Fresh Start ofrece un alivio a personas atrapadas en préstamos de día de pago

Por Roxanne King.

Después de dos años de luchar con la falta de un hogar y tener que quedarse con familiares, cuando consiguió un trabajo de tiempo completo en el 2017, Judith Quintana estaba decidida a salir adelante sola. Consiguió un apartamento en Federal Heights, pero pronto se vio estancada y sin poder pagar el alquiler, por lo que recurrió a los préstamos de día de pago.

Estos prestamistas ofrecen préstamos a corto plazo, normalmente de $ 500 o menos, que por lo general vencen el próximo día de pago de una persona o dentro de unos meses o un año. Son conocidos por sus altas tasas de interés y tarifas que a menudo se convierten en trampas de deuda para los prestatarios que pueden terminar pagando más en comisiones que la cantidad que pidieron prestada. Además, los préstamos de día de pago generalmente no informan a las agencias de crédito, por lo que estos préstamos no ayudan a generar crédito. Los clientes de préstamos de día de pago frecuentemente tienen múltiples préstamos. Desafortunadamente, dichos prestamos dejaron a Quintana la dejaron agobiada y agotada al intentar luchar contra su deuda.

“Estaba en una situación realmente desesperada”, dijo Judith de 65 años, trabajadora de atención médica domiciliaria.

Un compañero católico que se enteró de los problemas de Quintana cuando los dos se conocieron en la adoración eucarística, la refirió a la sociedad de St. Vincent de Paul, que en asociación con Fidelis Catholic Credit Union, ofrece un programa llamado Fresh Start para ayudar a las personas en tales dificultades a romper el ciclo de estas deudas.

“Me dieron un préstamo para pagar todos los préstamos del día de pago. Las tasas eran sustancialmente menores, así que pude hacer los pagos y pagar la deuda”, dijo Quintana, y agregó que también recibió capacitación en educación financiera a través del mismo programa. “Fue algo que Dios puso en el mundo para mí. Ha sido una gran bendición”.

A través del programa Fresh Start, que se lanzó en Denver hace dos años, Fidelis presta hasta $2,000 a una tasa de interés baja de 2% debido a la garantía en efectivo proporcionada por Society of St. Vincent de Paul’s Denver Metro Council.

“Establecimos este programa para ayudar a nuestros vecinos que necesitan saldar préstamos de alto interés, con múltiples tarifas y días de pago que parecen no tener fin”, explicó Steve Loftis, director ejecutivo de la sociedad. “Tratamos de ayudarlos a romper ese ciclo de deuda pagando esos préstamos con un préstamo a bajo interés que también puede ayudarlos con su puntaje de crédito”.

Loftis agregó que para ser elegible para el programa, el prestatario debe ser ciudadano estadounidense o residente permanente legal con ingresos superiores a sus gastos. Hasta la fecha, el programa ha otorgado ocho préstamos.

“Todos han tenido éxito”, dijo Loftis. “Una de las personas que pagó su préstamo pudo obtener un préstamo de automóvil por su cuenta debido a su puntaje de crédito [mejorado]. Nos dio gusto escuchar esto”.

Los participantes son preseleccionados y referidos a Fidelis a través de St. Vincent de Paul Society, según Tedd Utzinger, vicepresidente de operaciones de sucursales de Fidelis.

“St. Vincent de Paul Society respalda los préstamos con fondos garantizados, es por eso que podemos proporcionar una tasa muy buena a estas personas”, dijo Utzinger. “Dado que lo estamos poniendo en un préstamo completo, se informa al buró de crédito. Siempre y cuando se mantengan al día con los pagos, es una línea de crédito positiva que se informa al buró, lo que ayudará a restablecer su crédito. Ese es el objetivo”.

Aunque actualmente Colorado limita las tasas de interés de los préstamos del día de pago en un 36%, antes del año pasado, el préstamo promedio del día de pago en el estado era del 129%. Incluso con el nuevo límite, dichos préstamos están diseñados para atrapar a los prestatarios.

“Cuando ves lo que están pagando por mes y hacia dónde va, nunca lo pagarán… no hay esperanza para ellos”, dijo Utzinger. “Nosotros brindamos esperanza”.

“El credit union está aquí para ayudar a las personas… una pequeña cantidad puede ayudar a lo grande”, agregó Justin Dickson, presidente de Fidelis.

Para Quintana, el préstamo Fresh Start de menos de $ 2,000 fue un cambio de vida y una señal concreta del cuidado amoroso de Dios provisto a través de la Sociedad SVDP en la Parroquia Nativity en Broomfield y la sucursal de Fidelis en Immaculate Heart of Mary de Northglenn. Pagó su préstamo a bajo interés, aprendió a administrar sus finanzas y está reconstruyendo su crédito.

“Fresh Start es verdaderamente un ministerio de Dios. Son personas que sirven a Dios para enseñar y traer esperanza… No estaban avergonzados de mí, me animaban”, dijo Quintana.

Quintana ora para que el ministerio continúe para aquellos que están pasando por una desesperación igual y peor que la de ella.

“Por la noche, cuando me acuesto, tengo paz, sé que todo está bien”.

 

PROGRAMA DE PRÉSTAMO FRESH START

Para más información o para donar, llame a Steve Loftis al 303-960-9163

Próximamente: 5 lugares de Colorado nombrados en honor a santos católicos

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

El pasado 1 de agosto Colorado cumplió 144 años. Mejor conocido como el “Día de Colorado”, este día conmemora la fundación de nuestro gran “Estado del Centenario”, que sucedió en 1876.

Así mismo, la Iglesia Católica tiene una rica historia en Colorado, y aunque muchos no lo saben, varias regiones, puntos de referencia geográficos y lugares en el estado llevan el nombre de santos católicos. La sierra de San Juan, el río San Miguel y el valle de San Luis son solo algunos ejemplos.

En honor al “Día de Colorado”, te mostramos cinco lugares dentro de nuestro colorido Colorado que toman su nombre de un santo católico. Probablemente ya conozcas un par de ellos, pero los otros tres son verdaderos diamantes que valen la pena visitar; de hecho, dos de ellos fueron construidos y fundados antes de que Colorado fuera Colorado.

Santuario de la Madre Cabrini, Golden, CO

Es uno de los sitios de peregrinación más populares de Colorado. En verdad es difícil no enamorarse del Santuario de la Madre Cabrini. Originalmente fundado como un campamento de verano para niñas por santa Francisca Cabrini en 1910, el santuario da al corredor I-70 que se dirige hacia las montañas y es tan encantador como relajante. Además de orar en la capilla, los visitantes pueden alojarse en la antigua Casa de Piedra que se construyó en 1914 o en una de las varias casas de retiro que se han agregado a lo largo de los años. Además de ser un espacio maravilloso para rezar, el Santuario de la Madre Cabrini es el hogar de la gran estatua del Sagrado Corazón en la cima de la escalera de 373 escalones, conocida de cariño como la escalera de oración.

Capilla de Santa Catalina de Siena, Allenspark, CO

Foto de Andrew Wright

Mejor conocida como la Capilla en la Roca, esta capilla católica en funcionamiento es quizás uno de lugares más destacados y emblemáticos de Colorado. Según cuenta la historia, a principios del siglo XX, un hombre llamado William McPhee era dueño de la tierra donde se encuentra la capilla, conocida como Camp St. Malo. McPhee era feligrés de la Catedral de Denver y a menudo permitía que la parroquia llevara a los niños a caminar y acampar en su propiedad. Durante uno de esos viajes varios campistas vieron un meteorito o una estrella fugaz que parecía haber golpeado la tierra. Fueron a buscarlo y se toparon con la Roca que ahora permanece como la base de la Capilla de Santa Catalina de Siena. Fue finalizada en 1936, y el nombre oficial de la capilla es apropiado, ya que la santa y la capilla comparten un vínculo común de experiencias místicas facilitadas por Dios. Ha tenido muchos visitantes a lo largo de los años, pero tal vez ninguno tan famoso como san Juan Pablo II, quien alguna vez fue el amante de la naturaleza y quien hizo una parada en Denver para la Jornada Mundial de la Juventud en 1993.

Abadía de St. Walburga, Virginia Dale, CO

Photo courtesy of the Abbey of St. Walburga

Ubicada en la pintoresca Virginia Dale, una pequeña comunidad al sur de la frontera de Wyoming, la Abadía de St. Walburga es un lugar donde la voz del Señor vive en las montañas, llanuras y ríos que la rodean. Nombrada así por la patrona de las monjas benedictinas, el monasterio fue fundado en 1935 cuando tres hermanas de la abadía de St. Walburg en Eichstätt, Baviera, fueron enviadas a una granja remota en lo que era Boulder. Allí construyeron una base sólida para el futuro del monasterio a través del trabajo duro, la pobreza y una confianza firme en la providencia de Dios. Hoy las monjas benedictinas de Walburga llevan a cabo humildemente las buenas obras de la orden benedictina y continúan el legado que comenzó hace casi un milenio en 1035, cuando se fundó el monasterio original de Walburg en Eichstätt.

San Luis, CO

Photo by Jeremy Elliot

Al visitar las regiones más al sur del Estado de Colorado, las raíces católicas de la región se vuelven mucho más evidentes. La ciudad más antigua de Colorado, San Luis, fue fundada en 1851 en la fiesta de San Luis, y es previa a la fundación oficial de Colorado como estado por 25 años. La ciudad está ubicada a lo largo de la cordillera Sangre de Cristo. Una de las principales atracciones de la pequeña ciudad de poco más de 600 habitantes es un santuario en la parroquia católica local de la ciudad. El Santuario de las Estaciones de la Cruz fue construido por los feligreses de la parroquia Sangre de Cristo y las hermosas estaciones fueron diseñadas y moldeadas por el escultor nativo de San Luis, Huberto Maesta.

Capilla de Viejo San Acacio, Condado de Costilla, CO

Photo from Wikicommons

Justo al oeste de la ciudad de San Luis se encuentra una de las gemas más antiguas de Colorado. La Capilla de Viejo San Acacio  es el sitio religioso más antiguo no nativo americano en Colorado que sigue activo en la actualidad. Aunque se desconoce la fecha exacta de la edificación del edificio de la iglesia, probablemente se completó en algún momento de la década de 1860. El homónimo de la iglesia proviene de San Acacio de Bizancio, un mártir del siglo III. Cerca de la iglesia se encuentra el pequeño pueblo de San Acacio, que según la tradición local obtuvo su nombre después de que uno de los primeros asentamientos del Valle de San Luis, originalmente llamado Culebra Abajo, fue atacado por una banda de Ute en 1853. Cuando los atacantes de Ute se acercaron, los aldeanos pidieron la intercesión de San Acacio, un santo popular entre su gente. El Ute de repente se detuvo y huyó antes de llegar a la ciudad, asustado por una visión.