ACTUALIZACIÓN: Guía para misas públicas con cupo limitado

El cambio se hará efectivo el 2 de junio

ACTUALIZADO EL 4 DE JUNIO DEL 2020

A medida que la Arquidiócesis de Denver continúa trabajando para equilibrar la protección de la salud y la seguridad de nuestras comunidades con el ministerio de las necesidades espirituales de nuestros fieles, hemos emitido una guía actualizada para las parroquias para celebrar misas públicas durante la actual pandemia de salud pública.

La Arquidiócesis ha trabajado con expertos en salud, funcionarios electos y nuestros sacerdotes, diáconos y personal parroquial para desarrollar estos protocolos.

La forma en que se implementen las pautas variará de parroquia en parroquia, basada en una serie de factores que incluyen el tamaño de la parroquia, las instalaciones disponibles y las órdenes de salud específicas del condado. Por favor, infórmese cómo está operando su parroquia durante este tiempo antes de ir a una misa pública.

Esta guía esta en vigencia desde el 2 de junio del 2020.

CARTA DE LOS OBISPOS DE DENVER

LEER LA GUÍA COMPLETA (Haga clic)

VIDEO 1:
Qué debe saber antes de la reanudación de misas públicas

VIDEO 2:
Cosas que debe saber cuando vuelva a una misa pública

Preguntas y respuestas frecuentes

A continuación encontrará una breve sección de preguntas y respuestas sobre la guía actualizada.

When

Los fieles han sido dispensados de su obligación a asistir a misa los domingos o los días de precepto hasta nuevo aviso. Se recomienda que las personas que tengan condiciones médicas subyacentes graves o que no se sientan cómodas participando en reuniones públicas, permanezcan en casa. Incluso con las mejores prácticas de salud y los mayores esfuerzos para limpiar las iglesias, existe el riesgo de infección cada vez que una persona ingresa a un espacio público. Cualquier persona que esté enferma o que haya estado expuesta recientemente al coronavirus debe abstenerse de asistir a una misa pública, ya que es un acto de caridad cristiano para proteger la salud de los demás.

What

La asistencia a las misas se incrementará gradualmente, pero seguirá siendo restringida para garantizar un distanciamiento social adecuado. La capacidad de los servicios será determinada según la cantidad de personas que pueden distanciarse de forma segura en cualquier espacio y se limitarán al 25 por ciento del código de incendio de una instalación. Ya que se ha dispensado la obligación dominical, se alienta a las personas a aprovechar las misas entre semana. Cada parroquia determinará sus propios procedimientos de programación y asistencia para tratar de dar a cada feligrés una oportunidad justa de asistir a misa. Es importante que se mantenga conectado a su parroquia a través del sitio web, correo electrónico, Flocknote, etc. Los católicos deben continuar observando el Día del Señor, teniendo un tiempo de oración que incluya las lecturas del día, lo que se puede reforzar viendo una misa pregrabada o en vivo y haciendo una comunión espiritual. Se alienta a las parroquias a seguir transmitiendo misas en vivo.

What

El distanciamiento social se practicará en todas las misas públicas. Los feligreses deben seguir la guía de cualquier ujier o letrero publicado, teniendo en cuenta que algunas bancas estarán bloqueadas. Las familias que viven juntas pueden sentarse juntas, pero deben estar a más de 6 pies de distancia de otras familias.

Se les pide a todos que usen un cubrebocas (excepto los niños menores de 3 años), y se alienta a los feligreses a traer su desinfectante para manos y/o toallitas desinfectantes.

También habrá cambios litúrgicos TEMPORALES similares a los que se implementaron durante las primeras etapas de esta pandemia en febrero y marzo. Para aquellos que reciben la Sagrada Comunión, siga las instrucciones de su pastor para ponerse en fila y recibirla de manera segura.

Where

El arzobispo Aquila ha otorgado una “dispensación de lugar” para que las parroquias puedan utilizar otros espacios para misas, incluyendo gimnasios, salones parroquiales y espacios al aire libre. Se pide a los feligreses que eviten congregarse en las entradas y que tengan en cuenta el distanciamiento social en pasillos estrechos, entradas de baños, etc., especialmente si se utilizan múltiples espacios.

How

Todos anhelamos el día en que podamos reunirnos como una familia parroquial completa, abrazar a nuestros amigos y alabar al Señor juntos, pero hasta que llegue ese momento, sigamos actuando por amor y caridad unos con otros, y todos pongamos de nuestra parte para mantener nuestra comunidad lo más segura y saludable posible.

Tenga paciencia mientras su sacerdote y el personal de la parroquia hacen todo lo posible para implementar esta guía, especialmente si tiene que esperar un poco más para poder asistir a una misa pública.

Todos hemos hecho muchos sacrificios en los últimos meses por el bien común, no dejemos que esos esfuerzos sean en vano, apresurando este proceso o buscando formas de no cumplir con las normas.

Mantengamos nuestra confianza en el Señor para sobrellevar esto hasta que podamos reunirnos de nuevo todos juntos.

Próximamente: 5 lugares de Colorado nombrados en honor a santos católicos

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

El pasado 1 de agosto Colorado cumplió 144 años. Mejor conocido como el “Día de Colorado”, este día conmemora la fundación de nuestro gran “Estado del Centenario”, que sucedió en 1876.

Así mismo, la Iglesia Católica tiene una rica historia en Colorado, y aunque muchos no lo saben, varias regiones, puntos de referencia geográficos y lugares en el estado llevan el nombre de santos católicos. La sierra de San Juan, el río San Miguel y el valle de San Luis son solo algunos ejemplos.

En honor al “Día de Colorado”, te mostramos cinco lugares dentro de nuestro colorido Colorado que toman su nombre de un santo católico. Probablemente ya conozcas un par de ellos, pero los otros tres son verdaderos diamantes que valen la pena visitar; de hecho, dos de ellos fueron construidos y fundados antes de que Colorado fuera Colorado.

Santuario de la Madre Cabrini, Golden, CO

Es uno de los sitios de peregrinación más populares de Colorado. En verdad es difícil no enamorarse del Santuario de la Madre Cabrini. Originalmente fundado como un campamento de verano para niñas por santa Francisca Cabrini en 1910, el santuario da al corredor I-70 que se dirige hacia las montañas y es tan encantador como relajante. Además de orar en la capilla, los visitantes pueden alojarse en la antigua Casa de Piedra que se construyó en 1914 o en una de las varias casas de retiro que se han agregado a lo largo de los años. Además de ser un espacio maravilloso para rezar, el Santuario de la Madre Cabrini es el hogar de la gran estatua del Sagrado Corazón en la cima de la escalera de 373 escalones, conocida de cariño como la escalera de oración.

Capilla de Santa Catalina de Siena, Allenspark, CO

Foto de Andrew Wright

Mejor conocida como la Capilla en la Roca, esta capilla católica en funcionamiento es quizás uno de lugares más destacados y emblemáticos de Colorado. Según cuenta la historia, a principios del siglo XX, un hombre llamado William McPhee era dueño de la tierra donde se encuentra la capilla, conocida como Camp St. Malo. McPhee era feligrés de la Catedral de Denver y a menudo permitía que la parroquia llevara a los niños a caminar y acampar en su propiedad. Durante uno de esos viajes varios campistas vieron un meteorito o una estrella fugaz que parecía haber golpeado la tierra. Fueron a buscarlo y se toparon con la Roca que ahora permanece como la base de la Capilla de Santa Catalina de Siena. Fue finalizada en 1936, y el nombre oficial de la capilla es apropiado, ya que la santa y la capilla comparten un vínculo común de experiencias místicas facilitadas por Dios. Ha tenido muchos visitantes a lo largo de los años, pero tal vez ninguno tan famoso como san Juan Pablo II, quien alguna vez fue el amante de la naturaleza y quien hizo una parada en Denver para la Jornada Mundial de la Juventud en 1993.

Abadía de St. Walburga, Virginia Dale, CO

Photo courtesy of the Abbey of St. Walburga

Ubicada en la pintoresca Virginia Dale, una pequeña comunidad al sur de la frontera de Wyoming, la Abadía de St. Walburga es un lugar donde la voz del Señor vive en las montañas, llanuras y ríos que la rodean. Nombrada así por la patrona de las monjas benedictinas, el monasterio fue fundado en 1935 cuando tres hermanas de la abadía de St. Walburg en Eichstätt, Baviera, fueron enviadas a una granja remota en lo que era Boulder. Allí construyeron una base sólida para el futuro del monasterio a través del trabajo duro, la pobreza y una confianza firme en la providencia de Dios. Hoy las monjas benedictinas de Walburga llevan a cabo humildemente las buenas obras de la orden benedictina y continúan el legado que comenzó hace casi un milenio en 1035, cuando se fundó el monasterio original de Walburg en Eichstätt.

San Luis, CO

Photo by Jeremy Elliot

Al visitar las regiones más al sur del Estado de Colorado, las raíces católicas de la región se vuelven mucho más evidentes. La ciudad más antigua de Colorado, San Luis, fue fundada en 1851 en la fiesta de San Luis, y es previa a la fundación oficial de Colorado como estado por 25 años. La ciudad está ubicada a lo largo de la cordillera Sangre de Cristo. Una de las principales atracciones de la pequeña ciudad de poco más de 600 habitantes es un santuario en la parroquia católica local de la ciudad. El Santuario de las Estaciones de la Cruz fue construido por los feligreses de la parroquia Sangre de Cristo y las hermosas estaciones fueron diseñadas y moldeadas por el escultor nativo de San Luis, Huberto Maesta.

Capilla de Viejo San Acacio, Condado de Costilla, CO

Photo from Wikicommons

Justo al oeste de la ciudad de San Luis se encuentra una de las gemas más antiguas de Colorado. La Capilla de Viejo San Acacio  es el sitio religioso más antiguo no nativo americano en Colorado que sigue activo en la actualidad. Aunque se desconoce la fecha exacta de la edificación del edificio de la iglesia, probablemente se completó en algún momento de la década de 1860. El homónimo de la iglesia proviene de San Acacio de Bizancio, un mártir del siglo III. Cerca de la iglesia se encuentra el pequeño pueblo de San Acacio, que según la tradición local obtuvo su nombre después de que uno de los primeros asentamientos del Valle de San Luis, originalmente llamado Culebra Abajo, fue atacado por una banda de Ute en 1853. Cuando los atacantes de Ute se acercaron, los aldeanos pidieron la intercesión de San Acacio, un santo popular entre su gente. El Ute de repente se detuvo y huyó antes de llegar a la ciudad, asustado por una visión.