“Hay que traer de regreso a las personas a Dios”

Entrevista con el arzobispo de Denver monseñor Samuel Aquila

Los desafíos de liderar una arquidiócesis son muchos y complejos. Pero para el arzobispo Samuel Aquila la solución comienza y termina con la oración y trayendo a las personas a una amistad con Cristo.

Han pasado cinco años desde la instalación de monseñor Samuel Aquila  como el octavo arzobispo de Denver. El 18 de julio de 2012  regresó a la arquidiócesis luego de haber servido por 10 años como obispo de Fargo en Dakota del Norte. Él fue ordenado sacerdote para esta arquidiócesis en 1976.

En entrevista con Denver Catholic, el arzobispo reflexiona sobre lo más destacado en este quinquenio, así como en las prioridades de la arquidiócesis en los años que vienen.

Se cumplen hoy cinco años como arzobispo de Denver ¿Cuáles han sido los momentos más destacados?

“Desde mi llegada de la diócesis de Fargo en 2012 ha habido muchos momentos inspiradores, y voy a mencionar aquí algunos: El primero que viene a mi mente es el apoyo y la calidez que experimenté de parte de la gente cuando el Santo Padre me llamó para ser pastor de esta arquidiócesis. Nunca imaginé regresar a la arquidiócesis donde fui ordenado y fue una gran bendición recibir este don del Señor. Otro momento importante ha sido el nombramiento de monseñor Jorge Rodríguez como nuestro obispo auxiliar el año pasado. Su corazón de pastor y su intelecto son dos grandes dones para nuestra arquidiócesis y de manera particular para la comunidad hispana.

La apertura de la causa de canonización de Julia Greeley también ha sido un momento importante, dado el hecho de que su causa es la primera en la historia de nuestra arquidiócesis y que ha sido tan bien recibida.

En el campo político, la derrota del proyecto de ley del senado 175 que hubiese consagrado el “derecho al aborto” en las leyes de nuestro estado, ha sido una gran victoria. Ha sido muy motivador ver el impacto que las personas de fe pueden tener en el proceso político y ver a la Iglesia públicamente firme dando testimonio de que toda vida es sagrada. Ha sido muy positivo ver a tantos católicos hablando en contra de la legalización del suicidio asistido. Aunque este fue aprobado, la Iglesia ha permanecido fiel a su empeño por defender la vida en cada una de sus etapas.

Y en el tema de la formación, la Arquidiócesis de Denver ha tenido unos logros significativos. En 2016 Centro San Juan Diego ha ayudado a 28 mil personas en formación catequética y de liderazgo. El Biblical School y el Catechetical School también han aumentado su alcance en diferentes parroquias, incrementando sus matrículas en un 50 por ciento.  En la primavera pasada hemos tenido un número record de estudiantes participando al retiro Mountain Madness y al congreso anual Steubenville of the Rockies, cuya asistencia estuvo también en el tope. También es importante mencionar que pronto se abrirá la academia católica Frassati en Thornton el próximo año académico y que hay un aumento en el interés por la educación clásica católica que se hace evidente en lugares como la escuela Our Lady of Lourdes.

Finalmente hemos sido bendecidos con la ordenación de 35 nuevos sacerdotes y 36 diáconos permanentes en los últimos cinco años”.

Al mirar al futuro de la Arquidiócesis de Denver ¿qué espera ver desarrollado especialmente en el campo de la evangelización?

“La Arquidiócesis de Denver ha estado experimentando una afluencia de personas desde hace algún tiempo debido al desplazamiento de población a las partes sur y oeste de nuestro país. Desafortunadamente, a pesar del crecimiento de la población, las estadísticas de los fieles que asisten a Misa se mantienen casi iguales. Somos afortunados de tener muchos apostolados y católicos comprometidos en nuestra arquidiócesis trabajando para revertir esta tendencia. Los últimos papas, comenzando por el beato Paulo VI, han llamado a una evangelización “nueva en su ardor, en sus métodos y en su expresión” (Evangelii Nuntiandi, 14). Espero que en los años que vienen veamos mayores y mejores esfuerzos para traer el Evangelio a personas de manera que se responda a la profunda soledad y aislamiento que muchos experimentan. Esto podría comenzar estableciendo auténticas amistades que puedan eventualmente conducirlos a la conversión. La pobreza espiritual de tantos en nuestra sociedad solo puede ser saciada si reestablecemos en ellos la amistad con Cristo”.

Usted lideró una delegación de 18 miembros a la Convocatoria de líderes católicos en Orlando a principios de este mes. Cuéntenos a cerca de esta experiencia.

“La convocatoria, denominada “La alegría del Evangelio” ha sido diseñada para permitir a la Iglesia de Estados Unidos discutir sobre cómo aplicar la exhortación apostólica del Papa Francisco Evangelii Gaudium. Fue una experiencia de unidad al tener a más de 150 obispos y 3.500 católicos de todos los lugares del país para celebrar y compartir la fe que nos une.  También fue muy edificante ver a tantas personas y apóstoles trabajando para responder a los desafíos que la Iglesia espera. Nuestra delegación fue capaz de tener una discusión muy fructífera en los desafíos que tenemos a nivel local y tengo un gran deseo de integrar muchas de las ideas que fueron mencionadas en nuestros planes arquidiocesanos”.

El próximo año serán los 25 años de la Jornada Mundial de la Juventud en Denver y de la visita de San Juan Pablo II ¿Por qué este evento es importante para la arquidiócesis así como el legado de Juan Pablo II?

“La visita de San Juan Pablo II a Denver fue un momento clave para la Iglesia en Estados Unidos y para nuestra arquidiócesis. Mientras que el Santo Padre ya venía hablando desde hace algún tiempo de “nueva evangelización” por mucho tiempo, no fue sino hasta la Jornada Mundial de la Juventud en 1993 que pudimos ver lo que significaba este impulso espiritual aquí en Denver. Después de la visita del Papa, la Iglesia pudo testimoniar “la ola Juan Pablo II”: Nuevas vocaciones sacerdotales y religiosas. Gente joven respondiendo al llamado de conformar santos matrimonios y el nacimiento de muchos apóstoles dedicados a la nueva evangelización.

A medida que nos vamos acercando al 25 aniversario de la Jornada Mundial de la Juventud, debemos recordar las cosas buenas que Dios ha hecho con nosotros, como dice el salmista y renovar nuestro compromiso de aquella petición que nos hace Jesús: «Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar»”.

Usted va a consagrar la arquidiócesis de Denver al Inmaculado Corazón de María el 13 de octubre. ¿Podría explicarnos más por qué alentar a todas las parroquias y feligreses a hacer parte de este acto de consagración?

“Cuando María se apareció a los tres pobres pastorcitos el 13 de julio de 1917 cerca del pueblo de Fátima, Portugal, ella les mostró su inmaculado corazón rodeado de espinas que parecían perforarlo. Ellos entendieron desde ese encuentro que su inmaculado corazón había sido “ofendido por los pecados de la humanidad que anhelaban ser reparados”. Vivimos en un mundo que ya no tiene en cuenta el impacto que el pecado le da a la relación personal con Dios. De hecho, como el papa Benedicto XVI dijo durante su visita a los Estados Unidos en 2008 el problema va aún más lejos. Dijo él que estamos viendo “una creciente separación entre la fe y la vida.  La gente vive como si Dios no existiera”.

Este año que se cumplen cien años de las apariciones de Fátima y su mensaje todavía cobra vida. María quiere asistirnos a través de su inmaculado corazón, en traer de regreso a Dios al mundo. Es por eso que estoy alentando a las personas a que se unan para en la consagración de la Arquidiócesis a su Inmaculado Corazón”.

Usted habla frecuentemente de la importancia de la orar y alentar a las vocaciones ¿Nos puede explicar por qué esto es una prioridad?

“Este tema lo traigo frecuentemente a colación porque la Iglesia está trabajando por crear una cultura vocacional y tenemos un largo camino que recorrer en ese sentido. En Denver estamos bendecidos con un gran número de hombres y mujeres jóvenes que están escuchando y respondiendo el llamado de Cristo al sacerdocio, a la vida religiosa y al matrimonio. Pero también tenemos que preguntarnos cuánta gente no está escuchando ni respondiendo a este llamado. Creo que el número creciente de personas que dicen no tener fe responde esta pregunta. Necesitamos trabajar para establecer una cultura en nuestras familias que ayude a los hombres y mujeres jóvenes a responder a su vocación. Un componente crucial que puede ayudar a esto es la continua oración por las vocaciones y por las familias y de manera particular poner la oración en el corazón de la vida familiar”.

Traducido del original en inglés por Carmen Elena Villa.

 

 

 

Próximamente: Por un “Halloween” católico y sin fundamentalismos

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Por el padre Ángel Pérez-López, PhD, STL

El padre Ángel Pérez-López es párroco de St. Cajetan en Denver y es profesor de filosofía y moral en el seminario St. John Vianney. Tiene un doctorado en filosofía y un posgrado en teología moral de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz en Roma.

Pregunta de nuestra lectora Aimeé L.: “El Pueblo Católico, ¿nos podrían decir qué dice la Iglesia Católica sobre el Halloween? Porque parece que mucha gente tiene malentendidos. Personalmente celebro, siendo católica… pero si estoy mal me gustaría saberlo”.

La palabra “Halloween” es una contracción de la expresión all hallows eve”, literalmente, “la víspera de todos los santos”. Se trata de una fiesta profundamente católica. Debemos redescubrirla. No caigamos ni en el fundamentalismo que se le opone sin reservas, ni tampoco en la trampa de la comercialización secularizante, que desviste esta fiesta de sus orígenes religiosos y la dota de un significado neopagano.

La cultura celta tenía una fiesta llamada Samhain, literalmente, “fin del verano”. Celebraba el final de las cosechas y el principio del invierno, cuando muchas personas morían a causa del frío. No obstante, Halloween tiene su origen católico hace más de mil trescientos años en la vigilia de la fiesta de todos los santos. Fue instituida por el papa Gregorio III cuando dedicó a todos los santos una capilla en la Basílica de San Pedro en el siglo octavo. Un siglo después, el papa Gregorio IV declaró la fiesta como día de obligación. Además, adoptó la tradición de los católicos germanos y cambió la fecha de mayo a noviembre. Así, la vigilia de esta fiesta pasó al último día de octubre, esto es, a la fecha de nuestro actual Halloween. Ninguno de estos Papas parece haber conocido el Samhain, que dejó de celebrarse antes de que la fiesta de todos los santos fuera instituida, cuando los pueblos célticos se convirtieron al catolicismo.

Coco y el recuerdo de los seres que ya partieron

Ahora bien, ¿es posible que algunos elementos de esta fiesta celta sobrevivan todavía hoy?¡Claro que sí!¡También sobrevivió el árbol de Navidad! Este árbol es una tradición de origen germánico que hemos adoptado en el catolicismo sin que sus paganos orígenes la hagan moralmente mala.

En los Estados Unidos, los puritanos prohibieron y se opusieron a Halloween radicalmente y sin reservas. En cambio, los emigrantes católicos, de origen alemán e irlandés, mantuvieron viva la tradición, pero fusionando algunos elementos de esta fiesta con la de los fieles difuntos. Así, hacían pasteles en Halloween y los niños iban de casa en casa “mendigando” estos pasteles a cambio de ofrecer oraciones por los seres queridos y fallecidos de los benefactores.

Históricamente, la actitud puritana y protestante en contra de Halloween se mezcló con sentimientos anticatólicos en el país. Solo la comercialización de la fiesta consiguió solventar esta tendencia persecutoria. Esta comercialización trajo consigo un fenómeno similar a lo ocurrido con la Navidad. En el caso de Halloween, implicó un olvido de Dios y de los santos como centro de la fiesta. A esta pérdida de sentido religioso, se le une la cantidad de películas de horror que fantasean e intentan dotarla de contenido neopagano, tétrico y ocultista.

Como católicos, no podemos caer en el error de los fundamentalistas y despreciar una tradición netamente católica, simplemente, porque su comercialización la ha vaciado de su verdadero contenido y la ha transformado en una posible ocasión para lo tétrico y oscuro del neopaganismo. No despreciamos la Navidad, sino que luchamos por mantener vivo su verdadero significado. Hagamos lo mismo con Halloween. No es la fiesta del demonio. No hace falta cristianizar, o cambiar de nombre, una fiesta que ya es católica de suyo. Por tanto, se puede celebrar Halloween teniendo presentes sus orígenes y evitando errores como la superstición, la brujería o la glorificación del mal.

Podemos tomar ocasión de esta fiesta para enseñar a nuestros hijos a celebrarla sin fundamentalismos y de una manera católica, al mismo tiempo que éstos se divierten, sin pecar y sin caer en el neopaganismo.

La superstición es un exceso y perversión de la religión (véase Catecismo de la Iglesia Católica, no. 2110) del que tenemos que purificar la fiesta que venimos explicando. Por ejemplo, algunos emigrantes irlandeses dotaron a Halloween de un contenido supersticioso y contrario a la fe al fusionarla con una fiesta que ellos se inventaron: “el día de todos los condenados”. Temían que algo malo les ocurriría si no celebraban también a los condenados y estos se sentían excluidos. Un Halloween católico y sin fundamentalismos no puede caer en un error como este; y, como sabemos, nuestra comunidad hispana no es ajena al problema de la superstición. A veces, también caemos en este error “cuando se atribuye una importancia, de algún modo, mágica a ciertas prácticas, por otra parte, legítimas o necesarias” (Catecismo de la Iglesia Católica, no. 2111).

Un Halloween católico tampoco puede promocionar la brujería. No existe la magia buena y la magia mala. Toda magia atenta contra Dios, entraña una rebelión contra Él y un intento de suplantar su lugar: “todas las prácticas de magia o de hechicería mediante las que se pretende domesticar potencias ocultas para ponerlas a su servicio y obtener un poder sobrenatural sobre el prójimo —aunque sea para procurar la salud—, son gravemente contrarias a la virtud de la religión” (Catecismo de la Iglesia Católica, no. 2117).

No a la lectura de cartas, espiritismo o supersticiones

Celebremos Halloween sin olvidarnos de Dios y de los santos. Los padres de los niños son los que tienen que tomar las decisiones concretas de cómo educar a sus hijos atendiendo a las circunstancias de su vecindario. No obstante, siempre y cuando se evite la ocasión de la superstición, la brujería o la glorificación del mal; que un niño se disfrace y pida caramelos, en mi opinión, no conlleva necesariamente, o de suyo, ningún mal moral. No caigamos en la superstición. No atribuyamos importancia mágica a una práctica legítima. Podemos tomar ocasión de esta fiesta para enseñar a nuestros hijos a celebrarla sin fundamentalismos y de una manera católica, al mismo tiempo que éstos se divierten, sin pecar y sin caer en el neopaganismo.

 

Photo by Haley Phelps on Unsplash