La Arquidiócesis de Denver extiende la suspensión de misas públicas hasta el 8 de mayo

Siguen en pie las preparaciones para la etapa “Más seguros en casa” de Colorado

Este es un comunicado de la Arquidiócesis de Denver que provee nueva información sobre la suspensión de misas públicas.

La Arquidiócesis de Denver ha extendido la suspensión de misas públicas hasta al menos el 8 de mayo, después de la última suspensión que terminaba el 30 de abril.

Sin embargo, ahora mismo estamos elaborando normas y protocolos para resumir las misas públicas de tal manera que se proteja la salud y seguridad de nuestros feligreses, sacerdotes y otros empleados, y a la vez seguir la orden de “Más seguros en casa” establecida por Colorado, la cual limita las reuniones de grupos a 10 personas en lugares cerrados.

Aunque las normas públicas de salud difieren por región, la mayor parte de nuestras parroquias están localizadas en ciudades o condados que han extendido la orden de permanecer en casa hasta el 8 de mayo. Por eso hemos decidido extender la actual suspensión hasta que podamos proveer la misma orientación y las mismas prácticas a todas las parroquias.

El arzobispo Samuel J. Aquila sigue escuchando las aportaciones de los párrocos, parroquias y fieles sobre cómo dar paso a la siguiente etapa, y estamos trabajando para poder tener esas instrucciones listas para los primeros días de mayo.

Aún se están desarrollando muchos detalles, pero aquí puede encontrar más información sobre qué puede esperar.

La siguiente fase incluirá:

  • Restricciones en el número de asistentes.
  • Distanciamiento social y otras medidas sanitarias de prevención.
  • Cambios litúrgicos temporales.
  • Dispensación general de la obligación de asistir a misa dominical.

Sabemos que el deseo de volver a asistir a la celebración pública de la misa es muy grande y que varias personas están frustradas por el hecho de que otras áreas de la vida pública se han mantenido abiertas. Sin embargo, creemos que los sacrificios que hemos hecho han sido por el bien común y por amor al prójimo, a nuestras comunidades y a nuestros hermanos.

A medida que nos acercamos a la siguiente etapa, queremos avanzar con prudencia y no precipitar nada que podría ser contraproducente. Agradecemos a todos por su paciencia, entendimiento y cooperación durante este tiempo.

NOTA: Las iglesias siguen abiertas con una capacidad limitada. Consulte con su parroquia para más información sobre otros sacramentos y horas para rezar en la iglesia.

Próximamente: El Papa envía 250,000 euros al Líbano para los afectados por la explosión en Beirut

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

El Papa Francisco realizó una donación de 250,000 euros a la Iglesia en el Líbano para atender las necesidades de los libaneses “en estos momentos de dificultad y sufrimiento” tras la gran explosión que el pasado 4 de agosto tuvo lugar en el puerto de Beirut y destruyó parte de la capital libanesa.

Según un comunicado de prensa del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, por medio del cual se ha realizado la donación, esta ayuda “quiere ser un signo de la atención y cercanía de Su Santidad hacia la población afectada y de su cercanía paternal a las personas que se encuentran en graves dificultades”.

La explosión del 4 de agosto, cuyas circunstancias aún no se han aclarado, se produjo cuando se incendió un depósito portuario en el que se almacenaba desde hacía años sin custodiar un cargamento de 2,750 toneladas de nitrato de amonio, altamente inflamable, sobre todo cuando se contamina con otras sustancias.

La explosión produjo, al menos, 110 muertos y más de 4.000 heridos. Además, decenas de miles de personas se han quedado sin hogar en una ciudad que ya estaba sufriendo los efectos de la grave crisis financiera que padece el Líbano, agravada por las consecuencias de la pandemia de coronavirus.

Según se indica en el comunicado de prensa del Dicasterio que presiden el Cardenal Peter Turkson, la ayuda se canalizará por medio de la Nunciatura Apostólica de Beirut, estará destinada a los afectados por la explosión y para la reconstrucción de edificios dañados: casas, iglesias, monasterios e instalaciones civiles y sanitarias.

Esta ayuda del Santo Padre se añade a otras de diferentes instituciones de la Iglesia católica, como Caritas Líbano, Caritas Internationalis y otras organizaciones vinculadas de diferentes modos a Caritas.

El pasado 5 de agosto, durante la Audiencia General celebrada en la biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano, el Papa Francisco pidió rezar por las víctimas y sus familias, pidió rezar por el Líbano “para que con el compromiso de todos sus componentes sociales, políticos y religiosos puedan enfrentar este momento trágico y doloroso y con la ayuda de la comunidad internacional superar la grave crisis que está atravesando”.

Redacción ACI Prensa

Foto EWTN