“Fátima”: Una película de esperanza para el mundo

Aaron Lambert

En el año 1917, cerca del final de la Primera Guerra Mundial y justo antes de la pandemia de la gripe española, sucedió algo milagroso en la pequeña y pintoresca ciudad de Fátima, Portugal.

Este milagro y el impacto espiritual que causó en todo el mundo están bellamente representados en la nueva película “Fátima”, que se estrenará en cines y a petición (on-demand) el 28 de agosto (se estrenará en español el 16 de octubre). Dirigida por Marco Pontecorva (director de Rome y Game of Thrones) y con una canción original interpretada por el famoso cantante italiano Andrea Bocelli, “Fátima” es una película bien hecha que probablemente sea la dramatización más impactante de las apariciones de Nuestra Señora de Fátima hasta la fecha.

La película comienza en 1989 cuando el profesor Nichols (Harvey Keitel), mientras realiza la investigación para un libro, va a visitar a una hermana mayor, Lucía dos Santos (Sonia Braga) en su convento de Portugal para hablar con ella sobre las apariciones. La historia se desarrolla en una serie de flashbacks en los que la joven Lucía (Stephanie Gil) y sus primos Jacinta y Francisco Marto (interpretados por Alejandra Howard y Jorge Lamelas, respectivamente) intentan compartir un mensaje importante con sus compañeros del pueblo, un mensaje que afirman haber recibido de la Virgen María.

Con el telón de fondo de la Primera Guerra Mundial en Europa y el surgimiento de la Unión Soviética en Rusia, la Santísima Virgen llega precisamente en el momento justo. Interpretada con elegancia por la actriz portuguesa Joana Ribiero, se le aparece a los niños el 13 de cada mes a partir de mayo y les dice que recen el rosario con fervor por la paz mundial y el fin de la guerra. Ella les advierte sobre las tragedias que podrían sobrevenir a la humanidad si no le dan la espalda a sus caminos pecaminosos y hacia su hijo, Jesucristo, a través de visiones siniestras del infierno y la destrucción. Estas escenas, junto con varias escenas de batalla que representan la Primera Guerra Mundial, son probablemente la razón por la que la película recibió una calificación de PG-13 y pueden justificar un “adelanto rápido” si hay niños pequeños viéndola.

Los católicos sin duda están familiarizados con Nuestra Señora de Fátima; millones de personas hacen una peregrinación al santuario de Fátima cada año y ella es una de las devociones más queridas de la Iglesia. Aun así, es refrescante ver cómo se desarrolla toda la historia en la pantalla grande y ver los paralelismos modernos con la época en que vivían los tres jóvenes pastores. Aunque a veces la película es difícil de seguir, lo compensa la excepcional cinematografía y las grandes actuaciones del elenco.

El aspecto más duradero de la película es la forma en que aborda las cuestiones de fe y creencias. A medida que la noticia de lo que los tres niños vieron y oyeron comienza a difundirse por la ciudad, los funcionarios del gobierno local y de la Iglesia se indignan con su historia, ya que comienza a alterar el orden social establecido. El alcalde, el sacerdote local, el obispo e incluso las propias familias de los niños creen que son mentirosos y les dicen que se retracten de lo que están diciendo. La exploración de la película de este desafiante tema plantea la pregunta: si Nuestra Señora se apareciera hoy a tres niños pequeños, ¿el mundo les creería? ¿Les creería la Iglesia?

Por supuesto, según la historia, las apariciones de Nuestra Señora en Fátima culminaron el 13 de octubre de 1917 en un milagro presenciado por decenas de miles de personas llamado el “Milagro del Sol”. Muchos corazones cambiaron ese día, al igual que el mundo mismo, y el mensaje de Nuestra Señora de Fátima ha perdurado a través de los años. De hecho, en el clima actual de disturbios civiles y marcadas divisiones políticas, quizás Fátima sea la película que la gente necesita ver para recordarles que, aunque la historia puede repetirse, la oración y la fe hacen que todo sea nuevo.

 

Fátima se estrena en cines el 28 de agosto y estará disponible on-demand ese mismo día. Para entradas y opciones de transmisión, visita fatimathemovie.com

Imagen destacada cortesía de Picturehouse

Próximamente: El Consulado General del Perú en Denver ha salido al encuentro de los necesitados durante el COVID-19

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!