Estuve en Notre Dame el día antes del incendio

Escritor Invitado

Tuve la bendición de estar de en la catedral Notre Dame de París el pasado Domingo de Ramos como parte de una peregrinación a los Santuarios Marianos en Europa organizada por la madre Adela Galindo, fundadora de las Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María. Yo sentía que tenía que ir y este fue un regalo que me hicieron mi esposo y mis hijos. En cada lugar la hermana Adela nos da muchas meditaciones. Siento que estoy en un mega – retiro.  

Llegamos allí con el grupo de peregrinos a las 9 a.m. y la fila para entrar no era tan grande pero cuando salimos, la cola ya era de unas tres cuadras. La Catedral es impresionante, imponente. 16 millones de personas la visitan anualmente. Me daba gusto en mi corazón sentir cómo un edificio católico, que tiene a Jesús vivo en la Eucaristía, atrae a tanta gente 

Me impresionó que en la entrada principal arriba está Jesus ahí en el centro y todo lo demás esta en torno a Él.  

Allí te preguntas de dónde salió la inspiración para hacer un edificio así y, al mismo tiempo, piensas que tantas personas entran solo para admirar el arte o la arquitectura, pero que, de alguna manera, Dios está atrayendo al mundo hacia Él.

Notre Dame es como una Biblia abierta, pues está decorada con tallas de madera policromadas que relatan los episodios de la vida de Jesús, desde su nacimiento hasta la Pasión, Muerte y Resurrección 

Otra de sus grades joyas es el órgano. Estaban tocando cuando fui y sentí un sonido hermoso y a la vez imponente. Uno se ve pequeño ante tanta belleza no solo para los ojos sino también para los oídos.  

Fotos provistas

Y mientras la visitábamos, avanzamos lentamente porque todo el mundo está admirando la belleza de todo ese arte. Dentro de Notre Dame puedes ver pequeñas capillas donde hay esculturas de reyes y de santos. Te encuentras todo lo bello de la fe católica y de la historia de Francia. Me sorprendió la enorme cruz de oro al fondo que no se quemó. Junto a esa cruz está la capilla del Sagrado Corazón donde está expuesto el Santísimo Sacramento.  

Aunque muchas personas pasan admirando la belleza de este lugar, lamentablemente son pocas las que se detienen a rezar. Nuestro grupo estuvo orando y haciendo reparación al Sagrado Corazón de Jesús.  

El Lunes Santo, al día siguiente de visitar Notre Dame supimos del incendio cuando íbamos en el bus hacia Bélgica y aunque no teníamos internet, uno de los peregrinos que sí tuvo se enteró, nos contó y nos mostró algunas imágenes del incendio. Me dio mucha tristeza porque este es un lugar nuestro, es católico y es también patrimonio de la humanidad. Me dolía pensar que allí estaba el cuerpo de Cristo y otras reliquias de la Pasión del Señor 

Todos estábamos consternados y a la vez pensando que fuimos de los últimos grupos y de los pocos que estuvimos orando a Jesús Eucaristía y empezando la Semana Santa. Empezamos a rezar un rosario de la Divina Misericordia para que pudieran apagar el incendio. Me conmueve pensar que pudimos haber estado ahí dentro, en cuánto caos se hubiera generado si la Notre Dame se hubiera incendiado cuando las personas estaban visitando este lugar. También doy gracias a Dios que finalmente el cuerpo de Cristo, la cruz, el altar y las reliquias de su Pasión estuvieron a salvo. Y me hizo pensar finalmente que, aunque las llamas pueden consumir un edificio tan majestuoso, nada podrá quemar la belleza de la fe que da sentido a nuestras vidas.  

*Ana vive en Denver, enseña Sagradas Escrituras en la parroquia Holy Rosary, voluntaria de Centro San Juan Diego y concluyó recientemente sus estudios de licenciatura en Ciencias Religiosas gracias a un convenio de la universidad Anáhuac y Centro San Juan Diego.  

  

Próximamente: ¿Por qué soy católico?: Por la Biblia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo es parte de una serie de artículos publicado en la última edición de la nueva revisa de “El Pueblo Católico”. Para suscribirte y recibir la revista GRATIS, HAZ CLIC AQUÍ.

La Biblia es más católica de lo que creemos. Muchas personas no saben que no fue la Iglesia la que nació de la Biblia, sino la Biblia la que nació de la Iglesia, nuestra Iglesia Católica.

¿Por qué soy católico?: Por Jesús

En las primeras décadas del cristianismo, el Nuevo Testamento no existía. Los discípulos predicaban por palabra lo que habían aprendido de Jesús. No fue hasta décadas después de la resurrección que lo escribieron.

En ese tiempo había muchos evangelios y cartas que aseguraban tener inspiración divina.

¿Por qué soy católico?: Porque es la Iglesia que Cristo quiso fundar

¿Cómo es que unos sí llegaron a considerarse “divinamente inspirados” y se incluyeron en el Nuevo Testamento y otros no? ¿Quién decidió cuáles eran verdaderos y cuáles no?

Fue la Iglesia Católica, con la inspiración del Espíritu Santo y la autoridad que Jesús le dio, la que decidió la lista de 27 libros que eran divinamente inspirados del Nuevo Testamento en el año 382 d. C., bajo el Papa Dámaso.

¿Por qué soy católico?: Por el perdón de los pecados

¿Cómo lo hicieron? Los obispos y teólogos de ese tiempo investigaron cuáles evangelios y cartas tenían origen apostólico y compararon su contendido con la Tradición que habían recibido de los discípulos por medio de la palabra. Asimismo, construyeron la lista de 46 libros divinamente inspirados del Antiguo Testamento.

Esta colección de 73 libros, que llamamos “Biblia”, no es solo una colección histórica, sino que contiene el mensaje que todo humano debe saber.

Si no lees la Biblia regularmente, te invitamos a que lo hagas. En ella encontrarás la historia de amor más bella de todos los tiempos. Es como una carta de amor que está dirigida a ti personalmente. Léela si quieres conocer a Jesús y podrás decir con san Pablo: “(Cristo) me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gal 2,20).

¿Por qué soy católico?: Porque Jesús está verdaderamente presente en la Eucaristía

Sabías que…

Esta lista de 73 libros se consideró divinamente inspirada por todo cristiano por más de 1,100 años, hasta que Martín Lutero y sus seguidores se deshicieron de siete libros del Antiguo Testamento en la Reforma Protestante en el siglo XVI. Los católicos aún conservan los 73 libros.