Fieles católicos seguirán luchando contra polémico proyecto de ley de educación sexual

Vladimir Mauricio-Perez

Tras casi 10 horas de debate y más de 300 testimonios, el comité de la Cámara de Representantes de Colorado votó 7-4 para aprobar el polémico proyecto de ley sobre la educación sexual el miércoles, 30 de enero.

Varias salas extras de espera fueron necesarias para sentar a los cientos de personas que llegaron a testificar a favor y en contra de la propuesta HB 19-1032.

El proyecto de ley requeriría que las escuelas públicas y concertadas (charter) que eligieran implementar un programa de educación sexual, siguieran ciertas normas de “educación sexual comprensiva”. Estas incluirían enseñar que la abstinencia es equivalente al sexo con protección; si se llegara a enseñar sobre las consecuencias del embarazo, se instruiría sobre el aborto, la adopción y la paternidad sin favorecer uno en particular; y haría obligatorio la promoción de “la actividad sexual, la sexualidad y la orientación sexual como un aspecto normal del desarrollo humano”.

Padres y personas de fe estuvieron entre los presentes. Ellos esperaron largas horas para expresar su opinión en contra de la propuesta.

“El proyecto de lay específicamente menoscaba los derechos de los padres porque en una sección del documento dice que los maestros tendrían el derecho de hablar sobre la sexualidad de género fuera del programa”, dijo Kelsey Buckingham, enfermera, madre de familia y feligrés de la parroquia St. Joseph en Golden. “Aunque la mayor parte del programa habla sobre el consentimiento paterno, pone una brecha que le permitiría a los maestros tener esas conversaciones con mi hijo sin mi consentimiento”.

Entre la ola de personas que esperaron para testificar, los padres que educan a sus hijos en casa o en escuelas católicas igualmente hicieron oír su voz, declarando que a ellos también les afectaría.

“Aunque nosotros educamos a nuestros hijos en casa, tenemos amigos que llevan a sus hijos a escuelas públicas, y eso significa que sus hijos tendrían conversaciones con mis hijos que a mí no me gustaría, si aprueban esta propuesta. Les arrebataría a los niños su inocencia”, dijo Stephanie Kelley, madre de cinco hijos y feligrés en la parroquia Holy Name en Sheridan. “Esta propuesta también afecta a todos los padres al remover nuestro derecho dado por Dios de educar a nuestros hijos como consideramos oportuno. Por favor, dejen a los padres ser padres y a los niños ser niños. No pongan herramientas que pueden dañar a nuestros hijos en sus manos antes de que sepan usarlas”.

La Conferencia Católica de Colorado y la Arquidiócesis de Denver también se han opuesto a al proyecto de ley HB-19 1032.

“[El proyecto de ley] requeriría a las escuelas públicas y concertadas (charter) que utilicen, ya sea, un plan de estudios integral de educación sexual que contradice la naturaleza humana y es incompatible con los valores cristianos, o que no proporcione ninguna instrucción sobre sexualidad en absoluto”, dijo el arzobispo de Denver Samuel J. Aquila en una carta escrita a todos los fieles de la arquidiócesis. “Sabemos que Dios nos hizo hombres y mujeres, a su imagen y semejanza, pero este plan de estudios integral que la mayoría de las escuelas probablemente adoptará, enseñará a niños inocentes que esto no es cierto”.

Asimismo, el padre Daniel Nolan, vicario de la parroquia Our Lady of Mount Carmel en Littleton, testificó la noche del miércoles. Sus comentarios sobre la sexualidad humana se vieron desafiados por Brianna Titone, quien formó parte del grupo de representantes y se considera una mujer transgénero. Titone le preguntó: “Como sacerdote católico, ¿usted se está absteniendo de tener sexo?”

La pregunta causó una reacción de desaprobación en la mayor parte de las personas presentes en la sala, pero el padre Daniel replicó bromeando: “Es cierto que soy un hombre bastante guapo”.

Titone prosiguió: “Le hago otra pregunta, que es mi punto principal: ¿Cómo se hizo un experto en el tema [de la sexualidad]?”

El sacerdote respondió con calma: “Escucho confesiones”. La respuesta causó un estallido de aplausos por parte de la audiencia que la señora presidenta se vio obligada a silenciar.

El representante Mark Bailey, quien públicamente se opuso a la propuesta de ley llamándola “una violación de la Primera Enmienda” por su supresión de la religión en los distritos escolares, argumentó que la frase “relaciones sanas” tenía consecuencias problemáticas para los padres.

“En el fondo, de esto se trata: de que los padres tengan el derecho de definir para sus hijos qué es una ‘relación sexual sana’”, aseguró. “¿Es nuestro papel como estado determinar en qué consta una ‘relación sexual sana’ en vez de dejar a los padres definirlo para sus hijos?”

En una declaración similar, Stephanie Currie, representante de Family Policy Alliance, dijo: “Los padres, no el estado, tienen el derecho inalienable y constitucional de la crianza moral de sus hijos. Esto significa que los padres deben tener el derecho de definir los confines de lo que ellos consideran una relación sana y saludable”.

De igual manera, otros padres y líderes religiosos testificaron que el proyecto de ley impulsaba la ideología de género a expensas de las creencias religiosas y los valores tradicionales.

“Entidades no elegidas del Estado de Colorado ya han demostrado animosidad contra personas de fe y posturas sobre el matrimonio y la sexualidad”, puntualizó Jeff Johnson, un padre cuyos hijos asisten a una escuela concertada. “Este proyecto de ley ha intentado inculcar en los estudiantes creencias ideológicas específicas sobre la sexualidad y las relaciones. Esta ideología no está fundada en la ciencia… La orientación sexual y la identidad de género no son realidades científicas mesurables o separadas. Son modelos sociales en deterioro, y eso es lo que este proyecto de ley está forzando en nuestras comunidades locales”.

Aunque un gran número de opositores de la propuesta se entristecieron al ver la primera aprobación del proyecto de ley a pesar de la gran oposición, muchos católicos dicen estar decididos a continuar luchando en contra de esta, ya que aún necesita la aprobación de toda la Casa de Representantes y del Senado de Colorado.

“Me impresionó ver la participación de tantas personas que estuvieron en contra”, dijo Kelsey. “Solo espero que los legisladores consideren el hecho de que tantas personas están expresando su preocupación al respecto. Espero que puedan tomar eso en cuenta, ya que están representando al público”.

 

Próximamente: “Todo es posible”: Tres madres hispanas obtienen licenciatura a través de Centro San Juan Diego

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

“¡Gracias por atreverse a soñar y a buscar un mundo mejor!” Con estas palabras Alfonso Lara, director de Centro San Juan Diego, dio la bienvenida a las tres graduadas de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), cuya graduación se llevó a cabo el viernes, 14 de junio, en CSJD en Denver.

Las tres licenciadas – Jovana López González, Leticia Morales Gonzáles y María Guadalupe Sánchez Casarrubias – obtuvieron sus respectivos títulos gracias a la alianza establecida entre CSJD y UPAEP en el 2012, la cual le ha permitido a CSJD ofrecer licenciaturas y maestrías en línea, en español, válidas en los Estados Unidos y a un precio asequible.

La graduación de estudiantes de la Universidad Popular del Estado de Puebla (UPAEP) que obtuvieron su licenciatura a través de Centro San Juan Diego, se llevó a cabo el 14 de junio en Denver. (Fotos de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

La ceremonia fue dirigida por el distinguido periodista Rodolfo Cárdenas, como maestro de ceremonias, y contó con la presencia de los cónsules de Guatemala, El Salvador y Perú en Denver; así como de tres representantes de UPAEP, quienes viajaron desde Puebla para la ocasión; el Vicario General de la Arquidiócesis, padre Randy Dollins; la hermana Alicia Cuarón, y otros estudiantes, amigos y familiares.

Aquí presentamos a las nuevas licenciadas.

(Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

Jovana López González

Lic. en Administración de Empresas

Originaria de la Ciudad de México, Jovana fue impulsada por su deseo de ser un buen ejemplo para su hijo y para la comunidad hispana a la hora de comenzar su carrera en Administración de Empresas en UPAEP Online por medio de CSJD.

“Me siento contenta, muy satisfecha y con un logro cumplido, más que nada, para mí y para mi familia”, dijo a El Pueblo Católico Jovana, quien llegó hace 19 años a este país. “Nunca pensé que esto se fuera a hacer realidad. Fueron más de 4 años y decía yo ya al final: ‘a lo mejor no puedo’, porque tomé más materias para poderla terminar más rápido, pero aquí estoy”.

Jovana López González obtuvo su licenciatura en Administración de Empresas. (Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

Aseguró que su camino no fue fácil, ya que uno de sus retos más grandes fue el comenzar con un nivel de computación muy básico, lo que la obligó a aprender computación y llevar sus materias a la vez.

Sin embargo, dirigiéndose a las personas que están indecisas sobre si deberían o no emprender el camino de una carrera universitaria, asegura “que nunca es tarde. No importa la nacionalidad, no importa la edad – que siempre hay oportunidad. El tiempo se lo da uno, y cuando uno quiere, se puede. Y que no dejen su sueño atrás, que lo hagan realidad, que todos los días se levanten con el sueño de seguir adelante”.

 

(Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

Leticia Morales Domínguez

Lic. en Gestión de Tecnologías de Información

Debido a diversos problemas, Leticia tuvo que dejar sus estudios universitarios en México, pero, tras mudarse a los Estados Unidos con su esposo, nunca olvidó su sueño: “Me prometí a mí misma que iba a estudiar algo, aunque fuera algo sencillo”.

La oriunda de Chalchihuites, Zacatecas, estuvo “tocando puertas” por más 20 años. Estudió inglés, obtuvo su GED, pero su sueño de estudiar una carrera parecía lejano – hasta que escuchó la oportunidad que CSJD ofrecía a través de UPAEP Online, “y no lo pensé dos veces”, aseguró.

Siendo madre de tres hijos, el más pequeño de 2 años, las dificultades no fueron pocas. “Fue difícil coordinar las actividades como alumna, madre y además como empleada… Tuve que estar estudiando en el turno de la noche para poder culminar mis estudios”, dijo Leticia a El Pueblo Católico.

Leticia Morales Domínguez obtuvo su licenciatura en Gestión de Tecnologías de la Información (Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

Pero ahora, para la catequista y feligrés de St. Michael the Archangel en Aurora, este logro la hace sentir como si estuviera sentada en la cima de una montaña “divisando el paisaje hermoso”.

“No hay obstáculos que no podemos vencer. Todos tenemos las capacidades, los dones que Dios nos dio para poder lograr nuestros sueños.

“Me gustaría (decirles a) todas las personas que tengan este sueño, que se acerquen a UPAEP, al CSJD, porque es posible, y hay un gran equipo detrás de nosotros para apoyarnos. No vamos solos en esta carrera”.

 

(Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

María Guadalupe Sánchez Casarrubias

Lic. en Innovación y Asesoramiento Educativo

“El amor: el amor a mí, el amor a los demás y el amor a mi familia” es lo que llevó a María, madre inmigrante de la Ciudad de México, a obtener su licenciatura en Innovación y Asesoramiento Educativo en CSJD. “No sabía identificar qué era lo que me había motivado, hasta que, empezando este proceso, me di cuenta de que era por amor, amor de entrega hacia los demás”.

María ve este hito en su vida como el comienzo de algo nuevo: “Esto es apenas el principio de lo que me gustaría hacer, que es apoyar a la comunidad hispana”, dijo la graduada en diálogo con El Pueblo Católico, expresando los muchos sueños que tiene por cumplir.

María Guadalupe Sánchez Cassarrubias obtuvo su licenciatura en Innovación y Asesoramiento Educativo. (Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

No obstante, su camino no ha sido todo color de rosa. “Lo más difícil fue empezar una licenciatura a ya más de los 40 años y las barreras de la tecnología: yo no sabía usar una computadora”. Aun así, no se rindió, y anima a otros a seguir luchando por sus sueños.

“Les diría a las personas indecisas que se animen. La educación es algo que nos va a permitir ser más grandes, y nos va a permitir ver el mundo de diferente manera y entregarnos de diferente manera al mundo… No hay límites si uno no los tiene en la mente”, aseguró María.

(Foto de Nissa LaPoint | Centro San Juan Diego)

Para más información sobre cómo obtener una licenciatura a través de CSJD, visite:

centrosanjuandiego.org/upaep/ o llame al (303) 295-9470.