Guía a otros hacia Cristo con tu generosa donación

La Colecta Anual del Arzobispo beneficia a las parroquias, a casi 40 ministerios y mucho más

Aaron Lambert

¿Hasta dónde llega realmente el dinero que doy a la Colecta Anual del Arzobispo? Esta es una pregunta que probablemente te hagas cada año

La respuesta es simple: muy lejos, y sí, hace una gran diferencia.

La Colecta Anual del Arzobispo se lanzó oficialmente el pasado 27 de abril. La ACA (por sus siglas en inglés) beneficia a casi 40 ministerios dentro de la Arquidiócesis de Denver, cada uno de los cuales desempeña un papel crucial en el funcionamiento de la Iglesia Católica en el norte de Colorado. La colecta del año pasado recaudó más de $10 millones en donaciones que se invirtieron directamente en esos ministerios.

“Este año, me gustaría enfatizar cómo su donación tendrá un impacto real y duradero en las vidas de los demás y en nuestro mundo”, escribió el arzobispo Samuel J. Aquila en una carta a la arquidiócesis. “Tu disposición a imitar la vida de Cristo al servicio de todos, a través de tu donación a la colecta, abrigará a las personas sin hogar, alimentará a los hambrientos, protegerá a los no nacidos, instruirá a nuestros jóvenes, evangelizará a los estudiantes universitarios, alimentará las vocaciones, consolará a los ancianos y atraerá a muchos a una unión más profunda con Cristo”.

Como lo expresó el padre Randy Dollins, vicario general de la arquidiócesis, [la colecta] financia algunas de las partes menos atractivas de la administración de la Iglesia, pero al hacerlo, apoya a todos los ministerios y les permite centrarse en hacer aquello para lo que fueron: guiar a más personas hacia Cristo.

Además, “hay muchos aspectos de la diócesis que no tienen los medios para hacer su propia recaudación de fondos y probablemente no deberían perder tiempo tratando de hacer su propio trabajo”, dijo el padre Dollins. “El ministerio debe ser capaz de ser solo ministerio”.

Cada parroquia tiene una meta de recaudación de fondos para ACA basada en las ofrendas anuales totales de la parroquia. Sin embargo, los fondos recaudados también tienen el potencial de beneficiar a las parroquias. Hace varios años se implementó un programa de reembolso de dos niveles, como un incentivo para que las parroquias animen a los feligreses a donar a la ACA. “Es una victoria para toda la arquidiócesis y para la parroquia”, explicó el padre Dollins.

Si una parroquia excede su meta, recibirán a cambio 50 centavos de cada dólar adicional recaudado. Las iglesias que tienen más dificultades para cumplir su objetivo también tienen la oportunidad de obtener un reembolso si superan la cantidad de dinero recaudado para la ACA del año anterior. Si lo hacen, reciben 25 centavos de cada dólar recaudado que exceda la meta.

El año pasado, 46 parroquias recibieron reembolsos en el nivel del 50 por ciento y 53 parroquias recibieron reembolsos en el nivel del 25 por ciento, esto representó un total de más de $735.000 para las parroquias.

Este año la ACA también continúa con Nine Choir of Angels Giving Society, que designa diferentes niveles de donación. El año pasado, 2.500 donantes se unieron a esta distinción al dar $1.000 o más. Además, la opción de donación se ha ajustado para brindar la misma comodidad que los sistemas de pago en línea más populares y facilita la tarea de aquellos que deseen incluir una donación de ACA en su presupuesto mensual. El año pasado, 900 contribuyentes apoyaron los trabajos de la Iglesia a través de la opción de donación periódica mensual. El Padre Dollins alienta a que las personas cambien su manera de donar de los tradicionales cinco meses, a todo el año. “¿Por qué no hacer de la colecta anual una ofrenda mensual periódica que se incluya en presupuesto de cada familia?”, dijo el también moderador de la curia de Denver.

A los católicos se les pide que donen muchas veces a lo largo de un año determinado, y es fácil ver la ACA como una petición más que no tiene importancia. Sin embargo, para los fieles en la Arquidiócesis de Denver, es importante ver las necesidades de la Iglesia y cuán lejos realmente va ese dólar.

“Es muy fácil concentrarse en ‘mí’ y donar a su propia parroquia, pero [todos somos] parte de una Iglesia más grande que tiene necesidades expansivas”, dijo el padre Dollins. “Podría estar en un pueblo pequeño que no necesita alimentar a los pobres, pero la Catedral sí la necesita. No puedo ayudar necesariamente a los pobres donde estoy, pero la Iglesia es mucho más grande que mi propio lugar de residencia”, concluyó.

¿Y las investigaciones contra el abuso sexual?

Los fondos recaudados de la Colecta Anual del Arzobispo, nunca se utilizan para gastos legales, investigaciones ni indemnizaciones a víctimas de abuso sexual perpetradas por sacerdotes o agentes pastorales. “El 100 por ciento de su donación a la colecta apoyará las operaciones del ministerio”, escribió el arzobispo Aquila. “Dona a la colecta sabiendo que tu donación se invertirá prudentemente en programas que evangelicen nuestra fe y sirvan a los demás”, invitó el Prelado.

En medio de la actual crisis de la Iglesia, el arzobispo Aquila asegura a los fieles que él y la Arquidiócesis de Denver están comprometidos con la plena transparencia y el cambio dentro de la Iglesia. La página web “Una Promesa Solemne” (archden.org/promesa) contiene una gran cantidad de información sobre cómo la arquidiócesis ha manejado las denuncias de abuso sexual de menores, y en febrero pasado, la arquidiócesis permitió voluntariamente una revisión independiente de todos los archivos de sacerdotes con relación al abuso sexual hacia niños y jóvenes.

Traducido del original en inglés por Mavi Barraza.

 Visita archden.org/donar para hacer una donación a la Colecta Anual del Arzobispo.

Próximamente: “Una persona de la máxima integridad”: Líderes católicos muestran su apoyo a Amy Coney Barrett

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Líderes y académicos católicos han expresado su apoyo luego de que el presidente Donald Trump nominara a la jueza Amy Coney Barrett para llenar el puesto vacante en la Corte Suprema.

Los homenajes a la nominada jueza católica siguieron a la presentación oficial de Barrett en el jardín de la Casa Blanca el sábado por la tarde, después de una semana de especulaciones de que ella era la elección del presidente.

Al anunciar su elección, Trump llamó a Barrett “una de las mentes legales más brillantes y talentosas de nuestra nación”, rindiendo homenaje a Barrett como “una mujer de logros incomparables, intelecto imponente, credenciales excelentes y lealtad inquebrantable a la constitución”, y “eminentemente calificada” para servir en el tribunal más alto de la nación.

Barrett se graduó de Rhodes College antes de recibir una beca completa para la Facultad de Derecho de Notre Dame, donde se graduó como número uno de su clase.

Barrett pasó a ser secretaria del juez Laurence Silberman y del juez de la Corte Suprema Antonin Scalia, antes de dedicarse a la práctica privada. Regresó a la Facultad de Derecho de Notre Dame e impartió clases en 2002 antes de convertirse en profesora en 2010. Actualmente se desempeña en el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Séptimo Circuito, cargo para el que Trump la nominó en el 2017.

Después de que se anunciara la nominación, el presidente de la Universidad de Notre Dame, el padre John Jenkins, CSC, felicitó a Barrett, diciendo que “el mismo intelecto, carácter y temperamento impresionantes que hicieron de la jueza Barrett una candidata exitosa para la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos le servirá de igual manera a ella y a la nación como Juez de la Corte Suprema de los Estados Unidos”.

“Es una persona de máxima integridad que, como jurista, actúa ante todo en conformidad con la ley”, dijo Jenkins.

Foto familiar de Amy Coney Barrett, su esposo Jesse Barrett y sus siete hijos: Emma, Vivian, Tess, John Peter, Liam, Juliet y Benjamin. (Cortesía del Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows / Twitter)

En un artículo del Washington Post, John Garvey, un experto en derecho constitucional de los Estados Unidos y presidente de Catholic University of America, recordó haber conocido a Barrett cuando ella era estudiante suya en Notre Dame Law.

“Después de graduarse de la facultad de derecho, escribí una carta de recomendación de una línea para ella al juez [de la Corte Suprema] Antonin Scalia: ‘Amy Coney es la mejor estudiante que he tenido’, y él fue muy inteligente al contratarla como secretaria”, dijo Garvey.

El obispo Thomas Tobin de la Diócesis de Providence, Rhode Island, también dio la bienvenida al anuncio y dijo en Twitter: “Felicitaciones a la jueza Amy Coney Barrett, ahora nominada a la Corte Suprema. Que Dios bendiga a la jueza Coney Barrett y a su hermosa familia con gracia y paz en los desafiantes días por venir”.

El sábado, el presidente Trump señaló que Barrett recibió apoyo bipartidista durante su confirmación en el Senado en 2017 y que como “una mujer de logros incomparables, intelecto imponente, credenciales excelentes y lealtad inquebrantable a la constitución”, está “eminentemente calificada” para el servicio a la Corte Suprema de la nación.

Los líderes republicanos del Senado han indicado que actuarán rápidamente para programar audiencias de confirmación ante el comité judicial del Senado y llevar la nominación de Barrett a votación completa.

Barrett dijo que “esperaba” trabajar con miembros del Senado durante el proceso de confirmación.

“Haré todo lo posible para demostrar que soy digna de su apoyo”, dijo, aunque admitió que no se hacía ilusiones “de que el camino que tengo por delante sea fácil, ni a corto ni a largo plazo”.

El presidente del comité judicial, el senador Lindsey Graham (R-SC), dijo que espera que las audiencias sobre la nominación de Barret comiencen el 12 de octubre, pero dos miembros demócratas del comité, el senador Mazie Hirono (D-HI) y el senador Richard Blumenthal (D -CON), señalaron que se negarían a reunirse con Barrett antes de las audiencias.

En una declaración enviada a CNA el sábado, el senador Marco Rubio (R-FL), un católico, calificó a Barrett como “una nominada bien calificada y muy respetada”.

“Es por eso que el Senado la confirmó previamente”, dijo Rubio, al tiempo que señaló que la fe católica de la jueza probablemente figuraría durante el proceso de confirmación.

Durante la audiencia de nominación de Barrett en 2017, la senadora Dianne Feinstein (D-CA) la cuestionó sobre su fe y valores personales, diciendo que “cuando lees tus discursos, la conclusión a la que se llega es que el dogma vive fuertemente dentro de ti. Y eso es motivo de preocupación”.

En la última semana, las críticas de los medios se han centrado en la fe católica de Barrett y el tamaño de su familia: tiene siete hijos, incluidos dos niños adoptados de Haití.

El sábado, Rubio llamó a Barrett “una persona fuerte en su fe. Lamentablemente, supongo que mis colegas demócratas y la izquierda radical harán todo lo posible para deshacerse de su personaje y, una vez más, convertir su fe en un problema durante su proceso de confirmación”.

Hablando el viernes, antes del anuncio formal de la nominación de Barrett, el profesor de la Universidad de Princeton, Robert P. George, también destacó el tono anticatólico de muchas de las críticas a Barrett.

“Les daré a los oponentes de Amy Barrett un buen consejo, con la dichosa seguridad de que no lo aceptarán”, dijo George en Twitter.

“No ataquen su fe. No se acerquen. Manténganse a un millón de millas de distancia. Hablen sobre la atención médica, inmigración, clima, cualquier cosa menos la religión. No es su talón de Aquiles; es el suyo”.

Artículo publicado originalmente en CNA y traducido y adaptado por El Pueblo Católico.