Gosnell, una película tan buena como ignorada

Escritor Invitado

Por. Abrám León* 

Me gusta apoyar todo tipo de películas que se producen con el fin de defender la vida desde su concepción hasta su muerte natural y por eso decidí ver Gosnell, una producción basada en un hecho de la vida real que sucedió en el 2009 y se concluyó en 2013. Esta película cuenta la historia de  Kermit Gosnell, el dueño de un centro abortista en Filadelfia y quien fue condenado en el 2013 a cadena perpetua por el asesinato en primer grado de varios bebés recién nacidos, por abortos ilegales realizados a mujeres con más de 24 semanas de embarazo, así como por la violación de otras leyes.

La historia es aterradora. Está basada en los hechos concretos. Sin embargo, esta producción ha sido altamente ignorada por la prensa, incluso por medios católicos.

Gosnell actuó en medio de unas condiciones horrendas de higiene hasta que los agentes de seguridad entraron y encontraron fetos en bolsas plásticas tirados en el piso, sangre, un olor pestilente, excremento de gato, fetos en refrigeradores y cajas de zapatos. Abortos que se practicaban con herramientas sucias e infectadas. Es escandaloso incluso ver a una veterinaria en estas condiciones. Y era en ese lugar donde atendían a las mujeres que iban a practicarse un aborto. Además, allí tenían dos salas: una para mujeres blancas, mejor dotada, y otra para mujeres inmigrantes, afroamericanas y clase baja.

La investigación pudo comprobar que Gosnell había matado a siete bebes que nacieron con vida, cortándoles con una tijera la espina dorsal. Parece que fueron muchos más (quizás miles) pero solo fueron comprobados siete, gracias a que una enfermera tomó videos y fotos de los hechos. También se comprobó la muerte de una mujer mientras se practicaba un aborto. El sistema de salud nunca investigó la higiene de esta clínica con la excusa de que no había una demanda. A la abogada se le preguntó por qué no había investigado y ella respondió que se le había pedido no inspeccionar clínicas abortivas para no atentar contra los derechos sexuales y reproductivos de la mujer. Mi pregunta es, ¿cuántos centros abortivos tienen estas condiciones? Y si hace más de 40 años se legalizó el aborto en este país, supuestamente para que las mujeres pudieran abortar en buenas condiciones de higiene, ¿cómo pudieron permitir que este lugar funcionara en condiciones tan precarias por más de 30 años?

Esta es la verdad que la prensa no quiere que se vea porque al abrir los ojos ante esta situación la gente podría cuestionar cualquier facilidad abortiva que se promueva en este país.

Es una película que recomiendo porque me doy cuenta de cómo los intereses egoístas y políticos tuercen la verdad e incluso la ocultan. Es sorprendente que ni siquiera la prensa local hubiera sido capaz de darle amplia cobertura a este asesinato en serie. Uno de los argumentos que dieron es que se trataba solo de una noticia local. Justo años después ocurrió en Ferguson, Missouri el caso del asesinato por parte de un policía de un joven de afroamericano que estaba desarmado. Esta también fue una noticia local y horrorosa. Sin embargo, en este caso vinieron periodistas de todo el mundo a cubrir la noticia. En el caso de Gosnell ¡estamos hablado de asesinatos en serie de bebés durante décadas!

Es una película muy bien hecha que no hiere a personas sensibles porque a pesar de contar esta historia tan horrenda, no tiene escenas sangrientas de fetos desmembrados. Logra mostrar lo terrible de los crímenes cometidos por Gosnell a través de diálogos. Por ejemplo, a las anestesiólogas les daban algunos minutos de entrenamiento y sabemos que la anestesiología es una especialidad de la medicina y que toma años para estudiarla y saber ejercerla. Los que fuimos a ver esta película salimos como si hubiéramos salido de un funeral: cabizbajos, tristes de ver hasta dónde ha llegado lo espantoso del aborto.

Debemos ir a verla para apoyar a los productores que invirtieron 2 millones de dólares en dar a conocer esta historia con el fin de apoyar el derecho a la vida. Si vamos al Capitolio a marchar por la vida, si vamos a Planned Parenthood a rezar el rosario para que cese el aborto, debemos ir al cine a verla para apoyar esta buena causa.

*Abram es el director de movimientos eclesiales de la Arquidiócesis de Denver.

Próximamente: ¿La Virgen María murió antes de ser asunta al cielo?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La señora Licet García envió esa pregunta a la página web de El Pueblo Católico. Tú también puedes escribir tus dudas de fe a elpueblo@archden.org

En su constitución apostólica Munificentissimus Deus (“Benevolísimo Dios”), el Papa Pío XII definió en 1950 el dogma de la Asunción de Santa María al cielo.

En ese documento, el papa aseguró que “la Inmaculada Madre de Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celeste”.

Sin embargo, este dogma no especifica si Santa María murió y luego resucitó. Pío XII no pretendió negar el hecho de la muerte; pero tampoco juzgó oportuno afirmar, como verdad que todos los creyentes debían admitir, la muerte de la Madre de Dios.

Dentro de la Iglesia han existido dos tradiciones. Algunos teólogos han sostenido que la Virgen fue liberada de la muerte, tuvo solo una dormición y luego pasó a la gloria celeste. Otros sostienen que María sí murió, luego resucitó y después fue asunta al cielo. “Si Cristo murió, sería difícil sostener lo contrario en lo que se refiere a su madre”, dijo San Juan Damasceno.

“Cristo, con su muerte venció el pecado y la muerte”, dice el papa Pío XII en la constitución Munificentissimus Deus. Lo cual demuestra que “Cristo ha sido regenerado sobrenaturalmente con el bautismo”. Por otro lado “Dios no quiere conceder a los justos el pleno efecto de esta victoria sobre la muerte sino hasta el fin de los tiempos”. Por ello los cuerpos de los justos se descomponen y solo el último día se reunirá cada uno con la propia alma gloriosa. Dios, sin embargo, eximió a la Virgen María de esta ley. “Ella por privilegio de todo singular ha vencido el pecado con su inmaculada concepción, pero no fue sujeta a la ley de reposar en la corrupción del sepulcro ni tuvo que esperar la rendición de su cuerpo hasta el fin del mundo”, dijo Pio XII.

Pero ¿qué es resucitar? No es volver de nuevo a esta vida terrenal. La muerte es la consecuencia del pecado. Alma y cuerpo se separan y el cuerpo cae en la corrupción, mientras que su alma va al encuentro con Dios, en espera de reunirse con su cuerpo glorificado.

Todas las personas resucitarán: “No se admiren de esto, porque va a llegar la hora en que todos los muertos oirán su voz y saldrán de las tumbas. Los que hicieron el bien, resucitarán para tener vida; pero los que hicieron el mal, resucitarán para ser condenados”. (Jn 5, 28-29).  Cristo resucitó con su propio cuerpo (cuerpo glorificado): “Vean mis manos y mis pies: ¡soy yo mismo! Tóquenme y miren: un espíritu no tiene carne ni huesos, como ven que yo tengo.” (Lc 24,39). María, por privilegio especial como favor de Dios, en virtud de ser la Madre del Hijo de Dios y haber sido concebida sin pecado, al ser asunta al cielo goza de los beneficios de la resurrección y entra en el cielo ya con su cuerpo glorioso. Lo que obtendremos nosotros si algún día nosotros también alcanzamos la salvación.

Para los católicos la muerte es solo el paso de esta vida temporal a la continuación en la vida eterna. La mayoría de las personas tiene un concepto equivocado de lo que es la muerte y piensan que es el fin de todo, es la ausencia de vida y la ven como algo negativo, pero a lo que nosotros llamamos muerte es la transición de esta vida temporal que tenemos aquí en la tierra a la vida que es para siempre y, como dice el prefacio I para los difuntos del Misal Romano: “para los que creen en ti Señor la vida solo se transforma, no se acaba y disuelta nuestra morada terrenal se nos prepara una mansión eterna en el cielo”.

Los católicos creemos que al final de los tiempos resucitaremos todos. Creemos que del mismo modo que Cristo ha resucitado de entre los muertos, y vive para siempre, de la misma manera los justos vivirán para siempre con Cristo resucitado y que Él los resucitará en el último día: “Y esta es la voluntad del que me ha enviado; que no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite el último día. Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que vea al Hijo y crea en él, tenga vida eterna y que yo le resucite el último día” (Jn 6, 39-40).

“¡Y Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos!” (Mc 12,27). Jesús une la fe en la resurrección a la fe en su propia persona: “Jesús le dijo entonces: Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo aquel que está vivo y cree en mí no morirá para siempre. ¿Crees esto?” (Jn 11,25).