72.2 F
Denver
domingo, septiembre 25, 2022
InicioSin categorizarFuturo de la arquidiócesis de Denver: Temas principales del evento de discernimiento

Futuro de la arquidiócesis de Denver: Temas principales del evento de discernimiento

Por el padre Tom Scherer y Alejandra Bravo

¿Sabías que Dios todavía nos habla? ¿Te has planteado esta pregunta antes? ¡Dios todavía habla! Esta certeza fue fundamental para el proceso de discernimiento arquidiocesano. A lo largo de toda la planificación, el equipo del sínodo nunca dudó de que Dios nos hablaría claramente a todos nosotros, pero la pregunta fue: «¿Qué dirá?».

La fase parroquial del proceso de discernimiento se llevó a cabo en enero con el propósito de pedirle a Dios que revelara su misión para la arquidiócesis, la parroquia y cada discípulo. Después de esto, el equipo del sínodo llevó a la oración todas las respuestas de las parroquias y presentaciones en línea de personas que no pudieron asistir a la sesión de discernimiento presencial. Algunas respuestas fueron únicas para una persona en particular o una situación parroquial. Otras respuestas fueron comunes en muchas parroquias, y surgieron temas comunes y claros dentro del tema de cada misión. Sin embargo, algunas respuestas fueron casi universales. Independientemente del tema específico para el discernimiento que se tocó en la oración y de la situación geográfica, cultural o lingüística de la parroquia, surgieron temas clave. Aunque estos temas no se compartieron con los representantes en el evento de discernimiento arquidiocesano a finales de marzo, volvieron a surgir en la oración y en las discusiones de ese evento, lo que confirma que Dios está llamando a la arquidiócesis a trabajar en estas áreas clave.

1. La familia, su formación y su misión

Este tema fue tan común en la fase parroquial que el equipo del sínodo lo incluyó como un tema separado para el discernimiento durante el evento de discernimiento arquidiocesano. Un área para la misión de las familias tiene que ver con la sanación. Estamos llamados a acoger el desorden y el sufrimiento que conlleva la vida familiar. Muchas familias experimentan vergüenza porque su situación no está a la altura de “lo ideal” y necesitan acompañamiento y sanación. Ninguna familia es perfecta; sin embargo, toda familia necesita acompañamiento. Había y sigue habiendo un fuerte deseo de que la Iglesia lleve a las familias a un lugar de sanación para que los propios miembros de la familia puedan trabajar para restaurar las relaciones tensas o rotas.

Otra área en la que estamos llamados a atender a las familias es en su formación. Los padres son los primeros formadores y educadores de sus hijos, pero muchos están perdidos y confundidos sobre cómo desempeñar este papel. Hay un deseo, especialmente de los padres, de recibir formación y acompañamiento, sobre todo a través de “familias mentoras”. Se hizo un llamado a la formación permanente de los recién casados ​​y a la formación de los padres para que comprendan lo que significa ser padre y madre. La confusión del mundo ha hecho que ya no se perciba la necesidad de la complementariedad entre padre y madre, hombre y mujer, y el genio y los dones únicos de cada uno; todos esenciales para la familia y para la formación adecuada de los hijos.

2. Llamado a recordar nuestro primer amor como Cristo exhortó a los efesios en el Libro de Apocalipsis

En el transcurso de la oración y la discusión a nivel parroquial y el evento arquidiocesano, el Espíritu Santo dejó muy claro que nuestra primera misión es la intimidad divina con la Trinidad y después otras iniciativas misioneras. Sin embargo, como señaló un representante: “Al igual que Martha, nosotros en Denver podemos estar ansiosos por muchas cosas”. Para permanecer arraigados en la vid de Cristo, tenemos que orar para identificar de qué manera hemos preferido el trabajo de la misión a una relación de amor con Dios y con los demás.

3. Sanación

A lo largo del proceso, los participantes se dieron cuenta de que era necesario sanar sus propias heridas para seguir libremente a Dios como discípulos.

La sanación, en última instancia, comienza desde arriba. No podemos perder de vista las heridas y los pecados de los fieles y de la Iglesia del pasado, y reconocer que no es posible dejar por completo el pecado, incluso ahora, por lo que debemos continuar buscando el arrepentimiento, la sanación, el perdón y la reconciliación. También debemos trabajar por una mayor sanación de las comunidades de diferentes razas, culturas, etnias y nacionalidades que han sido heridas por la Iglesia y algunos de sus miembros, incluyendo a los sacerdotes. La Iglesia debe nombrar y afirmar las formas en que ha causado daño a través del rechazo y la exclusión de individuos y grupos. Para ayudar a las personas a encontrar a Cristo, el médico divino, nuestras parroquias, apoyadas por la arquidiócesis, están siendo llamadas a ser centros de sanación para reconciliar a las personas primero con Cristo y luego entre sí.

Por último, se reconoció que este enfoque de oración comunitaria y discernimiento ya ha demostrado ser sanador y unificador. El proceso también dejó en claro que quien sana es Cristo, el médico divino. Estamos llamados a buscarlo para nuestra propia sanación, para pedir perdón por las heridas que causamos y para llevar a otros a él para que puedan ser sanados.

4. Acompañamiento

La parroquia está llamada a ser un lugar de sinodalidad, de camino junto al pueblo donde el fuego de la fe se comparte y se contagia. El verdadero acompañamiento sucede cuando se camina con alguien para conocer a Jesús. La parroquia debe ser fuente de acompañamiento, especialmente con los que están solos, heridos, rechazados y quebrantados.

El modelo de acompañamiento surgió en muchos contextos a lo largo de nuestro discernimiento. Por ejemplo, para que las parroquias sean verdaderamente acogedoras, no basta con que alguien salude a la gente en la puerta. Más bien, la gente debe acoger a los recién llegados y ayudarlos a encontrar su hogar en la parroquia. Las familias también necesitan acompañamiento, especialmente aquellas que se encuentran en circunstancias difíciles. Sin embargo, todas las familias necesitan acompañamiento, ya que un deseo común era tener familias mentoras de familias. Finalmente, con respecto a la preparación para la misión, los participantes tanto en las reuniones parroquiales como en el evento de discernimiento arquidiocesano expresaron el deseo de conocer sus dones y carismas, y cómo pueden usarlos para la misión. Esto se descubre y enseña mejor a través del acompañamiento personal.

5. Deseo de estar preparados para la misión

Las parroquias deben ser lugares donde los discípulos estén preparados para vivir su misión y vocación. En particular, los laicos están llamados a ser protagonistas para nuestra Iglesia hoy en la santificación del mundo en Cristo Jesús. Para preparar a los discípulos para esto, el clero está llamado a ayudar a los laicos a conocer explícitamente sus dones y carismas y encontrar caminos para su formación, según un modelo de aprendizaje. Los participantes expresaron su deseo de formación en los aspectos prácticos de cómo compartir con los demás la fe, la alegría y el amor de Cristo.

6. Llamado a la unidad, la comunidad y la Iglesia como lugar de acogida para todos los que buscan a Cristo

La cultura general fomenta la separación, el aislamiento y la soledad. Nosotros, en cambio, estamos llamados a vivir la realidad del cuerpo místico de Cristo, donde somos uno en corazón y mente (Hc 4,32). Esta unidad sobrenatural brota de nuestra comunión personal con la Santísima Trinidad, por lo que debemos vivir en una relación de amor con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo para ser verdaderamente una comunidad arraigada en la auténtica caridad.

Pertenecer a una parroquia también genera unidad y, por lo tanto, nuestras parroquias deben forjar la unidad dentro de sí mismas. Esta unidad debe impregnar todos los ministerios y personas de diferentes razas, etnias, idiomas y nacionalidades para que vivamos la realidad de estar bajo un mismo techo. A nivel arquidiocesano, esto incluye cerrar la brecha cultural y lingüística entre las comunidades angloparlantes e hispanohablantes. Como dijo un representante de habla hispana en el evento de discernimiento arquidiocesano, este proceso de sinodalidad, con todos orando y conversando juntos en la misma sala, fue una manifestación de la unidad a la que estamos llamados.

La unidad se manifiesta también en la acogida, porque Cristo quiere “atraer a todos hacia él” (Jn 12,32). Sin embargo, acoger no significa diluir la verdad. Debemos permanecer arraigados en la verdad, en la sana doctrina y en la revelación. Debemos evitar los dos lados defectuosos: diluir la verdad o el amor. Por lo tanto, nuestra invitación debe ser de: “Vengan y vean”, y debe ser amorosa y para todos. Nos sentimos más cómodos dando la bienvenida a aquellos que se parecen a nosotros, pero el Espíritu Santo nos está invitando a salir de las bancas y más allá del estacionamiento de la parroquia para ver a aquellos a quienes actualmente no estamos dando la bienvenida.

Además de la experiencia de unidad entre culturas, hubo un llamado a la comunión que se forma a través de la coherencia y claridad de experiencias, formación y mensajes. Necesitamos una unidad permanente en la oración, como la serie de predicaciones de Adviento, la Novena de la entrega y la experiencia sinodal, porque a través de la oración estamos unidos con Dios. Dios mismo nos dará el don de la unidad. En muchos sentidos, este es el comienzo.

Nos gustaría invitarte a reflexionar sobre estos temas y preguntarte: “¿Qué significan estos temas para mí? ¿Qué áreas clave necesito para trabajar como feligrés y discípulo? ¿Cómo me llama Dios a vivir la sanación, la unidad y el acompañamiento en mi vida personal y en mi parroquia?”. ¡Escuchemos lo que Dios nos está diciendo a través de estos temas!

Artículos relacionados

Lo último