Escuelas dignas de llamarse católicas

La educación católica será más accesible y llegará mejor a la comunidad hispana

Equipo de Denver Catholic

Para celebrar la semana de escuelas católicas –del 31 de enero al 6 de febrero- la Oficina de Escuelas Católicas lanzó un documento subrayando las características que hacen que una escuela merezca llevar el título de “católica”. Así mismo lanzó un plan estratégico para revitalizar sus escuelas y llegar a cada vez más hispanos.

El documento con el título “Digno del nombre” (Worthy of the Name), busca responder de manera efectiva a los retos que las escuelas católicas enfrentan hoy en día.

“La visión es ambiciosa, pero con toda razón, ya que los problemas que enfrentamos son significativos y no pueden ser remediados sin soluciones claras”, señala la carta de presentación del documento, firmado por el Arzobispo Aquila y el Superintendente de Escuelas Católicas, Kevin Kijewski.

 

La misión: ser verdaderas escuelas católicas

Siendo el auténtico discipulado en las escuelas el elemento clave su plan de educación, el proceso de contratación de profesores para escuelas católicas será refinado e incluirá un enfoque más fuerte en asegurarse que los profesores contratados sean lo que el documento de visión refiere como “maestros-discípulos”. Esto también incluye a los administradores y a los candidatos que están discerniendo la profesión de ser profesores en escuelas católicas como una vocación y no sólo como un trabajo.

“Ser profesor en una escuela católica es una vocación”, señala el plan estratégico. “Los profesores –continúa el documento- deben esforzarse en poseer y comunicar una verdadera sabiduría cristiana y una virtud en la enseñanza”.

Para promover esta mentalidad de discipulado, la Oficina de Escuelas Católicas implementará para el personal de sus escuelas, programas de formación continua, así como un programa de tutoría.

 

Excelencia en todos los sentidos

Para mejor competir en el mercado educativo, la Oficina de escuelas católicas apoyará a las escuelas en el desarrollo de nuevos métodos e innovaciones para poder alcanzar las necesidades únicas de cada estudiante y proveer una más alta calidad educativa a sus estudiantes.

Otro pilar importante del área de “excelencia en todo sentido” es la implementación de una estrategia de marketing más efectiva, para compartir con el público los muchos beneficios que una escuela católica ofrece.

“Actualmente existen muchos aspectos de nuestras escuelas que las hacen muy atractivas, sin embargo estos no son conocidos fácilmente por la comunidad, de manera especial por familias de alumnos potenciales”, señala el documento.

 

Un mayor alcance a la comunidad hispana

“Digno de su nombre”, también se dirige a la creciente población latina en Denver, así como a otros grupos de inmigrantes, buscando implementar iniciativas que incrementen el acceso de estas comunidades a las escuelas católicas.

“El futuro de la Iglesia católica está unida a esta población creciente”, dice el plan, por ello, la Oficina de Escuelas Católica lanzará esfuerzos especiales que aseguren que la comunidad hispana y la población inmigrante tengan acceso a la educación católica y que este sector demográfico esté mejor representado en las escuelas católicas.

Para asegurarse de tener un mayor alcance a la comunidad hispana, la Oficina de Escuelas Católicas creará una nueva posición. Se trata de un director de alcance latino, y su misión consistirá en coordinar y liderar esfuerzos para atraer y mantener estudiantes hispanos en todas las escuelas católicas.

Así también, aquellos que ocupen posiciones de liderazgo serán entrenados en entender la cultura y la fe de los latinos, además habrá un esfuerzo consiente en tener y formar líderes que sean parte de esta comunidad.

Para poder hacer más accesible la educación católica, se ofrecerá un descuento como incentivo a los profesores que tengan hijos matriculados en escuelas católicas, así como a las familias que matriculen a varios hijos.

Así mismo se planteará un nuevo modo de hacer el presupuesto y la búsqueda de fondos, para que las escuelas se revitalicen y se pueda aumentar el salario de manera prudente a los profesores.

 

 * Esta nota fue realizada gracias a la colaboración de Aaron Lambert.

Próximamente: ¿Por qué soy católico?: Por la Biblia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo es parte de una serie de artículos publicado en la última edición de la nueva revisa de “El Pueblo Católico”. Para suscribirte y recibir la revista GRATIS, HAZ CLIC AQUÍ.

La Biblia es más católica de lo que creemos. Muchas personas no saben que no fue la Iglesia la que nació de la Biblia, sino la Biblia la que nació de la Iglesia, nuestra Iglesia Católica.

¿Por qué soy católico?: Por Jesús

En las primeras décadas del cristianismo, el Nuevo Testamento no existía. Los discípulos predicaban por palabra lo que habían aprendido de Jesús. No fue hasta décadas después de la resurrección que lo escribieron.

En ese tiempo había muchos evangelios y cartas que aseguraban tener inspiración divina.

¿Por qué soy católico?: Porque es la Iglesia que Cristo quiso fundar

¿Cómo es que unos sí llegaron a considerarse “divinamente inspirados” y se incluyeron en el Nuevo Testamento y otros no? ¿Quién decidió cuáles eran verdaderos y cuáles no?

Fue la Iglesia Católica, con la inspiración del Espíritu Santo y la autoridad que Jesús le dio, la que decidió la lista de 27 libros que eran divinamente inspirados del Nuevo Testamento en el año 382 d. C., bajo el Papa Dámaso.

¿Por qué soy católico?: Por el perdón de los pecados

¿Cómo lo hicieron? Los obispos y teólogos de ese tiempo investigaron cuáles evangelios y cartas tenían origen apostólico y compararon su contendido con la Tradición que habían recibido de los discípulos por medio de la palabra. Asimismo, construyeron la lista de 46 libros divinamente inspirados del Antiguo Testamento.

Esta colección de 73 libros, que llamamos “Biblia”, no es solo una colección histórica, sino que contiene el mensaje que todo humano debe saber.

Si no lees la Biblia regularmente, te invitamos a que lo hagas. En ella encontrarás la historia de amor más bella de todos los tiempos. Es como una carta de amor que está dirigida a ti personalmente. Léela si quieres conocer a Jesús y podrás decir con san Pablo: “(Cristo) me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gal 2,20).

¿Por qué soy católico?: Porque Jesús está verdaderamente presente en la Eucaristía

Sabías que…

Esta lista de 73 libros se consideró divinamente inspirada por todo cristiano por más de 1,100 años, hasta que Martín Lutero y sus seguidores se deshicieron de siete libros del Antiguo Testamento en la Reforma Protestante en el siglo XVI. Los católicos aún conservan los 73 libros.