taller, en el campo, en el hogar de familia y en todo el inmenso panorama del trabajo… Dios nos espera cada día”.

-“Meteos en todos los sitios… en donde una persona honrada puede vivir. Ahí tenemos nosotros aire para respirar. Ahí debemos estar con nuestra alegría, con la paz interior, con nuestro afán de llevar las almas a Cristo”.

Hacer el trabajo con excelencia

-“Hay que hacer un trabajo bien hecho, no hay que hacer chapuzas… Si quieren mucho a una mujer, no le ofrecen algo que no valga nada; le ofrecen algo que cuesta un sacrificio. Pues a Dios le debemos ofrecer nuestro trabajo, y se lo debemos ofrecer bien hecho”.

-“Le debemos de poner ilusión, gusto [al trabajo], porque de esta manera ganas dinero y levantas la posición de los tuyos, pero además por dar gusto a Dios… además, porque el trabajo es una oración; además, porque el trabajo dignifica”.

-“Procura hacerlo bien, a conciencia, de modo que el Señor esté contento de ti, y ese día has dado un paso en el camino hacia el cielo”.

-“Tenemos que vivir en la tierra, y cada uno vivir de su esfuerzo”.

-“Para ofrecer a Dios durante el día tu trabajo profesional, de modo que a él le agrade, lo harás cada día mejor: con más rectitud, con más empeño, con más afecto; pensando no solo en ti y en los tuyos, sino en la sociedad entera, en los demás”.

El trabajo y la oración

-“Ten relaciones públicas y privadas con el Señor. Búscalo para todo. Acércate al Padre del cielo, dile que lo quieres, díselo cariñosamente muchas veces al día. Mientras estás con las oraciones públicas en la tierra, relaciones públicas del cielo”.

-“Debemos estar derechos, valientes, sirviendo al Señor en medio de la calle, en medio de todo; siendo un buen amigo de tus colegas y además un ejemplo para tus colegas”.

-“Habla con el Señor: ‘¡Que me canso, Señor, que no puedo más! ¡Que esto no me sale! ¡Cómo lo harías!’”

-“Tu trabajo es oración, tu trabajo hecho con mucha ilusión y por amor, además por la ilusión de ganar dinero, ¿por qué no?”

Demasiado trabajo

-“Te pasará, hijo mío, lo que a todo mundo le pasa: que cada día necesitaría 24 horas más, porque llegarás muchas veces a la noche con muchas cosas sin hacer. No te preocupes; estate tranquilo, sereno. Y después de una cosa, haz otra, tranquilo, como si no tuvieras que hacer más que aquella otra cosa. No pienses en las demás, termina bien las que estás haciendo”.

-“¡No es verdad que tus días son iguales! Si pones amor en tus días, cada día es distinto”.

-“Yo te aconsejaría el estar con tus hijos como el principal de tus trabajos”.

El trato con personas

-“Tú eres un gran cristiano si sonríes siempre… pero no sonrías solo por hacerte amable, ni por vender más, sino por amor de Jesucristo; porque sabes que tienes la obligación de contribuir a la felicidad de todos”.

Dinero y generosidad

-“Es justo que el que trabaja gane dinero. Y es justo que ese dinero lo empleéis bien, primero que nade para la familia, para vuestro hogar, etc. Pero el Señor os quiere generosos… Por lo tanto, habéis de hacer un pequeño esfuerzo. Debéis pensar en Dios y en los demás por Dios”.

Imagen cortesía de la Oficina de Información de la Prelatura del Opus Dei en España

Frases tomadas del video adjunto.

Próximamente: EN VIVO: Misa por Migrantes y Refugiados, 27 de septiembre, 3 p.m.

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!