Estos son los países donde hoy es más difícil ser cristiano

Corea del Norte encabeza la lista de perpetradores de opresión religiosa

Por John Burger | Aleteia

La opresión religiosa puede presentarse de varias formas, según un nuevo informe de Open Doors, una organización que monitorea la persecución a los cristianos en todo el mundo.

La edición de 2021 de la Lista Mundial de Vigilancia, que Open Doors ha estado publicando anualmente durante varios años, describe la situación de los cristianos en 50 países. La lista comienza con Corea del Norte, donde Open Doors considera que la opresión de los cristianos es la más severa.

Causas distintas

Pero la opresión religiosa no siempre tiene la misma causa. En algunos lugares, se debe a la «opresión del clan», que Open Doors define como persecución interna entre un grupo de personas comunes.

Un ejemplo de esto sería Afganistán, donde el informe de Open Doors dice que vivir abiertamente como cristiano es imposible.

«Los cristianos convertidos enfrentan graves consecuencias si se descubre su nueva fe. “Esencialmente, los conversos tienen dos opciones: huir del país o arriesgarse a ser asesinados. Si su familia descubre su conversión, la familia, el clan o la tribu deben salvar su «honor» repudiando al creyente o incluso matándolo. Los cristianos de origen musulmán también pueden ser enviados a un hospital psiquiátrico, porque dejar el Islam se considera un signo de locura».

Otras fuentes de persecución incluyen la opresión islámica (Libia, Pakistán e Irán, entre otros) y la opresión comunista y postcomunista (Corea del Norte, China).

En Eritrea y Etiopía, la fuente de opresión es el «proteccionismo denominacional». Eso significa que el grupo cristiano dominante oprime a una comunidad cristiana minoritaria.

«Los cristianos de denominaciones no tradicionales enfrentan la persecución más dura en Eritrea, tanto del gobierno como de la Iglesia Ortodoxa de Eritrea (EOC, la única denominación cristiana reconocida por el gobierno). Las fuerzas del gobierno monitorean las llamadas telefónicas y realizan innumerables redadas que tienen como objetivo a los cristianos y pueden llevar al arresto y al encarcelamiento sin juicio. Muchos cristianos están recluidos en el intrincado sistema de túneles de cárceles inhumanas del país. Es posible que sus seres queridos no sepan dónde están o incluso si todavía están vivos».

Nacionalismo religioso

En India, el nacionalismo religioso es la causa mayoritaria de opresión. Los extremistas hindúes creen que todos los indios deberían ser hindúes, y que el país debería deshacerse del cristianismo y el islam, dice el informe:

Para lograr este objetivo, utilizan una violencia generalizada, especialmente contra los cristianos de origen hindú. En sus aldeas, los cristianos son acusados ​​de seguir una «fe extranjera» y, a menudo, atacados físicamente. Si no se «reconvierten», su comunidad puede boicotearlos, con un efecto devastador en su capacidad para obtener ingresos y comprar alimentos.

Los cristianos de Egipto, dice Open Doors, sufren debido a la «paranoia dictatorial», que impulsa a un líder político y a la camarilla interna a dominar todos los aspectos de la sociedad. “El dictador está preso del miedo de que alguien, en algún lugar, esté tramando un derrocamiento”, explica Open Doors. «Nadie puede organizarse fuera del control estatal».

«La persecución contra los cristianos en Egipto ocurre principalmente a nivel comunitario y con mayor frecuencia en el Alto Egipto. Los incidentes pueden variar desde mujeres cristianas que son acosadas en la calle hasta comunidades cristianas que son expulsadas de sus hogares por turbas extremistas. Aunque el gobierno de Egipto habla positivamente sobre la comunidad cristiana del país, la falta de aplicación de la ley seria y la falta de voluntad de las autoridades locales para proteger a los cristianos dejan a los creyentes vulnerables a los ataques».

Discrepancia

El papa copto ortodoxo Tawadros II, sin embargo, definió recientemente la situación de manera algo diferente.

«Cuando me encuentro con los líderes del mundo, siempre me hacen preguntas sobre la persecución que nos está afectando en Egipto, y les respondo que no hay persecución, rechazando claramente esta expresión para calificar nuestra condición en nuestro país», dijo el Papa Tawadros, en unas declaraciones recogidas por Fides. 

Aunque los coptos enfrentan dificultades y problemas relacionados con la violencia y la discriminación sectarias, esos problemas no constituyen una persecución religiosa sistemática.

En general, Open Doors constató que el coronavirus y las medidas tomadas para contenerlo han empeorado la situación de las minorías cristianas en muchas partes del mundo. Las restricciones han permitido a los militantes islámicos actuar con mayor libertad para aumentar la violencia contra los cristianos en el África subsahariana, y a estados autoritarios como China, para expandir su vigilancia y control sobre los cristianos.

Próximamente: “Dios restauró mi matrimonio y mi familia”

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

“Dios restauró mi matrimonio y mi familia”

La obra de Dios en un mundo caído

Vladimir Mauricio-Perez

Este artículo fue publicado en la edición de la revisa de El Pueblo Católico titulada “¿Por qué estoy aquí?”. Para suscribirte y recibir la revista en casa, HAZ CLIC AQUÍ.

Todos experimentamos de manera muy personal el sufrimiento, causa de la envidia y el orgullo de Satanás. Sin embargo, hay historias como la de Chary que nos muestran la bondad de Dios y lo que él puede hacer en nuestra vida si nos abrimos a su inagotable misericordia.

Era madre soltera, uno de sus hijos la odiaba y no le hablaba en 5 años, dos hijos tenían problemas con las drogas y el alcohol y una hija había intentado suicidarse 5 veces. Estaba enfadada, desesperada y llena de resentimiento contra su exmarido. Fue entonces que finalmente decidió aceptar la invitación a asistir a aquel retiro para ver si eso de Dios era cierto.

Dios no solo terminaría por cambiar la vida de Chary por completo, sino también la de su familia. “Yo estaba muy lejos de conocer mi fe católica. No era ni católica de domingo”, dijo María del Rosario Pasillas, más conocida como Chary, madre de 6, proveniente del estado de Zacatecas y feligrés de la parroquia de la Ascensión en Denver. “Me divorcié de mi esposo por su problema con el alcohol y tenía muchos problemas con mis hijos”.

Chary creía que era suficiente proveer una estabilidad económica para sus hijos, por lo que pasaba la mayor parte del tiempo trabajando. Pero no necesariamente dedicaba mucho de su tiempo libre a sus hijos. Después de su divorcio, se había entregado al mundo “como una joven”, por lo que la relación con sus hijos había empeorado.

“Me decían (unas amigas): ‘¡Pídele a Dios!’, y yo no creía; estaba enojada con Dios porque había permitido que mi marido se hiciera alcohólico y mis hijos drogadictos”, recuerda Chary. “Después de un intento de suicidio de mi hija, la tuvieron encerrada en un hospital psiquiátrico. Fue entonces que decidí ir a ver si era cierto lo que me decían de ese Dios”.

En el 2017, Chary asistió a un congreso de El Sembrador Nueva Evangelización (ESNE) en Chicago, al que varias amigas la habían estado invitando durante 2 años. Su experiencia fue tan fuerte que en ese evento le entregó su vida a Dios.

“Fue algo tan maravilloso que yo viví. Decían: ‘Busca primero el reino de Dios y lo demás vendrá por añadidura’. Y cuando yo le dije que sí a Dios, mi vida empezó a cambiar”. A partir de ese momento, Chary comenzó a orar por sus hijos.

“No pasó ni siquiera un mes cuando yo empecé a ver resultados. Empecé a hacer oración por mi hijo que no veía desde hace 5 años. Cumplidos los 2 meses, mi hijo regresó e hicimos las pases”, afirmó.

También hizo a un lado el odio que le tenía a su esposo y lo invitó a ir a misa para pedir por sus hijos, después de haber estado divorciados por 13 años. Así se dio cuenta de que su esposo había cambiado por completo.

“Él nomás me estaba esperando. Hablamos, aclaramos todos nuestros problemas y nos pedimos perdón el uno al otro”, recordó Chary, agradecida. “Qué momentos tan fuertes tuvimos que pasar para tener la familia que tenemos ahora. Yo decía que no necesitaba de nadie, menos de ese hombre; le tenía tanto odio. Pero Dios me devolvió a otro hombre, no el mismo que yo había divorciado”.

Pero las bendiciones no terminaron allí. Chary invitó a su hija a asistir a un retiro de ESNE, ya que su hija no encontraba alivio en manos de los psicólogos y estaba tomando 13 medicamentos para su ansiedad y depresión.

“Los psicólogos me habían dicho que jamás iba a estar bien. No creían que mi hija iba a sanar. Pero mi Señor me la sanó. Haga de cuenta que Dios me la dio de alta en ese congreso de mujeres de El Sembrador. Gracias a Dios, mi hija es sana. En primer lugar, sin duda, fue Dios; ahí está Dios”, expresó Chary. “El Sembrador es un instrumento que Dios ha usado para sanar tantas vidas, matrimonios, drogadictos… Es maravilloso lo que Dios hace”.

El testimonio de Chary y su familia inspiraría a Noel Díaz, fundador de ESNE, a abrir una estación de radio católica en Denver. Foto provista.

Lo que Dios hizo en la vida de Chary y de su familia también llevó a que ESNE eventualmente abriera una estación de radio católica en Denver, la 1340 AM.

A pesar de que algunos de sus hijos siguen teniendo problemas con las drogas y el alcohol, Chary no ha perdido la confianza en que Dios puede cambiar su vida, y siempre ora por ellos.

“Yo creía que lo podía todo por mí misma, pero somos tan frágiles. Dios está ahí, y es tan bueno y misericordioso, que, hasta de esos matrimonios ya perdidos, puede hacer algo”, concluyó Chary. “Mientras Dios exista, yo no voy a perder la fe, porque él tiene el poder”.

Lee todos los artículos de la edición ¿Por qué estoy aquí?” de la revista de El Pueblo Católico haciendo clic en la imagen.