Estuve en Notre Dame el día antes del incendio

Escritor Invitado

Tuve la bendición de estar de en la catedral Notre Dame de París el pasado Domingo de Ramos como parte de una peregrinación a los Santuarios Marianos en Europa organizada por la madre Adela Galindo, fundadora de las Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María. Yo sentía que tenía que ir y este fue un regalo que me hicieron mi esposo y mis hijos. En cada lugar la hermana Adela nos da muchas meditaciones. Siento que estoy en un mega – retiro.  

Llegamos allí con el grupo de peregrinos a las 9 a.m. y la fila para entrar no era tan grande pero cuando salimos, la cola ya era de unas tres cuadras. La Catedral es impresionante, imponente. 16 millones de personas la visitan anualmente. Me daba gusto en mi corazón sentir cómo un edificio católico, que tiene a Jesús vivo en la Eucaristía, atrae a tanta gente 

Me impresionó que en la entrada principal arriba está Jesus ahí en el centro y todo lo demás esta en torno a Él.  

Allí te preguntas de dónde salió la inspiración para hacer un edificio así y, al mismo tiempo, piensas que tantas personas entran solo para admirar el arte o la arquitectura, pero que, de alguna manera, Dios está atrayendo al mundo hacia Él.

Notre Dame es como una Biblia abierta, pues está decorada con tallas de madera policromadas que relatan los episodios de la vida de Jesús, desde su nacimiento hasta la Pasión, Muerte y Resurrección 

Otra de sus grades joyas es el órgano. Estaban tocando cuando fui y sentí un sonido hermoso y a la vez imponente. Uno se ve pequeño ante tanta belleza no solo para los ojos sino también para los oídos.  

Fotos provistas

Y mientras la visitábamos, avanzamos lentamente porque todo el mundo está admirando la belleza de todo ese arte. Dentro de Notre Dame puedes ver pequeñas capillas donde hay esculturas de reyes y de santos. Te encuentras todo lo bello de la fe católica y de la historia de Francia. Me sorprendió la enorme cruz de oro al fondo que no se quemó. Junto a esa cruz está la capilla del Sagrado Corazón donde está expuesto el Santísimo Sacramento.  

Aunque muchas personas pasan admirando la belleza de este lugar, lamentablemente son pocas las que se detienen a rezar. Nuestro grupo estuvo orando y haciendo reparación al Sagrado Corazón de Jesús.  

El Lunes Santo, al día siguiente de visitar Notre Dame supimos del incendio cuando íbamos en el bus hacia Bélgica y aunque no teníamos internet, uno de los peregrinos que sí tuvo se enteró, nos contó y nos mostró algunas imágenes del incendio. Me dio mucha tristeza porque este es un lugar nuestro, es católico y es también patrimonio de la humanidad. Me dolía pensar que allí estaba el cuerpo de Cristo y otras reliquias de la Pasión del Señor 

Todos estábamos consternados y a la vez pensando que fuimos de los últimos grupos y de los pocos que estuvimos orando a Jesús Eucaristía y empezando la Semana Santa. Empezamos a rezar un rosario de la Divina Misericordia para que pudieran apagar el incendio. Me conmueve pensar que pudimos haber estado ahí dentro, en cuánto caos se hubiera generado si la Notre Dame se hubiera incendiado cuando las personas estaban visitando este lugar. También doy gracias a Dios que finalmente el cuerpo de Cristo, la cruz, el altar y las reliquias de su Pasión estuvieron a salvo. Y me hizo pensar finalmente que, aunque las llamas pueden consumir un edificio tan majestuoso, nada podrá quemar la belleza de la fe que da sentido a nuestras vidas.  

*Ana vive en Denver, enseña Sagradas Escrituras en la parroquia Holy Rosary, voluntaria de Centro San Juan Diego y concluyó recientemente sus estudios de licenciatura en Ciencias Religiosas gracias a un convenio de la universidad Anáhuac y Centro San Juan Diego.  

  

Próximamente: La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La fe católica de Kendrick Castillo descrita por su padre

El joven fue asesinado el pasado 7 de mayo

Aaron Lambert

Amaba el aire libre. Amaba la tecnología. Amaba a sus amigos. Simplemente, amaba.

Kendrick Castillo era un joven fiel, amable y bondadoso, cuya vida fue acortada trágicamente el 7 de mayo, cuando se lanzó contra el atacante que abrió fuego en STEM School Highlands Ranch, dando su vida para proteger a sus amigos. Tenía 18 años y estaba a tres días de graduarse de high school.

El joven estudió en Notre Dame Catholic School, donde su padre, John, asegura que su hijo se había integrado muy bien. Unos días después de su funeral, John contó al El Pueblo Católico que mientras él y su esposa reflexionaban sobre la vida de su hijo y repasaban sus tareas escolares, encontraron una tarea de varios años atrás que les pedía a los estudiantes elegir a un santo. Kendrick eligió a san Juan Bosco.

“Empecé a leer más y a familiarizarme con san Juan Bosco, y me pareció muy significativo que Kendrick lo hubiera elegido porque esa fue la manera en que él vivió su vida”, dijo John. “Modeló su vida según la vida de los santos”.

Tras graduarse de Notre Dame, Kendrick ingresó a STEM School Highlands Ranch. John recuerda estar un poco preocupado por la transición de su hijo de una escuela católica a una no católica. Sin embargo, Kendrick permaneció fiel a quién era y a lo que aprendió en Notre Dame.

“Se esforzó por buscar a personas en su escuela que compartían su fe”, aseguró John sobre el tiempo que su hijo pasó en STEM. “Pero incluso era amigo de aquellos que no practicaban ninguna religión y se juntaba con ellos”.

“Creo que vivía su fe y estoy muy orgulloso de eso”.

Además de siempre bendecir sus alimentos y ser el primero en ofrecerse para ser monaguillo en misas de funerales, Kendrick servía con alegría con los Caballeros de Colón de Notre Dame junto con su padre. Le gustaba, sobre todo, ayudar con los desayunos de pancakes que servían.

Era hijo único y muy cercano a sus padres. “Era más una amistad que una típica relación entre padre e hijo. Teníamos una relación especial”, dijo el padre de Kendrick.

John cree que esa relación de Kendrick con él y con su madre, María, es la razón por la que el joven amaba a otros como lo hacía – y la razón por la cual no dudó en dar su vida por salvar a sus compañeros durante el tiroteo.

“Cuando uno es tan afortunado de tener una relación como la que nosotros tres teníamos, no se da cuenta de que está haciendo las cosas bien”, continuó el padre. “No es que uno haya planeado criar a un hijo de una cierta manera. Si hay amor en la familia, esto es lo que uno hace (…) Él nunca vacilaba a la hora de hacer el bien”.

Cuando se publicó la noticia sobre el acto de Kendrick, muchos noticieros usaron la palabra “héroe” para describirlo. Y aunque John se siente muy orgulloso del acto heroico de su hijo, dijo que su orgullo más grande era la manera en la que su hijo había vivido su vida.

“Creo que Dios lo usó para lo que lo necesitaba. Fue un instrumento, un seguidor fiel… salvó a sus amigos. El hecho de que hizo lo que estaba en su corazón por sus amigos es para mí más poderoso que la palabra ‘héroe’. Esto representa quién era verdaderamente”.

El dolor que John y María tienen que soportar nunca desaparecerá. “Es algo muy difícil”, confesó John con lágrimas. “Kendrick es la persona más devota y santa que he conocido en mi vida. Tenía un bello espíritu. Era mi fortaleza”.

A pesar del dolor, John y María encuentran descanso en la confianza de que Kendrick está disfrutando de la vida eterna en el cielo y de que ahí se reunirán de nuevo con él.

“En verdad creo que Kendrick nos fue prestado a mí y a mi esposa”, concluyó John. “Creo que ahora está con su verdadero Padre”.

Traducido del inglés y adaptado por Vladimir Maurcio-Pérez.